Cos­mé­ti­cos para el cu­tis

Integral - - Cosmética Natural -

Mu­cho me­jor que las per­so­nas se re­cuer­dan sus ca­ras. Co­mo re­fle­jo de nues­tro es­ta­do in­te­rior, los con­tor­nos de nues­tra ca­ra flu­yen para dar for­ma a las mon­ta­ñas y va­lles de nues­tros pen­sa­mien­tos. El ru­ti­lar de las es­tre­llas, el to­que del ro­cío, un ama­ne­cer, per­ma­ne­cen en la ca­ra del que vi­ve cer­ca de las le­yes de la na­tu­ra­le­za. Cui­da con ca­ri­ño tu ca­ra, in­clu­so más que el jar­di­ne­ro que ama to­das las flo­res de su jar­dín.

VAPORES FA­CIA­LES

Para lim­piar, ablan­dar y to­ni­fi­car pro­fun­da­men­te los po­ros de tu cu­tis, no

hay na­da me­jor que el va­por her­bal. Para ello pue­des usar las si­guien­tes hier­bas: man­za­ni­lla, rosa, la­van­da, flo­res de aca­cia, flo­res de saú­co, men­ta, romero, sal­via, pam­pli­na, cor­te­za de Ul­mus ful­va, raíz y ho­ja de con­suel­da, ho­ja de fram­bue­sa, ho­ja de fre­sa.

Para pre­pa­rar los vapores fa­cia­les aña­de un par de pu­ña­dos gran­des de hier­bas a dos li­tros de agua. Pon­lo a fue­go len­to du­ran­te 5 o 10 mi­nu­tos. Cuan­do hier­va re­ti­ra el re­ci­pien­te del fue­go.

Cu­bre la ca­be­za en­te­ra y la ca­ce­ro­la con una toa­lla, cons­tru­yen­do con ella una tien­da.

El ba­ño de va­por de­be ser de unos 10 mi­nu­tos (mien­tras du­re, sue­ña). Aca­ba el tra­ta­mien­to sal­pi­cán­do­te con agua fres­ca o agua de la rei­na de Hun­gría.

AGUA DE LA REI­NA DE HUN­GRÍA

Des­cu­bier­ta por los gi­ta­nos, el agua de la rei­na se usa co­mo la­va­do as­trin­gen­te, lo­ción para des­pués del afei­ta­do, des­odo­ran­te, tónico para el ca­be­llo y la piel, y re­me­dio para el do­lor de ca­be­za. Los 30 g de es­ta an­ti­gua fór­mu­la se ven­den en al­ma­ce­nes es­pe­cia­li­za­dos por unos 6 eu­ros, pe­ro tú mis­ma pue­des pre­pa­rar un li­tro por unos 2 eu­ros. Fór­mu­la Bá­si­ca 1 par­le de ca­da uno de los si­guien­tes in­gre­dien­tes: rosa. La­van­da, romero, sal­via, cás­ca­ra de na­ran­ja y de li­món 2 par­tes de men­ta Por ca­da me­dio li­tro de vinagre de man­za­na, aña­de 60 g de fór­mu­la her­bal. Vier­te el pre­pa­ra­do en un fras­co de cris­tal con ta­pa her­mé­ti­ca, y de­ja que re­po­se en un lu­gar cá­li­do du­ran­te dos se­ma­nas. En­ton­ces, cue­la el lí­qui­do.

Por ca­da me­dio li­tro de agua de la rei­na, aña­de en­tre una ta­za y una ta­za y me­dia de romero pu­ro des­ti­la­do.

Em­bo­té­lla­lo otra vez, y co­lo­ca una eti­que­ta y la fe­cha en el bo­te. Dis­fru­ta dia­ria­men­te de es­te tónico vi­go­ri­zan­te que, se­gún se di­ce, sal­vó la vi­da de la rei­na.

