Cui­da­do del ca­be­llo

Integral - - Cosmética Natural -

¡Me en­can­ta el pe­lo! A ve­ces, lo he lle­va­do muy lar­go. De ni­ña me lle­ga­ba a la cin­tu­ra, y po­día sen­tar­me so­bre él, arre­glar­lo con for­mas exó­ti­cas, tren­zar­lo, sen­tir có­mo lo me­cía el vien­to y có­mo cho­rrea­ba y se em­pa­pa­ba con el olor de la llu­via.

Con­si­de­ro que mi pe­lo es la «co­ro­na na­tu­ral» de mi cuer­po. Por otro la­do, es la me­di­da de los es­ta­dos in­te­rio­res de bie­nes­tar, pues­to que nues­tro pe­lo re­gis­tra ten­sión, es­trés emo­cio­nal y die­ta, tan bien co­mo cual­quier otro in­di­ca­dor per­so­nal que po­sea­mos.

CEPILLARSE

Un ac­to ru­ti­na­rio del que dis­fru­tan mi­les de per­so­nas ca­da día, el ce­pi­lla­do del pe­lo, dis­tri­bu­ye los acei­tes na­tu­ra­les, fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción y es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to del ca­be­llo. Tam­bién es una bue­na for­ma de li­be­rar ten­sión.

Que te ce­pi­llen el pe­lo o que tú se lo ce­pi­lles a otro es un ver­da­de­ro lu­jo. Te pro­pon­go una gra­ti­fi­can­te ac­ti­vi­dad: reúne a un gru­po de ami­gos, ase­gu­rán­do­te de que to­dos trai­gan ce­pi­llos na­tu­ra­les (otros no va­len) y acei­te para el ca­be­llo (te pro­por­ciono la re­ce­ta un po­co más ade­lan­te).

For­man­do un círcu­lo muy ce­rra­do, sen­ta­dos to­dos de es­pal­das al de al la­do, ce­pi­llad el pe­lo del que ten­gáis en­fren­te. Sir­ve una in­fu­sión sua­ve, es­cu­cha tus me­lo­días fa­vo­ri­tas, y en­cien­de unas ve­las. Es una for­ma ma­ra­vi­llo­sa de acer­car­se más a los ami­gos y de com­par­tir ener­gía.

ACON­DI­CIO­NA­DO­RES

El acei­te pu­ro de romero y el de la­van­da (jun­tos o por se­pa­ra­do) se han usa­do du­ran­te si­glos por sus vir­tu­des acon­di­cio­na­do­ras. Ce­pí­lla­te o da­te ma­sa­jes dia­rios en el pe­lo con unas po­cas go­tas. (A al­gu­nas per­so­nas el acei­te de romero les se­ca el pe­lo; na­tu­ral­men­te, si és­te es tu ca­so, no lo uses.)

ACEI­TE PARA EL CA­BE­LLO

Se tra­ta del me­jor acon­di­cio­na­dor de uso dia­rio para el pe­lo seco y sin vi­da.

La si­guien­te re­ce­ta te per­mi­ti­rá pre­pa­rar un acei­te de ex­ce­len­te ca­li­dad, que te ser­vi­rá de ex­ce­len­te acon­di­cio­na­dor para el cui­da­do de tu pe­lo. 1 ta­za de acei­te de oli­va 25.000 UI –uni­da­des de acei­te de vi­ta­mi­na E

¼ de ta­za de mez­cla de co­la de ca­ba­llo, romero, sal­via y con­suel­da Para pre­pa­rar es­te acei­te, pon las hier­bas a fue­go len­to du­ran­te vein­te mi­nu­tos en una olla de do­ble fon­do, con el agua en la par­te de aba­jo y en la par­te de arri­ba las hier­bas, para que cue­zan con el va­por. Cué­la­lo. Aña­de el acei­te de vi­ta­mi­na E y una o dos go­tas de acei­te pu­ro de la­van­da. Ce­pí­lla­te el pe­lo o da­te ma­sa­jes dia­ria­men­te con unas po­cas go­tas.

