EL ORÉGANO

Integral - - Editorial -

Mu­chas per­so­nas con­si­de­ran al orégano ( Ori­ga­num vul­ga­re) sim­ple­men­te co­mo una hier­ba aro­má­ti­ca, sin sa­ber que es­ta plan­ta nos apor­ta be­ne­fi­cios que van mu­cho más allá de aña­dir sa­bor y aro­ma a los ali­men­tos.

Es­ta plan­ta cre­ce es­pon­tá­nea en ca­si to­da Eu­ro­pa y se desa­rro­lla en há­bi­tats sil­ves­tres, bos­ques de ro­bles y co­ní­fe­ras, ma­to­rra­les y pra­de­ras de se­cano. Se re­co­lec­ta des­de prin­ci­pios has­ta fi­na­les de ve­rano, épo­ca en la cual nos ofre­ce sus pe­que­ñas flo­res ro­sa­das.

DI­GES­TI­VO Y CARMINATIVO

Las di­mi­nu­tas ho­jas de orégano son ri­cas en acei­tes esen­cia­les co­mo mo­no­ter­pe­nos, car­va­crol y ti­mol; tam­bién con­tie­nen an­ti­oxi­dan­tes, ta­ni­nos y sus­tan­cias amar­gas. To­dos ellos son prin­ci­pios ac­ti­vos que tie­nen una im­por­tan­te ac­ción so­bre los pro­ce­sos di­ges­ti­vos, es­pe­cial­men­te cuan­do se pro­du­cen de for­ma len­ta y pe­sa­da. Su gran afi­ni­dad por es­ta im­por­tan­te fun­ción se ma­ni­fies­ta tan­to en el es­tó­ma­go, co­mo en el hí­ga­do e in­tes­ti­nos. Fa­vo­re­ce que es­tos ór­ga­nos tra­ba­jen en ar­mo­nía en­tre ellos re­du­cien­do, y en mu­chos ca­sos eli­mi­nan­do, la apa­ri­ción de es­pas­mos gás­tri­cos e in­tes­ti­na­les y la for­ma­ción de ga­ses, de­bi­da prin­ci­pal­men­te a la ra­len­ti­za­ción del pa­so de los ali­men­tos por el tu­bo di­ges­ti­vo, la cual pro­vo­ca fer­men­ta­cio­nes o pu­tre­fac­cio­nes cau­sa­das por las bac­te­rias. Su ac­ción tó­ni­ca ge­ne­ral pro­por­cio­na las con­di­cio­nes idea­les para la co­rrec­ta me­ta­bo­li­za­ción de los ali­men­tos y con­se­cuen­te­men­te op­ti­mi­zar la ab­sor­ción de sus nu­trien­tes.

Para apro­ve­char sus be­ne­fi­cios de ma­ne­ra más efi­caz po­de­mos to­mar el orégano en for­ma de ti­sa­na des­pués de las co­mi­das prin­ci­pa­les, ade­más de in­cluir­lo en nues­tros pla­tos. Com­bi­na es­pe­cial­men­te bien con gui­sos, le­gum­bres, arro­ces, car­nes, aves y en­sa­la­das.

AN­TI­MI­CRO­BIANO Y AN­TI­BIÓ­TI­CO

Su abun­dan­cia en acei­tes esen­cia­les ha­ce del orégano una plan­ta con pro­pie­da­des in­mu­noes­ti­mu­lan­tes muy in­di­ca­da para el tra­ta­mien­to de in­fec­cio­nes cau­sa­das por mi­cro­bios, gér­me­nes, hon­gos o vi­rus. Su efi­ca­cia es­tá es­pe­cial­men­te com­pro­ba­da con­tra la Can­di­da al­bi­cans, As­per­gi­llus, Sal­mo­ne­lla, E. co­li, Staphy­lo­coc­cus au­reus y en mu­chas otras in­fec­cio­nes va­gi­na­les, di­ges­ti­vas y res­pi­ra­to­rias. Asi­mis­mo se em­plea para las des­pa­ra­si­ta­cio­nes in­tes­ti­na­les, fre­cuen­tes cuan­do via­ja­mos a paí­ses exó­ti­cos don­de no siem­pre te­ne­mos ga­ran­ti­za­da la su­fi­cien­te hi­gie­ne.

El acei­te de orégano tam­bién ofre­ce bue­nos re­sul­ta­dos cuan­do se apli­ca a ni­vel tó­pi­co para la cu­ra­ción de he­ri­das, pues ayu­da­rá a su de­sin­fec­ción y ci­ca­tri­za­ción.

Por úl­ti­mo es fun­da­men­tal con­si­de­rar lo si­guien­te: no de­be­mos caer en el error de an­te­po­ner el tra­ta­mien­to con el acei­te de orégano a una cu­ra con an­ti­bió­ti­cos con­ven­cio­na­les, cuan­do es­tos sean ne­ce­sa­rios y ha­yan si­do re­co­men­da­dos por nues­tro mé­di­co. Ca­da ca­so se de­be mi­rar de ma­ne­ra ais­la­da y per­so­na­li­za­da, cons­cien­tes de que se­gún sea la gra­ve­dad de la afec­ción, los re­me­dios na­tu­ra­les se em­plea­rán co­mo úni­co tra­ta­mien­to o bien co­mo com­ple­men­to a los me­di­ca­men­tos.

DO­SIS Y PRE­CAU­CIO­NES

La in­fu­sión de orégano se pre­pa­ra de­jan­do re­po­sar en agua hir­vien­do una cu­cha­ra­di­ta de ho­jas se­cas por ta­za. Se re­co­mien­da to­mar­la tres ve­ces al día, des­pués de co­mer.

La do­sis en perlas de acei­te de­pen­de­rá de la afec­ción a tra­tar. Por es­ta ra­zón es ne­ce­sa­rio de­jar­se ase­so­rar por un es­pe­cia­lis­ta. El acei­te esen­cial, mu­cho más con­cen­tra­do del que se co­mer­cia­li­za en for­ma de perlas, se pue­de em­plear para la pre­pa­ra­ción de re­me­dios ex­ter­nos co­mo com­pre­sas para he­ri­das, vahos o di­fu­so­res. Para su uso even­tual a ni­vel in­terno se de­be­rá di­luir en un acei­te vehi­cu­lar co­mo el de oli­va y tam­bién en es­te ca­so es fun­da­men­tal un ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal.

El orégano, to­ma­do en for­ma de plan­ta, no pre­sen­ta con­train­di­ca­cio­nes ni efec­tos se­cun­da­rios. En cam­bio de­be­rán evi­tar el uso de su acei­te las mu­je­res em­ba­ra­za­das o en la lac­tan­cia y las per­so­nas que es­tén to­man­do me­di­ca­ción an­ti­coa­gu­lan­te, ya que pue­de au­men­tar su efec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.