Can­di­dia­sis

La dis­fun­ción del azú­car y la hu­me­dad

Integral - - Editorial - TEX­TOS: PATRICIA RES­TRE­PO ( INS­TI­TU­TO MACROBIÓTICO DE ES­PA­ÑA)

La can­di­dia­sis es una in­fec­ción que sur­ge cuan­do por va­rios fac­to­res se de­pri­me el sis­te­ma in­mu­ne y se des­equi­li­bra la flo­ra in­tes­ti­nal, cau­san­do el cre­ci­mien­to ex­ce­si­vo de es­ta le­va­du­ra. Es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar el he­cho de te­ner cán­di­das a te­ner ‘can­di­dia­sis’…

¿QUÉ SON LAS CÁN­DI­DAS?

«Yo ten­go cán­di­das, tú tie­nes cán­di­das, to­dos te­ne­mos cán­di­das».

Las cán­di­das son un gru­po de le­va­du­ras que for­man par­te de nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal (en reali­dad le de­be­ría­mos lla­mar fau­na in­tes­ti­nal), tam­bién se en­cuen­tran en la piel, el apa­ra­to di­ges­ti­vo y ge­ni­tou­ri­na­rio.

Ade­más de ser la le­va­du­ra que más abun­da en nues­tro or­ga­nis­mo tie­ne fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra nues­tra sa­lud y bie­nes­tar, man­tie­ne el PH sano, sir­ve de ali­men­to y equi­li­brio pa­ra la flo­ra in­tes­ti­nal, ab­sor­be me­ta­les pe­sa­dos evi­tan­do que en­tren en la san­gre, ayu­da a de­gra­dar car­bohi­dra­tos mal di­ge­ri­dos.

CUAN­DO HAY DES­EQUI­LI­BRIO

El des­equi­li­brio y au­men­to des­me­su­ra­do de las cán­di­das, dan lu­gar a una in­fec­ción por hon­gos que se pro­du­ce en el in­tes­tino del­ga­do, cau­sa­da por di­ver­sas va­rie­da­des de cán­di­das, pa­rá­si­tos de “hon­gos”, es­pe­cial­men­te Cán­di­da al­bi­cans, aun­que exis­ten unas 150 es­pe­cies de cán­di­das dis­tin­tas, la flo­ra in­tes­ti­nal y va­gi­nal jun­to con el sis­te­ma in­mu­ne man­tie­nen es­tas le­va­du­ras vi­vien­do en ar­mo­nía en nues­tro or­ga­nis­mo.

Un es­ti­lo de vi­da que in­clu­ya una ali­men­ta­ción des­vi­ta­li­za­da y sin cons­cien­cia, es­trés emo­cio­nal, y abu­so de me­di­ca­men­tos, con­ser­van­tes, quí­mi­cos, hor­mo­nas ar­ti­fi­cia­les, y otros as­pec­tos que enu­me­ra­ré más ade­lan­te, son los res­pon­sa­bles de que es­tas le­va­du­ras se con­vier­tan en hon­gos ca­pa­ces de pe­ne­trar la mu­co­sa in­tes­ti­nal y pa­sar al to­rren­te san­guí­neo, don­de li­be­ra sus pro­pias to­xi­nas, cau­san­do in­fla­ma­ción y per­mea­bi­li­dad in­tes­ti­nal.

CÓ­MO SE «ES­CON­DE»

De­sa­for­tu­na­da­men­te en el mo­men­to que la mi­co­sis apa­re­ce a ni­vel in­tes­ti­nal, es muy di­fí­cil diag­nos­ti­car­la por la va­ria­bi­li­dad y plu­ra­li­dad de los sín­to­mas, ade­más in­clu­so en aná­li­sis de he­ces ca­si siem­pre dan ne­ga­ti­vo por­que las cán­di­das tie­nen la ha­bi­li­dad de ad­he­rir­se a las pa­re­des del in­tes­tino y no son de­tec­ta­das, tiem­po que apro­ve­chan pa­ra pro­li­fe­rar y ex­ten­der­se a otras mu­co­sas, des­en­ca­de­nan­do otros sín­to­mas que di­fi­cul­tan aún más el diag­nós­ti­co, es­pe­cial­men­te por la me­di­ci­na alo­pá­ti­ca.

