Sín­dro­me de fa­ti­ga crónica

El sín­dro­me de fa­ti­ga crónica es hoy en día un tras­torno muy fre­cuen­te en el mun­do oc­ci­den­tal. ¿A qué es de­bi­do? ¿Có­mo se des­cu­bre? Jun­to con la ali­men­ta­ción y el ejer­ci­cio ade­cua­dos, exis­ten tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les que nos ayu­da­rán a re­sol­ver­lo.

Integral - - Sumario - TEX­TOS: BLAN­CA HERP

SÍN­TO­MAS: LAS SE­ÑA­LES

Los sín­to­mas son los do­lo­res mus­cu­la­res y ar­ti­cu­la­res, an­sie­dad, de­pre­sión, pro­ble­mas de con­cen­tra­ción, fie­bre, do­lo­res de ca­be­za, tras­tor­nos in­tes­ti­na­les, irri­ta­bi­li­dad, ic­te­ri­cia, pér­di­da del ape­ti­to, cam­bios aními­cos, es­pas­mos mus­cu­la­res, in­fec­cio­nes re­cu­rren­tes del trac­to res­pi­ra­to­rio su­pe­rior, sen­si­bi­li­dad a la luz y al ca­lor, al­te­ra­cio­nes del sue­ño, do­lor de gar­gan­ta, in­fla­ma­ción de las glán­du­las (nó­du­los lin­fá­ti­cos), pér­di­da tem­po­ral de la me­mo­ria y, so­bre to­do, fa­ti­ga ex­tre­ma que se vuel­ve in­ca­pa­ci­tan­te a me­nu­do.

Es­tos sín­to­mas se pa­re­cen a los de la gri­pe y otras in­fec­cio­nes vi­ra­les, y sue­len lle­var a con­fu­sión en el diag­nós­ti­co, que se ad­ju­di­ca co­mo hi­po­con­dría, en­fer­me­dad psi­co­so­má­ti­ca o de­pre­sión, por­que los exá­me­nes mé­di­cos de ru­ti­na no de­tec­tan nin­gún tras­torno.

Es­te pro­ble­ma de sa­lud es tres ve­ces más fre­cuen­te en las mu­je­res que en los hom­bres y afec­ta fun­da­men­tal­men­te a per­so­nas de en­tre 20 y 40 años. El diag­nós­ti­co co­rrec­to de­be ba­sar­se en dos cri­te­rios:

Que la fa­ti­ga per­sis­ta du­ran­te por lo me­nos seis me­ses y no ce­da con el re­po­so en ca­ma; ade­más, que su se­ve­ri­dad re­duz­ca en un 50% las ac­ti­vi­da­des dia­rias del pa­cien­te.

Que se des­car­te la pre­sen­cia de otros pro­ble­mas clí­ni­cos cró­ni­cos, in­clui­dos tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos.

LAS CAU­SAS

Se des­co­no­ce la cau­sa o cau­sas del sín­dro­me de fa­ti­ga crónica. Al­gu­nos ex­per­tos creen que se re­la­cio­na con in­fec­ción por el vi­rus de Eps­tein-Barr (EBV), de la fa­mi­lia del vi­rus del her­pes que tam­bién pro­du­ce mo­no­nu­cleo­sis. Y es cier­to que mu­cha gen­te que su­fre del sín­dro­me de fa­ti­ga crónica pre­sen­ta ni­ve­les ele­va­dos de an­ti­cuer­pos con­tra el EBV en la san­gre y que mu­chas per­so­nas re­la­cio­nan el ini­cio de sus sín­to­mas con una in­fec­ción vi­ral de lar­ga du­ra­ción.

Sin em­bar­go, nun­ca se ha com­pro­ba­do de­fi­ni­ti­va­men­te. Más aún, aho­ra se sa­be que mu­cha gen­te tie­ne un ni­vel ele­va­do de an­ti­cuer­pos con­tra el EBV que, apa­ren­te­men­te, no les oca­sio­nan pro­ble­mas de sa­lud, y que mu­chos ca- sos de fa­ti­ga crónica se pre­sen­tan en au­sen­cia de in­fec­ción pre­via. Es­to ha lle­va­do a los in­ves­ti­ga­do­res a bus­car otras cau­sas.

Tam­bién se cree que po­dría tra­tar­se de un pro­ble­ma in­mu­no­ló­gi­co aún no iden­ti­fi­ca­do, o de un de­fec­to de los me­ca­nis­mos que re­gu­lan la pre­sión ar­te­rial. Se han des­cri­to otras cau­sas, co­mo las anemias, un en­ve­ne­na­mien­to cró­ni­co con mer­cu­rio por las amal­ga­mas den­ta­les, hi­po­gli­ce­mia, hi­po­ti­roi­dis­mo, in­fec­ción con Can­di­da al­bi­cans y tras­tor­nos del sue­ño.

