SÍN­DRO­ME ME­TA­BÓ­LI­CO

Obe­si­dad, hi­per­ten­sión, co­les­te­rol, tri­gli­cé­ri­dos y glu­co­sa ele­va­dos

Integral - - Sumario - PE­DRO RÓ­DE­NAS (MÉ­DI­CO NATURISTA)

Obe­si­dad, hi­per­ten­sión, co­les­te­rol, tri­gli­cé­ri­dos y glu­co­sa ele­va­dos

El sín­dro­me me­ta­bó­li­co es una su­ma de fac­to­res que hoy en día es­tá muy pre­sen­te en nues­tra so­cie­dad, y es el re­sul­ta­do de la so­bre­ali­men­ta­ción que se tra­du­ce en lo que po­dría­mos lla­mar en­fer­me­da­des de de­pó­si­to o ex­ce­so. De­pó­si­to de gra­sa en los adi­po­ci­tos, ex­ce­so de pro­teí­nas y gra­sa que se acu­mu­la en las ar­te­rias y ca­pi­la­res di­fi­cul­tan­do el flu­jo de glu­co­sa, in­su­li­na y lí­qui­dos ha­cia el es­pa­cio in­ters­ti­cial y las cé­lu­las, acu­mu­lán­do­se en san­gre y dan­do lu­gar a dia­be­tes del adul­to y la hi­per­ten­sión.

Las per­so­nas con es­tos fac­to­res tie­nen más ries­go de su­frir una ar­te­rio­pa­tía co­ro­na­ria ( an­gi­na de pe­cho o in­far­to de mio­car­dio) o un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar (ic­tus), y mu­chas ve­ces aca­ban po­li­me­di­ca­dos.

EL CA­SO DE LUÍS

Luís es un va­rón de 58 años que acu­de a la con­sul­ta por­que ha­ce tiem­po que no se en­cuen­tra bien. Des­de la ado­les­cen­cia siem­pre ha arras­tra­do un pro­ble­ma de obe­si­dad, y ha­ce apro­xi­ma­da­men­te tres años que se me­di­ca por­que la ten­sión ar­te­rial la tie­ne al­ta. En las ana­lí­ti­cas los tri­gli­cé­ri­dos y el co­les­te­rol sa­len al­go ele­va­dos, pe­ro ha­ce dos se­ma­nas que se hi­zo la úl­ti­ma y los va­lo­res se han dis­pa­ra­do: 320 mg/dl de tri­gli­cé­ri­dos, cuan­do lo nor­mal es in­fe­rior a 150, y 280 mg/dl de co­les­te­rol to­tal con un co­les­te­rol bueno (HDL) muy ba­jo, de 38 mg/ dl. Ade­más, el azú­car ( glu­ce­mia) le sa­le por pri­me­ra vez alto (160 mg/dl en ayu­nas). To­das es­tas cir­cuns­tan­cias le han he­cho to­mar la de­ci­sión, an­tes de em­pe­zar a to­mar los fár­ma­cos que le pro­po­nen, acu­dir a nues­tra con­sul­ta pa­ra ver si pue­de co­rre­gir to­dos es­tos pro­ble­mas sin me­di­ca­ción.

LA HIS­TO­RIA CLÍ­NI­CA

Co­mo an­te­ce­den­tes pa­to­ló­gi­cos re­fie­re una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca de apen­di­ce­to­mía y una ex­tir­pa­ción de la ve­sí­cu­la bi­liar por li­tia­sis.

Es­tá se­pa­ra­do y sin hi­jos. Vi­ve só­lo en un pi­so en el cen­tro de la ciu­dad. Tie­ne un tra­ba­jo se­den­ta­rio y de res­pon­sa­bi­li­dad, ya que es di­rec­tor de una ofi­ci­na ban­ca­ria, lo que le com­por­ta mu­cho es­trés.

No ha­ce ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Co­men­ta que no tie­ne tiem­po. Lle­ga a ca­sa can­sa­do y sin ga­nas de hacer na­da. No fu­ma. To­ma tres ca­fés con azú­car y una cer­ve­za dia­ria­men­te. El fin de se­ma­na to­ma al­gu­na co­pa de li­cor y un par de co­ca-co­las.

Du­ran­te las co­mi­das be­be uno o dos va­sos de agua. Su trán­si­to in­tes­ti­nal es de una vez ca­da dos días y con cierta dificultad.

De­sa­yu­na y co­me fue­ra de ca­sa y la die­ta que si­gue es bá­si­ca­men­te ri­ca en pro­teí­nas y gra­sas ani­ma­les (em­bu­ti­dos, car­nes, lác­teos, hue­vos…), pas­tas re­fi­na­das (abun­dan­te pan, piz­zas, pas­ta…) y dul­ces co­mo pos­tre (flan, he­la­do, pas­tel…) o desayuno (bo­lle­ría en el ca­fé ma­ti­nal). En cam­bio, ape­nas to­ma fru­ta, en­sa­la­da y ver­du­ra.

