La pe­da­go­gía Pi­kler

Be­ne­fi­cios de la mo­vi­li­dad li­bre en los be­bés

Integral - - Editorial - TEX­TOS: AN­NA SÓLYOM, FA C I L I TADORA DE CAM­BIOS V I TA­LES www. l i s t e n t o y o u r s e l f. o rg

Pa­ra los que he­mos na­ci­do y nos he­mos cria­do en el seno de una fa­mi­lia, nos re­sul­ta di­fí­cil imaginar có­mo pue­de ser cre­cer sin co­no­cer a nues­tros pa­dres. In­clu­so aun­que tu­vié­ra­mos una fa­mi­lia im­per­fec­ta, sen­tía­mos que nues­tros jó­ve­nes co­ra­zo­nes se con­mo­vían an­te las aven­tu­ras del pe­que­ño Oli­ver Twist de Char­les Dic­kens.

Has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co, los or­fa­na­tos eran co­mu­nes en la ma­yo­ría de los paí­ses y, pro­ba­ble­men­te, mu­chos de los ni­ños que lle­ga­ban a esas ins­ti­tu­cio­nes co­mo be­bés veían per­ju­di­ca­da to­da su vi­da emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca.

UNA PEDIATRA MO­DER­NA

Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, una pediatra hún­ga­ra, la doc­to­ra Emmi Pi­kler ( 1902- 1984) em­pe­zó a tra­ba­jar en una ins­ti­tu­ción pa­ra ni­ños aban­do­na­dos y malnu­tri­dos, y gra­cias a su li­de­raz­go na­ció una nue­va me­to­do­lo­gía de cui­da­do in­fan­til tem­pra­na, que se cen­tró en el bie­nes­tar del ni­ño has­ta que és­te pu­die­ra ir a vi­vir con su fa­mi­lia fi­nal.

Su en­fo­que se cen­tró en có­mo evi­tar el da­ño psí­qui­co y emo­cio­nal de los pequeños que ha­bían per­di­do a sus pa­dres o eran be­bés no desea­dos. Pa­ra ello, bus­có una me­to­do­lo­gía que les ofre­cie­ra ese ba­ga­je emo­cio­nal mí­ni­mo que les per­mi­ti­ría cre­cer co­mo adul­tos sa­nos.

Emmi Pi­kler ob­tu­vo su di­plo­ma en Vie­na, Aus­tria, ba­jo la di­rec­ción de Cle­mens von Pir­quet ( 1874- 1929), quien, más allá de sus in­ves­ti­ga­cio­nes en in­mu­no­lo­gía y en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, y ha­bien­do in­tro­du­ci­do el tér­mino “alergia” en 1906, fue un ex­tra­or­di­na­rio pediatra, pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­do por las cues­tio­nes re­la­ti­vas a la edu­ca­ción in­fan­til.

Pir­quet fue una gran in­fluen­cia pa­ra Emmi Pi­kler, pues opi­na­ba que la ta­rea más im­por­tan­te es pro­te­ger la sa­lud in­te­gral del ni­ño, en lu­gar de « cen­trar­se só­lo en el diag­nós­ti­co y la cu­ra­ción de las en­fer­me­da­des. Lo que más im­por­ta no es la en­fer­me­dad sino el ni­ño ».

Emmi Pi­kler re­gre­só a Hun­gría a prin­ci­pios de los años trein­ta, don­de su di­plo­ma fue re­co­no­ci­do en 1935 y pu­do co­men­zar a tra­ba­jar.

Su en­fo­que era bas­tan­te inusual pa­ra la épo­ca: a me­nu­do vi­si­ta­ba fa­mi­lias don­de no ha­bía be­bés en­fer­mos pa­ra edu­car y ayu­dar a los pa­dres a cui­dar de sus re­cién na­ci­dos.

