• Arán­dano ro­jo, ma­no­sa y sa­lud

Integral - - Editorial - Agra­de­ce­mos a la em­pre­sa Sa­bin­co la in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da para la ela­bo­ra­ción de es­te tex­to (www.en­zi­me­sa­bin­co.com).

IN­FEC­CIO­NES URINARIAS

Más del 90 por cien­to de las in­fec­cio­nes urinarias son cau­sa­das por Es­che­ri­chia co­li ( E. co­li), una bac­te­ria co­mún que se en­cuen­tra nor­mal­men­te en el trac­to in­tes­ti­nal. Los pro­ble­mas só­lo sur­gen cuan­do apa­re­ce en gran can­ti­dad en lu­ga­res don­de no de­be­ría, co­mo el sis­te­ma uri­na­rio.

Cuan­do es­ta bac­te­ria se mul­ti­pli­ca, se ex­pe­ri­men­tan los sín­to­mas ha­bi­tua­les de una in­fec­ción uri­na­ria: • Ar­dor al ori­nar. • Ga­nas fre­cuen­tes de ori­nar. • Do­lor ab­do­mi­nal o co­me­zón en las par­tes ba­jas. • San­gre en la ori­na (oca­sio­nal­men­te). • Ori­na tur­bia.

Las pa­re­des ce­lu­la­res de ca­da E. co­li es­tán cu­bier­tas con di­mi­nu­tas pro­yec­cio­nes en for­ma de de­do lla­ma­das fim­brias, que les per­mi­ten ad­he­rir­se a las pa­re­des in­ter­nas de la ve­ji­ga, uré­ter y ri­ño­nes. Por eso no pue­den ser ex­cre­ta­das al ori­nar.

Es­tas pe­que­ñas pro­yec­cio­nes en for­ma de de­do es­tán he­chas de un com­ple­jo de azú­car ami­noá­ci­do, una gli­co­pro­teí­na lla­ma­da lec­ti­na, lo que las ha­ce pe­ga­jo­sas.

ARÁN­DANO RO­JO

El Vac­ci­nium es un gé­ne­ro de ar­bus­tos de la fa­mi­lia Eri­ca­ceae que in­clu­ye a to­das las es­pe­cies (unas 450) lla­ma- das arán­dano. En­tre ellas, el Vac­ci­nium ma­cro­car­pon es muy ri­co en vi­ta­mi­na C y po­li­fe­no­les an­ti­oxi­dan­tes. Gra­cias a su com­po­si­ción, tie­ne una al­ta ac­ción bac­te­ri­ci­da a ni­vel di­ges­ti­vo ( des­de la bo­ca has­ta el es­tó­ma­go), y una al­ta pro­tec­ción con­tra las in­fec­cio­nes urinarias.

Cuan­do los co­me­mos, los arán­da­nos pro­du­cen una sus­tan­cia co­no­ci­da co­mo áci­do hi­pú­ri­co, que in­cre­men­ta la aci­dez de la ori­na. Es­te ayu­da a pre­ve­nir el cre­ci­mien­to de in­fec­cio­nes cau­sa­das por la bac­te­ria E. Co­li ( no pue­de so­bre­vi­vir en un en­torno áci­do).

Ade­más, los arán­da­nos con­tie­nen com­po­nen­tes na­tu­ra­les an­ti­oxi­dan­tes lla­ma­dos proan­to­cia­ni­nas, que po­seen una ac­ti­vi­dad an­ti­bac­te­ria­na.

El arán­dano ro­jo ame­ri­cano de­no­mi­na­do Vac­ci­nium Ma­cro­car­pon, es co­mes­ti­ble de co­lor ro­jo in­ten­so y de un gus­to agri­dul­ce que al mas­ti­car­las se per­ci­be una sen­sa­ción re­fres­can­te y as­trin­gen­te. Se re­co­lec­ta ma­du­ro en­tre se­tiem­bre y oc­tu­bre.

PROANTOCIANIDINAS

El ex­trac­to de fru­to de arán­dano ro­jo uti­li­za­do con­tie­ne proantocianidinas

(PACs) con una con­cen­tra­ción de más del 50%. Es­te prin­ci­pio ac­ti­vo de la fa­mi­lia de los fla­vo­noi­des le con­fie­re pro­pie­da­des pro­tec­to­ras fren­te a las in­fec­cio­nes del trac­to uri­na­rio y en es­pe­cial a las cis­ti­tis de re­pe­ti­ción. Las PACs ayu­dan a fa­bri­car áci­do hi­pú­ri­co, una sus­tan­cia que con­fie­re aci­dez a la ori­na y pro­pie­da­des an­ti-ad­he­si­vas con­tra la E. Co­li.

