Me­di­ci­nas y te­ra­pias El in­for­me im­pres­cin­di­ble

An­te el in­for­me de la OMC (Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial) La im­por­tan­cia de las me­di­ci­nas y te­ra­pias no con­ven­cio­na­les

Integral - - Noticias - Pe­dro Ró­de­nas (mé­di­co)

Los es­fuer­zos de una par­te de mé­di­cos por trans­mi­tir a la po­bla­ción in­for­ma­cio­nes erró­neas o ten­den­cio­sas so­bre me­di­ci­nas y te­ra­pias no con­ven­cio­na­les se ha ido con­vir­tien­do en un es­pec­tácu­lo de prohi­bi­cio­nes y des­pro­pó­si­tos. Pre­sen­ta­mos la res­pues­ta que ha pre­pa­ra­do el mé­di­co Pe­dro Ró­de­nas, co­fun­da­dor de es­ta re­vis­ta y so­cio fun­da­dor de «In­te­gral Cen­tre Mè­dic i de Sa­lut».

La Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial ( OMC), que re­pre­sen­ta a to­dos los Co­le­gios de Mé­di­cos Ofi­cia­les de Es­pa­ña, en su reu­nión del 24 de mar­zo de 2017, dio luz ver­de a un ob­ser­va­to­rio con­tra pseu­do­cien­cias, pseu­do­te­ra­pias, in­tru­sis­mo y sec­tas sa­ni­ta­rias.

Co­mo mé­di­co co­le­gia­do en 1978 y prac­ti­can­te de la me­di­ci­na na­tu­ris­ta e in­te­gra­ti­va, ten­go la ne­ce­si­dad de ha­cer al­gu­nas re­fle­xio­nes y co­men­ta­rios per­so­na­les so­bre el do­cu­men­to ela­bo­ra­do por es­te ob­ser­va­to­rio.

SO­BRE LA AU­TO­RÍA DEL DO­CU­MEN­TO

Pue­de ha­ber es­ta­do plan­tea­do con bue­na in­ten­ción, pe­ro ha si­do eje­cu­ta­do de for­ma ses­ga­da y sin un mí­ni­mo de dia­lo­go ni con­tras­te de los da­tos que ofre­ce.

En pri­mer lu­gar, des­ta­que­mos que es­te in­for­me lo han ela­bo­ra­do pro­fe­sio­na­les que des­co­no­cen la reali­dad y la prác­ti­ca de la ma­te­ria que tra­tan, y que en nin­gún mo­men­to han da­do la opor­tu­ni­dad a los mi­les de pro­fe­sio­na- les li­cen­cia­dos en me­di­ci­na que la ejer­cen, y a los pa­cien­tes que re­ci­ben es­tos tra­ta­mien­tos, a dar su opi­nión. Só­lo en el Co­le­gio de Mé­di­cos de Bar­ce­lo­na, so­mos más de 800 mé­di­cos co­le­gia­dos los que he­mos am­plia­do nues­tros co­no­ci­mien­tos con otros cri­te­rios mé­di­cos o re­cur­sos te­ra­péu­ti­cos pa­ra po­der ayu­dar me­jor a nues­tros pa­cien­tes. Pue­do afir­mar que en los 18 años que he es­ta­do al fren­te de la Sec­ción de Mé­di­cos Na­tu­ris­tas del COMB, jun­to con mis com­pa­ñe­ros, nun­ca he­mos re­ci­bi­do una pe­ti­ción de in­for­ma­ción de qué ha­ce­mos y en qué nos ba­sa­mos pa­ra ha­cer­lo.

Ade­más de po­co éti­co, me pa­re­ce al­go in­qui­si­to­rial, juz­gar y con­de­nar a pro­fe­sio­na­les sin ni si­quie­ra dar­les la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar­se o de que apor­ten es­tu­dios clí­ni­cos, tra­ba­jos o ex­pe­rien­cias pu­bli­ca­das, pa­ra de­fen­der­se. Peor aún, y es­to su­ce­de en es­te do­cu­men­to, es se­ña­lar con el de­do a per­so­nas con­cre­tas sin jui­cio pre­vio. Me pa­re­ce que es­to no es na­da ri­gu­ro­so ni pro­pio de una or­ga­ni­za­ción co­mo la OMC. Ade­más, te­nien­do en cuen­ta que al­gu­nas de ellas tie­nen una am­plia for­ma­ción mé­di­ca, in­clu­so hay quien ha es­ta­do al fren­te de hos­pi­ta­les re­co­no­ci­dos en otros paí­ses (Ale­ma­nia), que atienden a mi­les de per­so­nas anual­men­te, uti­li­zan­do re­cur­sos de un cri­te­rio mé­di­co (an­tro­po­so­fía) que en es­te do­cu­men­to ha es­ta­do ca­li­fi­ca­do des­pec­ti­va­men­te de sec­ta.

