• Vit­bot, el di­se­ño de la vi­da en un en­va­se

El di­se­ño de la vi­da en un en­va­se

Integral - - Editorial - ANNA SÓLYOM

BIOMIMESIS

Exis­te una nue­va cien­cia, na­ci­da con el nue­vo si­glo, que se lla­ma bio­mí­me­sis (de bio, vi­da, y mi­me­sis que sig­ni­fi­ca imi­tar). Es­ta dis­ci­pli­na, se­gún An­drea Ri­nal­di, “es­tu­dia la na­tu­ra­le­za co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción para tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras que nos ayu­dan a re­sol­ver aque­llos pro­ble­mas hu­ma­nos que la na­tu­ra­le­za ha re­suel­to”.

La bio­mí­me­sis es­tu­dia las es­truc­tu­ras bio­ló­gi­cas, los pro­ce­sos, fun­cio­nes y sis­te­mas op­ti­mi­za­dos por la evo­lu­ción na­tu­ral, y uti­li­za al me­nos es­tos tres en­fo­ques: 1) la na­tu­ra­le­za co­mo mo­de­lo 2) la na­tu­ra­le­za co­mo me­di­da 3) la na­tu­ra­le­za co­mo men­tor

FOR­MAS VI­TA­LES

Vit­bot, la “bo­te­lla de la vi­da”, es un di­se­ño ins­pi­ra­do en la bio­mí­me­sis que re­vi­ta­li­za el agua y la ca­li­dad de vi­da hu­ma­na, res­pe­tan­do el me­dioam­bien­te.

Des­pués de unos años tra­ba­jan­do en el tra­ta­mien­to eco­ló­gi­co del agua, con su em­pre­sa Na­ya­del (ver Co­ci­na Ve­ge­ta­ria­na 83), An­to­nio Lo­zano y Do­lors Mar­to­rell se die­ron cuen­ta de que la na­tu­ra­le­za bus­ca ge­ne­rar, pre­ser­var y man­te­ner la vi­da con la má­xi­ma efi­ca­cia. Y para ello uti­li­za la for­ma, el mo­vi­mien­to y los pa­tro­nes de cre­ci­mien­to.

Para con­te­ner y pre­ser­var la vi­da, la na­tu­ra­le­za uti­li­za la for­ma ovoi­de. Para acu­mu­lar, man­te­ner y dis­tri­buir ener­gía, uti­li­za el mo­vi­mien­to en vór­ti­ce. Para ser efi­caz, uti­li­za pa­tro­nes de cons­truc­ción, uno de ellos la pro­por­ción Phi.

To­das es­tas ob­ser­va­cio­nes fue­ron apli­ca­das para di­se­ñar y crear la bo­te­lla Vit­bot.

AGUA IN­QUIE­TA

Aun­que no po­da­mos ver­lo con nues­tros ojos, el agua siem­pre es­tá en mo­vi­mien­to den­tro de una bo­te­lla. No so­la­men­te se mue­ve al ser trans­por­ta­da: tam­bién se mue­ve, aun­que no la mo­va­mos.

Es de­cir, aun­que de­je­mos la bo­te­lla quie­ta so­bre una me­sa en cual­quier con­te­ne­dor, la pro­pia vi­bra­ción de la ma­te­ria y los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior e in­te­rior ge­ne­ran mo­vi­mien­tos en el agua.

Es­tos mo­vi­mien­tos apor­tan al agua de cual­quier be­bi­da ( 70 al 90% del

«Cuan­do be­bas agua, re­cuer­da la fuen­te.»

PROVERBIO CHINO

con­te­ni­do de to­das las be­bi­das es agua) una ener­gía ci­né­ti­ca que se es­truc­tu­ra in­ter­na­men­te en vór­ti­ces de di­ver­sos ta­ma­ños.

Por ra­zo­nes na­tu­ra­les, en las bo­te­llas y te­tra­briks de pa­re­des rec­tas y/o con es­qui­nas y fon­do plano, es­tos vór­ti­ces se rom­pen rá­pi­da­men­te. Por lo tan­to, al que­dar en­ce­rra­da en es­tos con­te­ne­do­res con­ven­cio­na­les, el agua y las be­bi­das en ge­ne­ral pier­den su vi­ta­li­dad.

En cam­bio, un en­va­se de pa­re­des y fon­do ovoi­de ac­ti­va la cir­cu­la­ción del agua en vór­ti­ce.

El di­se­ño de Vit­bot per­mi­te, ade­más, una di­so­lu­ción uni­for­me de los mi­ne­ra­les, elec­tro­li­tos y vi­ta­mi­nas que con­tie­nen las be­bi­das y, co­mo con­se­cuen­cia, el cuer­po hu­mano asi­mi­la las pro­pie­da­des de las be­bi­das de una ma­ne­ra más efi­cien­te, con­si­guien­do una me­jor hi­dra­ta­ción.

En el ca­so del vino, las cervezas u otros fer­men­ta­dos, se ob­tie­ne una ma­du­ra­ción en bo­te­lla mu­cho más uni­for­me.

RE­VI­TA­LI­ZAR EL CUER­PO Y EL ES­PÍ­RI­TU

“Nos he­mos ol­vi­da­do de que el ci­clo del agua y el ci­clo de la vi­da son el mis­mo”, es­cri­bió Jac­ques Yves Cous­teau.

Una so­la go­ta de agua con­tie­ne 4.000.000.000.000.000.000.000 mo­lé­cu­las de H2O. Ca­da una de es­tas mo­lé­cu­las de H2O cam­bia sus en­la­ces de hi­dró­geno ca­da cien mi­llo­né­si­mas de se­gun­do.

El agua es el ele­men­to más abun­dan­te en nues­tro pla­ne­ta pe­ro, a pe­sar de ello, la cien­cia ac­tual no con­si­gue des­ci­frar sus se­cre­tos.

Pre­sen­tan­do más de 30 ano­ma­lías en sí mis­ma, el agua es el ele­men­to que aco­ge y per­mi­te la vi­da, qui­zás por eso es un ele­men­to tan so­fis­ti­ca­do.

SO­MOS SE­RES LÍ­QUI­DOS

Los crea­do­res de Vit­bot creen que el agua es bas­tan­te más que una be­bi­da que nos qui­ta la sed: es nues­tro ali­men­to esen­cial, el úni­co del que no po­de­mos pres­cin­dir. De he­cho, co­mo se­res hu­ma­nos, so­mos agua en la ma­yor par­te: al na­cer un ochen­ta por cien­to, y un se­ten­ta por cien­to en la edad adul­ta. So­mos «se­res lí­qui­dos».

Con­ven­ci­dos del va­lor que tie­ne el agua para to­dos los se­res que ha­bi­ta­mos el pla­ne­ta, los fun­da­do­res de Vit- bot ase­gu­ran: “Ca­da uno de no­so­tros es co­mo una ola den­tro del gran océano de la vi­da. Uni­dos po­de­mos ge­ne­rar un po­de­ro­so mo­vi­mien­to de cam­bio po­si­ti­vo.”

Hay en el mer­ca­do cua­tro bo­te­llas de Vit­bot: dos en­va­ses de vi­drio azul de me­dio li­tro, la bo­te­lla de­por­ti­va de si­li­co­na de gra­do mé­di­co, tam­bién de me­dio li­tro, y una ja­rra de vi­drio azul de 1,2 li­tros. Se pue­den com­prar on­li­ne en www.vit­bot.com, en Ama­zon, en al­gu­nas tien­das de Na­tu­ra y en Tie­rra Ex­tra­ña, en­tre otros es­ta­ble­ci­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.