El flúor y la sa­lud Den­ta­du­ra en de­ca­den­cia y ali­men­ta­ción equi­li­bra­da

Integral - - Dientes Y Odontología -

El cam­po de la ali­men­ta­ción re­ci­be muy po­ca aten­ción por par­te de la ma­yo­ría de los den­tis­tas, des­preo­cu­pa­ción com­par­ti­da por los mé­di­cos en ge­ne­ral, en nues­tros días apa­re­cen en­fer­me­da­des con­di­cio­na­das por la ali­men­ta­ción, cu­yo al­can­ce no es re­co­no­ci­do. ¿Por qué las im­pli­ca­cio­nes de la ali­men­ta­ción en la me­di­ci­na son tra­ta­das con tan­ta in­di­fe­ren­cia?

DEN­TA­DU­RA CO­MO BAREMO DE LA SA­LUD

El re­tra­so en la apa­ri­ción de al­gu­nas en­fer­me­da­des co­mo con­se­cuen­cia de de­ter­mi­na­dos ti­pos de ali­men­ta­ción es am­plia­men­te re­co­no­ci­do. Es­to no se ri­ge tan só­lo en el ca­so de la den­ta­du­ra, pe­ro en ella es po­si­ble re­co­no­cer­lo sin rea­li­zar un gran nú­me­ro de prue­bas. El con­su­mo de dul­ces pro­vo­ca la apa­ri­ción de la ca­ries al ca­bo de po­co tiem­po, mien­tras que la in­ges­tión de car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos, jun­to con ali­men­tos co­ci­dos, co­mo la ver­du­ra y la car­ne, no se ma­ni­fies­ta en for­ma de pa­ro­don­to­sis has­ta pa­sa­dos 20 o 30 años.

Es en­ton­ces cuan­do se pue­de ob­ser­var una fal­ta cró­ni­ca de ma­te­rias vi­ta­les, es de­cir, de vi­ta­mi­nas so­lu­bles en agua y en gra­sa, mi­ne­ra­les, en­zi­mas, áci­dos gra­sos no sa­tis­fe­chos, ma­te­rias aro­má­ti­cas y fi­bras. Es­tos cam­bios en­fer­mi­zos en la den­ta­du­ra, en el res­to del or­ga­nis­mo se co­rres­pon­den con las múl­ti­ples en­fer­me­da­des pro­pias de nues­tra ci­vi­li­za­ción cau­sa­das por una ali­men­ta­ción de­fec­tuo­sa.

Apar­te de los de­fec­tos en la den­ta­du­ra, en­tre di­chas en­fer­me­da­des con­ta­mos:

Las en­fer­me­da­des del apa­ra­to mo­tor, co­mo los reu­ma­tis­mos, la ar­tro­sis y la ar­tri­tis, fi­bro­mial­gias y en­fer­me­da­des de la co­lum­na ver­te­bral.

To­das las en­fer­me­da­des del me­ta- bo­lis­mo, co­mo la obe­si­dad, la dia­be­tes, las en­fer­me­da­des del hí­ga­do, las pie­dras en la ve­sí­cu­la, la go­ta, etc.

La ma­yo­ría de tras­tor­nos de los ór­ga­nos di­ges­ti­vos, ta­les co­mo el es­tre­ñi­mien­to, las en­fer­me­da­des de la ve­sí­cu­la, del in­tes­tino, del pán­creas y los pro­ble­mas di­ges­ti­vos.

En­fer­me­da­des en los va­sos san­guí­neos, co­mo la ar­te­rioes­cle­ro­sis, in­far­tos y trom­bo­sis.

La fal­ta de de­fen­sas, que se ma­ni­fies­tan en for­ma de ca­ta­rros e in­fec­cio­nes en las vías res­pi­ra­to­rias, en­fria­mien­tos y cis­ti­tis.

Al­gu­nas en­fer­me­da­des or­gá­ni­cas del sis­te­ma ner­vio­so.

