El ini­cio del «es­trés»

Bruno Sel­ye, el mé­di­co in­ves­ti­ga­dor de la an­sie­dad

Integral - - Correo Del Sol -

¿Có­mo em­pe­zó la idea de la exis­ten­cia de « es­trés » ? El pri­me­ro en ocu­par­se de ello y desa­rro­llar el con­cep­to fue un fi­sió­lo­go y mé­di­co aus­trohún­ga­ro, Hans Hu­go Bruno Sel­ye Já­nos (19071982), di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na y Ci­ru­gía Ex­pe­ri­men­tal de la Uni­ver­si­dad de Mon­treal ( Que­bec). Hi­jo de un re­co­no­ci­do aca­dé­mi­co hún­ga­ro, tras sus es­tu­dios en Vie­na se vio obli­ga­do a emi­grar a Nor­tea­mé­ri­ca des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y en 1950 pu­bli­có su in­ves­ti­ga­ción más fa­mo­sa, «El es­trés», un es­tu­dio so­bre la an­sie­dad.

Ya en 1926, du­ran­te sus es­tu­dios de me­di­ci­na, ha­bía em­pe­za­do a desa­rro­llar su fa­mo­sa teo­ría acer­ca de la in­fluen­cia de lo que hoy lla­ma­mos es­trés en la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas para en­fre­nar­se o adap­tar­se a las con­se­cuen­cias de le­sio­nes o en­fer­me­da­des. Des­cu­brió que pa­cien­tes con va­rie­dad de do­len­cias ma­ni­fes­ta­ban mu­chos sín­to­mas si­mi­la­res, los cua­les po­dían ser atri­bui­dos a los es­fuer­zos del or­ga­nis­mo para res­pon­der a la en­fer­me­dad. Él lla­mó a es­ta co­lec­ción de sín­to­mas Sín­dro­me del Es­trés, o sín­dro­me de adap­ta­ción ge­ne­ral.

A par­tir de aque­lla te­sis, la pa­la­bra es­trés pa­só a re­su­mir to­do un con­jun­to de sín­to­mas psi­co­fi­sio­ló­gi­cos. Sel­ye ha­bía ob­ser­va­do que sus pa­cien­tes pa­de­cían tras­tor­nos fí­si­cos que no eran cau­sa­dos di­rec­ta­men­te por su en­fer­me­dad.

Has­ta que, can­sa­do de ver una y otra vez los mis­mos “sín­dro­mes ge­ne­ra­les” en ra­to­nes, Sel­ye prue­ba con otro ti­po de pro­duc­tos, pro­teí­nas, sus­tan­cias quí­mi­cas di­ver­sas etc. y lle­ga a la con­clu­sión de que hay un mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor en eso que lla­ma­mos «es­tar en­fer­mo».

Él vi­vía en una pen­sión con es­tu­dian­tes y doc­to­ra­dos de in­ge­nie­ría que so­lían men­cio­nar sus tra­ba­jos acer­ca del «strain», el pro­ce­so de fa­ti­ga que su­fren los ma­te­ria­les con el tiem­po. Sey­le les di­jo que al­go pa­re­ci­do su­ce­día con los se­res vi­vos.

Cuan­do pu­bli­có en Scien­ce su fa­mo­so tra­ba­jo con la pa­la­bra «stress», sus com­pa­ñe­ros de re­si­den­cia lo fe­li­ci­ta­ron, tan­to por pu­bli­car en esa im­por­tan­te re­vis­ta co­mo por ha­ber in­ven­ta­do aque­lla ma­ra­vi­llo­sa pa­la­bra. Les di­jo que él no la ha­bía in­ven­ta­do, sino que, co­mo su in­glés aún no era per­fec­to, se ha­bía con­fun­di­do con la pro­nun­cia­ción. Pe­ro cuan­do ha­bló con su di­rec­tor de te­sis y otros cien­tí­fi­cos de cam­biar la pa­la­bra, le di­je­ron que ni se le ocu­rrie­se, por­que la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ya ha­bía acep­ta­do la pre­cio­sa pa­la­bra. Sey­le se ha­bía for­ja­do un nom­bre en la his­to­ria de la me­di­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.