MASCARILLAS FA­CIA­LES

Tan va­ria­das co­mo los co­lo­res de la pa­le­ta de la na­tu­ra­le­za, los pre­pa­ra­dos o mascarillas fa­cia­les se adap­tan a to­do ti­po de piel. Son co­mo un gran fes­tín para la ca­ra: ali­men­tan, nu­tren y to­ni­fi­can el cu­tis, ex­tra­yen­do ade­más las im­pu­re­zas.

An­tes de una apli­ca­ción fa­cial, lá­va­te la ca­ra. Lue­go mez­cla los in­gre­dien­tes has­ta que se con­vier­tan en una pas­ta. Cuan­to más es­pe­sa sea, más se­ca­rá la piel y más im­pu­re­zas ex­trae­rá.

Las pie­les de­li­ca­das o se­cas res­pon­den me­jor a una pas­ta li­ge­ra apli­ca­da co­mo una fi­na ca­pa so­bre la ca­ra. Es­par­ce el pre­pa­ra­do fa­cial por to­da la ca­ra, ex­cep­to por la zo­na don­de la piel es de­li­ca­da, es de­cir, al­re­de­dor de los ojos. De­ja que se se­que com­ple­ta­men­te (de­be­rás es­pe­rar unos 15 o 20 mi­nu­tos).

Acla­ra con agua tem­pla­da. Si tu piel es gra­sa, para ter­mi­nar sal­pí­ca­te li­ge­ra­men­te con un tónico as­trin­gen­te, agua de la rei­na de Hun­gría, o romero pu­ro. En ca­so de que sea se­ca, com­ple­ta tu apli­ca­ción fa­cial con una ca­pa pro­tec­to­ra de acei­te de al­ba­ri­co­que o de oli­va.

He aquí al­gu­nas de mis mascarillas fa­cia­les fa­vo­ri­tas:

Le­va­du­ra de cer­ve­za Su al­to con­te­ni­do en pro­teí­nas y vi­ta­mi­na B la con­vier­ten en un ali­men­to ex­ce­len­te para la piel, tan­to por den­tro co­mo por fue­ra. Méz­cla­la con agua tem­pla­da, in­fu­sión de man­za­ni­lla o romero para ha­cer una pas­ta. En ca­so de piel se­ca, mez­cla con cre­ma o agua­ca­te tri­tu­ra­do y agua. Para piel nor­mal

o gra­sa, en­ri­qué­ce­la con yo­gur y /o un hue­vo.

Yo­gur Al igual que la le­va­du­ra de cer­ve­za, el yo­gur es un ali­men­to ex­ce­len­te para la piel. Pre­pá­ra­lo de cual­quie­ra de las for­mas se­ña­la­das para aqué­lla.

Miel Tras le­van­tar­me, sue­lo apli­car­me una mas­ca­ri­lla fa­cial rá­pi­da de miel.

Re­ti­ra el pe­lo de la ca­ra. Ex­tien­de una ca­pa fi­na de miel a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te por to­da la ca­ra. Haz­te ma­sa­jes para que pe­ne­tre bien; lue­go da­te gol­pe­ci­tos con fuer­za, has­ta que pue­das ti­rar de la piel y es­ti­rar­la fá­cil­men­te, co­mo si fue­ra un elás­ti­co. Se lim­pia sin pro­ble­mas con agua tem­pla­da.

Ave­na La ave­na es un ali­men­to fa­cial ade­cua­da para una ma­ña­na fría de in­vierno. Cuan­do pre­pa­res la ave­na para el desa­yuno, re­ti­ra una cu­cha­ra­da so­pe­ra de la es­pe­sa cre­ma que se for­ma jus­to an­tes de ha­cer­se el ce­real. De­ja que se en­fríe. Cuan­do aún es­té un po­co ca­lien­te, ex­tién­de­la por la ca­ra re­cién la­va­da. De­ja que se se­que. Aclá­ra­te.

Ar­ci­lla Es un fuer­te ab­sor­ben­te, es­ti­mu­lan­te y lim­pia­dor, un cos­mé­ti­co na­tu­ral para el cu­tis co­no­ci­do en to­do el mun­do. úsa­la se­ma­nal­men­te, so­la o mez­cla­da con otros in­gre­dien­tes fa­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.