De la ne­ga­ti­vi­dad al op­ti­mis­mo en 5 pa­sos

Integral - - Editorial - TEX­TOS: E LVIRA LÓ­PEZ DEL PRADO ( COACHING Y DESA­RRO­LLO PER­SO­NAL, WWW.ELVIRALOPEZDELPRADO.COM)

La ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al cam­bio, es uno de los fac­to­res que más in­flu­yen en nues­tros ni­ve­les de es­trés. A lo lar­go de nues­tra vi­da nos en­con­tra­mos con fa­ses en las que sen­ti­mos que no flui­mos co­mo nos gus­ta­ría.

Y la can­ti­dad de es­trés que es­ta­mos sos­te­nien­do ha­bi­tual­men­te, ges­tio­na di­rec­ta­men­te, nues­tras emo­cio­nes y nues­tros pen­sa­mien­tos. Tam­bién afec­ta di­rec­ta­men­te a nues­tra au­to­es­ti­ma. Y to­do ello su­ma­do es, en de­fi­ni­ti­va, la ca­li­dad de vi­da que te­ne­mos.

Pa­so 1. Cui­da tu diá­lo­go in­terno

El es­trés nos des­co­nec­ta de nues­tro cen­tro vi­tal, nues­tra cons­cien­cia.

Las creen­cias ne­ga­ti­vas que te­ne­mos, el mie­do y el “Pi­lo­to Au­to­má­ti­co”, se ac­ti­van de for­ma pro­por­cio­nal, a la in­ten­si­dad del es­trés que sos­te­ne­mos.

Una de las ac­cio­nes más im­por­tan­tes que po­de­mos ha­cer en nues­tra ru­ti­na dia­ria, sea cual sea nues­tra si­tua­ción ac­tual, es cui­dar nues­tro diá­lo­go in­terno.

Si no es­tás fa­mi­lia­ri­za­do con es­te con­cep­to, te lo ex­pli­co muy rá­pi­da­men­te.

El diá­lo­go in­terno es esa con­ver­sa­ción que man­te­ne­mos en nues­tra ca­be­za con no­so­tros mis­mos. Se­gu­ro que te has da­do cuen­ta más de una vez, que cuan­do pien­sas en al­go, te res­pon­des. Lo nor­mal es que esa voz que «res­pon­de» sea tu pro­pia voz, y que te re­sul­te tan fa­mi­liar y tan ha­bi­tual, que pa­se des­aper­ci­bi­da a tu cons­cien­cia.

PRE­SEN­CIA CONS­CIEN­TE

Pa­ra mí, la me­jor te­ra­pia del mun­do, es la pre­sen­cia cons­cien­te. Si pres­tas aten­ción de for­ma cons­cien­te a tus con­ver­sa­cio­nes men­ta­les, te se­rá fá­cil de­tec­tar esa voz de la que ha­blo.

Una vez de­tec­tes la voz, ave­ri­gua qué ti­po de res­pues­tas le da a tus pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes, ¿Có­mo res­pon­de?

Si es­tás le­yen­do es­te tex­to, es pro­ba­ble que sea por­que bus­cas so­lu­cio­nes a tu ten­den­cia ne­ga­ti­va, por lo tan­to, se­gu­ro que tu voz in­te­rior tam­bién tie­ne esa ca­rac­te­rís­ti­ca. Tran­qui­los, no pa­sa na­da.

EN­TRE­NA­MIEN­TO

La ne­ga­ti­vi­dad es un há­bi­to. Y los há­bi­tos se pue­den cam­biar. Só­lo hay que in­cor­po­rar un há­bi­to po­si­ti­vo nue­vo, pa­ra sus­ti­tuir el an­te­rior ne­ga­ti­vo.

¿Có­mo cam­bio mi diá­lo­go in­terno? No hay nin­gún mis­te­rio, es cues­tión de en­tre­na­mien­to. La fór­mu­la es sen­ci­lla: no res­pon­das a tus pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos.

