El mi­to de la vi­ta­mi­na B12

¿Exis­ten ne­ce­si­da­des de pro­teí­na ani­mal en el or­ga­nis­mo? Un or­ga­nis­mo sa­lu­da­ble tie­ne la ha­bi­li­dad de di­ge­rir y ab­sor­ber nu­trien­tes, así co­mo la ca­pa­ci­dad de eli­mi­nar ex­ce­sos.

Integral - - Sumario - TEX­TOS: PATRICIA RES­TRE­PO

Exis­te con­fu­sión, ma­la in­for­ma­ción, y un mi­to muy arrai­ga­do so­bre las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des pro­tei­cas de ori­gen ani­mal para el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo hu­mano, y es­ta con­fu­sión se ex­tien­de in­dis­cri­mi­na­da­men­te al su­pues­to úni­co ori­gen de la vi­ta­mi­na B12.

¿DÓN­DE EN­CON­TRA­RE­MOS B12?

Lo que es una ver­dad cla­ra es que la vi­ta­mi­na B12 se en­cuen­tra en los or­ga­nis­mos vi­vos. Va­mos a con­si­de­rar or­ga­nis­mos vi­vos des­de las bac­te­rias a los ani­ma­les ma­yo­res, di­se­ña­dos por la na­tu­ra­le­za para sin­te­ti­zar­la y asi­mi­lar­la a par­tir de las pro­pias bac­te­rias (fac­tor ex­trín­se­co) pre­sen­tes en la tie­rra, raí­ces de las plan­tas, etc. y siem­pre que ten­ga­mos una bue­na sa­lud in­tes­ti­nal (fac­tor in­trín­se­co gás­tri­co).

La tí­pi­ca sen­ten­cia mé­di­ca, « si no co­mes car­ne ten­drás ca­ren­cias de vi- ta­mi­na B12», es en to­dos los ca­sos una afir­ma­ción muy dis­cu­ti­ble, por no de­cir in­cier­ta: no es real­men­te la car­ne la que nos pro­por­cio­na la vi­ta­mi­na B12, pues en reali­dad los ani­ma­les, al in­ge­rir la hier­ba y pas­tos di­rec­ta­men­te de la tie­rra, in­gie­ren bac­te­rias y sin­te­ti­zan la B12. Es de­cir, la pre­cia­da vi­ta­mi­na tam­bién la pue­de sin­te­ti­zar cual­quier or­ga­nis­mo sano en su in­tes­tino del­ga­do.

Es­ta­mos ha­blan­do de ani­ma­les que es­tán al ai­re li­bre, que pas­tan y es des­de las hier­bas, raí­ces y el pro­pio sue­lo don­de ob­tie­nen las bac­te­rias que les lle­va­rán a sin­te­ti­zar­la. Aho­ra bien, es­ta es una si­tua­ción que no se da ha­bi­tual­men­te des­de ha­ce dé­ca­das, pues hoy en día el ga­na­do vi­ve con­fi­na­do en lu­ga­res an­ti­na­tu­ra­les, es ali­men­ta­do con pien­sos trans­gé­ni­cos ca­ren­tes de bac­te­rias or­gá­ni­cas, y para com­pen­sar es­ta abe­rra­ción, los pien­sos son su­ple­men­ta­dos con vi­ta­mi­na B12 de ori­gen sin­té­ti­co, por­que de otra for­ma los ani­ma­les ten­drían gran­des ca­ren­cias de B12.

Tam­po­co tie­ne sen­ti­do de­cir que la B12 es un nu­trien­te que “fal­ta” en la die­ta sin pro­duc­tos ani­ma­les, en tan­to que to­dos los es­tu­dios so­bre ca­ren­cias de B12 es­tán rea­li­za­dos en om­ní­vo­ros y la ma­yo­ría de las per­so­nas que pa­de­cen ca­ren­cia ( o me­jor di­cho, ma­la ab­sor­ción) de es­ta vi­ta­mi­na comen car­nes y pro­duc­tos ani­ma­les.