ZU­MO ANTIENVEJECIMIENTO Y TE­RA­PÉU­TI­CO

En ge­ne­ral se con­si­de­ra que el con­su­mo re­gu­lar de zu­mo de arán­dano ro­jo ayu­da a re­du­cir la re­cu­rren­cia de es­tas in­fec­cio­nes del trac­to uri­na­rio en mu­je­res y el uso de an­ti­bió­ti­cos, en ca­so de tra­ta­mien­to con­ven­cio­nal.

Los arán­da­nos ro­jos son ri­cos en po­li­fe­no­les, otro prin­ci­pio ac­ti­vo de la fa­mi­lia de los fla­vo­noi­des, que le con­fie­ren una po­ten­tí­si­ma ac­ti­vi­dad an­ti­oxi­dan­te muy es­pe­cial­men­te en te­mas car­dio­vas­cu­la­res (por su re­duc­ción de co­les­te­rol) y al­gu­nos cán­ce­res y tu­mo­res. Se­gún di­ver­sos es­tu­dios, el efec­to an­ti­rra­di­cal de los an­ti­oxi­dan­tes les con­fie­re pro­pie­da­des re­ju­ve­ne­ce­do­ras.

Po­see asi­mis­mo un pa­pel esen­cial en el tra­ta­mien­to para eli­mi­nar el He­li­co­bac­ter Py­lo­ri, la bac­te­ria que se ad­hie­re a las mu­co­sas del trac­to gás­tri­co y pro­vo­ca la úl­ce­ra gas­tro­duo­de­nal.

MA­NO­SA Y D-MA­NO­SA

La D- Ma­no­sa, es un azú­car na­tu­ral, es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con la glu­co­sa. Lo más im­por­tan­te es que no pro­du­ce las ten­sio­nes me­ta­bó­li­cas ori­gi­na­das por la fruc­to­sa, por­que es más pa­re­ci­da a la glu­co­sa, un com­po­nen­te de las cé­lu­las del or­ga­nis­mo.

Se en­cuen­tra en al­gu­nas plan­tas y ba­yas, me­lo­co­to­nes, arán­da­nos, arán­da­nos ro­jos, man­za­nas, ver­du­ras y le­gum­bres. La D-Ma­no­sa pu­ra es de 10-50 ve­ces más po­ten­te que el arán­dano, no es tó­xi­ca y ca­re­ce de efec­tos se­cun­da­rios no desea­dos.

El cuer­po ab­sor­be D-Ma­no­sa de for­ma mu­cho más len­ta que la glu­co­sa y la D-Ma­no­sa no se con­vier­te en glu­có­geno ni se al­ma­ce­na en el hí­ga­do. Só­lo se me­ta­bo­li­zan can­ti­da­des muy pe­que­ñas de D-Ma­no­sa, por lo que no in­ter­fie­re con la re­gu­la­ción de azú­car en la san­gre.

La ma­yor par­te de D-Ma­no­sa es fil­tra­da a tra­vés de los ri­ño­nes, que la en­vían a la ve­ji­ga, en don­de es eli­mi­na­da rá­pi­da­men­te por me­dio de la ori­na.

Por otra par­te, la D-Ma­no­sa ayu­da a pro­mo­ver la flo­ra in­tes­ti­nal, ya que no afec­ta a las bac­te­rias be­né­fi­cas. En otras pa­la­bras, no ma­ta nin­gu­na bac­te­ria, sino que ha­ce que sean in­ca­pa­ces de man­te­ner­se en el trac­to uri­na­rio.

AC­CIÓN DE LA D-MA­NO­SA

En el mo­men­to que in­ge­ri­mos la DMa­no­sa, és­ta se ab­sor­be in­me­dia­ta- men­te en la par­te su­pe­rior del trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal, por lo que no lle­ga a pa­sar por el hí­ga­do, pa­san­do di­rec­ta­men­te al trac­to san­guí­neo sin su­frir nin­gún ti­po de al­te­ra­ción, y es ex­cre­ta­da en­se­gui­da a tra­vés de la ori­na.

Den­tro del cuer­po, só­lo pue­de ser me­ta­bo­li­za­da una pe­que­ña can­ti­dad de D-Ma­no­sa. Si la D-Ma­no­sa se con­su­mie­ra en ex­ce­so, el cuer­po la eli­mi­na­ría rá­pi­da­men­te a tra­vés de la ori­na. La D- Ma­no­sa tie­ne la pro­pie­dad de « for­mar una ca­pa » so­bre cual­quier bac­te­ria E. co­li que es­té pre­sen­te en las vías urinarias y de ex­pul­sar­la de las pa­re­des de la ve­ji­ga. Y se eli­mi­na fue­ra del cuer­po con la ori­na.

Se es­tu­dia, por otra par­te, su re­la­ción con una gli­co­pro­teí­na (Tam­mHors­fall), que ejer­ce un pa­pel cla­ve en la pro­tec­ción del cuer­po con­tra las in­fec­cio­nes urinarias.

Glu­co­ma­nano ( Amorp­hop­ha­llus kon­jak)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.