QUITAMANCHAS

Integral - - Editorial -

Para eli­mi­nar las man­chas de la ro­pa exis­ten an­ti­guas re­ce­tas con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les y de uso co­ti­diano que han co­bra­do nue­va vi­gen­cia por su inocui­dad y efi­ca­cia lim­pia­do­ra.

Para ca­da ti­po de man­cha, hay un pro­duc­to ca­se­ro al­ter­na­ti­vo a los pro­duc­tos agre­si­vos y que ha de­mos­tra­do su efec­ti­vi­dad.

Man­chas de hier­ba. Las po­co pro­fun­das se qui­tan con agua ti­bia y ja­bón. Si la su­cie­dad per­sis­te, fro­tar con una so­lu­ción amo­nia­cal (¼ de li­tro de agua tem­pla­da y dos cu­cha­ra­das de amo­nia­co) y acla­rar. En pren­das de la­na y se­da, tra­tar an­tes las man­chas con al­cohol ca­lien­te o con vinagre y lue­go la­var. Tam­bién es efi­caz em­pa­par con gli­ce­ri­na y lue­go la­var.

Man­chas de ba­rro. Lo me­jor es de­jar­las se­car y lue­go ce­pi­llar­las. La su­cie­dad re­si­dual se tra­ta con al­cohol de 90º y se en­jua­ga con de­ter­gen­te lí­qui­do.

Óxi­do o he­rrum­bre. Cu­brir la zo­na con sal, echar un cho­rro de zu­mo de li­món y de­jar ac­tuar una ho­ra. Des­pués se fro­ta, se acla­ra con agua fría y se la­va. El agua oxi­ge­na­da tam­bién da bue­nos re­sul­ta­dos.

Sal­sa. Con­tra la sal­sa de to­ma­te, en­jua­gar la zo­na man­cha­da con abun­dan­te agua fría. Fro­tar la man­cha con una es­pon­ja em­pa­pa­da en una di­so­lu­ción de ja­bón en es­ca­mas y agua, y acla­rar. La­var la pren­da se­gún el te­ji­do. Si que­dan res­tos de su­cie­dad, de­jar la pren­da en re­mo­jo en agua con per­bo­ra­to (sal só­di­ca hi­dra­ta­da), un ex­ce­len­te blan­quea­dor. El mis­mo tra­ta­mien­to va­le para en man­chas de sal­sa ma­yo­ne­sa, pe­ro sin uti­li­zar agua ca­lien­te ya que el hue­vo se pe­ga al te­ji­do.

Be­tún. Fro­tar la man­cha con una so­lu­ción de ja­bón y al­cohol a par­tes igua­les. La­var la pren­da y aña­dir unas go­tas de amo­nia­co en el agua del acla­ra­do. Para man­chas pro­fun­das, apli­car esen­cia de tre­men­ti­na (agua­rrás) an­tes de la­var.

Pin­tu­ras y bar­ni­ces. Es pre­fe­ri­ble lim­piar­las cuan­do la pin­tu­ra es­tá fres­ca. Si es­tá se­ca es más di­fí­cil de eli­mi- nar. Las man­chas con pin­tu­ras plás­ti­cas o al agua se qui­tan re­pa­san­do la zo­na con esen­cia de tre­men­ti­na o agua­rrás. Se acla­ran en agua ti­bia y ja­bo­no­sa y se la­van. Lo mis­mo para bar­ni­ces y pin­tu­ras oleo­sas.

En las man­chas se­cas de pin­tu­ras acrí­li­cas, co­lo­car un pa­ño blan­co de­ba­jo y apli­car al­cohol de que­mar. Si la pin­tu­ra es­tá fres­ca, eli­mi­nar los res­tos y la­var con agua ja­bo­no­sa.

MO­DO DE EM­PLEO

La lle­ga­da al mer­ca­do de de­ter­gen­tes quitamanchas (ti­po “va­nish”), a ba­se de pe­ró­xi­dos, ha he­cho más có­mo­da la eli­mi­na­ción de bas­tan­tes ti­pos de man­chas. Sin em­bar­go, es­tos pro­duc­tos na­tu­ra­les po­seen pro­pie­da­des lim­pia­do­ras muy efi­ca­ces para eli­mi­nar ti­pos de man­chas muy dis­tin­tos y de to­do ti­po. Los em­plea­re­mos ade­cua­da­men­te, con al­gu­nas pre­cau­cio­nes. Tam­bién los te­ji­dos y nue­vos ma­te­ria­les de las pren­das han cam­bia­do un po­co, así que se­gui­re­mos las ins­truc­cio­nes de la­va­do que vie­nen con la eti­que­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.