Duer­me ape­nas seis ho­ras y me­dia al día y se le­van­ta can­sa­do.

Mi­de 1,69 cm y pe­sa 91kg, la ten­sión ar­te­rial en la con­sul­ta es­tá 14/9 y el pul­so 76/mi­nu­to.

Mien­tras re­co­ge­mos to­da es­ta in­for­ma­ción, él mis­mo es cons­cien­te de lo mu­cho que pue­de me­jo­rar sus há­bi­tos. En reali­dad, ha­ce tiem­po que se lo plan­tea, pe­ro las al­te­ra­cio­nes en la úl­ti­ma ana­lí­ti­ca le han da­do la mo­ti­va­ción de­fi­ni­ti­va pa­ra ini­ciar un cam­bio.

ANÁ­LI­SIS DE LA SI­TUA­CIÓN

Una vez re­co­gi­dos los da­tos de la his­to­ria clí­ni­ca los re­la­cio­na­mos con su es­ta­do de sa­lud. La so­bre­ali­men­ta­ción pro­tei­ca y gra­sa y de pro­duc­tos re­fi­na­dos, acom­pa­ña­da con una vi­da se­den­ta­ria, co­mo ba­se de su obe­si­dad crónica. Ha­bla­mos de có­mo es­tos ali­men­tos, jun­to al al­cohol, tam­bién ele­van los ni­ve­les de gra­sa en san­gre (tri­gli­cé­ri­dos y co­les­te­rol), y la glu­ce­mia por el es­trés que re­ci­be el pán­creas con la en­tra­da ma­si­va de azú­ca­res, in­clui­dos los pro­ce­den­tes de dul­ces y be­bi­das edul­co­ra­das.

Le re­cuer­do que la ca­feí­na, pre­sen­te en el ca­fé y la co­ca-co­la, es un es­ti­mu­lan­te y un fac­tor hi­per­ten­si­vo, que se

su­ma al es­trés y al es­fuer­zo que sufre el co­ra­zón al mo­vi­li­zar de for­ma co­ti­dia­na un ex­ce­so de unos 20 kg.

PRO­PUES­TA DE RE­SET VI­TAL

A gran­des cam­bios, gran­des re­sul­ta­dos. Le pro­pon­go hacer un re­set vi­tal. Pa­rar, lim­piar y re­ini­ciar con nue­vos há­bi­tos. Él tie­ne ga­nas de vol­ver a co­ger el con­trol de su vi­da, y se sien­te ilu­sio­na­do, pe­ro tie­ne du­das so­bre si se­rá ca­paz.

Le co­men­to que la me­di­ca­ción de la hi­per­ten­sión no po­drá de­jar­la, al me­nos por el mo­men­to, y que las es­ta­ti­nas y la me­di­ca­ción hi­po­glu­ce­mian­te no la to­me has­ta que vea­mos la res­pues­ta del cuer­po des­pués del tra­ta­mien­to.

El plan es hacer, un tiem­po cor­to, 15 días, una die­ta depurativa e hi­po­ca­ló­ri­ca pa­ra dis­mi­nuir pe­so, de­pu­rar y ba­jar los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos, co­les­te­rol y glu­co­sa. En es­tas dos se­ma­nas de­be­rá evi­tar los há­bi­tos tó­xi­cos: al­cohol, ca­fé y co­ca-co­la. No ten­dría sen­ti­do es­tar lim­pian­do por un la­do y “en­su­cian­do” por otro. Le ad­vier­to que ten­drá se­gu­ra­men­te ce­fa­lea im­por­tan­te los dos pri­me­ros días de­bi­do al “mono” o sín­dro­me de abs­ti­nen­cia de la ca­feí­na, y que lue­go des­apa­re­ce­rá pa­ra no vol­ver. Con la ba­ja­da de pe­so y la su­pre­sión de la ca­feí­na tam­bién la pre­sión ar­te­rial po­drá dis­mi­nuir al­go.

La die­ta in­clu­ye un cal­do de­pu­ra­ti­vo que to­ma­rá con el zu­mo de li­món y una cu­cha­ra­da de le­va­du­ra de cer­ve­za que to­ma­rá vein­te mi­nu­tos an­tes de ca­da co­mi­da, tres ve­ces al día. El desayuno es fru­ta áci­da sin lí­mi­tes (na­ran­ja, man­da­ri­nas, ki­wi, fre­so­nes, pi­ña). A me­dia ma­ña­na igual que a me­dia tar­de man­za­na o pe­ra. La co­mi­da y la ce­na se­rán un pla­to de en­sa­la­da va­ria­da se­gui­do de uno de ver­du­ra con una pa­ta­ta me­dia­na no exis­ten lí­mi­tes de can­ti­dad ex­cep­to en el acei­te, que se­rá de pri­me­ra pre­sión en frío.