Ca­da vez que te pi­lles en­re­da­do en in­ter­mi­na­bles con­ver­sa­cio­nes men­ta­les, o en dispu­tas ima­gi­na­rias, echa el freno. La so­lu­ción es no ali­men­tar esa con­ver­sa­ción. ¿Co­no­ces el di­cho « dos no dis­cu­ten si uno no quie­re » ? Bas­ta con que uno de los dos de­je de dia­lo­gar. En es­te ca­so, tú. Al prin­ci­pio cues­ta un po­co, pe­ro con la prác­ti­ca crea­rás un há­bi­to nue­vo y más sa­lu­da­ble.

Pres­ta aten­ción a tus diá­lo­gos ne­ga­ti­vos in­ter­nos, de­ja de dar­les con­ver­sa­ción.

Pa­so 2. Cui­da tu diá­lo­go ex­terno

Un há­bi­to de las per­so­nas con ten­den­cia a la ne­ga­ti­vi­dad, es la de reite­rar­se. Ha­blar cons­tan­te­men­te de las cosas re­pe­ti­ti­vas que les ha­cen sen­tir mal. Cosas del pa­sa­do o cosas que no tie­nen so­lu­ción aho­ra mis­mo.

Cree­mos que «sol­tan­do» nues­tras frus­tra­cio­nes de lar­go tér­mino, nos sen­ti­re­mos me­jor.

Pe­ro lo cier­to es que, al ha­blar cons­tan­te­men­te de las mis­mas cosas, no ha­ce­mos sino re­for­zar­las.

Prue­ba a pe­dir que, cuan­do te vean en ese es­ta­do de que­ja y ne­ga­ti­vi­dad, no te pre­gun­ten có­mo es­tás. La me­jor op­ción es dar­le otro ali­men­to a tu men­te, otro ti­po de con­ver­sa­ción más op­ti­mis­ta y sa­lu­da­ble.

Pa­so 3. Re­ci­cla tu ba­su­ra men­tal

Si has ad­qui­ri­do el há­bi­to de ob­ser­var­te, se­gu­ra­men­te ya sa­bes qué cosas, per­so­nas o si­tua­cio­nes “sa­can lo peor de ti”. Si no tie­nes esa cos­tum­bre, te re­co­mien­do que la in­cor­po­res, pues la au­to ob­ser­va­ción te aho­rra­rá mu­chas te­ra­pias.

Cuan­do ha­blo de sa­car lo peor de uno mis­mo, me re­fie­ro a que cier­tas cosas nos re­sul­tan di­fí­ci­les de ges­tio­nar, y eso ha­ce que nues­tro pi­lo­to au­to­má­ti­co se ac­ti­ve, y reac­cio­ne­mos ne­ga­ti­va­men­te, en lu­gar de res­pon­der de for­ma efec­ti­va.

Cuan­do reac­cio­na­mos, no li­be­ra­mos ten­sión men­tal ni emo­cio­nal, sino que la va­mos acu­mu­lan­do. Y fi­nal­men­te po­de­mos lle­gar a ex­plo­tar, si la si­tua­ción nos ten­sa de­ma­sia­do.

Te de­jo una for­ma sen­ci­lla de apren­der a ges­tio­nar nues­tra ca­pa­ci­dad de res­pon­der, y por tan­to, la ha­bi­li­dad de re­ci­clar nues­tros pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes ba­su­ra. Es in­tere­san­te que el lis­ta­do es­té he­cho a cons­cien­cia. Pro­cu­ra ser pre­ci­so. Re­co­no­ce aque­llo que evi­tas, pa­ra com­pren­der qué te es­tán ha­cien­do sen­tir esas cosas. Des­cu­bre có­mo ges­tio­nas esas emo­cio­nes de for­ma au­to­má­ti­ca. Y ela­bo­ra una res­pues­ta más sa­lu­da­ble pa­ra ti.