SO­BRE EL LEN­GUA­JE DEL CON­TE­NI­DO

Cual­quie­ra que lea las de­fi­ni­cio­nes que se ha­cen en es­te do­cu­men­to se da­rá cuen­ta que és­tas son ofen­si­vas, sim­plis­tas, lle­nas de pre­jui­cios, pre­po­ten­tes (des­de la úni­ca ver­dad), sec­ta­rias. Y si las lee al­guien que prac­ti­que al­guno de los cri­te­rios o te­ra­pias que se men­cio­nan se ha­rá pa­ten­te que es­tán es­cri­tas des­de el des­co­no­ci­mien­to o la ig­no­ran­cia.

Es una su­ma de des­ca­li­fi­ca­cio­nes por igual, tan­to pa­ra los cri­te­rios o te­ra­pias más con­tras­ta­das y con más evi­den­cia, co­mo pa­ra las me­nos fun­da­men­ta­das. No hay un mí­ni­mo de ri­gu­ro­si­dad ni ecua­ni­mi­dad.

Se iro­ni­za so­bre con­cep­tos co­mo: “la idea que el cuer­po se cu­ra a sí mis­mo”, “me­mo­ria del agua”, “al ob­ser­var, crea­mos la reali­dad o la mo­di­fi­ca­mos”, “ener­gías vi­ta­les”, “in­te­grar el cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu”, “en­fer­me­dad co­mo pro­duc­to de un con­flic­to emo­cio­nal in­cons­cien­te no re­suel­to” … y se afir­ma que “en­con­tra­mos víc­ti­mas por el aban­dono o re­tra­so del tra­ta­mien­to real”, y se ha­bla del “abu­so del le­xe­ma te­ra­pia pa­ra ha­blar real­men­te de bie­nes­tar”.

PLU­RA­LI­DAD MÉ­DI­CA

No voy a de­fen­der aquí una a una las di­fe­ren­tes op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas. Las ha­brá efec­ti­vas, me­nos efec­ti­vas e in­clu­so na­da efec­ti­vas. Pien­so que ca­da una de ellas tie­ne que te­ner la opor­tu­ni­dad de reivin­di­car­se. Pe­ro si quie­ro ha­blar de la ne­ce­si­dad de plu­ra­li­dad en el ejer­ci­cio de la me­di­ci­na. In­clu­so de la to­le­ran­cia ha­cia otras for­mas de ha­cer me­di­ci­na, re­la­cio­na­das con di­fe­ren­tes mo­dos de en­ten­der la per­so­na, y por tan­to el diag­nós­ti­co, la en­fer­me­dad y el tra­ta­mien­to. Creo que na­die tie­ne el pa­tri­mo­nio de la sa­lud, y tan­to pue­de ayu­dar a una per­so­na un su­per­es­pe- cia­lis­ta cuan­do es ne­ce­sa­rio, co­mo un cu­ran­de­ro, aun­que sea con pla­ce­bo, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, cuan­do las po­si­bi­li­da­des se ago­tan.

Lo que no se de­be per­mi­tir es que se en­ga­ñe a la gen­te in­ven­tan­do ti­tu­la­cio­nes y pro­nós­ti­cos. Es ne­ce­sa­ria una re­gu­la­ción en la for­ma­ción y el ejer­ci­cio de las di­fe­ren­tes te­ra­pias pa­ra que el pa­cien­te es­co­ja con co­no­ci­mien­to allí don­de quie­re ser tra­ta­do.

Se ha­bla en ge­né­ri­co de pseu­do­te­ra­pias des­pec­ti­va­men­te, y ni tan si­quie­ra se ha­ce el mí­ni­mo es­fuer­zo en co­no­cer­las. Cons­ta­ta­mos que la uni­dad de cri­te­rio pa­ra afir­mar que la me­di­ci­na con­ven­cio­nal es la úni­ca y ver­da­de­ra, no es­tá basada en el co­no­ci­mien­to de las di­fe­ren­tes op­cio­nes y su es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo, sino que es el fru­to de una uni­for­mi­dad en la en­se­ñan­za y en la prác­ti­ca mé­di­ca ofi­cial. El res­to se ig­no­ra.

