La vi­da se­cre­ta de los ár­bo­les

El al­ma de los ár­bo­les, la co­mu­ni­dad se­cre­ta de la Tie­rra.

Integral - - Sumario - TEX­TOS: ANNASÓLYOM, FA­CI­LI­TA DORA DE CAM­BIOS VI­TA­LES.www. lis­ten to yo ur­self.org

La du­ra­ción má­xi­ma de la vi­da va­ría se­gún las es­pe­cies. En el reino ani­mal, la cria­tu­ra con ma­yor es­pe­ran­za de vi­da en­tre las es­pe­cies ver­te­bra­das es el ti­bu­rón de Groen­lan­dia, que vi­ve un mí­ni­mo de 272 años, si no su­fre per­can­ces, y un má­xi­mo de 512. La ba­lle­na bo­real (o de Groen­lan­dia) vi­ve al­re­de­dor de 200 años, y las tor­tu­gas de las Ga­lá­pa­gos pue­den lle­gar a su­pe­rar los 190 años.

Los hu­ma­nos po­de­mos con­si­de­rar­nos afor­tu­na­dos si lle­ga­mos has­ta los 100 o 110 años, con mu­cha suer­te.

¿Qué cria­tu­ras pue­den lle­gar a vi­vir va­rios mi­le­nios? ¿Hay al­gún ti­po de ser ca­paz de man­te­ner al­gu­na for­ma de vi­da du­ran­te tan­to tiem­po?

EL MATUSALÉN DE LA TIE­RRA

Cuan­to más sa­be­mos de la na­tu­ra­le­za que nos ro­dea, más re­co­no­ce­mos que los ár­bo­les son cria­tu­ras mí­ti­cas, al me- nos al­gu­na de sus es­pe­cies. Para em­pe­zar, vi­ven mu­cho más len­ta­men­te y mu­cho más tiem­po que no­so­tros.

Uno de los or­ga­nis­mos más an­cia­nos co­no­ci­dos es el pino de co­nos eri­za­dos, tam­bién lla­ma­do pino lon­ge­vo ( Pi­nus­lon­gae­va). Es­te ár­bol vi­ve en los EEUU, y el ejem­plar más vie­jo era un ár­bol lla­ma­do Pro­me­teo que fue ta­la­do en 1964. Una vez cor­ta­do, los cien­tí­fi­cos cons­ta­ta­ron que te­nía co­mo mí­ni­mo 4862 años de edad, aun­que era más que po­si­ble que su­pe­rara los 5000 años.

Es­to sig­ni­fi­ca que su ger­mi­na­ción tu­vo lu­gar al­re­de­dor del año 3000 A.C.

Otro matusalén bien co­no­ci­do de es­ta es­pe­cie es un ár­bol lla­ma­do pre­ci­sa­men­te “Matusalén”, que vi­ve en las Whi­te Moun­tains de In­yo County, en el es­te de Ca­li­for­nia, des­de ha­ce al me­nos 4.848 años. En sus pro­xi­mi­da­des hay otro ár­bol de su es­pe­cie al que se le atri­bu­yen al me­nos 5.066 años de edad.

Hay otras es­pe­cies de ár­bo­les lon­ge­vos, co­mo la se­cuo­ya gi­gan­te ( Se­quoia­den­dron gi­gan­te­um), en­dé­mi­ca del oes­te de la Sie­rra Ne­va­da en Ca­li­for­nia. Uno de los más fa­mo­sos, co­no­ci­do co­mo Ge­ne­ral Sherman, si­gue vi­vo y en buen es­ta­do en su ter­cer mi­le­nio de vi­da.

“Los ár­bo­les son poe­mas que la tie­rra es­cri­be en el cielo. No­so­tros los cor­ta­mos y los con­ver­ti­mos en pa­pel para po­der in­mor­ta­li­zar nues­tros va­cíos.” RABINDRANATH TAGORE

Las se­cuo­yas gi­gan­tes son muy si­mi­la­res a los ár­bo­les gi­gan­tes de Red­wood, que tie­nen una es­pe­ran­za de vi­da li­ge­ra­men­te in­fe­rior, ra­ra­men­te su­pe­ran los dos mil años.

