Al­gu­nos da­tos in­tere­san­tes

Integral - - Medio Ambiente -

Los ár­bo­les pue­den co­mu­ni­car­se

Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Aus­tra­lia Oc­ci­den­tal han re­gis­tra­do las raí­ces de las plán­tu­las de grano cre­pi­tan­te a una fre­cuen­cia de 220 her­cios. Cuan­do las raí­ces de otras plán­tu­las fue­ron ex­pues­tas a cre­pi­tan­tes a es­ta fre­cuen­cia, orien­ta­ron sus pun­tas en esa di­rec­ción. Cuan­do los ár­bo­les es­tán se­dien­tos, co­mien­zan a “gri­tar”.

To­do es­to ocu­rre a ni­ve­les ul­tra­só­ni­cos. No lo po­de­mos oír pa­sean­do en el bos­que. Los cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Sui­zo para la In­ves­ti­ga­ción Fo­res­tal, Nie­ve y Pai­sa­je ex­pli­can es­tos so­ni­dos co­mo vi­bra­cio­nes que ocu­rren en el tron­co cuan­do el flu­jo de agua de las raí­ces a las ho­jas es in­te­rrum­pi­do.

A lo lar­go de sus vi­das, los ár­bo­les al­ma­ce­nan has­ta 22 to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono en sus tron­cos, ra­mas y sis­te­mas ra­di­cu­la­res.

Los no­ga­les tie­nen com­pues­tos en sus ho­jas que re­pe­len tan efi­caz­men­te a los in­sec­tos que a los aman­tes de los jar­di­nes a me­nu­do se les re­co­mien­da po­ner un banco ba­jo un do­sel de nue­ces si quie­ren un lu­gar có­mo­do para re­la­jar­se, por­que aquí es don­de ten­drán la me­nor po­si­bi­li­dad de ser pi­ca­dos por mos­qui­tos

Para que pue­da ha­cer cre­cer su tron­co, una ha­ya ma­du­ra ne­ce­si­ta tan­to azú­car y ce­lu­lo­sa co­mo la que hay en un cam­po de 2½ acres (al­re­de­dor de 1 hec­tá­rea) de tri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.