LOS PRO­FE­SIO­NA­LES AN­TE LOS DIS­TIN­TOS CRI­TE­RIOS MÉ­DI­COS

Des­de el co­lec­ti­vo mé­di­co se ob­ser­va es­ta si­tua­ción de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Los gru­pos más en­quis­ta­dos en el pa­sa­do, y que an­te su ig­no­ran­cia de los re­cur- sos de las me­di­ci­nas no con­ven­cio­na­les op­tan por ne­gar cual­quier apor­ta­ción que me­jo­re sus co­no­ci­mien­tos, no quie­ren oír ha­blar de ho­meo­pa­tía, me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na o me­di­ci­na na­tu­ris­ta, pues­to que las con­si­de­ran no cien­tí­fi­cas y por lo tan­to creen que de­be­rían es­tar ex­clui­das de cual­quier for­ma­ción sa­ni­ta­ria, y por su­pues­to no de­be­rían re­co­no­cer­se ni co­mo pa­ra­sa­ni­ta­rias. Es­ta es la op­ción que úl­ti­ma­men­te se es­tá im­po­nien­do en la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial, cuan­do has­ta aho­ra, la ma­yo­ría de los Co­le­gios Mé­di­cos in­cor­po­ra­ban con nor­ma­li­dad Sec­cio­nes de es­tas op­cio­nes mé­di­cas. Es­to ha­ce sos­pe­char que de­trás pue­dan exis­tir in­tere­ses al mar­gen del ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal.

Los mé­di­cos más abier­tos, cons­cien­tes de sus li­mi­ta­cio­nes en el tra­ta­mien­to de los pa­cien­tes, ad­mi­ten que pue­den exis­tir otras op­cio­nes mé­di­cas y em­pie­zan a acep­tar que den­tro de su co­lec­ti­vo exis­tan pro­fe­sio­na­les que se de­di­quen a ellas, con­si­de­ran­do que son los más apro­pia­dos pa­ra ejer­cer­las, ya que los no mé­di­cos ca­re­cen de la ba­se de co­no­ci­mien­tos que re­quie­re un ac­to mé­di­co.

El cre­cien­te nú­me­ro de li­cen­cia­dos en me­di­ci­na que, in­sa­tis­fe­chos de su for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria uni­di­rec­cio­nal, bus­can in­cor­po­rar nue­vas for­mas de cu­rar y de en­ten­der las en­fer­me­da­des, y que se han for­ma­do mu­chos de ellos en cen­tros y aca­de­mias no uni­ver­si­ta­rias, ya que los post­gra­dos y más­te­res uni­ver­si­ta­rios son de re­cien­te crea­ción, for­man un co­lec­ti­vo con opi­nio­nes dis­pa­res res­pec­to a los na­tu­ró­pa­tas (no mé­di­cos).

La ma­yo­ría opi­na que un tra­ta­mien­to mé­di­co, aun­que sea al­ter­na­ti­vo, com­ple­men­ta­rio o no con­ven­cio­nal, re­quie­re una for­ma­ción mé­di­ca de ba­se que per­mi­ta ha­cer un diag­nós­ti­co y un se­gui­mien­to co­rrec­to de la evo­lu­ción de los sín­to­mas y me­di­car con sus­tan­cias far­ma­co­ló­gi­cas cuan­do sea ne­ce­sa­rio. Es­ta al­ta res­pon­sa­bi­li­dad an­te el pa­cien­te exi­ge que el pro­fe­sio­nal que prac­ti­que me­di­ci­nas no con­ven­cio­na­les (es di­fe­ren­te en el ca­so de las te­ra­pias) ideal­men­te de­ba te­ner los co­no­ci­mien­tos de un mé­di­co.

Otros opi­nan, an­te la reali­dad ac­tual, en que exis­te un gran co­lec­ti­vo de na­tu­ró­pa­tas ( no mé­di­cos), que la ma­yo­ría de las ve­ces ejer­cen de te­ra­peu­tas al mis­mo tiem­po, fru­to del po­co in­te­rés mos­tra­do has­ta ha­ce po­co por la sa­ni­dad ofi­cial ha­cia las me­di­ci­nas o te­ra­pias no con­ven­cio­na­les, lo co­rrec­to se­ría re­co­no­cer y re­gu­lar su for­ma­ción y su “es­ta­tus” de­fi­nien­do de for­ma con­sen­sua­da sus li­mi­ta­cio­nes en la con­sul­ta, fun­da­men­tal­men­te res­pec­to al diag­nós­ti­co y a la in­di­ca­ción far­ma­co­ló­gi­ca.