EN­TRE LA FI­BRO­MIAL­GIA Y LOS PA­RÁ­SI­TOS IN­TES­TI­NA­LES

Mu­chos pa­cien­tes del sín­dro­me de fa­ti­ga crónica tam­bién su­fren de fi­bro­mial­gia, una afec­ción mus­cu­lar que pro­du­ce fa­ti­ga y debilidad mus­cu­lar.

Los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les tam­bién son co­mu­nes en quie­nes pre­sen­tan es­te sín­dro­me. Lo más pro­ba­ble es que sea una com­bi­na­ción de fac­to­res lo que con­duz­ca al sín­dro­me de fa­ti­ga crónica en las per­so­nas pre­dis­pues­tas.

Pe­se a que no re­pre­sen­ta una ame­na­za para la vi­da, no tie­ne cu­ra y pue­de

de­te­rio­rar se­ria­men­te el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Al pa­re­cer, al­gu­nas per­so­nas se re­cu­pe­ran es­pon­tá­nea­men­te; sin em­bar­go, cuan­do se ha su­fri­do de fa­ti­ga crónica, el sín­dro­me se pue­de vol­ver a pre­sen­tar en cual­quier mo­men­to, por lo ge­ne­ral tras un epi­so­dio de otra en­fer­me­dad o en épo­cas de es­trés.

QUÉ PO­DE­MOS HA­CER. NU­TRIEN­TES Y SU­PLE­MEN­TOS

He­mos re­co­gi­do los nu­trien­tes y su­ple­men­tos más acon­se­ja­bles, por or­den de im­por­tan­cia (en­tre paréntesis, las do­sis su­ge­ri­das, si las hay).

Aci­dop­hi­lus, o fac­tor bí­fi­dus, co­mo el de Na­tren. Apor­tan bac­te­rias « be­ne­fi­cio­sas » y com­ba­ten la in­fec­ción por cán­di­da. La fa­ti­ga crónica y la can­di­dia­sis se sue­len pre­sen­tar al mis­mo tiem­po. Ele­gir una fór­mu­la no lác­tea.

Coen­zi­ma Q10. (75 mg) al día). Au­men­ta la efi­ca­cia del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y pro­te­ge el co­ra­zón.

Le­ci­ti­na en grá­nu­los (1 cu­cha­ra­da 3 ve­ces al día con las co­mi­das; si es en cáp­su­las, 1.200 mg 3 ve­ces al día con las co­mi­das). Pro­mue­ven la ener­gía y au­men­tan la in­mu­ni­dad.

Áci­do má­li­co. In­ter­vie­ne en la pro­duc­ción de ener­gía de mu­chas de las cé­lu­las del or­ga­nis­mo, in­clui­das las de los múscu­los.

Mag­ne­sio ( 500- 1.000 mg al día). Ne­ce­sa­rio para el me­ta­bo­lis­mo del azú­car. La deficiencia de mag­ne­sio se ha re­la­cio­na­do con el sín­dro­me de fa­ti­ga crónica.

Man­ga­ne­so (5 mg al día). In­flu­ye en la ta­sa me­ta­bó­li­ca por­que in­ter­vie­ne en la fun­ción en­do­cri­na.

En­zi­mas pro­teo­lí­ti­cas. Re­du­cen la in­fla­ma­ción y me­jo­ran la ab­sor­ción de los nu­trien­tes, en es­pe­cial de la

pro­teí­na, ne­ce­sa­ria para la re­pa­ra­ción de los te­ji­dos.

Vi­ta­mi­na A ( 25.000 UI al día du­ran­te un mes. Lue­go re­du­cir po­co a po­co has­ta 10.000 UI al día). Pro­te­gen las cé­lu­las fren­te a los radicales li­bres y com­ba­ten los vi­rus me­jo­ran­do la fun­ción in­mu­no­ló­gi­ca. En ca­so de do­sis al­tas, la emul­sión fa­ci­li­ta la asi­mi­la­ción y pro­por­cio­na ma­yor se­gu­ri­dad.

Vi­ta­mi­na E (800 UI al día, du­ran­te un mes. Lue­go re­du­cir len­ta­men­te has­ta 400 UI al día).

