Ex­trac­to de la en­tre­vis­ta con Pe­ter Förs­ter Woh­lle­ben

Integral - - Medio Ambiente - por Brit­ta Sch­wan­berg

- Se­ñor Woh­lle­ben, ¿Qué es lo que le hi­zo exac­ta­men­te es­tar tan des­con­ten­to con su tra­ba­jo co­mo in­ge­nie­ro fo­res­tal? - Me ha in­co­mo­da­do que úl­ti­ma­men­te las plan­ta­cio­nes na­cio­na­les se vean so­me­ti­das a la pre­sión eco­nó­mi­ca y que el ser­vi­cio fo­res­tal del es­ta­do de­ter­mi­ne las re­glas. Se crean gran­des mo­no­cul­ti­vos de abe­tos, de­bi­do a que des­de la pers­pec­ti­va de los ase­rra­de­ros es el me­jor ár­bol. En el te­rri­to­rio que yo con­tro­lo so­lo nos que­da ya un úni­co bos­que de ha­yas an­ti­guo.

Des­de el 2003 el bos­que es par­te de mi vi­da y aho­ra es­to pa­re­ce un fu­ne­ral. He lle­ga­do a con­si­de­rar que exis­te in­clu­so una re­la­ción en­tre las per­so­nas y las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ár­bo­les. Es­to se fue per­dien­do por­que los agen­tes fo­res­ta­les per­de­mos la ad­mi­ra­ción ha­cia la na­tu­ra­le­za ori­gi­nal. Des­pués de mu­chas vuel­tas de la vi­da en­con­tré de nue­vo mi lu­gar. - ¿Se pue­de trans­fe­rir las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res hu­ma­nas y los mun­dos emo­cio­na­les al bos­que? - Es­toy fir­me­men­te con­ven­ci­do de que exis­te una co­mu­ni­dad de bos­que en la que ca­da ser vi­vo tie­ne su pa­pel. Den­tro de es­ta co­mu­ni­dad, los ár­bo­les ad­vier­ten a los hon­gos y a otras plan­tas con­tra las ame­na­zas. Se con­sul­tan en­tre sí e in­ter­cam­bian in­for­ma­ción.

Có­mo fun­cio­na es­to, es­tá le­jos de ser de­fi­ni­ti­va­men­te ex­plo­ra­do. Pe­ro es­toy se­gu­ro de que las es­truc­tu­ras fún­gi­cas es­tán co­nec­ta­das en una red de to­do, co­mo en un “Wi­de Wood Web “. Los hon­gos son, por así de­cir­lo, se­ña­li­za­do­res del bos­que: nos ad­vier­ten de la lle­ga­da de una se­quía, por lo que los ár­bo­les pue­den ges­tio­nar me­jor sus su­mi­nis­tros de agua. - ¿Cuál es su vi­sión del bos­que ale­mán ideal? - En pri­mer lu­gar, de­seo una na­tu­ra­le­za más sal­va­je, in­tac­ta. En la ac­tua­li­dad, que­da me­nos del dos por cien­to en los bos­ques ale­ma­nes. En mi vi­sión de un bos­que ideal en Ale­ma­nia, del 10 a 15 por cien­to de los bos­ques de­be­rían es­tar li­bres de la mano hu­ma­na. Por su­pues­to, no quie­ro aca­bar con mi pro­fe­sión. Pe­ro se tra­ta­ría de una nue­va ma­ne­ra de ha­cer­lo, más sua­ve: la sil­vi­cul­tu­ra. Nos per­mi­te pres­cin­dir en gran me­di­da de las má­qui­nas. En su lu­gar, vol­ve­mos a po­ner los ca­ba­llos y de­ja­mos a los ár­bo­les en paz cuan­do son vie­jos. En mi bos­que con­tro­la­do, los ca­ba­llos han subs­ti­tui­do a la ma­qui­na­ria y el sue­lo del bos­que pue­de re­vi­vir. Lo más im­por­tan­te, en mi opi­nión, es que el cam­bio en nues­tros bos­ques se lle­vé a ca­bo por sí mis­mo, li­bre de la vo­lun­tad hu­ma­na. En­ton­ces, las es­pe­cies de ár­bo­les del cam­bio fo­res­tal, las ma­de­ras blan­das, ya no se­rán las es­pe­cies ar­bó­reas do­mi­nan­tes. - Des­de el éxi­to de su li­bro, es us­ted el guar­da­bos­ques más fa­mo­so de Ale­ma­nia, y po­si­ble­men­te del mun­do. ¿Su­po­ne eso una des­ven­ta­ja? - Que mi li­bro se ven­die­ra tan bien fue una sor­pre­sa ab­so­lu­ta para el edi­tor. Nun­ca lo hu­bie­ra es­pe­ra­do y, aun­que la fa­ma su­po­ne un in­con­ve­nien­te para mí, es­toy con­ten­to de po­der ins­pi­rar a la gen­te. Las or­ga­ni­za­cio­nes fo­res­ta­les y las or­ga­ni­za­cio­nes de agri­cul­to­res res­pon­den a mis ideas de for­ma ca­bal, aun­que he apren­di­do a vi­vir con hos­ti­li­dad des­de di­fe­ren­tes la­dos.

