Los in­gre­dien­tes

Integral - - Alimentación Natural -

Cí­tri­cos. Ri­cos en vi­ta­mi­na C hi­dro­so­lu­ble, na­ran­jas, po­me­los y si­mi­la­res apor­tan un pun­to re­fres­can­te y áci­do a la be­bi­da. Para evi­tar el amar­gor de la mem­bra­na blan­ca que los en­vuel­ve, ha­ce fal­ta pe­lar­los bien con un cu­chi­llo afi­la­do para que só­lo ma­ce­re la pul­pa. Las cle­men­ti­nas y las man­da­ri­nas se pue­den pe­lar con nor­ma­li­dad.

Fru­tos ro­jos. Ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes, son fá­ci­les de uti­li­zar y dan un bo­ni­to co­lor a la pre­pa­ra­ción. Por lo ge­ne­ral, da­re­mos prio­ri­dad a los fru­tos ro­jos fres­cos para pro­por­cio­nar el má­xi­mo sa­bor.

Té ver­de. Per­mi­te rea­li­zar una ver­sión muy sa­na del té he­la­do, apor­tan­do su con­te­ni­do en an­ti­oxi­dan­tes (más im­por­tan­tes que en el té ne­gro). Es­có­ge­lo de ca­li­dad y bio, a gra­nel me­jor que en sa­qui­tos para evi­tar un ex­ce­so de amar­gor.

Hier­bas aro­má­ti­cas. Uti­li­za­das fres­cas o en sa­qui­tos de ti­sa­na, las plan­tas y hier­bas aro­má­ti­cas tie­nen pro­pie­da­des que pa­san al agua tan­to en frío por ma­ce­ra­ción co­mo en ca­lien­te por in­fu­sión. Pon­las en una bol­si­ta o bo­la de té para evi­tar que se mez­clen con los tro­ci­tos de fru­ta o ver­du­ra que lue­go te po­drás co­mer.

Es­pe­cias. Ca­ne­la, cla­vo, pi­mien­ta y otras es­pe­cias tie­nen pro­pie­da­des es­ti­mu­lan­tes, di­ges­ti­vas y re­con­for­tan­tes. Úsa­las en­te­ras y sin mo­ler, pi­cán­do­las en un mor­te­ro jus­to an­tes de rea­li­zar la pre­pa­ra­ción. Es­to evi­ta que sus pro­pie­da­des y sa­bor se oxi­den.

AL­GU­NOS CON­SE­JOS

Li­món. Po­de­mos aña­dir­lo a la ma­yo­ría de las re­ce­tas: la ac­ción an­ti­oxi­dan­te de la vi­ta­mi­na C que con­tie­ne per­mi­te una me­jor con­ser­va­ción de la fru­ta y la ver­du­ra en ma­ce­ra­ción.

Re­ci­pien­te. Con­vie­ne que sea de cris­tal (no de plás­ti­co), ideal­men­te un re­ci­pien­te gran­de y con ta­pa, que so­bre un po­co para la can­ti­dad de agua que ten­drá que al­ber­gar. Los de li­tro son ex­ce­len­tes.

Cor­te. Cor­ta­re­mos la fru­ta y las ver­du­ras a ro­da­jas o a tro­ci­tos lo su­fi­cien- te­men­te pe­que­ños para per­mi­tir tan­to a los sa­bo­res co­mo a las pro­pie­da­des de los in­gre­dien­tes dis­tri­buir­se bien en el agua, pe­ro no de­ma­sia­do, para evi­tar que las fru­tas más tier­nas (pe­ra, plá­tano...) se des­ha­gan. Si las fru­tas en sí ya son de­ma­sia­do pe­que­ñas para cor­tar a tro­zos (ba­yas), po­de­mos cha­far­las de­li­ca­da­men­te en un mor­te­ro an­tes de me­ter­las en el agua.

QUÉ HA­CER CON LA FRU­TA YA UTI­LI­ZA­DA

Aun­que sean me­nos gus­to­sos atrac­ti­vos des­pués de la ma­ce­ra­ción, po­de­mos apro­ve­char la fi­bra y nu­trien­tes no so­lu­bles en el agua. La for­ma más sen­ci­lla de re­uti­li­zar las fru­tas y las ver­du­ras de las aguas de­tox es ba­tir­las en una li­cua­do­ra para ha­cer un smoot­hie. Añá­de­le zu­mo (pre­fe­ri­ble­men­te ca­se­ro), es­pe­cias y, si quie­res, al­gún in­gre­dien­te dulce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.