Vi­ta­mi­na C con bio­fla­vo­noi­des (5.000-10.000 mg al día). Tie­ne po­de­ro­sos efec­tos an­ti­vi­ra­les y au­men­ta el ni­vel de ener­gía.

Di­me­til­gli­ci­na o DMG (50 mg 3 ve­ces al día). Au­men­ta la uti­li­za­ción del oxí­geno y des­tru­ye los radicales li­bres. La DMG-125 de Dou­glas es un buen suplemento.

Ajo. Si se eli­ge en for­ma de suplemento, el de Kyo­lic- Wa­ku­na­ga es real­men­te efi­caz.

Ver­des de Soria Na­tu­ral. Me­jo­ra la di­ges­tión y lim­pia el to­rren­te san­guí­neo.

Com­ple­jo de ami­noá­ci­dos en es­ta­do li­bre. Re­pa­ra los te­ji­dos y los ór­ga­nos. Ele­gi­re­mos una for­mu­la­ción que con­ten­ga to­dos los ami­noá­ci­dos esen­cia­les.

Com­ple­jo de vi­ta­mi­nas B ( 2 cc dos ve­ces por se­ma­na, o se­gún pres­crip­ción mé­di­ca). Las vi­ta­mi­nas B son esen­cia­les para au­men­tar el ni­vel de la ener­gía y nor­ma­li­zar la fun­ción ce­re­bral.

Vi­ta­mi­na B6 ( ½ cc dos ve­ces por se­ma­na). La pi­ri­do­xi­na ayu­da a la ab­sor­ción de la vi­ta­mi­na B12. Vi­ta­mi­na B12 (2.000 mcg al día). Acei­te de se­mi­llas de gro­se­lle­ro ne­gro (to­mar con las co­mi­das). Pro­por­cio­na áci­do gam­ma- li­no­lé­ni­co (GLA) y otros áci­dos gra­sos esen­cia­les.

Áci­do gam­ma- ami­no­bu­tí­ri­co o GABA (con el es­tó­ma­go va­cío, to­mar jun­to con agua, o con zu­mos. Para una me­jor ab­sor­ción, to­mar con 50 mg de vi­ta­mi­na B6 y 100 mg de vi­ta­mi­na C). man­tie­ne un ade­cua­do con­trol de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral. Ayu­da a con­tro­lar la an­sie­dad.

Mai­ta­ke. Es­ta se­ta (exis­te en for­ma de ex­trac­tos) ayu­da a nor­ma­li­zar la fun­ción in­mu­no­ló­gi­ca y a que el or­ga­nis­mo se adap­te me­jor al es­trés.

Com­ple­jo mul­ti­vi­ta­mí­ni­co y mi­ne­ral, con be­ta­ca­ro­teno na­tu­ral (15.000 UI al día). To­dos los nu­trien­tes son ne­ce­sa­rios de ma­ne­ra equi­li­bra­da. To­mar un pro­duc­to hi­poa­ler­gé­ni­co de po­ten­cia al­ta. Con cal­cio (1.500 mg al día), mag­ne­sio (1.000 mg al día), po­ta­sio (99 mg al día), se­le­nio (200 mcg al día) y zinc (50 mg al día).

Shii­ta­ke y reis­hi. Tan­to jun­tas co­mo por se­pa­ra­do, es­tas se­tas ( que tam­bién se ofre­cen en for­ma de ex­trac­to) ayu­dan a com­ba­tir la fa­ti­ga y las in­fec­cio­nes vi­ra­les, ade­más de es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

PLAN­TAS ME­DI­CI­NA­LES

El as­trá­ga­lo ( As­tra­ga­lus mem­bra­na­ceus) y la equi­ná­cea ( Echi­na­cea pur­pu­rea) for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y ali­vian los sín­to­mas del res­fria­do y de la gri­pe. Ad­ver­ten­cia: no se de­be to­mar as­trá­ga­lo cuan­do hay fie­bre.

El gink­go ( Gink­go bi­lo­ba) me­jo­ra la cir­cu­la­ción y la fun­ción ce­re­bral.

Las in­fu­sio­nes de raíz de bar­da­na ( Ar­ctium lap­pa), dien­te de león ( Ta­ra­xa­cum of­fi­ci­na­le) y tré­bol ro­jo ( Tri­fo­lium pra­ten­se) pro­mue­ven la cu­ra­ción por­que lim­pian la san­gre y favorecen la fun­ción in­mu­no­ló­gi­ca. Com­bi­ne o al­ter­ne es­tas in­fu­sio­nes de plan­tas me­di­ci­na­les y to­me de cua­tro a seis ta­zas al día.

