Aguas de­tox

Las nue­vas be­bi­das a ba­se de in­fu­sio­nes de fru­tas, hor­ta­li­zas y hier­bas aro­má­ti­cas

Integral - - Sumario - TEX­TOS: BLAN­CA HERP, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE LAURA TO­RRES, SONIA LUCANO Y J AUME ROS­SE­LLÓ.

Lle­gan las aguas de­tox para ani­mar la lle­ga­da del buen tiem­po. Son aguas de fru­tas y hor­ta­li­zas ob­te­ni­das ge­ne­ral­men­te por in­fu­sión, así que son muy fá­ci­les y có­mo­das de pre­pa­rar y con­vier­ten el agua en una sin­fo­nía de sa­bo­res ca­se­ros a ba­se de fru­tas, hor­ta­li­zas y hier­bas aro­má­ti­cas.

Las aguas de­tox son una be­bi­da fres­ca, re­fres­can­te y sa­lu­da­ble para to­do el mun­do y las po­de­mos be­ber en cual­quier oca­sión. Se han pues­to de mo­da en Nor­tea­mé­ri­ca, so­bre to­do por el in­te­rés ha­cia un es­ti­lo de vi­da «de­tox». Es­ta ten­den­cia a de­pu­rar­se no de­ja de ser una sa­na reac­ción de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se co­mo con­se­cuen­cia de la die­ta y los ali­men­tos pro­ce­sa­dos que con­su­men ha­bi­tual­men­te. Sin ser na­da del otro mun­do, lo cier­to es que es­tas aguas tie­nen un efec­to des­in­to­xi­can­te en el or­ga­nis­mo, es de­cir, que ayu­dan a eli­mi­nar las to­xi­nas del cuer­po gra­cias a la uti­li­za­ción de al­gu­nos ali­men­tos de ba­se, co­mo el pe­pino, el li­món, la li­ma y cí­tri­cos en ge­ne­ral. En ge­ne­ral son pre­fe­ri­bles los zu­mos y ju­gos de fru­tas, pe­ro son mu­chas las per­so­nas que agra­de­cen es­tas aguas, que ade­más de su efec­to sa­lu­da­ble, tam­bién ayu­dan a adel­ga­zar.

¿CÓ­MO LLE­VAR UNA ALI­MEN­TA­CIÓN DE­TOX?

Una bue­na cu­ra de­pu­ra­ti­va es siem­pre útil y sa­lu­da­ble para el or­ga­nis­mo. Aho­ra bien, el ca­so de las aguas de­tox es un po­co dis­tin­to. Aquí, más que con­si­de­rar una cu­ra tem­po­ral de unos días, es me­jor re­pa­sar nues­tra ali­men­ta­ción de ma­ne­ra glo­bal. Por ejem­plo, un par de se­ma­nas de me­nús de­tox des­pués de las fies­tas na­vi­de­ñas cum­pli­rán la fun­ción de ali­viar­nos en el mo­men­to, pe­ro no sa­brán com­pen­sar el des­gas­te cau­sa­do por una ma­la ali­men­ta­ción lle­va­da las otras 50 se­ma­nas del año.

Las aguas de­tox nos in­vi­tan a re­vi­sar nues­tro es­ti­lo de vi­da y nues­tro en­torno. Un día a día es­tre­san­te y rui­do­so, la at­mos­fe­ra de­ma­sia­do con­ta­mi­na­da, la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y pro­ble­mas o preo­cu­pa­cio­nes son tan tó­xi­cos co­mo los peo­res pro­duc­tos de la co­mi­da pro­ce­sa­da de la in­dus­tria. Per­mi­tir­se mo­men­tos de cal­ma, ha­cer deporte y pa­sar un po­co de tiem­po en la na­tu­ra­le­za ten­drán unas pro­pie­da­des de­tox in­me­jo­ra­bles.

LOS BE­NE­FI­CIOS. OTRA VER­SIÓN DEL AGUA

Las aguas de­tox ha­bi­tua­les cons­ti­tu­yen una ver­sión vi­ta­mi­na­da del agua que

An­tes de em­pe­zar… al­gu­nos con­se­jos

be­be­mos du­ran­te el día y una al­ter­na­ti­va, sa­na y agra­da­ble, a los re­fres­cos del mer­ca­do.

Aun­que mu­chos an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas no son hi­dro­so­lu­bles (no pa­san al agua du­ran­te la ma­ce­ra­ción), una bue­na par­te de ellos sí lo son.

Los an­ti­oxi­dan­tes li­po­so­lu­bles (so­lu­bles en un cuer­po gra­so) son prin­ci­pal­men­te los ca­ro­te­noi­des. Es­tos pro­por­cio­nan su co­lor na­ran­ja o ro­jo a la fru­ta y ver­du­ra. Por eso, to­da­vía es­ta­rán pre­sen­tes en la pul­pa de los ve­ge­ta­les des­pués de la ma­ce­ra­ción. Para apro­ve­char sus be­ne­fi­cios, ha­rá fal­ta con­su­mir­los ideal­men­te con un cuer­po gra­so (un pu­ña­do de al­men­dras, por ejem­plo).

Ade­más, el efec­to be­né­fi­co de las aguas se op­ti­mi­za enor­me­men­te me­dian­te la uti­li­za­ción de di­fe­ren­tes hier­bas me­di­ci­na­les.

En ge­ne­ral es pre­fe­ri­ble be­ber fue­ra de las co­mi­das, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de can­ti­da­des im­por­tan­tes de lí­qui­do ( a par­tir de un va­so gran­de). Be­ber el agua por la ma­ña­na al des­per­tar­se tam­bién pue­de ser una bue­na idea para po­ner el or­ga­nis­mo en mar- cha des­pués de una no­che de com­ple­to ayuno.

ELE­GIR LA FRU­TA Y LA VER­DU­RA

Las fru­tas o ver­du­ras que ele­gi­re­mos han de ser ma­du­ras, de tem­po­ra­da y de cul­ti­vo eco­ló­gi­co, para dar los me­jo­res re­sul­ta­dos gus­ta­ti­vos y ase­gu­rar el má­xi­mo de be­ne­fi­cios. La fru­ta y la ver­du­ra que uti­li­za­mos en las aguas de­tox no se pe­lan, y es la piel lo que es­tá más ex­pues­to a los pes­ti­ci­das, así que ¡ no va­mos a ma­ce­rar pro­duc­tos quí­mi­cos!

Lo me­jor es uti­li­zar fru­ta y ver­du­ra fres­ca y de pro­xi­mi­dad, re­co­gi­da en su pun­to de ma­du­rez y con­su­mi­da jus­to des­pués de la co­se­cha (las man­za­nas, pe­ras o fre­sas, por ejem­plo). En su de­fec­to, pun­tual­men­te po­de­mos con­for­mar­nos con fru­ta congelada, en ge­ne­ral de bue­na ca­li­dad y si ha si­do congelada jus­to des­pués de la co­se­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.