Des­pués pue­des prac­ti­car esas si­tua­cio­nes, usan­do tus res­pues­tas cons­cien­tes y nue­vas.

De es­ta for­ma, cuan­do se vuel­van a dar en tu vi­da, ten­drás una he­rra­mien­ta que an­tes no te­nías. Ten­drás una res­pues­ta “en­sa­ya­da”, que te ofre­ce­rá re­so­lu­cio­nes di­fe­ren­tes.

Así va­mos desechan­do re­si­duos men­ta­les, que son re­sul­ta­do de há­bi­tos de res­pues­ta po­co sa­lu­da­bles.

Pa­so 4. Cin­co mi­nu­tos de me­di­ta­ción dia­rios

Mu­cha gen­te oye eso de me­di­tar y se po­ne «de los ner­vios». Hay to­da una es­truc­tu­ra de creen­cias en torno a la me­di­ta­ción que ha­ce que mu­chas per­so­nas, ni se lo plan­teen por creer que es al­go com­pli­ca­do.

Hay mu­chos ti­pos de me­di­ta­ción. La que yo prac­ti­co es una de las más fá­ci­les: mind­ful­ness.

Es­ta es una me­di­ta­ción de ori­gen bu­dis­ta. La ra­zón por la cual yo la ele­gí, es por su sen­ci­llez. No es ne­ce­sa­rio de­jar la men­te en blan­co, co­mo mu­cha gen­te cree. Ha­cer eso es muy com­ple­jo, y re­quie­re de años de prác­ti­ca y maes­tría en la me­di­ta­ción.

Pue­des sen­tar­te en pos­tu­ras de me­di­ta­ción, con las pier­nas cru­za­das, o sen­ta­do, in­clu­so tum­ba­dos, yo re­co­mien­do ver al­gu­nos ví­deos de pos­tu­ras pa­ra no for­zar la es­pal­da con ma­las for­mas de sen­tar­se. Los ojos cerrados y na­da más. La res­pi­ra­ción, nor­mal, no la fuer­ces. En si­len­cio.

La ma­ne­ra más sen­ci­lla de en­trar en si­len­cio in­te­rior es con­cen­trar­se en la res­pi­ra­ción. La men­te se irá mu­chas, mu­chas ve­ces, dia­lo­gan­do con pen­sa­mien­tos. Ca­da vez que te des cuen­ta, te vuel­ves de nue­vo a la res­pi­ra­ción.

Es­tar en si­len­cio tam­bién es una for­ma de me­di­ta­ción, aun­que no cie­rres los ojos, ni ten­gas una pos­tu­ra especial.

Si pien­sas, no ini­cies un diá­lo­go con tus pen­sa­mien­tos. Los ob­ser­vas en­tran­do y sa­lien­do de tu men­te, y vuel­ves de nue­vo, a tu res­pi­ra­ción.

Con 5 mi­nu­tos dia­rios pa­ra em­pe­zar es su­fi­cien­te y tie­nes va­rios be­ne­fi­cios:

Creas un há­bi­to nue­vo. El ce­re­bro tar­da unos 21 días en ge­ne­rar nue­vas co­ne­xio­nes neu­ro­ló­gi­cas, es de­cir, en crear una ru­ta nue­va, un há­bi­to nue­vo. Al crear al­go nue­vo, tu men­te se ac­ti­va de for­ma po­si­ti­va. Ten en cuen­ta

Mind­ful­ness es la prác­ti­ca de la pre­sen­cia ple­na. Es­tar don­de es­tás.

que a la men­te le en­can­ta la no­ve­dad, tie­ne cu­rio­si­dad. Es­to fa­ci­li­ta la crea­ción de otros nue­vos há­bi­tos.

La me­di­ta­ción re­la­ja, aun­que no lo per­ci­bas las pri­me­ras ve­ces, lo ha­ce. Y la re­la­ja­ción es otra he­rra­mien­ta fa­bu­lo­sa pa­ra po­ten­ciar es­ta­dos de cons­cien­cia op­ti­mis­tas.