La plan­ta más lon­ge­va co­no­ci­da, que po­si­ble­men­te tam­bién sea la más an­ti­gua for­ma de vi­da, es una co­lo­nia de ála­mo tem­blón (Po­pu­lu­sT­re­mu­loi-des) en el Fish­la­ke Na­tio­nal Fo­rest de Utah lla­ma­da Pando. Tie­ne al­re­de­dor de 80,000 años, al me­nos las raí­ces co­mu­ni­ta­rias.

Pando es una co­lo­nia clo­nal sur­gi­da de un so­lo ejem­plar de ála­mo tem­blón, lo que sig­ni­fi­ca que tie­ne idén­ti­cos mar­ca­do­res ge­né­ti­cos por en­ci­ma del sue­lo en ca­da ár­bol, apa­ren­te­men­te úni­co, y se su­po­ne que tie­ne un enor­me sis­te­ma de raí­ces sub­te­rrá­neas.

¡Un sis­te­ma de raí­ces que se ex­tien­de por 43 hec­tá­reas!

EL GUAR­DIÁN DEL BOS­QUE

En Ale­ma­nia, un guar­da­bos­ques lla­ma­do Pe­ter Woh­lle­ben re­su­mió sus ob­ser­va­cio­nes en su li­bro « La vi­da se­cre­ta de los ár­bo­les: lo que sien­ten, có­mo se co­mu­ni­can » (Edi­cio­nes Obe­lis­co).

Su li­bro, ori­gi­nal­men­te pu­bli­ca­do en el 2015, se con­vir­tió rá­pi­da­men­te

en un bes­tse­ller, y no so­lo en Ale­ma­nia sino en to­do el mun­do.

Si­guien­do las hue­llas del li­bro La vi­da se­cre­ta de las plan­tas, de Pe­ter Tom­kins y Ch­ris­to­per Bird (1973), con aque­llas in­no­va­do­ras teo­rías y ex­pe­ri­men­tos con plan­tas para de­mos­trar que tie­nen sen­ti­mien­tos y son cria­tu­ras co­mu­ni­ca­ti­vas, Pe­ter Woh­lle­ben nos na­rra en su li­bro fas­ci­nan­tes his­to­rias so­bre las in­sos­pe­cha­das y ex­tra­or­di­na­rias ha­bi­li­da­des de los ár­bo­les.

Unien­do sus ex­pe­rien­cias de más de cua­ren­ta años con los más mo­der­nos ex­pe­ri­men­tos e in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas, nos per­mi­te ver y sen­tir lo que ocu­rre den­tro de un bos­que.

Pe­ter tie­ne po­de­ro­sos ar­gu­men­tos que po­nen se­ria­men­te en du­da lo que se sa­be co­mún­men­te so­bre los ár­bo­les: el he­cho de con­si­de­rar­los úni­ca­men­te co­mo má­qui­nas pro­duc­to­ras de oxí­geno y ma­te­ria pri­ma para la in­dus­tria ma­de­re­ra. Hay mu­cho más que ver y des­cu­brir en es­te uni­ver­so sub­te­rrá­neo de la tie­rra.

En la épo­ca ac­tual del cam­bio cli­má­ti­co, la al­ta po­lu­ción de plás­ti­co y CO2, ne­ce­si­ta­mos ser ca­pa­ces de com­pren­der, pro­te­ger y ayu­dar a nues­tros bos­ques su­per­vi­vien­tes lo me­jor que po­da­mos.

VI­DA LEN­TA = VI­DA LAR­GA

Los ár­bo­les tie­nen ami­gos, sien­ten so­le­dad, gri­tan de do­lor y se co­mu­ni­can

ba­jo tie­rra a tra­vés de una wood web, la “red de ma­de­ra”. Al­gu­nos ejem­pla­res ac­túan co­mo pa­dres y bue­nos ve­ci­nos. Otros ha­cen al­go más que pro­yec­tar som­bra; son bru­ta­les ma­to­nes de es­pe­cies ri­va­les. Los jó­ve­nes asu­men ries­gos be­bien­do más de lo que de­ben y de­jan caer las ho­jas, re­cor­dan­do lue­go las du­ras lec­cio­nes de sus erro­res.

Tam­bién la de los ár­bo­les es una vi­da du­ra. Y, so­bre to­do, len­ta. Su exis­ten­cia trans­cu­rre a una ve­lo­ci­dad mu­cho más pau­sa­da que la vi­da hu­ma­na.

