Có­mo ven­cer la ti­mi­dez

Integral - - Sumario - TEX­TOS: BLAN­CA HERP, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE LOIC MADELINE

Una mano que du­da en pi­car a un tim­bre, un te­lé­fono que se cuel­ga brus­ca­men­te tras ha­ber mar­ca­do un nú­me­ro, una ola de su­dor que inun­da un ros­tro o la sen­sa­ción an­gus­tio­sa de que de re­pen­te fal­ta el ai­re… ¿La ti­mi­dez es un sim­ple ras­go del ca­rác­ter o una ver­da­de­ra en­fer­me­dad psi­co­ló­gi­ca? En to­do ca­so, aun­que no sea na­da fá­cil de de­fi­nir, to­dos co­no­ce­mos sus efec­tos.

Un ros­tro que se son­ro­ja ba­jo el efec­to de un cum­pli­do es en­can­ta­dor, pe­ro para la per­so­na que lo pa­de­ce pue­de ser al­go muy di­fí­cil de so­por­tar. Afor­tu­na­da­men­te hay me­dios para lu­char con­tra esa ti­mi­dez que pa­ra­li­za el cuer­po.

Seis per­so­nas de ca­da diez se con­si­de­ran tí­mi­das y las otras cua­tro se­gu­ra­men­te han experimentado al­gu­na vez el tor­men­to que pue­den sig­ni­fi­car los efec­tos de la ti­mi­dez. Las ex­pli­ca­cio­nes pue­den ser tan múl­ti­ples y va­ria­das co­mo sus ma­ni­fes­ta­cio­nes: com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad, fal­ta de con­fian­za en uno mis­mo, mie­do a lo que di­gan los de­más... Pe­ro cuan­do el ner­vio­sis­mo só­lo pa­ra­li­za du­ran­te los días de exa­men, o cuan­do se tie­ne una ci­ta es­pe­cial­men­te im­por­tan­te, la ti­mi­dez pue­de con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro obs­tácu­lo so­cial.

TI­POS HU­MA­NOS

Pe­pe V., un hom­bre­tón de 33 años, sa­be que es tí­mi­do. Sus ore­jas lo de­la­tan: «Sien­to co­mo si me que­ma­ran y se me po­nen rojas, co­mo cuan­do en­tras en una ca­sa con la ca­le­fac­ción muy al­ta y vie­nes de la ca­lle en un día frío». Era tan re­ser­va­do que en las reunio­nes en gru­po no abría la bo­ca. Es­ta si­tua­ción se ha­cía ex­ten­si­va a su fa­mi­lia, con­cre­ta­men­te a sus sue­gros: « Du­ran­te un año no les di­je prác­ti­ca­men­te na­da. Son pro­fe­so­res y yo te­nía mie­do de que me cri­ti­ca­ran. Me po­nía en­fer­mo só­lo con la idea de res­pon­der a sus pre­gun­tas». Cuan­do tu­vo que pre­sen­tar­se a las opo­si­cio­nes para ser a su vez pro­fe­sor su­frió un ner­vio­sis­mo te­rri­ble. Hoy Pe­pe con­si­gue do­mi­nar su ti­mi­dez.

Eva M. no era muy ha­bla­do­ra. Cuan­do se en­con­tra­ba en­tre un gru­po de gen­te que­ría des­apa­re­cer. En cuan­to al­guien le di­ri­gía la pa­la­bra per­día de re­pen­te to­dos sus re­cur­sos: «Sen­tía un nu­do en el es­tó­ma­go y mi co­ra­zón la­tía tan fuer­te que me da­ba la im­pre­sión que has­ta mis com­pa­ñe­ros de me­sa po­dían oír­lo. Era in­ca­paz de ar­ti­cu­lar pa­la­bra». Pe­ro una vez a so­las se mal­de­cía y re­vi­vía en su men­te to­das las oca­sio­nes per­di­das.

Des­de que se apun­tó a una co­ral al­go ha cam­bia­do en ella. «Pue­de que pa­rez­ca ab­sur­do, pe­ro tra­ba­jan­do re­gu­lar­men­te el can­to, he apren­di­do li­te­ral­men­te a do­mi­nar mi voz. Aho­ra ten­go mu­cho me­nos mie­do a ha­blar en pú­bli­co», ex­pli­ca.