«El ni­ño que lle­ga a al­go por sus pro­pios me­dios ad­quie­re co­no­ci­mien­tos de otra na­tu­ra­le­za, dis­tin­tos a si re­ci­be una so­lu­ción for­za­da.» EMMI PI­KLER

UN EN­FO­QUE PRO­BA­DO

Pi­kler em­pren­dió el li­de­raz­go de una ca­sa de cui­da­do in­fan­til fun­da­da por el es­ta­do en 1946, que re­ci­bió su nom­bre des­pués del de la ca­lle en la que se en­cuen­tra. El ins­ti­tu­to si­gue sien­do el co­ra­zón de la pe­da­go­gía Pi­kler, y fun­cio­na co­mo una guar­de­ría, cen­tro de ob­ser­va­ción y edu­ca­ción, don­de tam­bién ofre­cen ser­vi­cios de ase­so­ra­mien­to.

Gra­cias a los co­la­bo­ra­do­res y alum­nos de Emmi Pi­kler, hoy en día su me­to­do­lo­gía es mun­dial­men­te re­co­no­ci­da y uti­li­za­da, no só­lo en las ins­ti­tu­cio­nes de cui­da­do in­fan­til, sino tam­bién en guar­de­rías y en con­sul­tas pa­ra ase­so­rar a los pa­dres.

Su sis­te­ma de cui­da­do in­fan­til tem­prano ha de­mos­tra­do ser muy útil, y las in­ves­ti­ga­cio­nes in­de­pen­dien­tes rea­li­za­das en los años se­ten­ta y ochen­ta de­mos­tra­ron que los ni­ños que ha­bían pa­sa­do sus pri­me­ros años en el Ins­ti­tu­to Pi­kler-Lóczy cre­cie­ron co­mo adul­tos sa­nos emo­cio­nal y psí­qui­ca­men­te, sin adic­cio­nes o há­bi­tos des­truc­ti­vos, y lle­van­do una vi­da sa­na más ade­lan­te cuan­do for­ma­ron sus pro­pias fa­mi­lias.

Da­do que es­tos ni­ños fue­ron aban­do­na­dos o per­die­ron a sus pa­dres, lo que ob­via­men­te les aca­rreó un es­trés emo­cio­nal que po­dría ha­ber­les pro­du­ci­do da­ños a lo lar­go de su vi­da, es­ta­mos ha­blan­do de gran­des lo­gros.

¿Cuál fue su des­cu­bri­mien­to? ¿Cuál es el se­cre­to que es­ta pediatra hún­ga­ra in­tro­du­jo en el cui­da­do de los be­bés?

LA LI­BER­TAD DE MO­VI­MIEN­TO ES CLA­VE

El desa­rro­llo del mo­vi­mien­to de los re­cién na­ci­dos tie­ne su pro­pio es­pa­cio y rit­mo. El en­fo­que pio­ne­ro de Emmi Pi­kler in­clu­ye el li­bre mo­vi­mien­to y tie­ne en cuen­ta el im­pac­to a lar­go pla­zo que tal li­ber­tad tie­ne en el es­pí­ri­tu del be­bé, en su in­te­li­gen­cia y en su cuer­po.

Otra par­te im­por­tan­te es la aten­ción y la se­gu­ri­dad emo­cio­nal que se con­si­gue en­tre el ni­ño y el cui­da­dor/pa­dre, a par­tir del res­pe­to al be­bé. Pa­ra ello es esen­cial có­mo to­ca­mos y sos­te­ne­mos al be­bé des­de su na­ci­mien­to has­ta los dos años, ya que los be­bés no ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra al­can­zar sus hi­tos en la vi­da. Es su­fi­cien­te con el apo­yo pa­cien­te. ¿Por qué? Se­gún Pi­kler, los ni­ños en ge­ne­ral, pe­ro es­pe­cial­men­te los de ciu­dad, se mue­ven mal e inade­cua­da­men­te. No pue­den sen­tar­se, pa­rar­se o ca­mi­nar co­rrec­ta­men­te, por no ha­blar de mo-

vi­mien­tos más com­ple­jos. Aun­que es­to, ló­gi­ca­men­te, no es al­go que to­dos vea­mos.

An­te las du­das de los pa­dres so­bre cuán­do em­pe­za­ban a an­dar los ni­ños, a sen­tar­se o a te­ner­se de pie, ella res­pon­día que los ni­ños se sien­tan, se pa­ran, ca­mi­nan y se mue­ven, eso es ver­dad. Pe­ro lo im­por­tan­te es­tá en “có­mo lo ha­cen”. Nor­mal­men­te lo ha­cen de for­ma tor­pe y ex­tra­ña, abrup­ta­men­te y de for­ma in­efi­cien­te. Se can­san rá­pi­do, caen con fre­cuen­cia y se las­ti­man.

