• Max Oskar Bir­cher-Ben­ner, el mé­di­co sui­zo del mues­li

Max Oskar Bir­cher-Ben­ner, el mé­di­co sui­zo del mues­li

Integral - - Editorial -

Max ( Ma­xi­mi­lian) Oskar Bir­cher- Ben­ner ( 1867- 1939) fue un mé­di­co sui­zo pio­ne­ro en la in­ves­ti­ga­ción nu­tri­cio­nal que lle­gó a po­ner en mar­cha y a sen­tar las ba­ses del na­tu­ris­mo y la ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na mo­der­na, cu­yos ecos lle­ga­ron prác­ti­ca­men­te has­ta fi­na­les del si­glo pa­sa­do.

En su clí­ni­ca-sa­na­to­rio de Zurich, uti­li­za­ba una die­ta equi­li­bra­da de ver­du­ras y fru­tas fres­cas y cru­das co­mo me­dio de cu­ra­ción de sus pa­cien­tes, al con­tra­rio de lo que se se­guía has­ta en­ton­ces y que no era otra co­sa que una se­rie de creen­cias fal­sa­men­te cien­tí­fi­cas del si­glo XIX.

Con­tem­po­rá­neo de John Har­vey Ke­llog (el nor­te­ame­ri­cano im­pul­sor de los ke­llog, que hoy nos lle­gan car­ga­dos de azú­car), Bir­cher-Ben­ner desa­rro­lló su pro­pio ca­mino nu­tri­cio­nal y te­ra­péu­ti­co con un al­to ri­gor y cri­te­rio.

EL MUES­LI Y EL GRAN CAM­BIO

Al­gu­nas de sus ideas pro­vie­nen de la ob­ser­va­ción de la vi­da co­ti­dia­na, sen­ci­lla y sa­lu­da­ble, de los cam­pe­si­nos de los Al­pes sui­zos. In­clu­so el mis­mo mues­li, que desa­rro­lló y co­men­zó a apli­car al­re­de­dor del año 1900, le fue ins­pi­ra­do a par­tir de un pla­to que les sir­vie­ron, a él y su es­po­sa, en una zo­na ru­ral de las mon­ta­ñas.

Bir­cher-Ben­ner cam­bia­ría una bue­na par­te de los há­bi­tos ali­men­ti­cios se­gui­dos has­ta en­ton­ces. En lu­gar de mu­cha car­ne y pan blan­co, pro­pu­so co­mer fru­tas, ver­du­ras y fru­tos se­cos.

El mues­li que pro­po­nía Bir­che­rBen­ner es un tan­to di­fe­ren­te del que hoy co­no­ce­mos y se ba­sa­ba en zu­mo de man­za­na (y man­za­na ra­lla­da) en lu­gar de le­che.

El mues­li se po­pu­la­ri­zó en to­do el mun­do a par­tir de la dé­ca­da de 1960. Hoy los hay de to­das cla­ses y con múl­ti­ples com­bi­na­cio­nes ( más o me­nos co­pos de tal o cual ce­real, cier­ta ba­se de co­pos de ave­na, fru­tos se­cos o tro­ci­tos de ore­jo­nes…). Re­cor­de­mos que ex­cep­to la in­com­pa­ti­bi­li­dad de los ce­rea­les con los cí­tri­cos, es un desa­yuno ex­ce­len­te para to­das las eda­des.

SA­LUD Y NA­TU­RA­LE­ZA

Sus ideas fue­ron pio­ne­ras en pro­po­ner un con­trol nu­tri­cio­nal que en la prác­ti­ca se tra­ta del se­gui­mien­to de una die­ta sa­lu­da­ble. En su ca­so era de ti­po ve­ge­ta­riano y tam­bién in­cluía una dis­ci­pli­na fí­si­ca es­par­ta­na.

En su sa­na­to­rio de Zurich de Bir­cher- Ben­ner- Platz, los pa­cien­tes te­nían que se­guir un ho­ra­rio un tan­to

mo­na­cal co­mo la ho­ra de acos­tar­se tem­prano ( 21: 00), el en­tre­na­mien­to fí­si­co y tra­ba­jos de jardinería ac­ti­va. Sus teo­rías so­bre la bue­na vi­da se ba­san en la ar­mo­nía en­tre el ser hu­mano y la na­tu­ra­le­za. Y para los desa­yu­nos in­tro­du­jo el mues­li.

PIO­NE­RO DEL CRUDIVORISMO

Uno de los pun­tos de par­ti­da de Bir­cher-Ben­ner se cen­tra en la va­lo­ra­ción crí­ti­ca de uno de los fun­da­men­tos de la die­té­ti­ca con­ven­cio­nal: la teo­ría de las ca­lo­rías. En uno de sus li­bros, Fun­da­men­tos de la te­ra­péu­ti­ca mo­der­na, Bir­che­rBen­ner pre­sen­ta por pri­me­ra vez la te­sis de la ne­ce­si­dad de di­se­ñar una teo­ría «lu­mí­ni­ca» de los ali­men­tos. Es con una bue­na ta­bla de la vi­ta­li­dad y po­der so­lar de ca­da ali­men­to que el mé­di­co po­drá ase­gu­rar una die­té­ti­ca co­rrec­ta y una bue­na ali­men­ta­ción. En es­te sen­ti­do po­dría de­cir­se que, por ejem­plo, la obra in­no­va­do­ra so­bre nu­tri­ción es­pi­ri­tual que el Dr. Ga­briel Cou­sens lle­va a ca­bo en la ac­tua­li­dad es tri­bu­ta­ria en par­te del mé­di­co pio­ne­ro sui­zo. Imá­ge­nes de la clí­ni­ca (pá­gi­na iz­quier­da) y la co­ci­na na­tu­ris­ta fun­da­da por Bir­cher-Ben­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.