LA ME­DI­CI­NA QUE TE­NE­MOS

Par­ti­mos de la ba­se de que la me­di­ci­na con­ven­cio­nal u ofi­cial es muy efec­ti­va, im­pres­cin­di­ble, en tra­ta­mien­tos de ur­gen­cias, trau­ma­to­lo­gía, en al­gu­nos dé­fi­cits hor­mo­na­les (dia­be­tes ju­ve­nil), en in­fec­cio­nes muy agre­si­vas (me­nin­gi­tis), en el tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co de en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo el cáncer… In­di­ca­cio­nes que des­de mi pun­to de vis­ta no son dis­cu­ti­bles.

Pe­ro tam­bién es ver­dad que el ejer­ci­cio de es­ta mis­ma me­di­ci­na, que uti­li­za co­mo tra­ta­mien­to fun­da­men­tal­men­te la te­ra­pia far­ma­co­ló­gi­ca, muy útil en la ma­yo­ría de los ca­sos men­cio­na­dos, es­tá re­co­no­ci­da ac­tual­men­te co­mo la ter­ce­ra cau­sa de mor­ta­li­dad en los paí­ses desa­rro­lla­dos, de­trás de las car­dio­pa­tías y el cáncer.

Es­to no es nin­gu­na sor­pre­sa, si te­ne­mos en cuen­ta que por de­fi­ni­ción un me­di­ca­men­to es una dro­ga que, co­mo tal, ge­ne­ra siem­pre un efec­to se­cun­da­rio no desea­do. Es de­cir, que ge­ne­ra un be­ne­fi­cio y un da­ño al mis­mo tiem­po, y la in­di­ca­ción se de­be ba­sar en el ba­lan­ce po­si­ti­vo del me­di­ca­men­to. Ha­bría que aña­dir aquí que los efec­tos no­ci­vos de la me­di­ca­ción se mul­ti­pli­can con la po­li­me­di­ca­ción y las in­ter­ac­cio­nes en­tre los pro­pios fár­ma­cos.

FARMACOLOGÍA

An­te es­ta reali­dad sur­gen va­rias pre­gun­tas. ¿ Po­de­mos ha­blar de la farmacología co­mo un re­cur­so de sa­lud? ¿Es ge­ne­rar sa­lud su­pri­mir sín­to­mas agu­dos que lue­go se cro­ni­fi­can? ¿ Es ge­ne­rar sa­lud me­jo­rar una in­fla­ma­ción ar­ti­cu­lar pro­du­cien­do una gas­tri­tis? ¿ Mien­tras se tra­ta una gas­tri­tis o un re­flu­jo con ome­pra­zol u otro in­hi­bi­dor de la bom­ba de pro­to­nes, no es­ta­mos dis­tra­yen­do al pa­cien­te, cro­ni­fi­can­do un pro­ble­ma, sin dar­le la op­ción de re­plan­tear­se sus há­bi­tos de vi­da, su die­ta, su es­trés…?

¿Es la farmacología una te­ra­pia o una pseu­do­te­ra­pia?

Uti­li­zan­do los mis­mos tér­mi­nos de es­te in­for­me de la OMC, “una téc­ni­ca que se ha mos­tra­do efi­caz en un área, pue­de ser con­si­de­ra­da pseu­do­te­ra­pia en otra”, lle­ga­mos a la con­clu­sión que la ma­yo­ría de los fár­ma­cos son efi­cien­tes en un área u ór­gano al mis­mo tiem­po que no lo son en otra par­te del or­ga­nis­mo que per­ju­di­can.

Es evi­den­te que to­da per­so­na es una uni­dad, y por tan­to es­ta­mos ha­blan­do de una te­ra­pia que, en mu­chos ca­sos, no es efi­caz pa­ra la per­so­na en su con­jun­to. Ayu­da, pe­ro no cu­ra. ¿No se­rá en oca­sio­nes la farmacología una te­ra­pia com­ple­men­ta­ria a otras me­nos agre­si­vas, co­rrec­to­ras del ori­gen de la en­fer­me­dad?

DÉ­FI­CITS EN LA FOR­MA­CIÓN MÉ­DI­CA

Iden­ti­fi­ca­das las pri­me­ras cau­sas de mor­ta­li­dad en los paí­ses desa­rro­lla­dos, al mar­gen de la ia­tro­ge­nia, con en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la ali­men­ta­ción (car­dio­pa­tías, cáncer, dia­be­tes, hi­per­ten­sión, obe­si­dad…), ¿có­mo se en­tien­de que en to­da la for­ma­ción de un mé­di­co no exis­ta una asig­na­tu­ra de die­té­ti­ca? ¿No es­ta­mos per­ju­di­can­do a la po­bla­ción por omi­sión de in­for­ma­ción im­pres­cin­di­ble pa­ra la pre­ven­ción y el tra­ta­mien­to de sus pa­to­lo­gías?