Has­ta ha­ce diez años, los ca­sos de can­di­dia­sis eran ca­sos ais­la­dos, don­de in­clu­so las per­so­nas lle­ga­ban al su­fri­mien­to y de­ses­pe­ra­ción, por la in­ci­pien­te in­for­ma­ción y la de­fi­cien­cia en los tra­ta­mien­tos por par­te de la cien­cia mé­di­ca que pres­cri­bía an­ti­bió­ti­cos, em­peo­ran­do la si­tua­ción con di­fe­ren­cia.

Pe­ro tam­bién la me­di­ci­na ho­lís­ti­ca se en­fren­ta­ba a un fe­nó­meno que no ha de­ja­do de cre­cer y hoy en día pa­re­ce co­mo si for­ma­se par­te de las plagas apo­ca­líp­ti­cas.

HU­ME­DAD Y AZÚ­CAR

Ac­tual­men­te la cien­cia mé­di­ca en su in­ves­ti­ga­ción y con prue­bas muy es­pe­cí­fi­cas que no siem­pre son con­clu­yen­tes, si­gue sien­do ca­ren­te en cuan­to a diag­nós­ti­co y cu­ra­ción.

En lo que sí pa­re­cen es­tar de acuer­do me­di­ci­nas or­to­do­xas y he­te­ro­do­xas es en que la can­di­dia­sis es la en­fer­me­dad «de la hu­me­dad y el azú­car», pe­ro aquí el pro­ble­ma más gra­ve es que a la ho­ra de plan­tear una die­ta, el pro­fun­do des­co­no­ci­mien­to de lo que pro­du­ce hu­me­dad en el cuer­po, o lo que es azú­car sim­ple, es enor­me por par­te de

una gran ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios en to­das las ra­mas.

Cuan­do lle­ga a la con­sul­ta una per­so­na afec­ta­da por can­di­dia­sis, tiem­blo. Por­que, aun­que la die­ta que le pres­cri­bo es la más desafian­te y ri­gu­ro­sa que co­noz­co, quien la si­gue a ra­ja­ta­bla du­ran­te un tiem­po lar­go sa­le ai­ro­sa de es­ta dis­fun­ción que lle­va al de­li­rio. Sa­lir de la can­di­dia­sis con­du­ce a un re­plan­tea­mien­to del mo­dus vi­ven­di, un em­po­de­rar­se den­tro de su pro­pio universo y a la fo­ca­li­za­da re­la­ción con los otros uni­ver­sos sin per­der lo esen­cial, sin ce­der has­ta ca­ri­ca­tu­ri­zar­se o re­te­ner has­ta blo­quear­se.

Los sín­to­mas de la can­di­dia­sis co­mo os he co­men­ta­do arri­ba se pue­den so­la­par con otras dis­fun­cio­nes y re­tra­sar la pron­ta de­ten­ción pa­ra com­ba­tir­la, por­que van des­de as­pec­tos emo­cio­na­les coin­ci­den­tes con otras pa­to­lo­gías has­ta as­pec­tos fí­si­cos si­mi­la­res a mu­chas otras dis­fun­cio­nes.