Mar­ta S. sus­pen­dió cua­tro ve­ces el exa­men de con­du­cir. « Me po­nía tan ner­vio­sa que me con­ver­tía en una inep­ta y el co­che se me ca­la­ba sis­te­má­ti­ca­men­te ca­da vez que que­ría pa­rar». En la au­to­es­cue­la to­do iba bien, pe­ro cuan­do lle­ga­ba el día del exa­men la ten­sión era de­ma­sia­do fuer­te. Mu­chos años más tar­de, aún ex­pe­ri­men­ta es­ta sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad cuan­do de­be ex­cu­sar­se an­te un clien­te. «Me son­ro­jo y me pon­go a su­dar. Ten­go las ma­nos tan su­da­das que ca­si no me atre­vo a sa­lu­dar a mi in­ter­lo­cu­tor. Es al­go fran­ca­men­te des­agra­da­ble».

Las me­di­ci­nas na­tu­ra­les pro­por­cio­nan una so­lu­ción in­tere­san­te, sin los efec­tos se­cun­da­rios de los me­di­ca­men­tos clá­si­cos

¿POR QUÉ SOY TÍ­MI­DO?

Se­gún el doc­tor Le­lord, psi­quia­tra fran­cés, es­tos ejem­plos co­rres­pon­den es­que­má­ti­ca­men­te a tres gran­des ti­pos de ti­mi­dez. El más co­mún es la an­sie­dad de ac­tua­ción: el ner­vio­sis­mo que nos ha­ce par­ti­cu­lar­men­te tor­pes el día de un exa­men o en el mo­men­to de to­mar la pa­la­bra en pú­bli­co.

La an­sie­dad del con­tac­to en la vi­da nor­mal se ma­ni­fies­ta fren­te a nue­vas si­tua­cio­nes, co­mo en esas fies­tas en las que uno «no sa­be qué de­cir» por­que no co­no­ce a na­die. Una ter­ce­ra for­ma de ti­mi­dez es la an­sie­dad que se sien­te en si­tua­cio­nes en las que hay que afir­mar­se: re­cla­mar el di­ne­ro que he­mos pres­ta­do o re­cha­zar un pla­to que no he­mos pe­di­do en el res­tau­ran­te.

Los ti­pos de ti­mi­dez se pue­den en­con­trar en una mis­ma per­so­na, pe­ro ge­ne­ral­men­te pre­do­mi­na uno de ellos. El ori­gen de es­ta an­sie­dad a ve­ces tan mo­les­ta no siem­pre se pue­de de­ter­mi­nar. De he­cho, se pue­de tra­tar de un ras­go de ca­rác­ter he­re­di­ta­rio: los miem­bros de una fa­mi­lia pre­sen­tan ti­pos de ti­mi­dez si­mi­la­res, aun­que ha­yan cre­ci­do se­pa­ra­dos.

Pe­ro la ge­né­ti­ca no es la úni­ca cau­sa. Los psi­có­lo­gos creen que es­te ti­po de per­so­na­li­dad se for­ma du­ran­te la pri­me­ra infancia. El prin­ci­pal acu­sa­do es la educación. Los pa­dres de­ma­sia­do bro­mis­tas («¡Mira que eres ton­to, nun­ca en­ten­de­rás na­da!»), o de­ma­sia­do exi­gen­tes, a ve­ces pue­den ser el ori­gen de un com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad en el ni­ño, que se in­fra­va­lo­ra y se vuel­ve tí­mi­do para no com­pa­rar­se con los de­más.

Du­ran­te la ado­les­cen­cia, el apren­di­za­je de los có­di­gos amo­ro­sos po­ne du­ra­men­te a prue­ba a los tí­mi­dos. A me­nu­do, a los fu­tu­ros adul­tos les cues­ta en­con­trar su si­tio en la eta­pa de to­ma de con­cien­cia de uno mis­mo y de las gran­des hazañas en for­ma de desafío. Pe­ro la ti­mi­dez no siem­pre se cu­ra con el tiem­po, exis­te en to­das las eda­des, tan­to en las chi­cas co­mo en los chi­cos, aun­que se pue­de po­ner re­me­dio.

ME­DI­CI­NA NA­TU­RIS­TA

Las me­di­ci­nas na­tu­ra­les pro­por­cio­nan una so­lu­ción in­tere­san­te, sin los efec­tos se­cun­da­rios de los me­di­ca­men­tos clá­si­cos (los ci­ta­re­mos más ade­lan­te). Tam­bién son re­co­men­da­bles para aque­llas per­so­nas que no desean se­guir un lar­go tra­ta­mien­to de psi­co­te­ra­pia.