Si nos de­te­ne­mos a ob­ser­var en las ca­lles, en los pa­tios de re­creo, es­cue­las y jar­di­nes de in­fan­cia, o re­cor­da­mos a los be­bés y ni­ños que he­mos co­no­ci­do, lle­ga­re­mos a es­ta con­clu­sión.

Y de he­cho, la co­sa no me­jo­ra a la edad adul­ta. Con­si­de­ra­mos na­tu­ral que des­pués de dos ho­ras de ca­mi­nar no po­da­mos dar un pa­so más, que des­pués de unas ho­ras sen­ta­dos nos re­sul­te di­fí­cil mo­ver nues­tros miem­bros ya rí­gi­dos, etc. Pe­ro es­to no es pa­ra na­da na­tu­ral. Al sen­tar­se co­rrec­ta­men­te, uno no se can­sa, y si es­ta­mos de pie o ca­mi­na­mos co­rrec­ta­men­te, po­dre­mos aguan­tar mu­cho más de lo que ima­gi­na­mos.

El de­seo de que nues­tros hi­jos se mue­van de for­ma ar­mo­nio­sa no es pa­ra na­da una as­pi­ra­ción inal­can­za­ble. El mo­vi­mien­to co­rrec­to es una ca­pa­ci­dad in­na­ta en to­do el reino ani­mal, tam­bién en los se­res hu­ma­nos.

Si da­mos a los ni­ños el es­pa­cio y las po­si­bi­li­da­des de mo­vi­mien­to li­bre, lo ha­rán de for­ma tan be­lla y con tan­ta gra­cia co­mo el res­to de ani­ma­les: ági­les, de for­ma sen­ci­lla, con­fia­da y na­tu­ral.

DESA­RRO­LLO MO­TOR, A SU PRO­PIO RIT­MO

Pi­kler ba­só su vi­sión pe­da­gó­gi­ca en abun­dan­tes ob­ser­va­cio­nes reales. Descubrió gran va­rie­dad de mo­vi­mien­tos en el desa­rro­llo de los ni­ños, y se dis­tan­ció de cual­quier pro­gra­ma y nor­ma pre­con­ce­bi­da. Has­ta hoy, la ob­ser­va­ción es un ele­men­to cla­ve de la pe­da­go­gía Pi­kler.

Es im­por­tan­te se­ña­lar que su en­fo­que bus­ca el desa­rro­llo sa­lu­da­ble: es to­le­ran­te y pa­cien­te, pe­ro no ex­clu­ye la asis­ten­cia mé­di­ca si tal ne­ce­si­dad se re­quie­re en cual­quier mo­men­to.

Emmi Pi­kler no­tó que per­mi­tien­do que los be­bés se mo­vie­ran li­bre­men­te, los ni­ños se desa­rro­lla­ban me­jor, de acuer­do con sus pro­pias le­yes in­ter­nas y na­tu­ra­les.

Acom­pa­ña­do por la pre­sen­cia cons­cien­te de los adul­tos, que crea una re­la­ción po­si­ti­va con los ni­ños, to­das las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias es­tán pre­sen­tes pa­ra el sano y co­rrec­to desa­rro­llo del ni­ño.

Des­de la edad más tem­pra­na, tam­bién se uti­li­za el len­gua­je co­mo apo­yo du­ran­te es­te pro­ce­so: un cui­da­dor que res­pon­de a los ni­ños y co­men­ta sus ac­cio­nes, re­fuer­za su au­to­es­ti­ma y desa­rro­llo fí­si­co. Los cui­da­do­res de Pi­kler no ex­pli­can, no ha­cen pre­gun­tas o dan cla­ses al ni­ño, sino que des­cri­ben y de­no­tan las ac­cio­nes de las ma­nos.

¿Cuá­les son las eta­pas del desa­rro­llo de un be­bé re­cién na­ci­do? Vea­mos có­mo lo des­cri­be Emmi Pi­kler: 1. El ni­ño na­ce y se man­tie­ne so­bre su es­pal­da —en mu­chos paí­ses tam­bién tien­den a los re­cién na­ci­dos so­bre el vien­tre.

