Sus­his de ver­du­ras fer­men­ta­das y tem­peh

Integral - - Alimentación Sana -

IN­GRE­DIEN­TES:

6 ti­ras de tem­peh ma­ce­ra­do en ta­ma­ri; 100 gra­mos de ver­du­ras fer­men­ta­das (pic­kles, chu­crut…); al­ga no­ri; 2 ho­jas an­chas de col o ber­za li­ge­ra­men­te es­cal­da­da

ELA­BO­RA­CIÓN:

Pa­sar la ho­ja de no­ri li­ge­ra­men­te por la lla­ma para co­cer­la. Co­lo­car las ho­jas es­cal­da­das so­bre la ho­ja de no­ri. Ex­ten­der en el cen­tro del al­ga 3 cu­cha­ra­das de ver­du­ra fer­men­ta­da (pue­de ser chu­crut o pic­kles ca­se­ros). En el cen­tro de la ver­du­ra co­lo­car las ti­ras de tem­peh. En­ro­llar a ma­ne­ra de sus­hi, cor­tar y ser­vir con unas go­tas de sho­yu. en­fer­ma. No sa­be­mos si un ni­vel ele­va­do de B12 es el re­sul­ta­do de ma­yor flo­ra pu­tre­fac­ti­va, o si el va­lor ele­va­do de B12 en san­gre se de­be al me­ta­bo­lis­mo del ex­ce­so de ho­mo­cis­teí­na (co­sa que no ocu­rre en per­so­nas que no con­su­men un ex­ce­so de pro­teí­na).

En re­su­men, la ac­tua­ción tan­to para pre­ve­nir co­mo para sol­ven­tar una even­tual ca­ren­cia de B12, pa­sa­ría por ase­gu­rar­nos una ali­men­ta­ción y unos há­bi­tos que ga­ran­ti­cen un sis­te­ma in­mu­ne fuer­te, con­tac­to na­tu­ral con bac­te­rias (co­mien­do pre­fe­ren­te­men­te eco­ló­gi­co y sin la­var, adop­tan­do una hi­gie­ne na­tu­ral no agre­si­va) unos in­tes­ti­nos lim­pios, una flo­ra in­tes­ti­nal ade­cua­da no pu­tre­fac­ta y que en la ali­men­ta­ción no ha­ya ele­men­tos in­hi­bi­do­res. In­clu­so se pue­de apre­ciar co­mo des­pués de rea­li­zar ayu­nos cor­tos hay una ten­den­cia al au­men­to de va­lo­res de B12 y hie­rro.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta, ade­más, que la na­tu­ra­le­za es in­su­pe­ra­ble, per­fec­ta. De he­cho, no es po­si­ble cu­rar­nos sin ella. Y en ella, to­do es­tá en ar­mo­nía, los nu­trien­tes co­la­bo­ran, en com­ple­ta si­ner­gia. Es im­po­si­ble re­du­cir to­do lo na­tu­ral a la Quí­mi­ca que hoy co­no­ce­mos (que tam­bién es un in­ven­to de los hu­ma­nos). Lo que el ser hu­mano ne­ce­si­ta real­men­te son ali­men­tos, com­ple­tos, na­tu­ra­les, no vi­ta­mi­nas ais­la­das o uni­das de for­ma ar­ti­fi­cial. Es­te es otro mo­ti­vo para re­cha­zar los su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les en ge­ne­ral.

Otro as­pec­to que se sue­le pa­sar por al­to es que la B12 se al­ma­ce­na en el hí­ga­do (en­tre 2 y 3 años) por eso en al­gu­nos ca­sos, su­ce­de que de­ja­mos de sin­te­ti­zar­la / asi­mi­lar­la, pe­ro nues­tro cuer­po no nos avi­sa has­ta que ya es de­ma­sia­do tar­de. Por eso es bueno en eta­pas de tran­si­ción de una die­ta car­ní­vo­ra a una die­ta ve­ga­na con­tro­lar las ana­lí­ti­cas con los va­lo­res que se han in­di­ca­do.

La vi­ta­mi­na B12, se ex­cre­ta por la bi­lis (en­tre 1 y 10 mi­cro­gra­mos dia­rios) en un in­tes­tino sano y gra­cias a la cir­cu­la­ción en­te­rohe­pá­ti­ca, esa B12 se­rá reab­sor­bi­da, y es­ta de­be­ría ser una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de B12.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.