Aler­gias y ali­men­tos

¿Es­tá la so­lu­ción en lo que co­me­mos?

Integral - - Editorial - TEX­TOS: BLAN­CA HERP, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DEL DR. SAN­TOS MAR­TÍN ( ME­DI­CI­NA INTEGRAT I VA)

Po­de­mos con­si­de­rar las reac­cio­nes alér­gi­cas co­mo un pro­ble­ma de irri­ta­ción in­tes­ti­nal cró­ni­ca. Por eso, pa­ra re­me­diar­las o im­pe­dir­las, es esen­cial cui­dar la ali­men­ta­ción.

UNA HIS­TO­RIA FRE­CUEN­TE

JSL tie­ne aho­ra 15 años. Cuan­do na­ció, su ma­dre le dio el pe­cho du­ran­te ape­nas un mes. «No te­nía de­ma­sia­do y co­mo pron­to ten­dría que vol­ver a tra­ba­jar...», me ex­pli­có. Y con­ti­nua­ba: «Era muy ma­la dur­mien­do, po­co des­pués de na­cer em­pe­zó por las no­ches a des­per­tar­se. El pediatra nos de­cía que eran los có­li­cos del lac­tan­te y que se le pa­sa­rían. Se le pa­sa­ron, pe­ro en­ton­ces apa­re­cie­ron las dia­rreas se­gui­das de es­tre­ñi­mien­to, y cuan­do por fin me­jo­ró, tu­vo la pri­me­ra oti­tis. Al pa­re­cer eran los dien­tes. Le die­ron an­ti­bió­ti­cos y des­pués de una cor­ta me­jo­ría se le vol­vió a pre­sen­tar otra in­fec­ción.

Los an­ti­bió­ti­cos se hi­cie­ron tan nor­ma­les co­mo el pos­tre.

Una de las in­fec­cio­nes ya fue una bron­qui­tis, ca­si sin fie­bre y su­pu­so nue­vos me­di­ca­men­tos. Esa vez ter­mi­nó en ur­gen­cias de un hos­pi­tal. Re­gre­só a ca­sa con una re­ce­ta, pa­ra em­pe­zar a to­mar de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, ae­ro­so­les in­ha­la­dos. JSL me­jo­ró, pe­ro des­de en­ton­ces las cri­sis de as­ma se pre­sen­tan más in­ten­sas con ca­da ca­ta­rro que co­ge, que ya no son, co­mo al prin­ci­pio, con fie­bre.

És­ta es una his­to­ria si­mi­lar a la de mi­les de ni­ños que ca­da año se in­cor­po­ran a la le­gión de nue­vos alér­gi­cos y que tie­nen co­mo úni­ca es­pe­ran­za lle­gar al «cam­bio», a la pu­ber­tad.

Pe­ro el au­tén­ti­co cam­bio que de­be­rían ha­cer, la ali­men­ta­ción, no le in­tere­sa a na­die. A los pa­dres por­que su­po­ne en­fren­tar­se con las cos­tum­bres ac­tua­les de per­mi­si­vi­dad y fal­ta de cri­te­rio en lo que es sa­lu­da­ble y no lo es. Y a la cla­se mé­di­ca por­que de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca só­lo re­ci­be in­for­ma­ción de los me­di­ca­men­tos co­mo úni­co tra­ta­mien­to pa­ra es­tos tras­tor­nos. Pe­ro con ello no so­lu­cio­na­mos el pro­ble­ma de es­ta en­fer­me­dad de mil ca­ras.

¿QUÉ ES LA ALERGIA?

An­tes de se­guir ese ca­mino, vea­mos lo que es una alergia: bá­si­ca­men­te, una reac­ción ex­ce­si­va o inade­cua­da del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co (SI) fren­te a una sus­tan­cia con la que el or­ga­nis­mo ya ha te­ni­do un con­tac­to pre­vio. Con el se­gun­do con­tac­to se pro­du­ce una reac­ción in­fla­ma­to­ria en al­gu­na zo­na o zo­nas de nues­tro cuer­po.

Es­ta reac­ción, de­pen­dien­do del ti­po que sea, apa­re­ce de ma­ne­ra in­me­dia­ta o más len­ta­men­te; su du­ra­ción es va­ria­ble y pue­de, por la in­ten­si­dad de la mis­ma, lle­gar a po­ner en pe­li­gro la vi­da del que la pa­de­ce. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la alergia son muy va­ria­das y com­pren­den un gru­po de en­fer­me­da­des ca­da vez más am­plio (véa­se el re­cua­dro «Ti­pos de aler­gias»). Los fac­to­res que

hoy sa­be­mos cau­san­tes de aler­gias son mu­chí­si­mos, y van des­de las par­tí­cu­las del dié­sel al que­mar­se has­ta con­ser­van­tes em­plea­dos en las va­cu­nas.