El re­cién na­ci­do se en­cuen­tra de es­pal­das con los bra­zos y las pier­nas do­bla­das, los pu­ños cerrados, ge­ne­ral­men­te con el tor­so li­ge­ra­men­te in­cli­na­do ha­cia un la­do y la ca­be­za li­ge­ra­men­te la­dea­da. Su po­si­ción es asi­mé­tri­ca.

A me­nu­do, un la­do se desa­rro­lla de ma­ne­ra di­fe­ren­te al otro. El re­cién na­ci­do sue­le gi­rar la ca­be­za siem­pre ha­cia el mis­mo la­do. Du­ran­te los pri­me­ros tres me­ses, el re­cién na­ci­do gol­pea­rá con el pie sus pier­nas y agi­ta­rá ca­da vez más sus bra­zos.

2. Vuel­ve la ca­be­za. La for­ma de mo­ver­se cam­bia cuan­do, du­ran­te el día, el ni­ño co­mien­za a se­guir ob­je­tos que le in­tere­san con sus ojos y con el gi­ro de la ca­be­za.

Los mo­vi­mien­tos errá­ti­cos y des­or­ga­ni­za­dos de las ma­nos tam­bién cam­bian cuan­do el be­bé em­pie­za a pres­tar aten­ción al mo­vi­mien­to de sus ma­nos. Ob­ser­va sus ma­nos y des­cu­bre que son sus pro­pias ma­nos. 3. Prac­ti­ca los mo­vi­mien­tos de mano. En el cur­so de los si­guien­tes tres me­ses, el ni­ño ob­ser­va sus ma­nos con cre­cien­te in­te­rés, in­ten­tan­do mo­vi­mien­tos es­pe­cí­fi­cos una y otra vez.

Cuan­do sien­te un ro­ce en la pal­ma de la mano, in­me­dia­ta­men­te aga­rra el ob­je­to que la to­ca. De­jar ir es más di­fí­cil, eso tie­ne que apren­der­lo. El ni­ño tra­ba­ja­rá du­ran­te se­ma­nas, de for­ma reite­ra­ti­va, an­tes de que la ac­ción de de­jar ir se con­vier­ta en se­gu­ra y fá­cil. 4. Se gi­ra ha­cia un la­do. Cuan­do el ni­ño es ca­paz de cap­tar bien las cosas, no só­lo to­ma lo que es­tá den­tro del al­can­ce de sus ma­nos, sino que se ex­tien­de pro­gre­si­va­men­te en la di­rec­ción que le in­tere­sa. Al lle­gar más y más le­jos, po­co a po­co se acues­ta so­bre un la­do. 5. Gi­ra so­bre su tri­pa. Cuan­do jue­ga de la­do, pue­de su­ce­der que pier­da el equi­li­brio y cai­ga so­bre su vien­tre. Tam­bién pue­de acos­tar­se so­bre el vien­tre, im­pul­sán­do­se con el mis­mo mo­vi­mien­to que lo lle­vó a es­tar de la­do. 6. Se gi­ra y vuel­ve so­bre su es­pal­da. El ni­ño ca­da vez tie­ne un con­trol más com­ple­to so­bre su cuer­po. 7. Pa­sa los días acos­ta­do so­bre la tri­pa. Ten­der­se so­bre su vien­tre es al­go que tam­bién ha de apren­der, prac­ti­car y per­fec­cio­nar. Al prin­ci­pio só­lo le­van­ta­rá la ca­be­za, lue­go apren­de­rá a usar sus ma­nos y bra­zos mien­tras ya­ce so­bre su tri­pi­ta. Sus pies gi­ra­rán li­bre­men­te en el ai­re. 8. Es­ti­ra­mien­to. En es­te mo­men­to, el be­bé pue­de mo­ver­se con bas­tan­te in­ten­cio­na­li­dad. Por sor­pren­den­te que pa­rez­ca, el be­bé acos­ta­do so­bre su vien­tre o so­bre su es­pal­da, apa­ren­te­men­te in­ca­paz de mo­ver­se, lle­ga tar­de o tem­prano al ob­je­to que in­ten­ta al­can­zar.