LAS BAC­TE­RIAS

Lo que nos ha ocu­rri­do a los hu­ma­nos son va­rias co­sas. En pri­mer lu­gar, ya no co­me­mos del sue­lo di­rec­ta­men­te, no in­ge­ri­mos tan­tas bac­te­rias. Co­mo ade­más la fru­ta y ver­du­ra es­tá re­ple­ta de pes­ti­ci­das, fun­gi­ci­das y de­más, nos ve­mos obli­ga­dos a la­var­lo y a pe­lar­lo to­do, ale­ján­do­nos más to­da­vía de nues­tras fuen­tes idea­les de bac­te­rias.

Tam­bién en nues­tra hi­gie­ne ha­bi­tual, nos he­mos vuel­to ex­ce­si­va­men­te pul­cros. Lim­pia­mos y de­sin­fec­ta­mos to­do, has­ta nues­tra piel, va­rias ve­ces al día, con ello eli­mi­na­mos ex­ce­len­tes po­si­bi­li­da­des de ex­po­si­ción a bac­te­rias que po­dría­mos uti­li­zar para sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na B12. La B12 no só­lo se pue­de ab­sor­ber en el íleon (sec­ción fi­nal del in­tes­tino del­ga­do), sino que tam­bién se pue­de ab­sor­ber en la bo­ca, (por eso hay su­ple­men­tos su­blin­gua­les), pe­ro nues­tra “sú­per hi­gie­ne den­tal” (pas­tas, clo­ro, co­lu­to­rios, flúor...) des­tru­ye nues­tra flo­ra bac­te­ria­na bu­cal, y eso sin ha­blar del agua clo­ra­da y fluo­ra­da.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo re­cor­dar que los an­te­pa­sa­dos co­mu­nes a to­do ser y or­ga­nis­mo vi­vo del pla­ne­ta fue­ron las bac­te­rias, que fue­ron las pri­me­ras ex­pre­sio­nes de vi­da or­gá­ni­ca.

Ha­ce ca­si 4.000 mi­llo­nes de años, nues­tra tie­rra era una enor­me nu­be ga­seo­sa, en esa nu­be car­ga­da con in­ten­sas tor­men­tas de ac­ti­vi­dad elec­tro­mag­né­ti­ca, se pro­du­je­ron ele­men­tos li­via­nos, co­mo el hi­dró­geno, he­lio, li­tio, be­ri­lio, bo­ro, car­bono, ni­tró­geno y oxí­geno. Es­tos, al fu­sio­nar­se, pro­du­je­ron otros ele­men­tos más pe­sa­dos y de sus com­bi­na­cio­nes sur­gie­ron otros com­po­nen­tes quí­mi­cos y mo­lé­cu­las. Las mo­lé­cu­las y ele­men­tos más pe­sa­dos fue­ron di­ri­gién­do­se gra­dual­men­te ha­cia al cen­tro de la tie­rra for­man­do even­tual­men­te la par­te so­li­da de la tie­rra, mien­tras que otros más li­ge­ros for­ma­ron la pe­ri­fe­ria, crean­do así la at­mós­fe­ra.

En­tre esa ma­te­ria en pro­ce­so de so­li­di­fi­ca­ción y la at­mós­fe­ra en ex­pan­sión, co­men­zó a apa­re­cer el agua que cu­brió la faz en­te­ra de la tie­rra. Den­tro de la tor­men­to­sa nu­be de gas, sur­gie­ron las pri­mi­ti­vas mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas “car­bohi­dra­tos, pro­teí­nas, vi­rus y bac­te­rias” que a su vez con­ti­nua­ron desa­rro­llán­do­se en el agua ha­cia or­ga­nis­mos más evo­lu­cio­na­dos.