¿HAY UNA AL­TER­NA­TI­VA?

La res­pues­ta es cla­ra: sí. Si uti­li­za­mos lo mu­cho que ya co­no­ce­mos del desa­rro­llo del SI y las res­pues­tas or­gá­ni­cas fren­te a es­ta en­fer­me­dad. Ha­ga­mos un po­co de his­to­ria pa­ra en­ten­der el pro­ce­so. En la evo­lu­ción de la vi­da so­bre el pla­ne­ta tie­rra se han ido desa­rro­llan­do las plan­tas y los ani­ma­les su­pe­rio­res a par­tir de for­mas de vi­das mu­cho más sen­ci­llas. Es­te desa­rro­llo ha ido ín­ti­ma­men­te li­ga­do siem­pre a la pre­sen­cia de mi­cro­or­ga­nis­mos (MO), sin los cua­les, ca­si con to­da se­gu­ri­dad, po­de­mos afir­mar que la evo­lu­ción de los se­res su­pe­rio­res no hu­bie­ra si­do po­si­ble.

Du­ran­te los mi­llo­nes de años de evo­lu­ción, se ha ido crean­do una re­la­ción de de­pen­den­cia muy ín­ti­ma en­tre los mi­cro y los ma­cro or­ga­nis­mos. Ge­ne­ral­men­te te­ne­mos una vi­sión ne­ga­ti­va de los MO, co­mo los que da­ñan y per­ju­di­can al ser hu­mano y de­be­mos com­ba­tir­los sin tre­gua. Pe­ro la reali­dad es muy dis­tin­ta, ya que son ellos, cuan­do per­de­mos nues­tro equi­li­brio in­terno, los que nos per­mi­ten re­cu­pe­rar­lo gra­cias a los me­ca­nis­mos que po­nen en fun­cio­na­mien­to. La in­fec­ción es una res­pues­ta pre­ci­sa y ne­ce­sa­ria, desa­rro­lla­da du­ran­te mi­llo­nes de años de evo­lu­ción; se­cun­da­ria a un pro­ble­ma pre­vio y no, co­mo se cree, el pro­ble­ma en sí mis­mo. Pe­ro, ¿dón­de se pro­du­ce esa res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca?

EL SIS­TE­MA IN­MU­NO­LÓ­GI­CO

El in­tes­tino es, co­mo nin­gu­na otra par­te de nues­tro or­ga­nis­mo, el lu­gar don­de el mun­do ex­te­rior es­tá en más ín­ti­mo con­tac­to con el in­te­rior. Lo ajeno a no­so­tros se con­vier­te en pro­pio y co­mo con­se­cuen­cia se pro­du­ce un fil­tra­do y re­co­no­ci­mien­to de sus­tan­cias que lue­go per­mi­ti­rá al SI dis­tin­guir y es­tar pre­pa­ra­do pa­ra la res­pues­ta de­fen­si­va en ca­so de ser pre­ci­so.

Pa­ra ello la na­tu­ra­le­za ha ido ge­ne­ran­do en el ser hu­mano un SI lla­ma­do GALT (Gu­tas­so­cia­ted Lymp­hoid Tis­sue). Se si­túa a lo lar­go del in­tes­tino y fun­da­men­tal­men­te en la úl­ti­ma por­ción del in­tes­tino del­ga­do y prin­ci­pio del grue­so (Pla­cas de Pe­yer). De aquí par­te el 80% de la in­for­ma­ción y sus­tan­cias que ri­gen el com­por­ta­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de la mu­co­sa bron­quial BALT (Bron­chus as­so­cia­ted lymp­hoid Tis­sue), así co­mo el de las mu­co­sas lla­ma­do MALT. Di­cho de otra ma­ne­ra, cual­quier reac­ción que se pro­duz­ca en el or­ga­nis­mo a ni­vel in­mu­ni­ta­rio, se­rá de­ter­mi­na­da por lo que es­té pa­san­do en el sis­te­ma GALT Si en és­te pre­do­mi­na la in­fla­ma­ción, los me­dia­do­res in­mu­ni­ta­rios que allí se pro­du­cen es­ta­rán pres­tos a en­trar en fun­cio­na­mien­to en cual­quier par­te

del or­ga­nis­mo y dar las pa­to­lo­gías hi­per­reac­ti­vas co­rres­pon­dien­tes.

Es­to no es de ex­tra­ñar, ya que son más de 300 m2 los que tie­ne nues­tro in­tes­tino y por don­de pa­san la ma­yor par­te de sus­tan­cias que de­be­mos in­cor­po­rar a nues­tro cuer­po y ha­cer pro­pias pa­ra su con­ser­va­ción y desa­rro­llo. La in­mu­ni­dad se li­mi­ta a eli­mi­nar aque­llo que no pue­de ser in­cor­po­ra­do en nues­tro or­ga­nis­mo y por lo tan­to lo per­ci­be co­mo ajeno.