La ho­meo­pa­tía se ha de­mos­tra­do bas­tan­te efi­caz en el tra­ta­mien­to de fon­do de las cau­sas de la ti­mi­dez. Al tra­tar­se de un mé­to­do que ex­plo­ra pro­fun­da­men­te to­das las raí­ces psi­co­ló­gi­cas de los pro­ble­mas, la mis­ma vi­si­ta ho­meo­pá­ti­ca pue­de es­cla­re­cer y

ayu­dar al tí­mi­do. Se han ci­ta­do di­ver­sos me­di­ca­men­tos ho­meo­pá­ti­cos para com­ba­tir la sen­sa­ción pa­ra­li­zan­te del mie­do: Gel­se­mi­um: tem­blo­res con­si­de­ra­bles acom­pa­ña­dos de debilidad men­tal y psí­qui­ca.

lgna­tia: hi­per­sen­si­bi­li­dad ner­vio­sa, con hu­mor muy va­ria­ble, sen­sa­ción de nu­do en la gar­gan­ta, in­ca­pa­ci­dad para ex­pre­sar­se, pal­pi­ta­cio­nes...

Ar­gen­tum ni­tri­cum: ner­vio­sis­mo ex­tre­mo, con de­seos de es­ca­par lo más rá­pi­do po­si­ble de una si­tua­ción.

Otros, co­mo Staphy­sa­gria, Am­bra gri­sea, Pul­sa­ti­lla y Si­li­cea, se han re­co­men­da­do para re­gu­lar la emo­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, la pres­crip­ción ho­meo­pá­ti­ca es mu­cho más com­ple­ja y no per­mi­te la au­to­me­di­ca­ción en es­tos ca­sos. Es pre­ci­so con­sul­tar con un mé­di­co ho­meó­pa­ta.

Otro de los tra­ta­mien­tos na­tu­ris­tas es la fi­to­te­ra­pia. Es in­tere­san­te so­bre to­do para re­du­cir la an­gus­tia y el mie­do que su­fre el tí­mi­do, aun­que es evi­den­te que el tra­ta­mien­to de la ti­mi­dez no de­be cen­trar­se en el uso de fár­ma­cos, aun­que és­tos se de­ri­ven de plan­tas me­di­ci­na­les.

Se re­co­mien­dan las plan­tas de ti­po se­dan­te co­mo el es­pino al­bar ( Cra­tae­gus ox­ya­cant­ha), el ma­rru­bio ( Ma­rru­bium vul­ga­re), la ama­po­la de Ca­li­for­nia ( Esch­sol­tzia ca­li­for­ni­ca), el cuer­ne­ci­llo o lo­to ( Lo­tus cor­ni­cu­la­tus), el me­lio­to ( Me­li­lo­tus of­fi­ci­na­lis), la pa­sio­na­ria ( Pas­si­flo­ra in­car­na­ta) o la va­le­ria­na ( Va­le­ria­na of­fi­ci­na­lis), en­tre otras.

Mu­chas de es­tas plan­tas se pue­den to­mar en in­fu­sión (ma­rru­bio, es­pino al­bar, me­li­lo­to o pa­sio­na­ria); en cam­bio la va­le­ria­na es me­jor ha­cer­la en ma­ce­ra­ción- de­coc­ción ( de­jan­do re­mo­jar las raí­ces du­ran­te to­da la no­che y lue­go dar­les un her­vor). Otras, co­mo la ama­po­la de Ca­li­for­nia o el lo­to, de­ben ser pres­cri­tas en for­ma de tin­tu­ras o ex­trac­tos por par­te de un mé­di­co que las co­noz­ca.

EL TRA­BA­JO SO­BRE EL COM­POR­TA­MIEN­TO

La psi­co­te­ra­pia de com­por­ta­mien­to y la cog­ni­ti­va (del pen­sa­mien­to) se han in­tere­sa­do por la lu­cha con­tra la ti­mi- dez. En la te­ra­pia in­di­vi­dual, en pri­mer lu­gar, el mé­di­co ayu­da al pa­cien­te a des­cri­bir las si­tua­cio­nes en las que se en­cuen­tra in­có­mo­do. Las pre­gun­tas son muy sim­ples: «¿Dón­de, cuán­do y có­mo?» «¿Con quién?» «¿Qué sien­tes?».

Se­gui­da­men­te, el mé­di­co pro­po­ne di­fe­ren­tes téc­ni­cas para com­ba­tir la ti­mi­dez: ejer­ci­cios de con­trol de la res­pi­ra­ción, prác­ti­cas de re­la­ja­ción en si­tua­ción (an­tes de en­trar en un lu­gar que in­ti­mi­da, por ejem­plo).