Es de­cir, no hay que ol­vi­dar que so­mos 1/3 de bac­te­rias, y que es­tas son ne­ce­sa­rias para la vi­da, que fue­ron el ori­gen y con­vi­vi­mos ar­mo­nio­sa­men­te con ellas si nues­tros há­bi­tos de vi­da son equi­li­bra­dos. Y que, cuan­do trans­gre­di­mos el or­den de la na­tu­ra­le­za, pue­den per­der el fino equi­li­brio y de­bi­li­tar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

VI­TA­MI­NA B12, UNA PREO­CU­PA­CIÓN RE­CIEN­TE

Una ali­men­ta­ción bio­ló­gi­ca que res­pe­te el bio­ma ex­terno e in­terno, pro­por­cio­na­rá una bue­na sa­lud in­tes­ti­nal para sin­te­ti­zar la vi­da, la pre­cia­da vi­ta­mi­na B12, pe­ro si to­ma­mos ali­men­tos re­fi­na­dos y quí­mi­cos y en­ri­que­ci­dos con B12, o nos su­ple­men­ta­mos, ha­ce­mos a nues­tros in­tes­ti­nos pe­re­zo­sos, per­dien­do la ca­pa­ci­dad de sín­te­sis y si ha­ce­mos un con­su­mo só­lo de car­ne para ob­te­ner vi­ta­mi­na B12, la pu­tre­fac­ción y su­cie­dad que se pro­du­cen no so­la­men­te di­fi­cul­ta la asi­mi­la­ción de es­ta vi­ta­mi­na, sino la de cual­quier nu­trien­te, por­que jus­to en el ca­so de la B12 es ne­ce­sa­rio te­ner una bue­na flo­ra (más bien se­ría una “fauna” in­tes­ti­nal…)

To­do es­to oca­sio­na una gran di­fi­cul­tad en nues­tras pa­re­des in­tes­ti­na­les para asi­mi­lar cual­quier nu­trien­te, no só­lo la B12. En el ca­so de la B12 es ne­ce­sa­rio ade­más te­ner una bue­na flo­ra, ya que para sin­te­ti­zar­la a par­tir de bac­te­rias se ne­ce­si­ta una gli­co­pro­teí­na (o en­zi­ma mu­co­pro­téi­ca) de­no­mi­na­da “fac­tor in­trín­se­co gás­tri­co”; es una se­cre­ción que se ve al­te­ra­da si no te­ne­mos bue­na sa­lud in­tes­ti­nal.

Es­te tam­bién es uno de los mo­ti­vos por el cual mu­chos om­ní­vo­ros, gran­des co­me­do­res de pro­duc­tos ani­ma­les, tam­bién su­fren ca­ren­cias de B12, por­que en nu­tri­ción apro­ve­cha­mos lo que po­de­mos re­co­no­cer y asi­mi­lar, no lo que in­ge­ri­mos y para eso es im­pres­cin­di­ble que to­dos nues­tros ór­ga­nos fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te.

De he­cho, y en con­tra de lo que se ha ve­ni­do pu­bli­can­do has­ta ha­ce po­co, una gran par­te de la po­bla­ción que su­fre de­fi­cien­cias de B12 son car­ní­vo­ros. ¿Es que no la es­tán in­gi­rien­do? No, es que no la es­tán asi­mi­lan­do.

¿QUÉ DI­FI­CUL­TA LA ASI­MI­LA­CIÓN DE B12?

Ade­más de to­do es­to, hay otros fac­to­res que afec­tan a la asi­mi­la­ción de B12. Al­gu­nos ali­men­tos an­ti-fi­sio­ló­gi­cos que con­su­mi­mos con­tie­nen in­hi­bi­do­res de la vi­ta­mi­na B12 y al­gu­nas cos­tum­bres que te­ne­mos, nos ha­cen te­ner ma­yo­res re­que­ri­mien­tos de B12 por lo que se­re­mos más pro­pen­sos a su­frir una ca­ren­cia. Por ejem­plo:

La píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va in­hi­be la ab­sor­ción de B12.

Otros me­di­ca­men­tos (so­bre­to­do an­ti­bió­ti­cos).

Adi­ti­vos, con­ser­van­tes y quí­mi­cos de la co­mi­da in­dus­trial pro­ce­sa­da.

