NO­TI­CIAS

Integral - - Sumario -

• El pe­rro en­tre­na­do pa­ra de­tec­tar pre­coz­men­te el cán­cer de pul­món

• El en­ga­ño del azú­car «mo­reno»

• No­rue­ga. La ener­gía de las olas del mar

• Ma­ce­ra­do de ajo en li­món

El Hos­pi­tal Clí­ni­co de Bar­ce­lo­na li­de­ra un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­tec­tar de for­ma pre­coz el cán­cer de pul­món con la in­ter­ven­ción de un pe­rro. Las prue­bas rea­li­za­das mues­tran có­mo de­tec­ta que un pa­cien­te es­tá en­fer­mo a tra­vés de mues­tras del alien­to.

AL­GU­NOS PE­RROS SON CA­PA­CES DE DE­TEC­TAR UN TI­PO DE CÁN­CER

Se­gún la doc­to­ra Án­ge­la Gui­rao, del ser­vi­cio de ci­ru­gía to­rá­ci­ca del Ins­ti­tu­to Clí­ni­co Res­pi­ra­to­rio (ICR) y una de las au­to­ras del es­tu­dio, el pe­rro Blat, una mez­cla de la­bra­dor y pit­bull, es ca­paz de de­tec­tar el cán­cer de pul­món pre­coz­men­te en las per­so­nas ol­fa­tean­do mues­tras de te­ji­do im­preg­na­das con su alien­to, con una fia­bi­li­dad muy al­ta, del 98%. La pro­pie­ta­ria de Blat, y es­pe­cia­lis­ta en pe­rros de asis­ten­cia y de­tec­ción, In­grid Ra­mon, lo en­tre­nó me­dian­te el mé­to­do de adies­tra­mien­to po­si­ti­vo, que con­sis­te en que el pe­rro « en­cuen­tre un olor a cam­bio de un pre­mio».

Pa­ra el pro­ce­so de de­tec­ción se uti­li­zan cin­co o seis ca­jas de ma­de­ra pues­tas en fi­la que con­tie­nen un tu­bo de en­sa­yo con la mues­tra de alien­to en el in­te­rior, y que se si­túan alea­to­ria­men­te. El pe­rro, que es­tá fue­ra de la sa­la don­de se co­lo­can las ca­jas, de­be oler to­das las mues­tras y sen­tar­se de­lan­te de la que sea can­ce­ro­sa pa­ra con­se­guir un pre­mio si acier­ta.

DE EN­TRE MI­LES DE COM­PUES­TOS OR­GÁ­NI­COS VOLÁTILES

El alien­to de las mues­tras can­ce­ro­sas con­tie­ne com­pues­tos or­gá­ni­cos volátiles pro­ce­den­tes del ca­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar con un olor ca­rac­te­rís­ti­co, que el pe­rro ha si­do en­tre­na­do pa­ra de­tec­tar, pe­ro que aún no se han po­di­do di­fe­ren­ciar de los más de 3.000 en to­tal que se en­cuen­tran en el alien­to hu­mano.

El ob­je­ti­vo que per­si­gue la in­ves­ti­ga­ción es con­se­guir di­fe­ren­ciar es­tos com­pues­tos pa­ra desa­rro­llar un mé­to­do de diag­nós­ti­co pre­coz en es­te ti­po de cán­cer, por­que en el 75% de ca­sos en los que se de­tec­ta es­tá ya en un es­ta­do demasiado avan­za­do, lo cual lo con­vier­te en «po­ten­cial­men­te no cu­ra­ble».

El prin­ci­pal pro­ble­ma que exis­te a la ho­ra de de­tec­tar el cán­cer de pul­món es que la en­fer­me­dad no pre­sen­ta sín­to­mas has­ta que lle­ga a es­ta­dos muy avan­za­dos. Por eso, cuan­do se des­cu- bre un ca­so es ca­si siem­pre «de for­ma ac­ci­den­tal», a tra­vés de pro­ce­di­mien­tos ha­bi­tua­les co­mo una ra­dio­gra­fía preope­ra­to­ria de tó­rax.

Por es­to el diag­nós­ti­co de prue­ba que lle­va a ca­bo el pe­rro es una for­ma po­ten­cial de ayu­dar en el fu­tu­ro a los in­ves­ti­ga­do­res a en­con­trar un pro­ce­di­mien­to mé­di­co de de­tec­ción que no sea ac­ci­den­tal.

LA “PRUE­BA BLAT”

Se­gún in­for­ma­cio­nes de la em­pre­sa de pe­rros de de­tec­ción Ar­gus Dogs, aun­que no es pro­ba­ble que la «prue­ba Blat» sus­ti­tu­ya una prue­ba mé­di­ca, la ca­pa­ci­dad ol­fa­ti­va de los pe­rros es ex­tre­ma­da­men­te fia­ble y ha­ce de es­ta prue­ba un mé­to­do com­ple­men­ta­rio «muy via­ble». El pro­ce­so de adies­tra­mien­to de es­te pe­rro has­ta al­can­zar el 98% de ga­ran­tía en las de­tec­cio­nes de cán­cer du­ró unos seis me­ses, pe­ro se cal­cu­la que Blat ha oli­do más de 1.500 mues­tras de to­do ti­po de per­so­nas du­ran­te to­da la in­ves­ti­ga­ción, que ha du­ra­do al­gu­nos me­ses más.

De mo­men­to, y a pe­sar de la al­ta fia­bi­li­dad de es­te mé­to­do, la prue­ba no es­tá ve­ri­fi­ca­da por­que só­lo se ha pre­sen­ta­do un pri­mer es­tu­dio. La in­ves­ti­ga­ción con­ti­núa pa­ra con­se­guir más re­sul­ta­dos y po­der va­li­dar la prue­ba con otros pe­rros. Es­te, sin em­bar­go, no es el úni­co pe­rro en­tre­na­do pa­ra de­tec­tar en­fer­me­da­des de for­ma pre­coz. La en­ti­dad Ar­gus Dogs tra­ba­ja con otros pe­rros, co­mo los que asis­ten per­so­nas dia­bé­ti­cas en cri­sis de hi­po­glu­ce­mia o per­so­nas con au­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.