Tam­po­co es­tá en la for­ma­ción mé­di­ca el tra­to y el abor­da­je de la muer­te an­te el pa­cien­te. Al­go a lo que to­do pro­fe­sio­nal in­elu­di­ble­men­te se ha de en­fren­tar.

Ni tan si­quie­ra la pre­ven­ción es­tá tra­ta­da de for­ma ra­zo­na­ble. El po­co tiem­po que se de­di­ca a ella en los es­tu­dios de me­di­ci­na es pre­fe­ren­te­men­te pa­ra re­fe­rir­se a pro­to­co­los de diag­nós­ti­co pre­coz, que co­mo es evi­den­te no es pre­ven­ción, sino iden­ti­fi­car el pro­ble­ma cuan­do ya se ha ma­ni­fes­ta­do.

Una me­jor Sa­ni­dad ac­tual­men­te se re­la­cio­na con el in­cre­men­to de cen­tros diag­nós­ti­cos, de hos­pi­ta­les, de un gran nú­me­ro de in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas…, to­dos ellos sig­nos de que el nú­me­ro de en­fer­mos es­tá en au­men­to, he­cho que se con­tra­di­ce con el ob­je­ti­vo que teó­ri­ca­men­te se atri­bu­ye a la Sa­ni­dad: el man­te­ner el ma­yor nú­me­ro de per­so­nas sa­nas du­ran­te el má­xi­mo tiem­po po­si­ble.

He­mos con­ver­ti­do la me­di­ci­na en una dis­ci­pli­na es­pe­cia­li­za­da en la en­fer­me­dad y los pro­fe­sio­na­les que la ejer­cen no tie­nen ape­nas co­no­ci­mien­tos de sa­lud pa­ra trans­mi­tir a sus pa­cien­tes. Por es­te mo­ti­vo mu­chos de ellos bus­can am­pliar sus re­cur­sos con nue­vas op­cio­nes que in­cor­po­ran pa­ra fa­vo­re­cer al pa­cien­te. A es­to se le de­no­mi­na me­di­ci­na in­te­gra­ti­va, re­sul­ta­do de la vo­ca­ción mé­di­ca y no del pen­sa­mien­to úni­co.

SO­BRE LA EVI­DEN­CIA CIEN­TÍ­FI­CA

Pro­gra­ma­dos des­de la in­fan­cia pa­ra me­mo­ri­zar res­pues­tas más que pa­ra ge­ne­rar pre­gun­tas que no ten­gan res­pues­ta, acep­ta­mos lo es­ta­ble­ci­do por la “cien­cia” co­mo ver­dad, sin cues­tio­nar­lo si­quie­ra, es­pe­cial­men­te si vie­ne ava­la­do por el úl­ti­mo tra­ba­jo cien­tí­fi­co. Y sin em­bar­go el mé­to­do cien­tí­fi­co, ve­ne­ra­do por la so­cie­dad, ni es in­fa­li­ble, ni es el úni­co mo­do de ver las cosas.

La in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca y far­ma­co­ló­gi­ca es útil y un buen ins­tru­men­to de ayu­da pa­ra la me­di­ci­na, pe­ro no es la ver­dad ab­so­lu­ta co­mo se pre­ten­de ha­cer creer. La cien­cia mis­ma se con­tra­di­ce a me­nu­do. En­con­tra­mos fre­cuen­te­men­te tra­ba­jos de evi­den­cia cien­tí­fi­ca que de­fien­den una co­sa y otros la con­tra­ria. Por ejem­plo, so­bre el ries­go de pro­du­cir un cáncer de ma­ma con el tra­ta­mien­to hor­mo­nal sus­ti­tu­to­rio de es­tró­ge­nos: un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el pres­ti­gio­so “New En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne” y rea­li­za­do en la Es­cue­la de Me­di­ci­na de Har­vard (Es­ta­dos Uni­dos), se­ña­la que la te­ra­pia sus­ti­tu­to­ria de es­tró­ge­nos en post­me­no­páu­si­cas, au­men­ta en­tre un 46 y un 71% el ries­go de cáncer de ma­ma. Po­co des­pués, en Ju­lio de 1995, un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el “Jour­nal of The Ame­ri­can As­so­cia­tion”, y que re­fle­ja un es­tu­dio del Cen­tro de Cáncer Fred Hut­chin­son, con­clu­ye di­cien­do que “no en­con­tra­mos nin­gu­na aso­cia­ción en­tre el ries­go del cáncer de ma­ma y una lar­ga du­ra­ción ex­ten­di­da (vein­te años o más) de uso de te­ra­pia de re­em­pla­zo de es­tró­ge­nos”. Y así po­dría­mos se­guir, con abun­dan­tes ejem­plos de la fia­bi­li­dad de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca.