Al­gu­nas es­pe­cias y hier­bas con pro­pie­da­des an­ti-bac­te­ria­nas. El uso de sal re­fi­na­da. Ma­los há­bi­tos, co­mo el con­su­mo de al­cohol y ta­ba­co, El ex­ce­so de pro­teí­na en la die­ta. Las ma­las com­bi­na­cio­nes de ali­men­tos ge­ne­ran pu­tre­fac­cio­nes, al­coho­les y fer­men­ta­cio­nes que da­ñan nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal (co­mo la mez­cla de pro­teí­na y fru­ta en una mis­ma co­mi­da).

PRE­CUR­SO­RES Y SO­LU­CIO­NES

Exis­ten pre­cur­so­res de la vi­ta­mi­na B12, que po­de­mos en­con­trar por ejem­plo en la piel de los gra­nos de arroz in­te­gral, en al­gu­nas al­gas, y hoy en día se es­cri­ben mu­chos ar­tícu­los de­mo­ni­zan­do el con­su­mo de arroz in­te­gral por­que con­tie­nen cia­nu­ro (ra­di­cal ciano). La in­dus­tria nos in­ci­ta a to­mar car­ne o a to­mar su­ple­men­tos, pe­ro lo cier­to es que el cia­nu­ro es ne­ce­sa­rio, jun­to con el co­bal­to, para en­sam­blar la B12 (cia­no­co­ba­la­mi­na) a tra­vés de las bac­te­rias fer­men­ta­ti­vas. Y esos dos mi­cro­nu­trien­tes se en­cuen­tran en al­gu­nas se­mi­llas.

Es cier­to que una ca­ren­cia de B12 pue­de ser fa­tal y traer con­se­cuen­cias muy gra­ves e irre­ver­si­bles para la sa­lud co­mo de­men­cia, fa­ti­ga crónica, di­fi­cul­tad de con­cen­tra­ción, lla­gas en ca­vi­dad bu­cal, anemia, en­tu­me­ci­mien­to mus­cu­lar, pér­di­da de ape­ti­to, afec­cio­nes en la piel o fal­ta de ener­gía men­tal. ¿Pe­ro en reali­dad cree­mos que la ca­ren­cia de vi­ta­mi­na B12, es por fal­ta de co­mer car­ne o por no su­ple­men­tar­nos? ¿No nos plan­tea­mos cuál es nues­tra die­ta, co­mo es la con­di­ción de los in­tes­ti­nos?

Me­jor pro­pon­ga­mos que el ori­gen de una ca­ren­cia de B12 es un cú­mu­lo de to­dos los fac­to­res que aca­ba­mos de enu­me­rar y en ca­so de ca­ren­cia de­tec­ta­da y ma­ni­fies­ta, lo pri­me­ro que ha­bría que ha­cer es re­cu­pe­rar el equi­li­brio de nues­tros in­tes­ti­nos. Mien­tras tan­to po­de­mos to­mar un suplemento, pe­ro de na­da ser­vi­ría to­mar­lo en pas­ti­llas/com­pri­mi­dos tra­ga­bles, pues de­be­mos ser cons­cien­tes que el pro­ble­ma de ab­sor­ción exis­te, aun­que la vi­ta­mi­na ven­ga en pas­ti­lla, ade­más la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber de una vez es de 2 mi­cro­gra­mos al día, to­me­mos la can­ti­dad que to­me­mos, el res­to se eli­mi­na por la ori­na. En­ton­ces lo me­jor se­ría to­mar­la di­rec­ta­men­te o de for­ma su­blin­gual (go­tas o pas­ti­llas mas­ti­ca­bles).

QUÉ PO­DE­MOS HA­CER

¿Có­mo in­ter­pre­tar las ana­lí­ti­cas? Bueno, a ve­ces los va­lo­res de las ana­lí­ti­cas (en un mo­men­to pun­tual de nues­tras vi­das) tam­po­co quie­ren de­cir na­da. Hay que re­cor­dar que son va­lo­res ar­bi­tra­rios que ha in­ven­ta­do el ser hu­mano (cien­tí­fi­co, pe­ro hu­mano) ba­sán­do­se en una po­bla­ción om­ní­vo­ra combinada, ha­bi­tual­men­te me­di­ca­da y even­tual­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.