Hoy sa­be­mos la ac­ción de de­ter­mi­na­dos ali­men­tos an­ti­cán­cer, así co­mo la in­fluen­cia de la ali­men­ta­ción en es­ta en­fer­me­dad.

CA­RIES

En la apa­ri­ción de las ca­ries tam­bién par­ti­ci­pan fac­to­res ori­gi­na­dos den­tro y fue­ra del or­ga­nis­mo, es de­cir, en­dó­ge­nos y exó­ge­nos. De los fac­to­res exó­ge­nos se ha es­cri­to mu­cho, no es ne­ce­sa­rio plan­tear­le al den­tis­ta en qué me­di­da el con­su­mo de car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos, es­pe­cial­men­te el azú­car in­dus­trial, con­du­ce a al­te­ra­cio­nes en la bo­ca. Sin em­bar­go, de­bi­do a con­clu­sio­nes erró­neas de­du­ci­das de es­tos cam­bios, se­rán ne­ce­sa­rias unas acla­ra­cio­nes.

Se sa­be que los dul­ces pro­vo­can una al­te­ra­ción del ph de la sa­li­va, ha­cién­do­la más áci­da. La sa­li­va áci­da va acom­pa­ña­da de una re­duc­ción de la ca­pa­ci­dad de en­la­ce de los áci­dos. Es­ta sa­li­va, a su vez, pro­vo­ca una flo­ra bac­te­ria­na áci­da y di­chas bac­te­rias, so­bre to­do en el sa­rro den­tal, pro­du­cen fi­nal­men­te aque­llos áci­dos, a par­tir de los hi­dra­tos de car­bono (flor de ha­ri­na y azú­car in­dus­trial), ca­pa­ces de des­truir la sus­tan­cia den­tal.

Es muy im­por­tan­te sa­ber que, ni los cam­bios en el gra­do de aci­dez, ni las bac­te­rias ni la pla­ca, cons­ti­tu­yen el ori­gen de las ca­ries, sino que son de­ter­mi­na­dos sín­to­mas de una en­fer­me­dad oca­sio­na­da por una ali­men­ta­ción de­fec­tuo­sa.

Es­ta con­fu­sión, en­tre ori­gen y con­se­cuen­cia, jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en las dis­cu­sio­nes acer­ca del ori­gen de la ca­ries. Quien ve el ori­gen de la ca­ries en las en­fer­me­da­des de la bo­ca ob­ten­drá otros con­se­jos pro­fi­lác­ti­cos y te­ra­péu­ti­cos, que quien es cons­cien­te de que las al­te­ra­cio­nes en el am­bien­te bu­cal son con­se­cuen­cias de una ali­men­ta­ción de­fec­tuo­sa.

Es­tas con­clu­sio­nes mues­tran que el ce­pi­llo de dien­tes pue­de ser en par­te

efi­caz, pe­ro no so­lu­cio­na el pro­ble­ma de la ca­ries, sino que tan só­lo tra­ta los sín­to­mas. Y co­mo to­das las me­di­das sin­to­má­ti­cas, al­ber­ga el pe­li­gro de que el ver­da­de­ro ori­gen de la en­fer­me­dad no se co­noz­ca en to­da su me­di­da, y por ello no pue­de eli­mi­nar­se. Lim­piar­nos los dien­tes es una bue­na me­di­da de hi­gie­ne, pe­ro un ex­ce­so de lim­pie­za de la bo­ca po­dría con­si­de­rar­se has­ta pe­li­gro­so, en la me­di­da que dis­trae de la cau­sa ver­da­de­ra y en mu­chos ca­sos in­clu­so si­mu­la un tra­ta­mien­to de la cau­sa.

Quie­nes pro­du­cen ali­men­tos que pro­vo­can la ca­ries y uti­li­za­rán to­das sus fuer­zas pa­ra qui­tar im­por­tan­cia al fac­tor ali­men­ta­ción y se acen­túen otros, co­mo la im­por­tan­cia de la­var­se los dien­tes. La in­dus­tria del azú­car y de los dul­ces es muy po­de­ro­sa e in­flu­yen­te, fi­nan­cie­ra­men­te ha­blan­do: do­mi­na la in­for­ma­ción que nos lle­ga y guía, in­clu­so, la in­for­ma­ción de los den­tis­tas.