De­pu­lan, de Soria Na­tu­ral, es una fór­mu­la her­bal que con­tie­ne ex­trac­tos de 36 plan­tas me­di­ci­na­les di­fe­ren­tes, en­tre ellas 10 va­rie­da­des de gin­seng. Es­te pro­duc­to coad­yu­va en la fun­ción adre­nal y ayu­da a su­pe­rar la fa­ti­ga.

Para con­tro­lar la in­fec­ción, to­me se­llo de oro ( Hy­dras­tis ca­na­den­sis). Cuan­do le em­pie­ce a do­ler la gar­gan­ta, pon­ga en la bo­ca unas cuan­tas go­tas de ex­trac­to de se­llo de oro sin al­cohol, man­tén­ga­las du­ran­te un mo­men­to y lue­go trá­gue­lo. Ad­ver­ten­cia: no to­me se­llo de oro du­ran­te más de una se­ma­na se­gui­da ni du­ran­te el em­ba­ra­zo. Cuan­do hay an­te­ce­den­tes de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, dia­be­tes o glau­co­ma só­lo se de­be to­mar ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca.

La raíz de re­ga­liz ( Glycyrrhi­za gla­bra) for­ta­le­ce el sis­te­ma en­do­crino. Pre­cau­ción: no to­mar re­ga­liz du­ran­te más de una se­ma­na, y des­cár­te­la si su pre­sión ar­te­rial es al­ta.

El car­do ma­riano ( Sily­bum ma­ria­num) pro­te­ge el hí­ga­do.

El la­pa­cho o pau d’ar­co ( Ta­be­buia im­pe­ti­gi­no­sa), en cáp­su­la o en in­fu­sión, es pro­ve­cho­so para tra­tar las in­fec­cio­nes por cán­di­da. Re­cien­te­men­te se ha con­fir­ma­do ade­más su ac­ción an­ti­can­ce­rí­ge­na.

El hi­pé­ri­co ( Hy­pe­ri­cum per­fo­ra­tum) tie­ne pro­pie­da­des an­ti­vi­ra­les.

La es­cu­te­la­ria ( Scu­te­lla­ria ga­le­ri­cu­la­ta) y la raíz de va­le­ria­na ( Va­le­ria­na of­fi­ci­na­lis) me­jo­ran la ca­li­dad del sue­ño.

CON­SE­JOS Y RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

Si­ga una die­ta equi­li­bra­da con un 50% de ali­men­tos cru­dos y zu­mos fres­cos, con­sis­ten­te so­bre to­do en fru­tas, ve­ge­ta­les y ce­rea­les in­te­gra­les, ade­más de fru­tos se­cos cru­dos, se­mi­llas, pa­vo sin piel y al­gu­nos pes­ca­dos de aguas pro­fun­das. Es­tos ali­men­tos de al­ta ca­li­dad su­mi­nis­tran nu­trien­tes que re­nue­van la ener­gía y for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

To­me al­gún ti­po de aci­dop­hi­lus y con­su­ma re­gu­lar­men­te pro­duc­tos agrios, co­mo yo­gur y ké­fir. Mu­chas per­so­nas que tie­nen sín­dro­me de fa­ti­ga crónica tam­bién es­tán in­fec­ta­das con cán­di­da. El aci­dop­hi­lus ayu­da a man­te­ner la cán­di­da ba­jo con­trol.

Be­ba mu­cha agua; al­re­de­dor de dos li­tros al día. Tam­bién es con­ve­nien­te que to­me to­dos los días zu­mos de ve­ge­ta­les fres­cos. To­me un va­so de agua ca­da dos a tres ho­ras du­ran­te las ho­ras de vigilia. El agua eli­mi­na las to­xi­nas y ayu­da a re­du­cir el do­lor mus­cu­lar.

No co­ma ma­ris­co, ali­men­tos fri­tos, co­mi­das pre­pa­ra­das, ali­men­tos pro- ce­sa­dos, es­ti­mu­lan­tes co­mo ca­fé, té y be­bi­das ga­seo­sas, azú­car ni pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con ha­ri­na blan­ca, co­mo pan y pas­ta.

Eva­cue to­dos los días e in­clu­ya fi­bra en su die­ta. De vez en cuan­do aplí­que­se enemas de lim­pie­za.

To­me clo­ro­fi­la en com­pri­mi­do, u ob­tén­ga­la en «be­bi­das ver­des» de tri­go fres­co y de ve­ge­ta­les de ho­ja, o en el pro­duc­to Ver­des, de Soria Na­tu­ral. To­me al­gún suplemento pro­teí­ni­co de ori­gen ve­ge­tal; Spi­ru-tein, de Na­tu­re’s Plus, es una bue­na be­bi­da pro­teí­ni­ca para to­mar en­tre co­mi­das.