ACLA­RA­DO HER­BAL DEL CA­BE­LLO

Des­de siem­pre, mi ma­dre se ha acla­ra­do el pe­lo con hier­bas y vinagre. Sa­lía de la ba­ñe­ra con su ca­be­llo ne­gro bri­llan­te de re­fle­jos azu­les, y la piel re­la­ja­da con el acei­te de su tie­rra na­tal. Aho­ra que tie­ne se­sen­ta años, con­ser­va her­mo­so su pe­lo, cu­yas ne­gras on­das vue­lan de for­ma na­tu­ral. He aquí su sen­ci­lla re­ce­ta: 1 li­tro de vinagre de man­za­na De ¼ a ½ ta­za de mez­cla her­bal (usa las hier­bas que ci­to en el apar­ta­do «cham­pús»)

1 li­tro de agua Pon­lo to­do a fue­go len­to du­ran­te quin­ce o vein­te mi­nu­tos. Cué­la­lo. Apli­ca cham­pú y acla­ra el pe­lo. Para en­ton­ces, el acla­ra­do que ha pre­pa­ra­do de­be es­tar lo su­fi­cien­te­men­te frío co­mo para po­der usar­lo. Co­lo­ca una pa­lan­ga­na de­ba­jo del pe­lo con el fin de re­co­ger el ex­ce­so. Re­pi­te el acla­ra­do va­rias ve­ces. No hay nin­gu­na ne­ce­si­dad de acla­rar lue­go.

CHAM­PÚS

He aquí un cham­pú bá­si­co fá­cil de ha­cer y efi­caz. No ten­gas re­pa­ros en ex­pe­ri­men­tar con la lis­ta que si­gue a con­ti­nua­ción. Re­ce­ta bá­si­ca 30 g de ja­bón de lí­qui­do pu­ro (dis­po­ni­ble en la ma­yo­ría de las tien­das na­tu­ris­tas) 30 g de hier­bas de la lis­ta que se de­ta­lla más aba­jo 240 g de agua Para pre­pa­rar el cham­pú, pon las hier­bas en agua a fue­go len­to, de quin­ce a vein­te mi­nu­tos. Cué­la­la pos­te­rior­men­te. Aña­de fi­nal­men­te el ja­bón lí­qui­do y tam­bién una o dos go­tas de tu acei­te esen­cial fa­vo­ri­to.

HIER­BAS

Para pe­lo gra­so: men­ta pi­pe­ri­ta, hier­ba­bue­na, tro­ci­tos de cua­sia (Quas­sia ama­ra), ci­tro­ne­la, cor­te­za de ha­ma­me­lis (Ha­ma­me­lis vir­gi­nia­na), cor­te­za de ro­ble blan­co, or­ti­ga, cor­te­za de sau­ce, sal­via, cás­ca­ra de na­ran­ja, ho­ja de fram­bue­sa, ho­ja de fre­sa.

Para pe­lo seco: flo­res de aca­cia, flo­res de saú­co, ho­ja y raíz de con­suel­da, romero, flo­res de na­ran­jo, man­za­ni­lla.

Para pe­lo os­cu­ro: sal­via, cla­vo, romero, or­ti­ga, fram­bue­sa, mi­len­ra­ma.

Para pe­lo cla­ro: ca­lén­du­la, man­za­ni­lla, aza­frán ame­ri­cano.

Para pro­ble­mas del cue­ro ca­be­llu­do ( co­mo cas­pa o pi­cor); cor­te­za de ha­ma­me­lis, cor­te­za de ro­ble blan­co, mi­len­ra­ma, ho­jas de al­ca­cho­fas, or­ti­ga, cor­te­za de sau­ce.