LA SE­ÑAL: AL­GU­NOS DE LOS SÍN­TO­MAS

El hon­go cán­di­da suel­ta to­xi­nas en el to­rren­te san­guí­neo y tie­ne un efec­to de­vas­ta­dor en el sis­te­ma ner­vio­so y el sis­te­ma in­mu­ne, afec­ta al bie­nes­tar fí­si­co, men­tal y emo­cio­nal. Cuan­do la cán­di­da se apo­de­ra de nues­tro cuer­po, nos pi­de de ma­ne­ra an­sio­sa car­bohi­dra­tos y dul­ces, lo que aún la ali­men­ta más y con­si­gue pro­li­fe­rar de tal ma­ne­ra que ago­ta el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Al­gu­nos de los sín­to­mas que ma­ni­fies­ta una per­so­na con can­di­dia­sis son: de­pre­sión, an­sie­dad, ba­ja au­to­es­ti­ma, can­san­cio in­clu­so a pe­sar de ha­ber dor­mi­do 8 ho­ras, di­fi­cul­tad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, con­fu­sión men­tal, an­sie­dad por dul­ces y car­bohi­dra­tos, do­lor de ca­be­za, ma­les­tar ge­ne­ral, len­gua blan­ca, ex­ce­so de his­ta­mi­na, per­mea­bi­li­dad in­tes­ti­nal, ga­ses y fla­tu­len­cias, fa­ti­ga in­jus­ti­fi­ca­da, ma­nos y/o pies fríos, dia­rreas y/o es­tre­ñi­mien­to, dis­ten­sión ab­do­mi­nal, ar­dor es­to­ma­cal, re­flu­jos áci­dos, sen­sa­ción de em­bo­ta­mien­to, for­ma­ción de ga­ses des­pués de las co­mi­das, sen­sa­ción de hin­cha­zón al co­mer o po­co des­pués, ma­reos, re­ten­ción de lí­qui­dos, dis­mi­nu­ción del de­seo se­xual, de­bi­li­dad mus­cu­lar, ma­reo o pér­di­da del equi­li­brio, ma­la me­mo­ria, ne­ce­si­dad fre­cuen­te de mic­cio­nar, mal

alien­to, tras­tor­nos de la vis­ta, ner­vio­sis­mo, irri­ta­bi­li­dad, aho­go, irri­ta­ción cu­tá­nea, fra­gi­li­dad de uñas, pi­co­res y mo­les­tias en ojos y na­riz y oí­dos, aler­gias o in­to­le­ran­cias a cier­tos ali­men­tos, so­bre to­do al glu­ten (no sig­ni­fi­ca que es­tas in­to­le­ran­cias sean pa­ra siem­pre).

Tam­bién in­to­le­ran­cias a com­po­nen­tes quí­mi­cos co­mo de­ter­gen­tes, adi­ti­vos ta­ba­co, in­fec­cio­nes re­pe­ti­ti­vas de na­riz, bo­ca, con­ges­tión na­sal, res­fria­dos, va­gi­ni­tis y mo­les­tias va­gi­na­les, he­ri­das, sín­dro­me pre­mens­trual, cis­ti­tis, se­cre­cio­nes va­gi­na­les de co­lor par­do o blan­co, coi­to do­lo­ro­so.

En la me­di­da que se cro­ni­fi­ca va afec­tan­do otros sis­te­mas y zo­nas mu­co­sas y apa­re­cen af­tas en la zo­na ge­ni­tal, en la len­gua, in­clu­so en la piel.

To­dos los sín­to­mas es­tán di­se­mi­na­dos y no con­clu­yen o apun­tan a una so­la pa­to­lo­gía, pe­ro in­clu­so cuan­do se de­tec­ta la cán­di­da, ca­da sín­to­ma se tra­ta de ma­ne­ra in­di­vi­dual con lo que la can­di­dia­sis va pro­gre­san­do y van apa­re­cien­do una su­ce­sión de sín­to­mas más com­pli­ca­dos, en al­gu­nas per­so­nas más o me­nos mo­les­tos que no si­guen nin­gún or­den de manifestación, pues en ca­da per­so­na se pro­du­cen de for­ma di­fe­ren­te. Es­ta es la ra­zón por la que la vi­sión per­so­na­li­za­da y ener­gé­ti­ca de la ma­cro­bió­ti­ca con­si­gue re­sul­ta­dos tan ex­tra­or­di­na­rios.

¿QUE PRO­VO­CA LA CAN­DI­DIA­SIS?

Tal co­mo es­cri­bo al prin­ci­pio, la ra­zón prin­ci­pal es el cam­bio ra­di­cal que es­ta­mos ha­cien­do con nues­tro es­ti­lo de vi­da, que in­clu­ye to­dos los as­pec­tos de la vi­da, des­de la ca­li­dad del ai­re, la tie­rra, el agua, los ali­men­tos, el ves­tir, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, las re­la­cio­nes hu­ma­nas, el dis­fru­te, la es­pi­ri­tua­li­dad, el res­pe­to, el pen­sa­mien­to, el rit­mo, el equi­li­brio en­tre ac­ti­vi­dad y re­po­so.