Des­can­se mu­cho y no ha­ga es­fuer­zos ex­ce­si­vos. La me­la­to­ni­na pro­mue­ve un sue­ño pro­fun­do y re­pa­ra­dor. Es­ta hor­mo­na na­tu­ral y re­gu­la­do­ra del sue­ño se ven­de en for­ma de suplemento. No se de­be to­mar du­ran­te el día, por­que pue­de pro­du­cir som­no­len­cia, sino dos ho­ras, o me­nos, an­tes de acos­tar­se.

To­me té de kom­bu­cha, que pro­por­cio­na ener­gía y bie­nes­tar. No to­me as­pi­ri­nas.

AS­PEC­TOS QUE DE­BEN TE­NER­SE EN CUEN­TA

Hay otros pro­ble­mas de sa­lud que pue­den cau­sar sín­to­mas de fa­ti­ga crónica, en­tre ellos anemia, de­pre­sión, fi­bro­mial­gia, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res (es­pe­cial­men­te en las mu­je­res), he­pa­ti­tis y en­fer­me­dad de Ly­me. Cual­quier per­so­na que sien­ta fa­ti­ga ex­ce­si­va du­ran­te más de una se­ma­na o dos de­be con­sul­tar con un mé­di­co. Es po­si­ble que ten­ga al­gu­na en­fer­me­dad que re­quie­ra tra­ta­mien­to.

Si le diag­nos­ti­can sín­dro­me de fa­ti­ga crónica, lo más sen­sa­to es que bus­que un mé­di­co con ex­pe­rien­cia en el con­trol y tra­ta­mien­to de es­te com­ple­jo pro­ble­ma de sa­lud.

Du­char­se re­gu­lar­men­te con agua fría pue­de me­jo­rar los sín­to­mas del sín­dro­me de fa­ti­ga crónica. Sin em­bar­go, quie­nes ten­gan do­len­cias car­día­cas o cir­cu­la­to­rias, u otros pro­ble­mas gra­ves de sa­lud, no de­ben re­cu­rrir al tra­ta­mien­to de agua fría sin con­sul­tar pre­via­men­te con su mé­di­co o pro­fe­sio­nal de la sa­lud.

Al­gu­nos ami­noá­ci­dos son be­ne­fi­cio­sos para los pa­cien­tes de fa­ti­ga crónica. En­tre ellos es­tán iso­leu­ci­na, leu­ci­na, li­si­na, tau­ri­na, ti­ro­si­na y va­li­na.

Un es­tu­dio que se hi­zo en el Johns Hop­kins Uni­ver­sity Hos­pi­tal de Bal­ti­mo­re en­con­tró un ne­xo en­tre la fa­ti­ga crónica y una al­te­ra­ción en los me­ca­nis­mos re­gu­la­do­res de la pre­sión ar­te­rial.

Hay in­ves­ti­ga­cio­nes que apun­tan ha­cia al­gu­na cla­se de sen­si­bi­li­dad quí­mi­ca y/ o ali­men­ta­ria co­mo otra po­si­ble cau­sa del sín­dro­me de fa­ti­ga crónica. Las per­so­nas que han vi­vi­do du­ran­te los úl­ti­mos cin­cuen­ta años han es­ta­do ex­pues­tas a más pro­duc­tos quí­mi­cos di­fe­ren­tes que to­do el res­to de la hu­ma­ni­dad combinada. No de­be sor­pren­der, pues, que al­gu­nas per­so­nas ha­yan desa­rro­lla­do sen­si­bi­li­dad a es­tos agen­tes.

Los pa­rá­si­tos son co­mu­nes en­tre quie­nes su­fren de fa­ti­ga crónica.

Es im­por­tan­te que los fa­mi­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en­tien­dan la na­tu­ra­le­za de es­te pro­ble­ma y que la per­so­na que tie­ne sín­dro­me de fa­ti­ga crónica no es­tá exa­ge­ran­do ni fin­gien­do sus sín­to­mas.

Exis­te una re­la­ción con la fi­bro­mial­gia, una en­fer­me­dad que ca­da vez co­no­ce­mos me­jor y te­ne­mos más cer­ca.

Si­ga una die­ta equi­li­bra­da con un 50% de ali­men­tos cru­dos y zu­mos fres­cos, con­sis­ten­te so­bre to­do en fru­tas, ve­ge­ta­les y ce­rea­les in­te­gra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.