El pro­pio mé­to­do cien­tí­fi­co es­tá cues­tio­na­do. Es irreal ha­cer un es­tu­dio ex­tra­yen­do con­clu­sio­nes de la apli­ca­ción de una sus­tan­cia en un co­lec­ti­vo de per­so­nas co­mo si és­tas fue­ran to­das igua­les. Ni tan si­quie­ra la mis­ma en­fer­me­dad se ma­ni­fies­ta igual en ca­da una de ellas. Es más, hoy en día se es­tá ha­blan­do ya del ex­pe­ri­men­to con el su­je­to úni­co, con­si­de­ran­do có­mo in­flu­ye una sus­tan­cia en las va­ria­bles que presenta una mis­ma per­so­na. Ya no di­ga­mos de la cos­tum­bre de ex­tra­po­lar re­sul­ta­dos de ex­pe­ri­men­tos en ani­ma­les a la fi­sio­lo­gía o el tra­ta­mien­to de per­so­nas vi­vas.

¿REAL­MEN­TE TO­DAS SIR­VEN?

He­mos de ser cons­cien­tes de que pa­ra que un tra­ba­jo pue­da afir­mar que una sus­tan­cia o pro­duc­to, o te­ra­pia, es efi­caz, es ne­ce­sa­rio eli­mi­nar to­das las va­ria­bles que pue­dan in­ter­fe­rir, de ma- ne­ra que ca­da vez que eli­mi­na­mos una va­ria­ble nos ale­ja­mos más de la reali­dad.

¡Cuán­tos me­di­ca­men­tos o pro­duc­tos que en su mo­men­to se con­si­de­ra­ron efec­ti­vos, lue­go se han re­ti­ra­do por fal­ta de re­sul­ta­dos o por su gran per­jui­cio pa­ra sa­lud! Los es­tu­dios pa­ra va­lo­rar si una prác­ti­ca mé­di­ca con­ven­cio­nal, ya es­ta­ble­ci­da, es co­rrec­ta, de­mues­tran que un 40% de ellas no se de­be­rían ha­ber im­ple­men­ta­do, al­re­de­dor de un 22% no ob­tie­ne re­sul­ta­dos con­clu­yen­tes y so­lo un 38% se con­fir­man co­mo úti­les.

El pro­ble­ma es­tá qui­zás en que la cien­cia en me­di­ci­na ha per­di­do el cri­te­rio de glo­ba­li­dad, la vi­sión de con­jun­to, y só­lo ve el grano de arena en lu­gar de la in­men­si­dad de la pla­ya. Só­lo así se en­tien­de que se con­si­de­re un éxi­to un me­di­ca­men­to que me­jo­ra un ór­gano y per­ju­di­ca otro, o la bús­que­da del prin­ci­pio ac­ti­vo en una plan­ta sin con­si­de­rar la ac­ción si­nér­gi­ca del con­jun­to.

Tam­po­co quie­re acep­tar que un ali­men­to que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za, no so­lo con­tie­ne los nu­trien­tes iden­ti­fi­ca­dos, sino mu­chos más que se po­ten­cian con és­tos.

Co­mo se ha di­cho en oca­sio­nes, “exis­te la ten­den­cia de sa­ber más de las par­tes y me­nos del to­do; y ca­da vez se sa­be más de me­nos, has­ta que lle­gue­mos a sa­ber mu­cho de na­da”.

Po­si­ble­men­te los sa­be­res an­ces­tra­les que vie­nen de Orien­te, o de la pro­pia cuna de nues­tra ci­vi­li­za­ción, nos apor­ten tan­ta in­for­ma­ción co­mo la ac­tual cien­cia ana­lí­ti­ca. Sin du­da al­gu­na, la so­lu­ción pa­sa por la to­le­ran­cia con to­das las ideas y el es­tu­dio de to­das las for­mas de co­no­ci­mien­to que exis­ten.