“Du­ran­te mu­cho tiem­po, ni si­quie­ra yo co­no­cía la len­ti­tud del cre­ci­mien­to de los ár­bo­les.” –es­cri­be Woh­lle­ben (su nom­bre se tra­du­ce co­mo “Bue­na vi­da”). “Pe­ro cuan­do em­pe­cé a in­ves­ti­gar sus mis­te­rios fue­ra del reino del co­mer­cio fo­res­tal, tu­ve una vi­sión más cer­ca­na.”

Lo que en­con­tró fue que lo que pre­via­men­te ha­bía con­si­de­ra­do una jo­ven ha­ya de 2,40 m, tras una in­ves­ti­ga­ción más pro­fun­da —con­tan­do el nú­me­ro de pe­que­ños asen­ta­mien­tos que bro­tan ca­da año en sus ra­mas (la edad del ár­bol pue­de ex­tra­po­lar­se de la edad de su ra­ma)— des­cu­brió que ese ár­bol te­nía al­re­de­dor de unos 80 años, tal vez más.

Esas “crías” de ár­bol sin du­da es­ta­rían in­tere­sa­das en cre­cer mu­cho más rá­pi­da­men­te, pe­ro sus pro­pios ár­bo­les ma­ter­nos les pri­van la luz con sus co­pas, per­mi­tién­do­les así cre­cer so­lo al 3% de su ca­pa­ci­dad.

“Los ár­bo­les jó­ve­nes po­drían cre­cer unos 45 cm por tem­po­ra­da. De­sa­for­tu­na­da­men­te para ellos, sus pro­pias ma­dres no aprue­ban el cre­ci­mien­to rá­pi­do. (…) Re­ci­bien­do el tres por cien­to de luz —di­ga­mos, prác­ti­ca­men­te na­da—, con esa can­ti­dad de luz so­lar un ár­bol pue­de fo­to­sin­te­ti­zar lo jus­to para man­te­ner­se vi­vo.”

No tie­nen su­fi­cien­te ener­gía para cre­cer o re­be­lar­se en con­tra de las enor­mes co­pas de los adul­tos que les arre­ba­tan la luz. Sin em­bar­go, es­te len­to cre­ci­mien­to es un mé­to­do pe­da­gó­gi­co que, de he­cho, sir­ve para el bie­nes­tar de los más jó­ve­nes.

El cre­ci­mien­to len­to per­mi­te a las cé­lu­las le­ño­sas de los ár­bo­les grue­sos y jó­ve­nes no con­te­ner ape­nas ai­re, los cual los ha­ce fle­xi­bles y re­sis­ten­tes a que­brar­se du­ran­te las tor­men­tas. Por otra par­te, las se­tas y hon­gos lo ten­drán más di­fí­cil para en­tro­me­ter­se den­tro de sus re­sis­ten­tes tron­cos.

Tam­bién en el reino de los ár­bo­les la “bue­na educación” es ne­ce­sa­ria para una lar­ga vi­da.

“Las ma­dres ár­bo­les”, tal co­mo las des­cri­be el Dr. Su­zan­ne Sim­mard, “son ár­bo­les do­mi­nan­tes, am­plia­men­te li­ga­dos a otros ár­bo­les a tra­vés de sus co­ne­xio­nes fún­gi­co-rai­za­les”.

El tiem­po pa­sa ex­tre­ma­da­men­te len­to en es­te reino: esas pe­que­ñas ha­yas de las que ha­blá­ba­mos tie­nen que es­pe­rar pro­ba­ble­men­te otros dos­cien­tos años de abu­rri­mien­to, an­tes de que lle­gue su turno.

Cuan­do el ár­bol ma­dre fi­nal­men­te aban­do­na y cae, pa­san al me­nos otros tres años para que los jó­ve­nes ár­bo­les del jar­dín de infancia acos­tum­bren sus ho­jas a re­sis­tir el 100% de la luz so­lar.

Cier­ta­men­te a las per­so­nas se nos es­ca­pa lo que pue­de lle­gar a ser ve­jez para un ár­bol, por­que la mo­der­na in­dus­tria ma­de­re­ra otor­ga un má­xi­mo de 80- 120 años an­tes de que los ár­bo­les de la plan­ta­ción sean ta­la­dos y con­ver­ti­dos en di­ne­ro.