Los fac­to­res prin­ci­pa­les que pue­den des­en­ca­de­nar una cán­di­da son:

Azú­car, be­bi­das al­cohó­li­cas, le­va­du­ras, tri­go y car­bohi­dra­tos sim­ples y re­fi­na­dos. Es­te ti­po de ali­men­tos, ade­más de ali­men­tar la cán­di­da di­rec­ta­men­te ha­cen au­men­tar los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre, que tam­bién ha­rá que se ali­men­ten.

Pes­ca­do: con­su­mo de pe­ces de pis­ci­fac­to­ría, por­que es­tán in­to­xi­ca­dos con mer­cu­rio y ali­men­ta­dos con so­ja trans­gé­ni­ca, tri­go y res­tos de ani­ma­les muer­tos.

Car­ne, de­bi­do a las hor­mo­nas y me­di­ca­men­tos con los que son ali­men­ta­dos los ani­ma­les.

Em­bu­ti­dos, por­que es­tán re­ple­tos de azú­car, lac­to­sa, con­ser­van­tes, co­lo­ran­tes y otras sus­tan­cias tó­xi­cas.

Uso de an­ti­bió­ti­cos, por­que des­tru­yen la flo­ra in­tes­ti­nal bac­te­ria­na pe­ro no la can­di­dia­sis. Cuan­do ha­bla­mos de an­ti­bió­ti­cos va­le re­sal­tar que se en­cuen­tran en mul­ti­tud de ali­men­tos co­mo le­che, hue­vos y car­nes en ge­ne­ral, pues aun­que su­pues­ta­men­te la le­gis­la­ción li­mi­ta el uso en el agua y en ani­ma­les de con­su­mo hu­mano, exis­ten otros an­ti­bió­ti­cos que si es­tán per­mi­ti­dos co­mo el E-234 y el E-235, otros me­di­ca­men­tos co­mo la cor­ti­so­na, que de­pri­men el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, o los an­ti­con­cep­ti­vos, que des­tru­yen nu­trien­tes co­mo la vi­ta­mi­na B6, que es in­dis­pen­sa­ble pa­ra un sis­te­ma in­mu­ne sa­lu­da­ble.

Fal­ta de nu­trien­tes. Es más co­mún la can­di­dia­sis en per­so­nas que no si­guen unos bue­nos há­bi­tos de ali­men­ta­ción, ya que su­fren ma­las di­ges­tio­nes, fer­men­ta­cio­nes, ca­ren­cia en la ab­sor­ción de los nu­trien­tes, o subidas y ba­ja­das de azú­car en san­gre, de mo­do que al fi­nal ter­mi­nan con un sis­te­ma in­mu­ne to­tal­men­te de­bi­li­ta­do.

Ca­ren­cia de en­zi­mas di­ges­ti­vas y áci­do clor­hí­dri­co. Cuan­do se­gre­ga­mos po­cas en­zi­mas te­ne­mos ma­las di­ges­tio­nes, se fer­men­tan los ali­men­tos en nues­tro in­te­rior y su­fri­mos pu­tre­fac­ción in­tes­ti­nal. En­ton­ces irri­ta­mos la mu­co­sa in­tes­ti­nal y des­equi­li­bra­mos la flo­ra, dan­do pie al so­bre cre­ci­mien­to de le­va­du­ras co­mo la cán­di­da.

Uso y con­su­mo de agua del gri­fo, ya que tie­ne clo­ro que destruye la flo­ra in­tes­ti­nal, y flúor que de­pri­me el sis­te­ma in­mu­ne.

Es­trés pro­lon­ga­do en el tiem­po. Cuan­do nos es­tre­sa­mos el cor­ti­sol y los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre au­men­tan, y por otro la­do se de­pri­me el sis­te­ma in­mu­ne y se destruye la flo­ra bac­te­ria­na in­tes­ti­nal.

Em­ba­ra­zo o ni­ve­les ele­va­dos de pro­ges­te­ro­na. Du­ran­te el em­ba­ra­zo los ni­ve­les de pro­ges­te­ro­na au­men­tan, in­du­cien­do a las glán­du­las en­do­me­tria­les a pro­du­cir glu­có­geno, lo cual fa­vo­re­ce el cre­ci­mien­to de las cán­di­das va­gi­na­les. Por otro la­do, unos ni­ve­les al­tos de pro­ges­te­ro­na pue­den pro­vo­car re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, cau­san­do un ex­ce­so de glu­co­sa en la san­gre y fa­vo­re­cien­do el cre­ci­mien­to de las cán­di­das.

