INDECISIÓN

La to­ma de de­ci­sio­nes

Integral - - Editorial -

An­te la to­ma de­ci­sio­nes, du­da­mos y a ve­ces cues­ta ati­nar có­mo sor­tear las di­fi­cul­ta­des que van sa­lien­do al pa­so. La du­da an­te que op­ción to­mar, el mie­do a no acer­tar, la pér­di­da de las op­cio­nes des­car­ta­das, pue­den de­te­ner el pro­ce­so.

No es ex­tra­ño que una de­ci­sión apa­ren­te­men­te sen­ci­lla, al­can­ce una com­ple­ji­dad in­sos­pe­cha­da que nos con­du­ce a la in­te­rrup­ción del pro­ce­so, es de­cir, a no de­ci­dir. La indecisión in­di­ca que al­go se ha in­ter­pues­to.

La to­ma de de­ci­sio­nes pa­sa inevi­ta­ble­men­te por la du­da, el mie­do a no acer­tar, el due­lo por la pér­di­da de las op­cio­nes des­car­ta­das. Eso quie­re de­cir atra­ve­sar por la in­cer­ti­dum­bre de no sa­ber qué ocu­rri­rá. Nos exi­gi­mos una res­pues­ta cla­ra y pre­ci­sa y, ade­más, in­me­dia­ta, sin te­ner en cuen­ta la com­ple­ji­dad que im­pli­ca ca­da de­ci­sión. De­ci­sio­nes que des­de una mi­ra­da ob­je­ti­va las con­si­de­ra­mos sim­ples, sin em­bar­go sub­je­ti­va­men­te, al­can­zan gran com­ple­ji­dad cuan­do afec­tan a as­pec­tos ocul­tos de nues­tra in­ti­mi­dad.

Así pues, cuan­do el pro­ce­so de elec­ción se de­tie­ne in­di­ca que al­gu­na di­fi­cul­tad ha sa­li­do al pa­so. En­ton­ces, lo que ex­pe­ri­men­ta­mos co­mo una di­fi­cul­tad, in­clu­so co­mo una in­ca­pa­ci­dad de de­ci­dir, to­ma la di­men­sión de opor­tu­ni­dad, pues nos per­mi­te ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos de nues­tra vi­da in­te­rior y apren­der dis­tin­tos mo­dos de ma­ne­jar­nos se­gún el es­ti­lo de ca­da cual.

LA INDECISIÓN DE JOAN

Vea­mos que nos mues­tra el ca­so de un pa­cien­te al que lla­ma­ré Joan. Joan tie­ne 48 años y es di­rec­ti­vo de una em­pre­sa. Acu­de a mi con­sul­ta por­que no en­tien­de por qué no es ca­paz de de­ci­dir en un te­ma per­so­nal cuan­do en su tra­ba­jo to­ma una de­ci­sión tras otra. Sa­be por ex­pe­rien­cia que no siem­pre acier­ta pe­ro, la in­cer­ti­dum­bre, no le im­pi­de to­mar las de­ci­sio­nes que caen ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de su fun­ción.

Por ello co­mo di­rec­ti­vo, se sien­te apre­cia­do y re­co­no­ci­do en su ám­bi­to la­bo­ral. Pe­ro en el te­rreno per­so­nal se mues­tra muy aba­ti­do an­te lo que él de­fi­ne co­mo su in­ca­pa­ci­dad de de­ci­dir.

DE­CI­DIR, CON­LLE­VA UN TRA­BA­JO

Es­cu­cho los la­men­tos de Joan res­pec­to al tiem­po trans­cu­rri­do por su indecisión. Ha­ce un año que ya po­día ha­ber­lo re­suel­to. El de­jar pa­sar el tiem­po alar­ga su su­fri­mien­to y per­ju­di­ca a su fa­mi­lia. Ha­bla de los mo­ti­vos fa­mi­lia­res y del por­qué se sien­te em­pu­ja­do a ele­gir. To­do muy bien ar­gu­men­ta­do. ¿Pe­ro, cuál es la de­ci­sión? Sor­pren­di­do por mi pre­gun­ta y tras unos ins­tan­tes de si­len­cio, di­ce per­te­ne­cer a la jun­ta di­rec­ti­va de una en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro y ha lle­ga­do el mo­men­to de de­jar­lo. Quie­re de­di­car ese tiem­po a sus hi­jos por­que su fa­mi­lia le echa en fal­ta.

Tiem­po atrás se sen­tía in­có­mo­do an­te las que­jas de su pa­re­ja y las dis­cu­sio­nes en­tre am­bos por el po­co tiem­po que él de­di­ca­ba a los ni­ños. Sin em­bar­go, aho­ra an­he­la de­di­car­les su tiem­po li­bre. Quie­re mon­tar en bi­ci­cle­ta y ju­gar al te­nis con ellos.

Tal co­mo lo pre­sen­ta en­tien­do que la de­ci­sión es­tá to­ma­da, pe­ro le­jos de dar­lo por he­cho, lo ve­ri­fi­co. ¿Así, que has de­ci­di­do de­di­car el tiem­po li­bre a tus hi­jos? Sí, sin du­da. Con­tes­ta rá­pi­da­men­te. En­ton­ces, ¿por qué no lo ha­ces? ¿Qué lo im­pi­de? Es­cu­cho el si­len­cio que de­jo trans­cu­rrir mien­tras él in­ten­ta de­cir al­go sor­tean­do la emo­ción.

En es­te mo­men­to na­ce una con­ver­sa­ción en la que se­sión a se­sión se desa­rro­lla­rá el tra­ba­jo te­ra­péu­ti­co. Joan re­la­ta lo im­por­tan­te que es para él esa en­ti­dad y lo mu­cho que le ha do­li­do ele­gir apar­tar­la de su vi­da. Do­lor que ha vi­vi­do en la so­le­dad del si­len­cio, pues cuan­do lo in­ten­ta­ba com­par­tir, los in­ter­lo­cu­to­res le qui­ta­ban im­por­tan­cia o se preo­cu­pa­ban más por sus hi­jos que por él. Al prin­ci­pio no po­día ni pen­sar­lo. Es­ta­ba muy ape­ga­do a la en­ti­dad pues él la ha­bía crea­do y lo vi­vía co­mo si re­nun­cia­ra a sí mis­mo. Afor­tu­na­da­men­te ya no lo ve así, di­ce que pue­de se­guir sien­do él aun­que no se de­di­que en cuer­po y al­ma a su queha­cer so­cial.

Des­de ha­ce un tiem­po, Joan, di­ce en­con­trar­se des­orien­ta­do. Ha lo­gra­do su­pe­rar el ape­go a la en­ti­dad que le pa­re­cía tan com­pli­ca­do. No obs­tan­te, si­gue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.