Tam­bién en­con­tra­mos nu­me­ro­sos cuen­tos de ha­das don­de los ár­bo­les tie­nen pro­pie­da­des má­gi­cas o son es­con­di­tes de prin­ce­sas.

Los ár­bo­les son para la ma­yo­ría de cul­tu­ras sím­bo­los de fer­ti­li­dad, re­na­ci­mien­to e in­mor­ta­li­dad, es­pe­cial­men­te los de ho­ja pe­ren­ne.

El Ár­bol Cós­mi­co – Axis Mun­di– re­pre­sen­ta la in­que­bran­ta­ble or­den eter­na del mun­do. Sim­bo­li­za el cen­tro, la co­ne­xión en­tre el Cielo y la Tie­rra.

El ár­bol tam­bién sim­bo­li­za la par­te fe­me­ni­na y los po­de­res de la vi­da.

El ár­bol nos ayu­da a co­nec­tar con nues­tros an­te­pa­sa­dos, y al di­bu­jar nues­tro ár­bol ge­nea­ló­gi­co, en efec­to, lo ha­ce­mos. Es tam­bién par­te del sub­cons­cien­te co­lec­ti­vo, y es­tá re­la­cio­na­do con los ar­que­ti­pos.

Exis­te in­clu­so un test psi­co­ló­gi­co lla­ma­do el Baum-test – el test del ár­bol– desa­rro­lla­do por Char­les Koch en 1952: ani­ma a los pa­cien­tes a di­bu­jar un ár­bol tal co­mo lo ima­gi­nan en una ho­ja de pa­pel en blan­co, lo cual per­mi­te des­pués una am­plia in­ter­pre­ta­ción. Co­ro­na, tron­co, raí­ces y ho­jas son ana­li­za­das des­pués por un psi­có­lo­go, va­lo­ran­do su ta­ma­ño, ca­li­dad, ca­ren­cias y si­me­tría. To­do ello se uti­li­za para eva­luar las ha­bi­li­da­des, pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos de un in­di­vi­duo.

VOL­VA­MOS A LA NA­TU­RA­LE­ZA

John Muir (1838-1914), un pio­ne­ro de los pre­ser­va­do­res en los Es­ta­dos Uni­dos di­jo que “El ca­mino más cla­ro ha­cia el Uni­ver­so es a tra­vés de un bos­que pri­mi­ge­nio.”

Las per­so­nas ac­tua­les es­tán com­ple­ta­men­te des­co­nec­ta­das de la na­tu­ra­le­za, tan­to por den­tro co­mo por fue­ra. Rein­tro­du­cir la na­tu­ra­le­za y de­jar que ella re­cu­pe­re te­rreno es cla­ve para nues­tra su­per­vi­ven­cia, tan­to en un ni­vel psí­qui­co co­mo en el eco­ló­gi­co. Y cuan­do lo ha­ga­mos, tal vez po­dría­mos re­con­si­de­rar la im­por­tan­cia de ca­da for­ma de vi­da en la Tie­rra y la na­tu­ra­le­za, co­mo Pe­ter, nues­tro ami­go guar­da­bos­ques su­gie­re: “La distinción en­tre plan­ta y ani­mal, des­pués de to­do ar­bi­tra­ria, de­pen­de de la for­ma en que un or­ga­nis­mo se ali­men­ta: el pri­me­ro fo­to­sin­te­ti­za y el ul­ti­mo de­vo­ra otros se­res vi­vos. De he­cho, la úni­ca di­fe­ren­cia im­por­tan­te es la can­ti­dad de tiem­po que se tar­da en pro­ce­sar la in­for­ma­ción y tra­du­cir­la en ac­ción. ¿Sig­ni­fi­ca eso que los se­res cu­ya vi­da tran­si­ta por la vía len­ta va­len au­to­má­ti­ca­men­te me­nos que los que van por la vía rá­pi­da? A ve­ces mu­cho me te­mo que pres­ta­ría­mos más aten­ción a los ár­bo­les y a cual­quier otra ve­ge­ta­ción si pu­dié­ra­mos de­jar cla­ro, sin lu­gar a du­das, có­mo és­tos se pa­re­cen en mu­chos as­pec­tos a los ani­ma­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.