¿CE­RE­BRO O NO CE­RE­BRO?

Integral - - Medio Ambiente - PE­TER WOH­LLE­BEN, La vi­da se­cre­ta de los ár­bo­les

“Jun­to con sus co­le­gas, Fran­ti­sek Ba­lus­ka del Ins­ti­tu­to Bo­tá­ni­co Ce­lu­lar y Mo­le­cu­lar en la Uni­ver­si­dad de Bonn es de la opi­nión que al­go pa­re­ci­do a las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les exis­te en las pun­tas de las raí­ces. Ade­más de las vías de se­ña­li­za­ción, exis­ten tam­bién nu­me­ro­sos sis­te­mas y mo­lé­cu­las si­mi­la­res a las de los ani­ma­les. Cuan­do una raíz en­cuen­tra su ca­mino a tra­vés del sub­sue­lo, tra­ba­ja a par­tir de es­tí­mu­los. Los in­ves­ti­ga­do­res mi­die­ron se­ña­les eléc­tri­cas que con­du­je­ron a cam­bios en el com­por­ta­mien­to des­pués de ser pro­ce­sa­dos en una zo­na de tran­si­ción. Si la raíz en­cuen­tra sus­tan­cias tó­xi­cas, ro­cas im­pe­ne­tra­bles o sue­lo sa­tu­ra­do, ana­li­za la si­tua­ción y trans­mi­te los ajus­tes ne­ce­sa­rios a la pun­ta en cre­ci­mien­to. La pun­ta de la raíz cam­bia de di­rec­ción co­mo re­sul­ta­do de su co­mu­ni­ca­ción y con­du­ce la raíz cre­cien­te evi­tan­do las áreas crí­ti­cas.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.