CO­MU­NI­DAD SO­BRE­TO­DO

Woh­lle­ben ex­pli­ca en su li­bro có­mo des­cu­brió y en­ten­dió la co­mu­ni­dad de los ár­bo­les al tro­pe­zar un día con un ár­bol caí­do ha­cía 4.500 años. Des­cu- brió que, en al­gu­nos enig­má­ti­cos as­pec­tos, to­da­vía se­guía vi­vo. Por ejem­plo, ha­bía clo­ro­fi­la al­ma­ce­na­da en el to­cón. ¿Có­mo era po­si­ble?

Las cé­lu­las vi­vas de­bían te­ner ali­men­to en for­ma de azú­car. De­bían ser ca­pa­ces de res­pi­rar y cre­cer, al me­nos un po­co. Pe­ro sin ho­jas –y por lo tan­to sin fo­to­sín­te­sis— eso era im­po­si­ble.

Nin­gún ser en nues­tro pla­ne­ta pue­de man­te­ner un ayuno de si­glos, ni si­quie­ra los res­tos de un ár­bol caí­do. Y cier­ta­men­te no un to­cón que hu­bie­ra so­bre­vi­vi­do por sí mis­mo. Es­ta­ba cla­ro que al­go más ocu­rría con ese to­cón.

“Los cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to que, en ca­sos así, los nu­trien­tes pue­den ha­ber­se trans­mi­ti­do a tra­vés de los hon­gos –lo que fa­ci­li­ta in­ter­cam­bio en­tre ár­bo­les– o bien que sus raí­ces pue­den es­tar in­ter­co­nec­ta­das. (…) No qui­se he­rir al vie­jo to­cón ca­van­do a su al­re­de­dor: las ha­yas cir­cun­dan­tes bom­bea­ban azú­car al to­cón para man­te­ner­lo con vi­da.”

Lo que da co­mo re­sul­ta­do — y no so­lo a raíz de es­te des­cu­bri­mien­to— sino tam­bién gra­cias a lar­ga ob­ser­va­ción y ex­plo­ra­ción cien­tí­fi­ca del “te­ji­do de co­ne­xión” en el sue­lo: los ár­bo­les son se­res al­ta­men­te so­cia­les. Y no so­lo son se­res “al­ta­men­te so­cia­les”, sino que si un ár­bol que­da apar­ta­do ( por ejem­plo, los ár­bo­les de las ciu­da­des), es co­mo un “chi­co de la ca­lle”: vul­ne­ra­ble an­te cual­quier ata­que, por­que no pue­de re­ci­bir in­for­ma­ción de su “pro­pia fa­mi­lia”.

Las raí­ces ba­jo la tie­rra es­tán in­ter­co­nec­ta­das en una am­plia red for­ma­da por mi­llo­nes de di­fe­ren­tes hon­gos, y eso ope­ra co­mo una Wood Wi­de Net, una es­pe­cie de “Red de Ma­de­ra”, co­mo el in­ter­net que usa­mos para co­mu­ni­car­nos on­li­ne.

Los agri­cul­to­res com­par­ten ali­men­tos con miem­bros de su pro­pia es­pe­cie por las ven­ta­jas en tra­ba­jar jun­tos.

Tam­bién los ár­bo­les tie­nen ese sen­ti­do de co­mu­ni­dad, y cuen­tan con di­fe­ren­tes mo­dos de co­mu­ni­car­se los unos con los otros.

UN CE­RE­BRO SAL­VA­JE

No po­de­mos afir­mar, cla­ro es­tá, que los ár­bo­les po­seen un ce­re­bro co­mo el nues­tro, en­gra­na­do e in­ter­co­mu­ni­ca­do con neu­ro­trans­mi­so­res para que la in­for­ma­ción via­je a la ve­lo­ci­dad de la luz.

Sin em­bar­go, los ár­bo­les tie­nen un sis­te­ma si­mi­lar al neu­ro­nal en sus raí­ces. Ca­da ár­bol es ca­paz de to­mar de­ci­sio­nes –por ejem­plo, la re­pro­duc­ción es pla­nea­da al me­nos un año de an­te­mano; las pun­tas de las raí­ces pue­den de­ci­dir ha­cia qué di­rec­ción cre­cer, con qué hon­gos co­la­bo­rar, etc.

