Me­di­ci­na per­so­na­li­za­da

«Va­cu­nas» con­tra el cáncer de piel he­chas a me­di­da

Integral - - Noticias -

Los lec­to­res ha­bi­tua­les co­no­céis bien la po­si­ción de la re­vis­ta, con­tra­ria a las va­cu­nas. Aho­ra bien, es­tán des­cu­brién­do­se pro­duc­tos que na­da tie­nen que ver con las va­cu­na­cio­nes in­dis­cri­mi­na­das de otras épo­cas, y va­le la pe­na, al me­nos co­no­cer­las. Re­ci­ben el nom­bre de va­cu­nas, pe­ro se en­mar­can más bien en­tre las sus­tan­cias que en me­di­ci­na na­tu­ris­ta se uti­li­zan muy de vez en cuan­do y co­mo úl­ti­mo re­cur­so.

Dos prue­bas per­so­na­li­za­das ge­né­ti­ca­men­te con es­tas sus­tan­cias con­tra un cáncer de piel han re­sul­ta­do se­gu­ras y efi­cien­tes en pa­cien­tes con tu­mo­res ma­lig­nos, se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes del Da­naFar­ber Can­cer Ins­ti­tu­te (Bos­ton, EE.UU.) y la cor­po­ra­ción BioNTech (Ma­gun­cia, Ale­ma­nia), pu­bli­ca­das en la re­vis­ta Na­tu­re. En es­tas prue­bas, 19 vo­lun­ta­rios con me­la­no­mas avan­za­dos se han so­me­ti­do al es­tu­dio, 15 de los cua­les es­tán li­bres de cáncer des­pués de en­tre 13 y 32 me­ses de ha­ber re­ci­bi­do es­te ti­po de va­cu­nas.

La in­ves­ti­ga­ción se ba­sa en el he­cho de que las células de los tu­mo­res tie­nen mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas di­fe­ren­tes pa­ra ca­da tu­mor y pa­ra ca­da pa­cien­te, que no se en­cuen­tran en las células sa­nas. Gra­cias a es­te nue­vo tra­ta­mien­to a me­di­da, el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio es ca­paz de re­co­no­cer y ata­car las células mu­tan­tes.

ATA­CAR EL TU­MOR SIN CAU­SAR DA­ÑOS EN LAS CÉLULAS SA­NAS

La in­for­ma­ción ge­né­ti­ca so­bre las mu­ta­cio­nes de ca­da tu­mor y la va­cu­na ac­ti­van el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio del en­fer­mo pa­ra que sean las de­fen­sas del cuer­po las que ata­quen las células can­ce­ro­sas sin afec­tar a las sa­nas. Gra­cias a la nue­va tec­no­lo­gía que per­mi­te se­cuen­ciar ge­né­ti­ca­men­te ca­da tu­mor par­ti­cu­lar de for­ma rá­pi­da, se ha po­di­do po­ner en mar­cha es­ta for­ma de tra­ta­mien­to. «Has­ta aho­ra no se po­día uti­li­zar la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca por­que las téc­ni­cas pa­ra con­se­guir­la no eran lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­das pa­ra que hu­bie­ra tiem­po pa­ra ge­ne­rar una te­ra­pia», aña­de Gros.

Pe­ro aho­ra los tra­ta­mien­tos aho­ra ya se pue­den ha­cer a me­di­da. «En es­te ca­so se ela­bo­ran a par­tir de la in­for­ma­ción del tu­mor del pa­cien­te, por un la­do, y la in­mu­ni­dad de ca­da per­so­na, de la otra», di­ce la der­ma­tó­lo­ga ex­per­ta en me­la­no­ma So­nia Se­gu­ra, del Hos­pi­tal del Mar (Bar­ce­lo­na).

EL CUI­DA­DO DEL PRO­PIO CUER­PO

Los es­tu­dios abren po­si­bi­li­da­des pa­ra los tra­ta­mien­tos de in­mu­no­te­ra­pia con­tra el cáncer, en el que el mis­mo sis­te­ma in­mu­ne del cuer­po ata­ca las células can­ce­ro­sas. «El fu­tu­ro de los tra­ta­mien­tos pa­sa por ac­ti­var el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de ca­da uno», afir­ma Se­gu­ra. «Son te­ra­pias que lu­chan de ma­ne­ra más na­tu­ral que otros tra­ta­mien­tos y los re­sul­ta­dos son pro­me­te­do­res».

La bue­na me­di­ci­na que vie­ne de­vuel­ve la sin­gu­la­ri­dad a ca­da per­so­na. Sin aban­do­nar bue­na par­te de los pro­to­co­los bá­si­cos, la me­di­ci­na in­te­gra­ti­va, per­so­na­li­za­da, po­ne én­fa­sis en es­cu­char al pa­cien­te y su universo, a la vez que in­vi­ta a que ca­da cual se con­vier­ta en pro­ta­go­nis­ta de su pro­pia sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.