Dia­be­tes y obe­si­dad. Vi­vir en am­bien­tes hú­me­dos. In­con­for­mis­mo, des­con­fian­za, au­to­exi­gen­cia. La can­di­dia­sis se re­la­cio­na con fuer­tes sen­ti­mien­tos de frus­tra­ción, de cons­tan­te com­pa­ra­ción con otros, de in­con­for­mi­dad y ob­se­sión, de des­con­fian­za y exi­gen­cia en las re­la­cio­nes.

Re­la­ción con otros tras­tor­nos. Exis­ten al­gu­nas en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la can­di­dia­sis: en­fer­me­dad de Crohn, co­li­tis, sín­dro­me del in­tes­tino irri­ta­ble, ar­tri­tis reuma­toi­de, lu­pus, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, fi­bro­mial­gia, hi­po­ti­roi­dis­mo, sín­dro­me de DAO.

¿CO­MO DIAG­NOS­TI­CAR UNA CAN­DI­DIA­SIS?

Las per­so­nas que su­fren can­di­dia­sis en si­len­cio, sin sa­ber­lo, a me­nu­do se sien­ten dé­bi­les, son ta­cha­dos de hi­po­con­dría­cos que se que­jan sin mo­ti­vo, y sien­ten que al­go no va bien pe­ro no sa­ben qué les pa­sa por­que no­tan que no tie­nen la ener­gía de an­tes, que les cues­ta ha­cer cosas que an­tes dis­fru­ta­ban, que pier­den la me­mo­ria o cual­quie­ra de los sín­to­mas des­cri­tos an­te­rior­men­te.

Bus­can­do la so­lu­ción y res­pues­tas a di­fe­ren­tes sin­to­ma­to­lo­gías y des­ajus­tes van de mé­di­co en mé­di­co, acu­den a psi­có­lo­gos por los es­ta­dos de­pre­si­vos, a neu­ró­lo­gos por la mi­gra­ña o la fal­ta de me­mo­ria, son me­di­ca­das por la an­sie­dad, tra­ta­das por la fi­bro­mial­gia o la his­ta­mi­na, acu­den al en­do­crino y son diag­nos­ti­ca­das con co­lon irri­ta­ble y un lar­go et­cé­te­ra de si­tua­cio­nes. Y en reali­dad lo que pa­sa es que el sis­te­ma in­mu­ne es­tá dé­bil y hay can­di­dia­sis.

Hay va­rias ma­ne­ras de diag­nos­ti­car la can­di­dia­sis.

Aná­li­sis de san­gre. Si los ni­ve­les de eo­si­nó­fi­los tien­den a es­tar en el ex­tre­mo má­xi­mo y a la vez los ni­ve­les de ba­só­fi­los ba­jos, es una se­ñal de que hay al­gu­na al­te­ra­ción bac­te­ria­na y so­bre cre­ci­mien­to de le­va­du­ras.

Test de la ara­bi­no­sa en ori­na. Es un ti­po de azú­car que en pre­sen­cia de can­di­dia­sis no se me­ta­bo­li­za ade­cua­da­men­te por la ori­na y da re­sul­ta­dos de test ele­va­dos.

Cul­ti­vos mi­cro­bio­ló­gi­cos pa­ra ana­li­zar la pre­sen­cia de le­va­du­ras, ya sean va­gi­na­les, de la mu­co­sa bu­cal, of­tal­mo­ló­gi­co, na­sal o de he­ces. Por apa­ra­tos de Bio­rre­so­nan­cia. Prue­bas de re­sis­ten­cia a los dis­tin­tos an­ti-fún­gi­cos.

Por sin­to­ma­to­lo­gía. Si al leer la sin­to­ma­to­lo­gía se pa­de­cen va­rios sín­to­mas.