Ade­más, Woh­lle­ben nos ex­pli­ca que los ár­bo­les tam­bién son ca­pa­ces de apren­der. A pe­sar de que na­die sa­be exac­ta­men­te en qué par­te del or­ga­nis­mo se al­ma­ce­na la me­mo­ria, se con­si­de­ra las raí­ces se­rían las par­tes más ade­cua­das para ello.

Es ló­gi­co que las raí­ces, de una ma­ne­ra u otra, den co­bi­jo a las ex­pe­rien­cias, ya que es la par­te del ár­bol que cui­da y man­tie­ne la su­per­vi­ven­cia de to­do el or­ga­nis­mo.

Por ejem­plo, en el ca­so del Pando, la co­lo­nia de ála­mo tem­blón de 80.000 años de edad, o en el ca­so del abe­to más vie­jo de la provincia de Da­lar­na, Sue­cia, cu­yas raí­ces fue­ron exa­mi­na­das usan­do car­bono 14 y fue de­ter­mi­na­da una edad de 9.550 años, po­de­mos de­cir que “la raíz es cier­ta­men­te un fac­tor más de­ci­si­vo que lo que cre­ce por en­ci­ma del sue­lo. (…) Es la raíz la que ha so­por­ta­do se­ve­ros cam­bios en las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. Y es la raíz la que con­si­gue que vuel­van a cre­cer tron­cos una y otra vez. Es en las raí­ces don­de per­ma­ne­cen si­glos y si­glos de ex­pe­rien­cia al­ma­ce­na­da, y es­ta ex­pe­rien­cia per­mi­te so­bre­vi­vir al ár­bol has­ta el día de hoy. An­tes de es­ta in­ves­ti­ga­ción na­die te­nía idea de que el abe­to pue­de vi­vir más de qui­nien­tos años.”

Cier­ta­men­te, las raí­ces son las res­pon­sa­bles de to­da ac­ti­vi­dad quí­mi­ca del or­ga­nis­mo. Ellas ab­sor­ben sus­tan- cias y las reparten por to­do el ár­bol, y co­la­bo­ran con los hon­gos com­par­ti­dos con otros ár­bo­les, quie­nes pro­por­cio­nan “la red men­sa­je­ra” en­tre la co­mu­ni­dad. Los ár­bo­les pro­por­cio­nan has­ta una ter­ce­ra par­te de su pro­duc­ción to­tal de azú­car para los hon­gos, lo que les per­mi­te co­nec­tar con ca­da ejem­plar, re­co­pi­lar y di­fun­dir in­for­ma­ción en­tre sus com­pa­ñe­ros de es­pe­cies. Los ár­bo­les se ayu­dan en­tre ellos.

A cam­bio de re­ci­bir una enor­me can­ti­dad de ali­men­tos y ener­gía, los hon­gos pro­por­cio­nan otros ser­vi­cios al ár­bol: por ejem­plo, ellos fil­tran me­ta­les pe­sa­dos, e in­clu­so les pro­por­cio­nan ser­vi­cios mé­di­cos con­tra bac­te­rias hon­gos des­truc­ti­vas.

Ba­jo tie­rra, ca­da es­pe­cie de ár­bol lu­cha con­tra las otras para so­bre­vi­vir, y ca­da es­pe­cie tie­ne su pro­pia es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia.

MAES­TROS ÁR­BO­LES

Los ár­bo­les fue­ron con­si­de­ra­dos du­ran­te mu­cho tiem­po cria­tu­ras mí­ti­cas, lle­nas de co­no­ci­mien­to y sa­bi­du­ría, ca­pa­ces de trans­mi­tir co­no­ci­mien­to a los hu­ma­nos que sa­bían es­cu­char­los.

En mu­chos mi­tos, y en las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas co­nec­ta­das con la tie­rra, los ár­bo­les eran cria­tu­ras sa­gra­das, in­clu­so con­si­de­ra­das dei­da­des por la re­li­gión y el fol­klo­re, que les con­fie­re su si­tio co­mo ho­gar de es­pí­ri­tus.

Ma­pa de la dis­tri­bu­ción de la Se­cuo­ya Gi­gan­te ( Se­quoia­den­dron gi­gan­te­um), en­dé­mi­ca del oes­te de la Sie­rra Ne­va­da, Ca­li­for­nia.

Ma­pa de la dis­tri­bu­ción na­tu­ral del Pi­nus­lon­gae­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.