Por to­do ello la res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca tie­ne un pri­mer con­di­cio­nan­te: lo que co­me­mos: de es­te con­di­cio­nan­te de­pen­den los pro­duc­tos me­ta­bó­li­cos que se ori­gi­nen con la ali­men­ta­ción y el ti­po de bac­te­rias que allí se ge­ne­ren. En fun­ción de és­tas se pro­du­cen unas sus­tan­cias u otras, fru­to del me­ta­bo­lis­mo sim­bió­ti­co de la flo­ra bac­te­ria­na y los en­te­ro­ci­tos (células de las pa­re­des in­tes­ti­na­les), que pue­den com­por­tar­se co­mo irri­tan­tes.

To­do ello pue­de fa­vo­re­cer los fe­nó­me­nos de in­fla­ma­ción y con ello la alergia —¡en­tre otros mu­chos pro­ble­mas!— es­tá ser­vi­da. La reac­ción alér­gi­ca, y así lo cons­ta­to en mi prác­ti­ca clí­ni­ca dia­ria, es un pro­ble­ma, en pri­mer lu­gar, de irri­ta­ción in­tes­ti­nal cró­ni­ca, que no tie­ne so­lu­ción mien­tras nos mal­tra­te­mos con la for­ma de ali­men­tar­nos.

Ca­da vez hay más evi­den­cias de ello. Los tra­ba­jos de Soot­hill et al. de­mues­tran la re­la­ción en­tre la ali­men­ta­ción con le­ches pre­pa­ra­das y la ato­pia por la ele­va­ción de las IgE, una pro­teí­na del cuer­po pre­sen­te en los ma­mí­fe­ros, que tie­ne la mi­sión de ac­tuar co­mo an­ti­cuer­po fren­te a una sus­tan­cia ex­tra­ña que ha pe­ne­tra­do y lo­grar así su eli­mi­na­ción.

Si en la pri­me­ra fa­se de nues­tra vi­da no pre­pa­ra­mos nues­tro in­tes­tino, me­dian­te una ade­cua­da ali­men­ta­ción y la con­si­guien­te co­rrec­ta flo­ra bac­te­ria­na pa­ra la ab­sor­ción de sus­tan­cias, so­mos can­di­da­tos a te­ner in­to­le­ran­cias más o me­nos acu­sa­das a cier­tos pro­duc­tos. Aun­que in­to­le­ran­cia no sig­ni­fi­ca te­ner ya una alergia.

Nor­mal­men­te trans­cu­rre dan­do una sin­to­ma­to­lo­gía po­co es­pe­cí­fi­ca y en oca­sio­nes de lo más di­ver­sa: des­de tras­tor­nos del com­por­ta­mien­to has­ta mens­trua­les, ce­fa­leas, in­fec­cio­nes de re­pe­ti­ción en las vías res­pi­ra­to­rias al­tas o ec­ce­mas. To­do ca­be.

¿CÓ­MO SE MA­NI­FIES­TAN?

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes alér­gi­cas, con au­men­to o no de las IgE, se pre­sen­tan, en su for­ma clá­si­ca, don­de el or­ga­nis­mo es más dé­bil o la na­tu­ra­le­za de los alér­ge­nos ha­cen que esa zo­na con­cre­ta sea la más afec­ta­da.

Los lác­teos, por ejem­plo, se ma­ni­fies­tan más en las mu­co­sas de las vías res­pi­ra­to­rias y bron­quios, mien­tras que otro de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios, el tri­go, lo ha­ce más en la piel, so­bre to­do en la zo­na pe­ri­bu­cal y en las ar­ti­cu­la­cio­nes (co­dos y ro­di­llas).

Hay otras sus­tan­cias que sue­len ser fre­cuen­tes pro­duc­to­ras de in­to­le­ran­cias, jun­to con las men­cio­na­das an­te­rior­men­te: los hue­vos y los fru­tos se­cos.

Con fre­cuen­cia po­de­mos en­con­trar di­fe­ren­tes sus­tan­cias que ayu­dan a to­do el pro­ce­so de ma­ne­ra im­por­tan­te. El azú­car y las ha­ri­nas re­fi­na­das pro­vo­can una mo­di­fi­ca­ción im­por­tan­te de la flo­ra bac­te­ria­na que fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de la in­fla­ma­ción o en su de­fec­to la man­tie­ne.