Test del va­so y la sa­li­va, se­gún An­dreas Mo­ritz en su li­bro “Los Se­cre­tos Eter­nos de la Sa­lud”, al le­van­tar­se por la ma­ña­na, hay que en­jua­gar­se la bo­ca y lue­go lle­nar un va­so de agua fres­ca. Se jun­ta un po­co de sa­li­va y se es­cu­pe en el va­so. Hay que ob­ser­var qué su­ce­de con la sa­li­va du­ran­te los si­guien­tes 30 ó 40 mi­nu­tos, en especial du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos. Si se tie­ne una in­fec­ción por cán­di­da apa­re­ce­rá al me­nos uno de es­tos in­di­cios: • He­bras que se for­man a par­tir de la sa­li­va y des­cien­den ha­cia el fon­do del va­so. • Pre­sen­cia de sa­li­va de as­pec­to ex­tra­ño en el fon­do del va­so. • Pe­que­ñas mo­tas tur­bias sus­pen­di­das en el agua.

Cuan­to más rá­pi­do se for­men las he­bras y las pe­que­ñas mo­tas tur­bias, más ex­ten­di­da es­ta­rá la in­fec­ción. Si los in­di­cios se­ña­la­dos su­ce­den de in­me­dia­to, sig­ni­fi­ca que las bac­te­rias se han ex­ten­di­do a otras par­tes del cuer­po. Por otro la­do, si la sa­li­va que­da flo­tan­do en la su­per­fi­cie y el agua se man­tie­ne per­fec­ta­men­te cla­ra, lo más pro­ba­ble es que no se ten­ga nin­gu­na in­fec­ción. Cuan­do exis­te un desa­rro­llo ex­ce­si­vo de bac­te­rias, la prue­ba mos­tra­rá los re­sul­ta­dos a cual­quier ho­ra del día.

«El hom­bre es una crea­tu­ra ali­men­to­de­pen­dien­te, si no la ali­men­tas mo­ri­rá. Si la ali­men­tas in­co­rrec­ta­men­te, una par­te de él mo­ri­rá.» EMA­NUEL CHERASQUIN

Y por úl­ti­mo el diag­nós­ti­co fa­cial, pa­ra mí el más efec­ti­vo; es don­de se in­ter­pre­tan va­rios sig­nos co­mo pe­que­ñas de­co­lo­ra­cio­nes blan­cas en la piel, for­ma y co­lor de la len­gua, el tac­to de la mano, la es­cu­cha de la voz, el es­tu­dio del iris y el ojo en ge­ne­ral, el es­tu­dio emo­cio­nal, la lec­tu­ra de la cua­li­dad ener­gé­ti­ca más yin o más yang.

¿QUÉ HA­CER? EL TRA­TA­MIEN­TO NA­TU­RAL

Vea­mos la par­te más in­tere­san­te, tra­ta­mien­to, die­ta y com­pro­mi­so.

El as­pec­to cla­ve pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la cán­di­da, es la re­pa­ra­ción del bio­ma in­tes­ti­nal, la re­cu­pe­ra­ción del in­tes­tino del­ga­do. Con lo que es de vi­tal im­por­tan­cia to­mar ali­men­tos que re­pue­blen la flo­ra, aun­que los fer­men­tos en ge­ne­ral no son ade­cua­dos, el hat­cho mi­so her­vi­do y el ku­zu con ume­bos­hi tam­bién de­ja­do her­vir son de vi­tal im­por­tan­cia.

Aun­que ca­da ca­so es úni­co, hay ge­ne­ra­li­da­des que va­mos a apli­car ri­gu­ro­sa­men­te pa­ra con­se­guir equi­li­brar la cán­di­da. Lo pri­me­ro que va­mos a cla­ri­fi­car es que el uso de an­ti­bió­ti­cos (an­ti vi­da) eli­mi­na bac­te­rias y mi­cro­or­ga­nis­mos po­si­ti­vos que ha­cen fren­te a los hon­gos cán­di­das, ra­zón por la que es­tas su­fren esa de­mo­gra­fía rá­pi­da e in­va­so­ra, con lo que lo pri­me­ro a te­ner en cuen­ta es evi­tar los an­ti­bió­ti­cos.

El tra­ta­mien­to na­tu­ral de la can­di­dia­sis pre­ci­sa un abor­da­je ge­ne­ral y es un pro­ce­so lar­go y desafian­te pa­ra los pa­cien­tes. Es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car los há­bi­tos dia­rios de co­mi­da y es­ti­lo de vi­da, re­duc­ción de es­trés, y to­do lo que im­pli­que una ba­ja del sis­te­ma in­mu­ne.

