ONAGRA

Integral - - Editorial -

Es­pa­ñol: onagra, prí­mu­la, hier­ba del bu­rro. Ca­ta­lán: ali­guen­ya, oce­llets, eglan­ti­na, guants de la ma­re de déu. Eus­ke­ra: as­to-be­lar Fran­cés: ona­gre bi­sa­nue­lle. In­glés: eve­ning star; eve­ning prim­ro­se, tree prim­ro­se. Ale­mán: ge­mei­ne nacht­ker­ze, ra­pon­ti­ka­wur­zel, gel­be ra­pun­zel, wein­kraut.

LA PLAN­TA

La onagra ( Oe­not­he­ra biennis) cre­ce en los cam­pos y te­rre­nos sin cul­ti­var de Amé­ri­ca del Nor­te, y se ha asil­ves­tra­do en las zo­nas tem­pla­das de Eu­ro­pa, des­de el si­glo XVII. Se da es­pe­cial­men­te en los te­rre­nos yer­mos, en los ri­ba­zos y en los ta­lu­des. Pro­li­fe­ra en el nor­te y no­roes­te de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, siem­pre por de­ba­jo de los 2.000 me­tros de al­ti­tud.

Es una plan­ta bi­a­nual cu­yo ta­llo, que al­can­za de 1 a 2 m de al­tu­ra, es erec­to, hir­su­to, ru­do y po­co ra­mi­fi­ca­do. Las ho­jas, que mi­den 6-10 cm de lar­go y 2 cm de an­cho, son ova­das-lan­ceo­la­das, al­ter­nas y agu­das.

Tie­ne un úni­co ta­llo, erec­to, po­co o na­da ra­mi­fi­ca­do, pro­vis­to de ho­jas al­ter­nas y gran­des flo­res ama­ri­llas en for­ma de em­bu­do. Es­tas flo­res se abren al atar­de­cer (de ahí su de­ri­va­ción en in­glés) y per­ma­ne­cen abier­tas du­ran­te to­do el día si­guien­te. La raíz es car­no­sa y los fru­tos muy nu­me­ro­sos.

Par­te uti­li­za­da. Las se­mi­llas, la raíz, la cor­te­za, las ho­jas, las ra­mas y sus prin­ci­pios gra­sos (acei­te de onagra).

COM­PO­NEN­TES PRIN­CI­PA­LES

Áci­dos gra­sos esen­cia­les: olei­co, li­no­lei­co y, en es­pe­cial, diho­mo gam­ma­li­no­lei­co (has­ta un 10%).

HIS­TO­RIA

Dios­có­ri­des co­men­ta: « El agua que hu­bie­ra es­ta­do en re­mo­jo la tal raíz, be­bi­da de bes­tias fie­ras, las mi­ti­ga, y aman­sa: y apli­ca­da la ra­yí mis­ma en for­ma de em­plas­to, sa­na las lla­gas sal­va­jes ».

El clá­si­co La­gu­na aña­de: « Qua­si en la ma­yor par­te de los Co­di­ces Grie­gos, se nom­bra es­ta plan­ta Onagra, da­do que se de­ve es­cre­vir con diph­ton­go Oe­na­gra, que quie­re de­zir caça he­cha con vino: por quan­to los ani­ma­les, y aun (se­gún Teoph­ras­tro) los hom­bres que la be­vie­ren, de fe­ro­ces se bue/ ven man­sos, trac­ta­bles, y muy do­més­ti­cos: y es­to co­mo em­beo­da­dos de su sa­bor; y olor ex­tre­ma­da­men­te vi­no­so. La Oe­na­gra no se ha­lla por to­das par­tes: y plu­gie­ra a Dios, que a ca­da pas­so se ha­lla­ra: para que con su rayz pu­die­ra­mos tem­plar y re­pri­mir el fu­ror de in­fi­ni­tos hom­bres fe­ri­nos, los qua­les en fe­ro­cia y bra­ve­za no de­ven na­da a los ti­gres ».

VIR­TU­DES Y PRO­PIE­DA­DES ME­DI­CI­NA­LES

Un po­pu­lar suplemento die­té­ti­co. El con­te­ni­do en áci­dos gra­sos esen­cia­les, pre­cur­so­res de los ei­co­sa­noi­des, con­vier­te las po­pu­la­res cáp­su­las de acei­te de onagra en un com­ple­men­to nu­tri­cio­nal que evi­ta pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios me­dia­dos por los leu­co­trie­nos, los trom­bo­xa­nos y las pros­ta­glan­di­nas (que son ei­co­sa­noi­des).

Der­ma­to­lo­gía: la de­coc­ción con­cen­tra­da de flo­res, ta­llos y ho­jas de onagra es muy útil en for­ma de la­va­dos y ca­ta­plas­mas en ca­so de afec­cio­nes de la piel de los ni­ños, co­mo ec­ce­ma o cos­tra lác­tea. En for­ma de fo­men­tos, es útil para tra­tar to­do ti­po de úl­ce­ras. El acei­te de onagra se em­plea en el tra­ta­mien­to de ec­ce­mas ató­pi­cos y alér­gi­cos, tan­to por vía in­ter­na co­mo apli­ca­do di­rec­ta­men­te so­bre las le­sio­nes de la piel.

Gi­ne­co­lo­gía: se ha re­co­men­da­do en ca­so de quis­tes be­nig­nos ma­ma­rios y de ova­rios. En es­tos ca­sos, la ad­mi­nis­tra­ción de un suplemento nu­tri­cio­nal a me­dio o lar­go pla­zo pue­de va­riar la com­po­si­ción gra­sa del cuer­po y, con­se­cuen­te­men­te, re­du­cir los pro­ble­mas quís­ti­cos.

En­do­cri­no­lo­gía: por su con­te­ni­do en áci­dos gra­sos esen­cia­les, se pue­de con­si­de­rar al áci­do diho­mo­gam­ma­li­no­lei­co co­mo una es­pe­cie de pre­cur­sor de la for­ma­ción de hor­mo­nas, es­pe­cial­men­te las se­xua­les, por lo que se re­co­mien­da su uso en ca­so de cier­tas al­te­ra­cio­nes del ci­clo mens­trual. No se le co­no­cen efec­tos se­cun­da­rios o tó­xi­cos, aun­que se evi­ta­rá su uso en per­so­nas que pa­dez­can epi­lep­sia.

La de­coc­ción con­cen­tra­da de flo­res, ta­llos y ho­jas de onagra es tra­di­cio­nal­men­te de uti­li­dad en el tra­ta­mien­to con la­va­dos y ca­ta­plas­mas de las afec­cio­nes de la piel de los ni­ños, co­mo el ec­ce­ma o la cos­tra lác­tea. Ade­más, la in­fu­sión de las ho­jas se pue­de uti­li­zar co­mo se­dan­te.

En la tra­di­ción ger­má­ni­ca se con­fie­re a la hier­ba del asno pro­pie­da­des ener­gé­ti­cas: un proverbio di­ce que «una libra de sus raí­ces nu­tre me­jor que un quin­tal de buey».

PRE­PA­RA­CIO­NES

Tin­tu­ra: de 1 a 15 go­tas Ex­trac­to flui­do: de 5 a 30 go­tas Acei­te de onagra: en­va­sa­do en for­ma de cáp­su­las de ge­la­ti­na blan­da para evi­tar su oxi­da­ción. La do­sis es de 2 a 5 g dia­rios, du­ran­te un pe­río­do mí­ni­mo de un mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.