Por otro la­do, sus­tan­cias co­mo las amal­ga­mas den­ta­les u otros me­ta­les pe­sa­dos pro­du­cen tam­bién, por sí mis­mos, fe­nó­me­nos de pru­ri­to y pue­den ha­cer que pequeños des­equi­li­brios or­gá­ni­cos se con­vier­tan en gran­des pa­to­lo­gías por su ac­ción so­bre el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, o por obli­gar al cuer­po a un con­su­mo ex­ce­si­vo de oli­go­ele­men­tos, lo que a su vez no per­mi­te una fun­cio­na­li­dad or­gá­ni­ca nor­mal.

Las in­fec­cio­nes in­tes­ti­na­les, so­bre to­do por hon­gos ( ver ar­tícu­lo so­bre la can­di­dia­sis en es­te mis­mo nú­me­ro), cu­yas to­xi­nas pue­den dar lu­gar a las de­no­mi­na­das pa­rá­li­sis in­mu­ni­ta­rias, fa­vo­re­cen las in­fec­cio­nes de to­da ín­do­le en el or­ga­nis­mo, pe­ro tam­bién pue­den irri­tar­lo de ma­ne­ra que las res­pues­tas in­mu­no­ló­gi­cas sean hi­per­reac­ti­vas y con ello alér­gi­cas.

Si en la pri­me­ra fa­se de nues­tra vi­da no pre­pa­ra­mos nues­tro in­tes­tino con una ade­cua­da ali­men­ta­ción, so­mos can­di­da­tos a pa­de­cer in­to­le­ran­cias a al­gu­nas sus­tan­cias.

Otra fuen­te de pro­ble­mas son las po­li­no­sis (reac­cio­nes alér­gi­cas de hi­per­sen­si­bi­li­dad al polen). Son reac­cio­nes no muy di­fe­ren­tes a las del as­ma o la ri­ni­tis va­so­mo­to­ra (la na­riz pa­re­ce un gri­fo ro­to). Co­mo to­dos los otros fe­nó­me­nos in­mu­ni­ta­rios, el ori­gen ra­di­ca en el in­tes­tino y no sue­le ser ne­ce­sa­rio ha­cer de­ma­sia­do pa­ra no te­ner pro­ble­mas im­por­tan­tes con es­ta en­fer­me­dad si so­mos ca­pa­ces de sol­ven­tar los pro­ble­mas en el in­tes­tino.

¿CÓ­MO PREVENIRLAS?

Lo pri­me­ro de to­do es re­co­no­cer las sus­tan­cias que nos cau­san pro­ble­mas. Las prue­bas con­ven­cio­na­les no sue­len ser de­ma­sia­do efi­ca­ces, ya que no son úti­les en ni­ños pequeños, y en los adul­tos la clí­ni­ca y las prue­bas no guar­dan una re­la­ción de­ma­sia­do di­rec­ta. Por otro la­do, las aler­gias sue­len ser tan múl­ti­ples que no per­mi­ten ob­te­ner, en ge­ne­ral, una uti­li­za­ción clí­ni­ca.

Al­gu­nos te­ra­peu­tas uti­li­zan la Bio­rre­so­nan­cia, que per­mi­te el re­co­no­ci­mien­to y tra­ta­mien­to del pro­ble­ma de una ma­ne­ra bas­tan­te efec­ti­va. Co­mo en un 80% de los ca­sos la le­che es­tá im­pli­ca­da, la pri­me­ra de las me­di­das se­ría la de de­jar du­ran­te unos días to­dos los lác­teos: el ma­yor pro­ble­ma sue­le dar­lo la lac­to­sa y en me­nor me­di­da la par­te pro­tei­ca, pe­ro lo me­jor es eli­mi­nar­los to­dos, así co­mo sus de­ri­va­dos. Es más com­pli­ca­do de lo que pa­re­ce, por­que los lác­teos es­tán en una in­fi­ni­dad de pro­duc­tos in­dus­tria­les.

Una dis­mi­nu­ción de los azú­ca­res in­dus­tria­les, en to­das sus for­mas, sue­le ser tam­bién una gran ayu­da, so­bre to­do si du­ran­te unos días se pue­de co­mer sin ali­men­tos ma­ni­pu­la­dos.

La in­ges­ta de bac­te­rias que no con­ten­gan na­da de lac­to­sa, da una es­ta­bi­li­dad im­por­tan­te al me­dio in­tes­ti­nal y per­mi­te la re­duc­ción de los fe­nó­me­nos in­fla­ma­to­rios, lo que re­du­ce las reac­cio­nes alér­gi­cas. Hay otra co­sa muy im­por­tan­te: lo mis­mo que se pue­de te­ner pro­ble­mas con los áca­ros, se pue­de te­ner alergia a las per­so­nas. En es­tos ca­sos, la tran­qui­li­dad y el sa­ber có­mo com­por­tar­se nos per­mi­ti­rá pa­de­cer mu­cho me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.