La ob­se­sión del tí­mi­do es ser cri­ti­ca­do por lo que tie­ne que pa­sar Pro­gre­si­va­men­te del «Es­toy se­gu­ro de que me cri­ti­can» a «Ten­go la im­pre­sión de que me cri­ti­can». De­be dis­tin­guir en­tre las si­tua­cio­nes en las que real­men­te es cri­ti­ca­do y en las que los jui­cios ne­ga­ti­vos son fru­to de su ima­gi­na­ción.

En el tra­ba­jo, sa­lien­do de una reu­nión en la que ha­ya to­ma­do la pa­la­bra, en lu­gar de huir para evi­tar cual­quier jui­cio de opi­nión ha de pre­gun­tar a al­guien en quien con­fíe: «He te­ni­do la im­pre­sión de es­tar un po­co in­có­mo­do, ¿ se me ha no­ta­do? » De­lan­te del te-

ra­peu­ta, el pa­cien­te pue­de re­pe­tir las si­tua­cio­nes que no sa­be afron­tar. Y fi­nal­men­te tie­nen que apren­der a de­cir: «Ne­ce­si­to sa­ber tu opi­nión», en lu­gar de «¡Qué mal lo he he­cho!».

Las te­ra­pias de gru­po reúnen a una de­ce­na de per­so­nas con un mé­di­co. Se ayu­dan en­tre to­das a ha­blar, a ha­cer y a re­ci­bir cum­pli­dos o crí­ti­cas. El te­ra­peu­ta es­tá pre­sen­te para mo­de­rar y tran­qui­li­zar, pe­ro tam­bién para fi­jar unos ob­je­ti­vos al fi­nal de ca­da se­sión. Por ejem­plo, ir a una tien­da de pan­ta­lo­nes, pro­bar­se tres y sa­lir con las ma­nos va­cías.

Por otra par­te, hay mé­di­cos que se nie­gan a «cu­rar» al­go que con­si­de­ran co­mo un ras­go de la per­so­na­li­dad. Es­tán en con­tra de con­si­de­rar en ex­ce­so cual­quier com­por­ta­mien­to un po­co fue­ra de lo nor­mal co­mo un pro­ble­ma mé­di­co, ya que se va­lo­ra la rea­li­za­ción in­di­vi­dual. En Ja­pón, dón­de el gru­po pri­ma so­bre el in­di­vi­duo, la ti­mi­dez se per­ci­be co­mo una cua­li­dad. Nin­gún tí­mi­do de­be­ría ig­no­rar que su per­so­na­li­dad pue­de ser muy apre­cia­da.

LOS ME­DI­CA­MEN­TOS

Los me­di­ca­men­tos pue­den ayu­dar a los tí­mi­dos en ca­sos muy con­cre­tos, por ejem­plo, para ha­cer des­apa­re­cer el te­rror que pa­ra­li­za el día del exa­men del per­mi­so de con­du­cir. A me­nu­do las ga­nas de ob­te­ner es­te pa­pe­li­to lle­van a uno a ex­po­ner su ti­mi­dez an­te el mé­di­co. És­te pue­de re­ce­tar be­ta-blo­quea­do­res que nor­mal­men­te se uti­li­zan para tra­tar los pro­ble­mas car­dia­cos y la hi­per­ten­sión. Es­tos me­di­ca­men­tos blo­quean cier­tos re­cep­to­res ce­lu­la­res y los con­vier­ten en in­sen­si­bles a la ac­ción de la adre­na­li­na (hor­mo­na del es­trés que ace­le­ra el co­ra­zón, con­trae los va­sos y au­men­ta la ten­sión ar­te­rial).

Ge­ne­ral­men­te el mé­di­co acon­se­ja to­mar el me­di­ca­men­to una vez an­tes del « gran día » para me­dir bien sus efec­tos. Pe­ro es­ta so­lu­ción no de­be­ría uti­li­zar­se por­que hay que te­ner en cuen­ta que los blo­quea­do­res-be­ta tie­nen mu­chas con­train­di­ca­cio­nes, so­bre to­do en ca­so de em­ba­ra­zo, as­ma, in­su­fi­cien­cia car­dia­ca… En los ra­ros ca­sos de una ti­mi­dez muy an­gus­tian­te que im­pi­de sa­lir de ca­sa se pue­de re­cu­rrir a al­gu­nos an­ti­de­pre­si­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.