Se do­bla y se es­ti­ra en pequeños mo­vi­mien­tos de oru­ga. Es­ta fle­xión y es­ti­ra­mien­to es una de las eta­pas más im­por­tan­tes en el desa­rro­llo del mo­vi­mien­to del ni­ño.

En es­te mo­men­to, la asi­me­tría in­na­ta del tor­so y de la es­pi­na dor­sal des­apa­re­ce, la co­lum­na ver­te­bral se en­de­re­za a tra­vés de es­tos mo­vi­mien­tos na­tu­ra­les y el tor­so se vuel­ve elás­ti­co, fle­xi­ble y muscu­loso. 9. Ro­dan­do. Du­ran­te los tres me­ses si­guien­tes, el be­bé apren­de a vol­ver­se de es­pal­das ha­cia ade­lan­te y de atrás al fren­te en una di­rec­ción, mo­vién­do­se ca­da vez más rá­pi­do de un lu­gar a otro, pa­ra al­can­zar el ob­je­to de su in­te­rés con ra­pi­dez y cer­te­za. 10. So­bre su vien­tre y ga­tean­do a cua­tro pa­tas. Du­ran­te el cuar­to tri­mes­tre del año, el be­bé co­mien­za a mo­ver­se so­bre su vien­tre.

Al prin­ci­pio se des­li­za ha­cia atrás en lu­gar de mo­ver­se ha­cia ade­lan­te, pe­ro lue­go se em­pie­za a mo­ver­se ha­cia de­lan­te. A ve­ces los bra­zos son los que lle­van y otras ve­ces se­rán las pier­nas.

Los ni­ños con los múscu­los del tor­so más dé­bi­les se mue­ven so­bre sus vien­tres du­ran­te mu­cho tiem­po, for­ta­le­cien­do así su es­pal­da y su tron­co.

Des­pués em­pe­za­rá a ga­tear a cua­tro pa­tas. 11. Se sien­ta. El que es ca­paz de sen­tar­se co­rrec­ta­men­te, se sien­ta no só­lo ver­ti­cal sino tam­bién efi­cien­te­men­te. Sen­tar­se no le can­sa por­que no es una ten­sión, sino más bien es re­la­jan­te pa­ra él.

Na­tu­ral­men­te, cuan­do los ni­ños em­pie­zan a sen­tar­se, no siem­pre se sien­tan bien. A me­nu­do se sien­tan con la es­pal­da tor­ci­da y lo ha­cen con mu­cho es­fuer­zo, se can­san rá­pi­da­men­te y se re­cues­tan de nue­vo pa­ra des­can­sar. No obli­gue­mos a los ni­ños a sen­tar­se. 12. Se le­van­ta. Ge­ne­ral­men­te, el ni­ño in­ten­ta po­ner­se de pie en la mis­ma eta­pa que in­ten­ta sen­tar­se. A ve­ces su­ce­de

que un ni­ño apren­de a le­van­tar­se y más tar­de apren­de a sen­tar­se.

Cuan­do em­pie­zan a le­van­tar­se, los ni­ños po­nen muy po­co pe­so en sus pier­nas. A me­nu­do se man­tie­nen so­bre los de­dos de los pies y, ge­ne­ral­men­te, con las pier­nas muy se­pa­ra­das. No per­ma­ne­cen en es­ta po­si­ción du­ran­te mu­cho tiem­po cuan­do tie­nen la op­ción de ga­tear. 13. Se man­tie­ne en pie li­bre­men­te. Es­te es un hi­to en el desa­rro­llo del ni­ño, ya que ad­quie­re mu­cha au­to­no­mía. 14. Ca­mi­na. Ge­ne­ral­men­te, un ni­ño cu­yo desa­rro­llo mo­tor no ha si­do in­ter­fe­ri­do, co­mien­za a ca­mi­nar sin apo­yo du­ran­te la pri­me­ra mi­tad de su se­gun­do año. In­clu­so en­ton­ces, en su ma­yo­ría no son más que in­ten­tos.

Ca­mi­nar con el pro­pó­si­to de avan­zar, en lu­gar de arras­trar­se, sue­le lle­gar más tar­de.