Pa­ra fa­ci­li­tar la crea­ción de un há­bi­to nue­vo, bus­ca que esos cin­cos mi­nu­tos sean siem­pre a la mis­ma ho­ra, en el mis­mo lu­gar, con la mis­ma ru­ti­na.

Es­tar en si­len­cio tam­bién es una for­ma de me­di­ta­ción, aun­que no cie­rres los ojos, ni ten­gas una pos­tu­ra especial.

Pa­so 5. Al­qui­mia ener­gé­ti­ca

La ca­li­dad de nues­tros pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes, de­ter­mi­na la ca­li­dad de nues­tra ex­pe­rien­cia vi­tal. Cuan­do va­mos con el pi­lo­to au­to­má­ti­co, nos es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil dar­nos cuen­tas de es­tos pen­sa­mien­tos.

El há­bi­to y la ru­ti­na ha­ce que las cosas más evi­den­tes, se vuel­van in­vi­si­bles.

VUÉLVETE ‘INS­PEC­TOR DE PEN­SA­MIEN­TOS’

Pres­ta aten­ción a có­mo te sien­tes a lo lar­go del día y fí­ja­te qué pen­sa­mien­to ha ge­ne­ra­do ese sen­tir.

Los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, ba­jan nues­tro ni­vel ener­gé­ti­co y lo ha­cen más den­so. Nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se de­bi­li­ta y nos vol­ve­mos más pro­pen­sos a las en­fer­me­da­des.

Una vez los ten­gas lo­ca­li­za­dos, cám­bia­los por su opues­to en po­si­ti­vo.

Si tu ten­den­cia es a la ne­ga­ti­va, ne­ce­si­ta­rás ha­cer un es­fuer­zo pa­ra vol­car el pe­so de tus há­bi­tos, ha­cia el la­do con­tra­rio. Pe­ro, co­mo siem­pre di­go, es cues­tión de en­tre­na­mien­to.

Cuan­do cam­bias es­tos pen­sa­mien­tos den­sos por otros más li­ge­ros, tu ni­vel ener­gé­ti­co sube, tu vi­bra­ción sube, tu sis­te­ma in­mu­ne se for­ta­le­ce, y tú... re­cu­pe­ras la ca­pa­ci­dad de ver opor­tu­ni­da­des.

Es im­por­tan­te no juz­gar­nos, por­que si lo ha­ce­mos, el jui­cio agre­ga mu­cha car­ga ne­ga­ti­va a la que ya lle­va­mos en­ci­ma. Y se tra­ta de ali­ge­rar el pe­so.

La cul­pa o el pe­sar es otra emo­ción que acom­pa­ña a la ne­ga­ti­vi­dad. Sen­tir pe­sar por to­do lo que no he­mos po­di­do ha­cer me­jor, tam­bién echa el freno a nues­tro ob­je­ti­vo.

De nue­vo, la acep­ta­ción es el an­tí­do­to. Sol­tar, sol­tar, sol­tar. Lo ha- ce­mos lo me­jor que po­de­mos en ca­da mo­men­to. Si hu­bié­se­mos po­di­do ha­cer­lo me­jor, lo ha­bría­mos he­cho.

UNA CO­SA MÁS AN­TES DE TER­MI­NAR

To­dos te­ne­mos una fran­ja ho­ra­ria dia­ria en la que so­mos más op­ti­mis­tas de for­ma na­tu­ral. En­cuen­tra tu fran­ja y úsa­la pa­ra pro­gra­mar tus ob­je­ti­vos, pa­ra crear pro­yec­tos, pa­ra me­di­tar.

¡¡Fe­liz trans­for­ma­ción!!

Cuan­to an­tes acep­tes tu ne­ga­ti­vi­dad, an­tes la sol­ta­rás. El jui­cio vie­ne cuan­do no hay acep­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.