SO­BRE LA ÉTI­CA MÉ­DI­CA

Has­ta ha­ce po­co siem­pre se ha­bía de­fi­ni­do la me­di­ci­na co­mo cien­cia y ar­te de evi­tar y cu­rar las en­fer­me­da­des. Al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes más re­cien­tes ha­blan só­lo de co­no­ci­mien­tos y ac­ti­vi­da­des téc­ni­cas pa­ra diag­nos­ti­car, tra­tar y pre­ve­nir las en­fer­me­da­des, ha­cien­do des­apa­re­cer el vo­ca­blo ar­te con su com­po­nen­te vo­ca­cio­nal, emo­cio­nal y de plu­ra­li­dad.

Só­lo hay una me­di­ci­na, de­ci­mos to­dos: la que cu­ra al pa­cien­te ( y la que lo man­tie­ne sano, ha­bría que aña­dir). Pues bien, ¿cuál es ese sa­ber mé­di­co?, ¿es aca­so el que re­ci­bi­mos cuan­do acu­di­mos a los hos­pi­ta­les o a los di­fe­ren­tes cen­tros de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio? La reali­dad es que, co­mo en el ar­te, exis­ten di­fe­ren­tes cri­te­rios; to­dos ellos vá­li­dos. Ca­da uno tie­ne una vi­sión di­fe­ren­te de có­mo en­ten­der la en­fer­me­dad, de có­mo acer­car­se al pa­cien­te y de có­mo tra­tar­lo. En las fa­cul­ta­des de nues­tro país has­ta aho­ra só­lo se en­se­ña uno de es­tos cri­te­rios, sin con­si­de­rar las otras po­si­bi­li­da­des. Es co­mo si en la fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes só­lo se die­ra a co­no­cer el “cu­bis­mo” o el “ex­pre­sio­nis­mo”. No es de ex­tra­ñar que es­ta fal­ta de glo­ba­li­dad en la en­se­ñan­za de la me­di­ci­na –que se tra­du­ce ló­gi­ca­men­te en su prác­ti­ca, en la in­ves­ti­ga­ción, y en el desa­rro­llo so­cial de la mis­ma– ge­ne­re un te­rri­ble con­fu­sio­nis­mo no só­lo en la po­bla­ción, sino en los pro­pios es­tu­dian­tes de me­di­ci­na y en los pro­pios mé­di­cos que re­cla­man co­no­cer la otra par­te de co­no­ci­mien­tos que se les ocul­ta.

Es­ta mar­gi­na­ción e ig­no­ran­cia ha­cia las otras op­cio­nes ha­ce que no sean aun su­fi­cien­te­men­te con­si­de­ra­das, y que in­clu­so ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Co­le­gio de Mé­di­cos, que se han vis­to obli­ga­das a abrir sec­cio­nes de Ho­meo­pa­tía, Acu­pun­tu­ra, o Me­di­ci­na Na­tu­ris­ta, por­que los pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos que las ejer­cen así lo han pe­di­do, re- nie­guen, in­clu­so acu­sen en oca­sio­nes de po­co cien­tí­fi­cos a al­gu­nos de es­tos cri­te­rios mé­di­cos, y su­pri­man en al­gu­nos ca­sos (co­mo aca­ba de ocu­rrir en el Co­le­gio de Mé­di­cos de Ma­drid) es­tas sec­cio­nes ac­tuan­do co­mo una ver­da­de­ra dic­ta­du­ra mé­di­ca.

EL VA­LOR DE PRE­GUN­TAR

Se­ría de in­te­rés pú­bli­co que, en bien de la im­par­cia­li­dad, la Co­mi­sión Deon­to­ló­gi­ca de los di­fe­ren­tes Co­le­gios de Mé­di­cos, y co­mo ex­cu­sa pa­ra la re­fle­xión, es­tu­dia­sen las si­guien­tes cues­tio­nes:

¿Es po­si­ble se­guir en­se­ñan­do y prac­ti­can­do una me­di­ci­na con un al­to ín­di­ce de ia­tro­ge­nia, tan­to a ni­vel diag­nós­ti­co co­mo te­ra­péu­ti­co, y de me­di­ca­li­za­ción, sin con­si­de­rar ni si­quie­ra la apor­ta­ción de otras op­cio­nes que es­tán pre­sen­tes en la so­cie­dad? ¿ No exis­te aquí una gran ne­gli­gen­cia por omi­sión? ¿No de­bie­ra la pro­pia sa­ni­dad pú­bli­ca in­tere­sar­se en es­tu­diar y ave­ri­guar, con­tan­do con los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos que las ejer­cen, si las otras op­cio­nes fun­cio­nan, en lu­gar de cri­ti­car­las o ig­no­rar­las?

¿Es éti­co im­po­ner a tra­vés de un se­gu­ro obli­ga­to­rio (Se­gu­ri­dad So­cial) un úni­co cri­te­rio mé­di­co?