FLÚOR Y SA­LUD

Don­de se ha re­co­no­ci­do en ma­yor me­di­da el con­trol de la in­for­ma­ción por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas, aun­que de ma­ne­ra muy ca­mu­fla­da y po­co re­co­no­ci­ble es en la pro­pa­gan­da de la fluo­ri­za­ción. Es di­fí­cil re­co­no­cer que los ar­gu­men­tos que pro­po­nen unos pu­bli­cis­tas muy ca­pa­ci­ta­dos y ex­per­tos, no pue­den sos­te­ner­se des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co.

Si la me­di­ci­na den­tal to­da­vía es­tu­vie­ra in­te­gra­da en la me­di­ci­na ge­ne­ral y si to­da­vía se res­pe­ta­ran los as­pec­tos bio­ló­gi­cos, hu­bie­ra si­do im­po­si­ble, por un la­do, de­du­cir que la ca­ries se de­be a una fal­ta de flúor y, por otro, con­ven­cer a los res­pon­sa­bles de que el pro­ble­ma de la ca­ries pu­die­ra so­lu­cio­nar­se con un me­di­ca­men­to y la­ván­do­se los dien­tes, cuan­do la de­ge­ne­ra­ción de la den­ta­du­ra, y no tan só­lo la ca­ries, sino tam­bién la pa­ra­don­to­sis y la de­for­ma­ción de la man­dí­bu­la se de­ben a una ali­men­ta­ción de­fec­tuo­sa.

En una me­di­ci­na den­tal bio­ló­gi­ca tam­po­co se­ría po­si­ble es­ta­ble­cer una me­di­ca­ción du­ra­de­ra a lo lar­go de de­ce­nios sin te­ner en cuen­ta sus efec­tos en el or­ga­nis­mo en ge­ne­ral. ¿Qué di­ría­mos, si los gi­ne­có­lo­gos pres­cri­bie­ran me­di­ca­cio­nes pro­lon­ga­das a ba­se de hor­mo­nas, sin te­ner en cuen­ta las con­se­cuen­cias pa­ra el or­ga­nis­mo en ge­ne­ral? Si ello ya su­ce­de a me­nu­do, en cual­quier ca­so, los efec­tos de las hor­mo­nas nun­ca se­rán tan no­ci­vos co­mo un ve­neno de en­zi­mas de am­plio es­pec­tro co­mo lo es el fluo­ru­ro só­di­co. Igual que pa­ra to­dos los me­ta­bo­lis­mos son ne­ce­sa­rios de­ter­mi­na­dos en­zi­mas, es fá­cil com­pren­der que el fluo­ru­ro só­di­co pue­da oca­sio­nar mu­chos da­ños.

Las com­bi­na­cio­nes a ba­se de flúor co­mo, por ejem­plo, se pre­sen­tan en el agua po­ta­ble, po­seen una na­tu­ra­le­za com­ple­ja y, en com­pa­ra­ción con el fluo­ru­ro só­di­co sin­té­ti­co, pue­den con­si­de­rar­se ino­cuas. Por tan­to, la com­pa­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da en­tre el fluo­ru­ro só­di­co y las sus­tan­cias con flúor que apa­re­cen en la na­tu­ra­le­za ca­re­cen de va­li­dez. Sin em­bar­go, más que eva­luar el am­plio pro­ble­ma del flúor en unas po­cas lí­neas, con­vie­ne in­sis­tir en que la ca­ries se de­be a una ali­men­ta­ción de­fec­tuo­sa y no pue­de pre­ve­nir­se a ba­se de fluo­ru­ros y de una sim­ple lim­pie­za den­tal. Des­viar es­te acen­to es una fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad de ca­ra a la sa­lud ge­ne­ral y no pue­de jus­ti­fi­car­se des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.