APREN­DER A APREN­DER

El mar­co tem­po­ral del desa­rro­llo del mo­vi­mien­to en la pri­me­ra in­fan­cia no es el mis­mo con to­dos los ni­ños. Cuán­do y qué mo­vi­mien­tos prac­ti­ca­rá un be­bé no só­lo de­pen­de de su sa­lud, sino tam­bién de otros fac­to­res: su dis­po­si­ción fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, las po­si­bles ano­ma­lías, la re­sis­ten­cia de sus ar­ti­cu­la­cio­nes, el desa­rro­llo de su sen­ti­do del equi­li­brio…

Es­te pro­ce­so de apren­di­za­je desem­pe­ña­rá un pa­pel muy im­por­tan­te du­ran­te to­da la vi­da de la per­so­na. A tra­vés de es­te desa­rro­llo, el ni­ño ad­quie­re in­de­pen­den­cia, pa­cien­cia y per­se­ve­ran­cia con su tra­ba­jo, así co­mo la ca­pa­ci­dad de di­ri­gir to­da su aten­ción ha­cia sus ha­bi­li­da­des.

Es así por­que du­ran­te el desa­rro­llo del mo­vi­mien­to, no só­lo apren­de a ro­dar, ga­tear, sen­tar­se, le­van­tar­se o ca­mi­nar, sino que tam­bién apren­de a apren­der. Apren­de a ocu­par­se con al­go de for­ma in­de­pen­dien­te, a in­tere­sar­se, a pro­bar cosas, a ex­pe­ri­men­tar. Apren­de a su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des. Lle­ga a co­no­cer la ale­gría y la sa­tis­fac­ción que apor­ta el éxi­to, el re­sul­ta­do de su per­se­ve­ran­cia pa­cien­te y mo­ti­va­da.

LOS 7 PRIN­CI­PIOS DEL RES­PE­TO A TU BE­BÉ

Más allá de per­mi­tir que tu be­bé se mue­va li­bre­men­te y a su pro­pio rit­mo, hay otras di­rec­tri­ces acon­se­ja­das por los pe­da­go­gos de la es­cue­la Pi­kler. Aquí ex­po­ne­mos al­gu­nas pa­ra que los lle­ves a la prác­ti­ca, ba­sa­dos en Los Sie­te Prin­ci­pios de Li­sa McKimm, con­cre­ta­men­te en su ar­tícu­lo so­bre los prin­ci­pios rec­to­res de Emmi Pi­kler. 1. Por lo ge­ne­ral, el tiem­po que pa­sa­mos con los ni­ños sue­le ser el de cui­da­do bá­si­co, es de­cir: cam­biar ro­pa, ali­men­ta­ción, ba­ño, etc. Y es en esos mo­men­tos cuan­do cons­trui­mos nues­tra re­la­ción con el be­bé.

Pe­ro cuan­do es­ta­mos en mo­do mul­ti­ta­rea no mos­tra­mos el res­pe­to que nues­tros be­bés me­re­cen pa­ra re­ci­bir e in­ter­pre­tar nues­tra aten­ción co­mo la en­car­na­ción del amor. Ne­ce­si­ta­mos ofre­cer nues­tra aten­ción 100% en es­tos mo­men­tos de cui­da­do. Es me­jor di­vi­dir nues­tro tiem­po que nues­tra aten­ción. 2. Es­te prin­ci­pio del 100% de la aten­ción con­du­ce a un se­gun­do prin­ci­pio, que es ba­jar el rit­mo. Por­que sal­tar de una ac­ti­vi­dad a otra pue­de crear un sen­ti­do de la agi­ta­ción, lo cual da lu­gar a pa­dres ten­sos y a be­bés mal­hu­mo­ra­dos. Es me­jor crear un es­pa­cio tran­qui­lo y re­la­jan­te al­re­de­dor de los be­bés, de mo­do que su desa­rro­llo pue­da te­ner lu­gar res­pe­tuo­sa­men­te.