VA­RIA­CIO­NES

Aña­de los si­guien­tes in­gre­dien­tes só­lo a la can­ti­dad usa­da ca­da vez que se apli­que el cham­pú. 1 cu­cha­ra­di­ta de miel (ba­tir bien) 1 cu­cha­ra­di­ta de co­lá­geno de pro­teí­na líquida aña­de 1 hue­vo bio di­suel­ve 1 cu­cha­ra­da de ar­ci­lla en un po­co de agua, y aña­de:un po­co de cre­ma para ob­te­ner un cham­pú lác­teo y ri­co; u po­co de pu­ré de agua­ca­te, me­lo­co­tón o al­ba­ri­co­que, para que el cham­pú re­sul­te ri­co. Des­pués de apli­car el cham­pú, aclá­ra­te con un acla­ra­do her­bal he­cho en ca­sa, sé­ca­te bien, y ce­pi­lla has­ta que el bri­llo cree una re­lu­cien­te co­ro­na en tus ca­be­llos.

HENNA

Hier­ba an­ti­gua, la henna era va­lo­ra­da por las pri­me­ras ci­vi­li­za­cio­nes tan­to por sus pro­pie­da­des acon­di­cio­na­do­ras co­mo co­lo­ran­tes. Los hom­bres da­ban mu­cho va­lor a los pro­fun­dos to­nos tie­rra de la henna, y la usa­ban para pin­tar­se las uñas, los pe­zo­nes y el om­bli­go. Se creía que con­cen­tra­ba ener­gía y que au­men­ta­ba la cons­cien­cia, y a me­nu­do se pin­ta­ba con ella los cha­cras o cen­tros de ener­gía del cuer­po.

Ac­tual­men­te, la henna se va­lo­ra es­pe­cial­men­te por su ca­pa­ci­dad de acon­di­cio­nar el ca­be­llo y por sus efec­tos co­lo­ran­tes. Dis­po­ni­ble en va­rios co­lo­res, acen­túa y en­sal­za los to­nos na­tu­ra­les del pe­lo:

Ro­jo: re­sal­ta el ro­jo del pe­lo os­cu­ro y cas­ta­ño ro­ji­zo. La henna ro­ja co­lo­ra­rá el pe­lo ru­bio y ma­rrón des­de un co­lor za­naho­ria has­ta un ro­jo bron­ce.

Bor­go­ña: ro­jo pro­fun­do y ri­co. Her­mo­so para el pe­lo ma­rrón os­cu­ro, cas­ta­ño o ne­gro.

Ma­rrón: acen­túa el co­lor y re­sal­ta los to­nos ma­rrón y ru­bio.

Ne­gro: co­lo­ran­te pro­fun­do de to­na­li­dad ne­gro-azu­la­da.

Neu­tro: tónico, in­co­lo­ro y acon­di­cio­na. Para ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos, mez­cla va­rios to­nos has­ta que el co­lor se ase­me­je al de tu pro­pio pe­lo. La henna de­be des­ta­car, no dis­fra­zar, tu co­lor na­tu­ral. A me­nu­do se sue­le aña­dir cla­vo en pol­vo, in­fu­sión de tro­ci­tos de cua­sia, cás­ca­ras de no­gal, man­za­ni­lla, ca­lén­du­la, etc., para re­for­zar sus efec­tos.

Para acon­di­cio­nar y co­lo­rar una me­le­na que lle­gue has­ta los hom­bros, nor­mal­men­te sue­len ser su­fi­cien­tes 60 g de henna. Co­lo­ca la henna en un cuen­co de cris­tal o de ce­rá­mi­ca, y méz­cla­la con agua ca­lien­te has­ta for­mar una pas­ta fi­na.

Hu­me­dé­ce­te el pe­lo. Apli­ca henna (en gran­des can­ti­da­des). Cú­bre­te con una bol­sa de plás­ti­co, y lue­go en­vuél­ve­lo to­do en una toa­lla, de­ján­do­lo ac­tuar du­ran­te una o dos ho­ras. ¡No de­jes que se se­que so­bre el pe­lo! Apli­ca abun­dan­te cham­pú y aclá­ra­te con un acla­ra­do her­bal. Cuan­do el pe­lo es­té com­ple­ta­men­te seco, ca­mi­na al sol y ce­pi­lla, ce­pi­lla, ce­pi­lla; la luz del sol y un pe­lo bri­llan­te ha­cen ma­ra­vi­llas en el es­pí­ri­tu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.