Sa­bien­do, co­mo se pu­bli­ca en un es­tu­dio rea­li­za­do en EEUU so­bre los de­ter­mi­nan­tes de la sa­lud, que más del 60% de con­tri­bu­ción po­ten­cial a la dis­mi­nu­ción de la mor­ta­li­dad se de­be al en­torno (19%) y al es­ti­lo de vi­da (43%), ¿es ra­cio­nal y ho­nes­to asig­nar el 90% de los gas­tos de sa­lud a los sis­te­mas de cui­da­dos (hos­pi­ta­les, in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca...) y só­lo un 1,5% al es­ti­lo de vi­da y un 1,6% al en­torno?

¿Cuá­les son ac­tual­men­te las en­ti­da­des de pres­ti­gio que pue­den ava­lar los pro­ce­sos cu­ra­ti­vos vá­li­dos? ¿ Dón­de es­tán los re­cur­sos y el fo­ro pú­bli­co im­par­cial don­de se pue­dan pre­sen­tar hi­pó­te­sis, se dis­cu­tan, se com­prue­ben, y se va­lo­ren?

¿Por qué la cien­cia, en una de­ci­sión to­tal­men­te acien­tí­fi­ca, no de­ja ex­pre­sar­se a los di­si­den­tes de sus teo­rías ofi­cia­les pú­bli­ca­men­te, les re­ti­ra sub­ven­cio­nes y los mar­gi­na de sus con­gre­sos?

¿Có­mo es po­si­ble que las gran­des in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los pro­ble­mas de sa­lud con­si­de­ra­dos más im­por­tan­tes es­tén en ma­nos de em­pre­sas co­mer­cia­les co­mo son los la­bo­ra­to­rios (que de­fien­den le­gí­ti­ma­men­te sus in­tere­ses de ren­ta­bi­li­dad), o de ins­ti­tu­cio­nes pa­tro­ci­na­das por és­tos y ayu­da­das con di­ne­ro pú­bli­co, y no de ins­ti­tu­cio­nes mé­di­cas pú­bli­cas to­tal­men­te in­de­pen­dien­tes y sin pre­sio­nes eco­nó­mi­cas?

¿Qué éti­ca jus­ti­fi­ca el man­te­ner en al­gu­nos paí­ses me­di­ca­men­tos a la ven­ta que han si­do re­ti­ra­dos en otros paí­ses por al­ta to­xi­ci­dad?

¿Por qué se mag­ni­fi­can muer­tes pun­tua­les, to­das ellas do­lo­ro­sas, con re­cur­sos no con­ven­cio­na­les, y se ig­no­ran to­das las muer­tes ma­si­vas por ia­tro­ge­nia mé­di­ca o por fal­ta de im­pli­ca­ción de los co­le­gia­dos mé­di­cos en la edu­ca­ción de los há­bi­tos de los pa­cien­tes que acu­den a nues­tras con­sul­tas?

¿Por qué a los pro­fe­sio­na­les que cues­tio­nan al­gu­nas va­cu­nas, y aun­que sea una so­la, se les ca­li­fi­ca de an­ti­va­cu­nas y se les des­pres­ti­gia sin con­si­de­rar to­das las re­fe­ren­cias cien­tí­fi­cas que apor­tan? ¿Por qué el fa­lle­ci­mien­to de un ni­ño no va­cu­na­do es portada en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y no lo es el de un ni­ño com­ple­ta­men­te va­cu­na­do (con to­das las do­sis re­co­men­da­das) de esa mis­ma en­fer­me­dad?

ME­DI­CI­NA IN­TE­GRA­TI­VA

Es pre­ci­so, es ur­gen­te, en be­ne­fi­cio de to­dos, re­vi­sar las ba­ses éti­cas so­bre las que se es­ta­ble­ce el ejer­ci­cio de la me­di­ci­na. Es­tá cla­ro que lle­ga el mo­men­to de es­ta­ble­cer un diá­lo­go cons­truc­ti­vo en­tre los pro­fe­sio­na­les de las di­fe­ren­tes op­cio­nes mé­di­cas. Es lo que de­fen­de­mos los que prac­ti­ca­mos la me­di­ci­na in­te­gra­ti­va, sin re­nun­ciar a nin­guno de nues­tros co­no­ci­mien­tos y com­ple­men­tán­do­los con los de los de­más.

No es tiem­po de per­se­cu­ción ni de im­po­si­ción. Es tiem­po de puer­tas abier­tas, de dis­cu­sión, de tra­ba­jo en equi­po, de de­mo­cra­ti­za­ción en la me­di­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.