3. Otro prin­ci­pio es cons­truir la con­fian­za y nues­tra re­la­ción du­ran­te los mo­men­tos de cui­da­do.

« Pi­kler creía que los pa­dres y los cui­da­do­res ne­ce­si­tan to­mar­se su tiem­po pa­ra cam­biar los pa­ña­les, ali­men­tar, ba­ñar y ves­tir al be­bé, en un mo­men­to tran­qui­lo y agra­da­ble —con el be­bé co­mo so­cio ac­ti­vo. Con la “co­reo­gra­fía pa­ra el cre­ci­mien­to” de la na­tu­ra­le­za in­cor­po­ra­da, si se les da se­gu­ri­dad y li­ber­tad, un be­bé pa­sa­rá su tiem­po apren­dien­do lo que ne­ce­si­ta apren­der en cual­quier eta­pa » , es­cri­be Li­sa McKimm. 4. La re­la­ción de coo­pe­ra­ción se cons­tru­ye du­ran­te el tiem­po de cui­da­do de ca­li­dad: los be­bés son cóm­pli­ces ac­ti­vos en lo que es­tás ha­cien­do con ellos, co­mo ob­ser­vó Emmi Pi­kler. Las cosas no se ha­cen “a” ellos, sino “con” ellos. 5. Es­te prin­ci­pio pue­de pa­re­cer un po­co di­fí­cil de rea­li­zar, pe­ro con una pre­sen­cia cons­cien­te de los pa­dres se pue­de lo­grar: nun­ca co­lo­ques a tu be­bé en una po­si­ción en la que no pue­de lle­gar por sí mis­mo. Ne­ce­si­ta apren­der a su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des por su cuen­ta y «lle­gar a co­no­cer la ale­gría y la sa­tis­fac­ción que se de­ri­va de es­te éxi­to, el re­sul­ta­do de su pa­cien­cia y per­sis­ten­cia». 6. Otro prin­ci­pio im­por­tan­te es per­mi­tir a los be­bés un tiem­po inin­te­rrum­pi­do pa­ra el jue­go. En un am­bien­te nu­tri­ti­vo y con li­ber­tad pa­ra mo­ver­se, los be­bés son muy ca­pa­ces de en­tre­te­ner­se so­los. 7. Y el úl­ti­mo prin­ci­pio es en­se­ñar­nos a ser re­cep­ti­vos an­te lo que nues­tro ni­ño es­tá can­sa­do de ex­pre­sar­nos. Los be­bés nos en­vían se­ña­les to­do el tiem­po. Sin­to­ni­ce­mos res­pe­tuo­sa­men­te con ellos. Cuan­do un be­bé vuel­ve la ca­be­za cuan­do le ofre­ces otro bo­ca­do, te es­tá di­cien­do muy cla­ra­men­te: “he te­ni­do su­fi­cien­te”.

ÁMALES BIEN, ÁMALES LI­BRES

Los be­bés ne­ce­si­tan es­pa­cio, pa­cien­cia y li­ber­tad pa­ra po­der cre­cer y desa­rro­llar la per­so­na­li­dad que lle­van en su in­te­rior.

Per­mi­tir que sean ellos mis­mos, li­bre­men­te, y cui­dar de ellos de ma­ne­ra coope­ra­ti­va es­ta­ble­ce una re­la­ción nu­tri­ti­va en­tre ni­ño y pa­dres, en la que el be­bé tam­bién apren­de a con­fiar y a res­pe­tar su cuer­po, sus ca­pa­ci­da­des y sus in­tere­ses. Pue­de lle­gar a ser in­de­pen­dien­te y, alen­ta­do de es­te mo­do, sen­tir­se bien en aque­llo que es y lle­ga a ha­cer.

Po­si­ble­men­te es­te es el re­ga­lo más gran­de que un pa­dre pue­de ofre­cer a su hi­jo.

«Cuan­do te acer­cas a tu be­bé con una ac­ti­tud de res­pe­to, le per­mi­tes sa­ber lo que tie­nes in­ten­ción de ha­cer y le ofre­ces la opor­tu­ni­dad de res­pon­der. Asu­mes que es com­pe­ten­te y lo in­vo­lu­cras en su cui­da­do y le per­mi­tes, en la me­di­da de lo po­si­ble, re­sol­ver sus pro­pios pro­ble­mas, dán­do­le mu­cha li­ber­tad fí­si­ca y no em­pu­jan­do su desa­rro­llo.» Mag­da Ger­ber, clien­te de Emmi Pi­kler co­mo ma­dre jo­ven, quien lle­vó el en­fo­que pe­da­gó­gi­co de Pi­kler a los Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.