EMO­CIO­NES. «THE WORK»

Te re­co­mien­do que pri­me­ro en­cuen­tres una te­ra­pia emo­cio­nal. Por ejem­plo, la téc­ni­ca de “The Work” es efec­ti­va y su in­me­dia­tez te li­be­ra de te­ra­pias lar­gas y cos­to­sas. De to­das for­mas, ca­da per­so­na de­be en­con­trar la su­ya: lo im­por­tan­te es com­pren­der que tu sis­te­ma de creen­cias es­tá debilitando tu sis­te­ma au­to­in­mu­ne y es­tas sien­do víc­ti­ma de tus emo­cio­nes.

LO QUE SÍ ES ADE­CUA­DO

An­ti fún­gi­cos en for­ma de ali­men­tos, co­mo ajo, jen­gi­bre, to­mi­llo, cla­vo, oré­gano, ce­bo­lla, ca­ne­la, men­ta o ci­lan­tro.

Res­ta­ble­cer la flo­ra in­tes­ti­nal, en ma­cro­bió­ti­ca se uti­li­zan fer­men­tos de lar­ga du­ra­ción siem­pre her­vi­dos, co­mo el hat­cho mi­so, ci­rue­las ume­bos­hi o el ta­kuan.

Au­men­tar y re­for­zar el sis­te­ma in­mu­ne y las glán­du­las adre­na­les.

Frie­ga cor­po­ral, des­can­sar, re­du­cir el es­trés, te­ra­pias emo­cio­na­les, ali­men­ta­ción ade­cua­da, ejer­ci­cio fí­si­co, yo­ga, tai-chi, chi kung.

¿QUE CO­MER?

Du­ran­te un mes la die­ta de­be­ría es­tar basada en un 30% de ce­rea­les sin glu­ten siem­pre en grano (tri­go sa­rra­ceno, ama­ran­to, mi­jo, quí­noa, arroz in­te­gral)

30 a 40% de pro­teí­na de ori­gen ve­ge­tal, co­mo las le­gum­bres es­to­fa­das con ce­bo­llas o pue­rros y al­ga kom­bu.

So­pa de mi­so de­ja­da her­vir con hat­cho mi­so.

Ver­du­ras, es­pe­cial­men­te las que tie­nen más con­te­ni­do en azu­fre, ce­bo­llas, pue­rro, ajos, col, co­li­flor, co­les de Bruselas, na­bos, ra­ba­ni­tos, en­di­vias, al­ca­cho­fas, es­ca­ro­la, be­rros, rú­ca­la, ger­mi­na­dos de al­fal­fa, hi­no­jo, acel­gas, col chi­na, acel­ga chi­na, las ho­jas de los rá­ba­nos y raí­ces co­mo las ho­jas de las za­naho­rias, bar­da­na fres­ca y se­ca. Té ku­ki­cha, in­fu­sión de cla­vo, to­mi­llo, oré­gano, ro­me­ro.

Uti­li­zar es­pe­cias co­mo el jen­gi­bre, cúr­cu­ma, ci­lan­tro, ajo.

Pre­pa­rar ca­da día cal­dos con ve­ge­ta­les ri­cos en azu­fre.

Co­mo com­ple­men­to uti­li­zar cápsulas con el prin­ci­pio ac­ti­vo del po­me­lo.

HIDROTERAPIA. BA­ÑOS DE ASIEN­TO

Si las cán­di­das han in­va­di­do tu trac­to uro­ge­ni­tal, los ba­ños de asien­to son im­pres­cin­di­bles con agua ti­bia y bi­car­bo­na­to al que pue­des agre­gar unas go­tas de acei­te de ár­bol del té.

La téc­ni­ca del ajo es muy efec­ti­va, pa­sar con una agu­ja un hi­lo lar­go por un ajo, in­tro­du­cir el ajo en la va­gi­na y de­jar­lo to­da la no­che, re­pe­tir con otro ajo al otro día.

Uti­li­za só­lo pa­pel hi­gié­ni­co eco­ló­gi­co li­bre de quí­mi­cos y blan­quea­do­res.

Sus­ti­tu­ye tus com­pre­sas ha­bi­tua­les por la co­pa mens­trual o com­pre­sas or­gá­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.