Sur­ya­na­mas­kar, el sa­lu­do al sol

Pa­so a pa­so

Integral - - Sumario - TEX­TOS: ÁLEX COS­TA, PRO­FE­SOR DE YO­GA. FOTOS: ANNA FÀBREGA

Pre­sen­ta­mos uno de los ejer­ci­cios cor­po­ra­les más po­pu­la­res que pro­po­ne la prác­ti­ca de yo­ga: “El Sa­lu­do al Sol”, una se­cuen­cia di­ná­mi­ca de pos­tu­ras en­la­za­das que ejer­ci­tan el cuer­po de una for­ma muy com­ple­ta. Se su­po­ne que en sus in­cier­tos orí­ge­nes su ob­je­ti­vo fue­ra “des­per­tar” el cuer­po tras el des­can­so y pre­pa­rar­lo para la ac­ti­vi­dad dia­ria. La com­ple­ti­tud fí­si­ca que apor­ta el ejer­ci­cio lo ha lle­va­do a in­cor­po­rar­se ha­bi­tual­men­te al ini­cio de las se­sio­nes prác­ti­cas de yo­ga co­mo for­ma de ca­len­ta­mien­to di­ná­mi­co para pre­pa­rar las se­ries de asa­na (pos­tu­ras es­tá­ti­cas del yo­ga).

Con el tiem­po, es­ta tra­di­cio­nal prác­ti­ca ha ido evo­lu­cio­nan­do has­ta el pun­to en que ca­da es­cue­la de yo­ga in­cor­po­ra su for­ma par­ti­cu­lar de lle­var­la a ca­bo. Te in­vi­ta­mos a pro­fun­di­zar en los fun­da­men­tos de es­te sa­lu­da­ble ejer­ci­cio, im­preg­nar­te de su esen­cia, y ¿por­qué no po­ner­lo en prác­ti­ca du­ran­te el pró­xi­mo ama­ne­cer?

EL NOM­BRE

En el clá­si­co idio­ma sáns­cri­to, sur­ya sig­ni­fi­ca “Sol”, y na­mas­kar sig­ni­fi­ca “Sa­lu­do”. Re­sul­ta ló­gi­co pen­sar que el “Sa­lu­do al Sol” tra­ta de una prác­ti­ca ma­tu­ti­na pre­pa­ra­do­ra del cuer­po para la ac­ti­vi­dad tras el des­can­so.

BE­NE­FI­CIOS

Con es­te ejer­ci­cio se ac­ti­van las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas de un gran nú­me­ro de múscu­los de las pier­nas, los bra­zos y el tron­co. Des­ta­ca una in­sis­ten­cia en la ex­ten­sión del tron­co, con la que se con­tra­rres­ta la ha­bi­tual ten­den­cia de “pos­tu­ra caí­da” ha­cia de­lan­te. Es­ta co­rrec­ción pos­tu­ral ofre­ce am­pli­tud res­pi­ra­to­ria, y fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción de la red prin­ci­pal del sis­te­ma ner­vio­so que trans­cu­rre por la co­lum­na ver­te­bral.

La for­ma clá­si­ca del Sa­lu­do al Sol desa­rro­lla una im­por­tan­te ca­pa­ci­dad fí­si­ca que sue­le pa­sar des­aper­ci­bi­da en la prác­ti­ca de yo­ga: la re­sis­ten­cia ae­ró­bi­ca con la que se be­ne­fi­cia es­pe­cial­men­te el sis­te­ma car­dio-pul­mo­nar, y se ac­ti­va el fun­cio­na­mien­to de nues­tros ór­ga­nos vi­ta­les en ge­ne­ral.

Por úl­ti­mo, se ac­ti­va el flu­jo de ener­gía vi­tal a su pa­so por el ca­nal cen­tral que coin­ci­de con la co­lum­na ver­te­bral, por don­de trans­cu­rren los prin­ci­pa­les cha­kras <cen­tros ener­gé­ti­cos> del cuer­po hu­mano.

RI­TUAL SA­GRA­DO

A lo lar­go de la his­to­ria, mu­chas tra­di­cio­nes de to­do el mun­do han ren­di­do cul­to al Sol. Hoy en día, la an­ti­quí­si­ma cul­tu­ra in­dia lo si­gue mos­tran­do, y muy evi­den­te­men­te a tra­vés de las en­se­ñan­zas del yo­ga. Un ejem­plo es sur­ya­na­mas­kar, el Sa­lu­do al Sol. El ori­gen de es­ta prác­ti­ca es le­jano e in­cóg­ni­to, y aun­que con el tiem­po ha­ya su­fri­do múl­ti­ples mo­di­fi­ca­cio­nes, to­das ellas si­guen mos­tran­do en un ges­to ge­nuino de pos­tra­ción; Des­de la gra­ve­dad de pie, el cuer­po rea­li­za un re­co­rri­do de in­cli­na­ción al sue­lo y una pos­te­rior re­in­cor­po­ra­ción a su ini­cio. Con es­te ges­to po­de­mos in­ter­pre­tar un mo­ti­vo es­pi­ri­tual de ado­ra­ción a nues­tra estrella más cer­ca­na, el Sol, co­mo cen­tro po­ten­cial sa­gra­do so­bre el que gi­ra nues­tro pla­ne­ta, ben­di­cién­do­la ca­da día con su luz y su ca­lor para que exis­ta vi­da en es­ta tie­rra.

Así mis­mo, el yo­gui y la yo­gui­ni tam­bién re­co­no­cen un sol res­plan­de­cien­te en su in­te­rior. Po­de­mos si­tuar­lo en la zo­na del es­tó­ma­go, coin­ci­dien­do con ma­ni­pu­ra cha­kra, el cen­tro ener­gé­ti­co del ple­xo “so­lar”.

Otra ubi­ca­ción de nues­tro sol in­terno es en anaha­ta, el cen­tro ener­gé­ti­co del co­ra­zón, que irra­dia la ener­gía más po­de­ro­sa; el amor pu­ro so­bre el que gi­ran nues­tras vi­das. Por lo tan­to, con es­te en­fo­que, no im­por­ta el mo­men­to del día o la no­che para prac­ti­car el Sa­lu­do al Sol.

Con es­ta sa­lu­da­ble prác­ti­ca cor­po­ral sa­lu­da­mos y ho­no­ra­mos tam­bién a nues­tro Sol in­te­rior, que día tras día nos man­tie­ne vi­vos con su ener­gía vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.