Le re­ce­to fi­to­te­ra­pia pa­ra ayu­dar al hí­ga­do en la lim­pie­za (bol­do, al­ca­cho­fe­ra…) y pa­ra dis­mi­nuir la an­sie­dad (va­le­ria­na, pa­si­flo­ra, flor de azahar…)

Le acon­se­jo una ducha ma­ti­nal con ce­pi­lla­do y agua fría fi­nal, pa­ra es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción y au­men­tar la elas­ti­ci­dad vas­cu­lar (di­la­ta­ción con el ca­lor y con­trac­ción con el frío). El ce­pi­lla­do ade­más ayu­da a mo­vi­li­zar la gra­sa de los adi­po­ci­tos y eli­mi­na las cé­lu­las muer­tas de la piel (ex­fo­lia). De mo­men­to no le in­di­co ejer­ci­cio pa­ra no in­cre­men­tar su ago­bio por fal­ta de tiem­po.

Le pi­do que con­tro­le en la far­ma­cia, al ini­cio y al fi­nal del tra­ta­mien­to, la ten­sión ar­te­rial, la glu­ce­mia, el co­les­te­rol y los tri­gli­cé­ri­dos.

A LAS DOS SE­MA­NAS

Luís vuel­ve a la con­sul­ta y lo pri­me­ro que ha­ce­mos es una va­lo­ra­ción del tra­ta­mien­to. Él se pun­túa del 1 al 10 se­gún el se­gui­mien­to de los há­bi­tos tó­xi­cos, la die­ta, la fi­to­te­ra­pia y las apli­ca­cio­nes, lo que a mí me sir­ve pa­ra ver re­sul­ta­dos en fun­ción de lo rea­li­za­do.

La ver­dad es que es­tá sor­pren­di­do por­que le ha cos­ta­do me­nos de lo que pen­sa­ba, y ade­más se en­cuen­tra más con­ten­to, por­que el he­cho de con­tro­lar el mis­mo la si­tua­ción, y hacer aque­llo que ha­cía tiem­po que­ría hacer y no con­se­guía, le ha au­men­ta­do mu­cho la au­to­es­ti­ma.

Eso sí, re­fie­re que los dos pri­me­ros días la ce­fa­lea fue im­por­tan­te, pe­ro le sir­vió pa­ra ser cons­cien­te de lo “en­gan­cha­do” que es­ta­ba a la ca­feí­na.

Ha per­di­do pe­so (4kg) y vo­lu­men, y por tan­to se en­cuen­tra más li­ge­ro y vi­tal. Ade­más, va de vien­tre una vez ca­da día, sin dificultad. La glu­ce­mia se ha nor­ma­li­za­do (105 mg/dl) y los tri­gli­cé­ri­dos (240 mg/dl) y el co­les­te­rol (230 mg/dl), han dis­mi­nui­do de for­ma im­por­tan­te en san­gre. Es­to es un he­cho ha­bi­tual con es­te re­set ini­cial. Lue­go cues­ta más man­te­ner­lo. La ten­sión ar­te­rial se es­ta­bi­li­za en va­lo­res nor­ma­les, pe­ro al­go más ba­jos (12/7,5).

Co­men­ta que la ducha ma­ti­nal lo es­pa­bi­la mu­cho, has­ta el pun­to que no no­ta a fal­tar el ca­fé.

Le in­di­co que si­ga el mis­mo tra­ta­mien­to tres se­ma­nas más, in­ten­tan­do dar un pa­seo dia­rio de una ho­ra, ya que es­tá más ani­ma­do y se sien­te más li­ge­ro. La die­ta la am­plia­mos con pro­teí­na ve­ge­tal: 3 ve­ces a la se­ma­na to­fu y 2 sei­tán de es­pel­ta, a la plan­cha, sin fri­tos. Él me co­men­ta si pue­de ser pro­teí­na ani­mal, puesto que la no­ta mu­cho a fal­tar, y en­ton­ces le re­co­mien­do que cam­bie el to­fu por pes­ca­do y el sei­tán por car­ne de ave eco­ló­gi­ca.

EVO­LU­CIÓN

Han pa­sa­do tres me­ses y Luis pe­sa 75kg, y ex­cep­to la me­di­ca­ción hi­per­ten­si­va que se ha dis­mi­nui­do pe­ro que no ha si­do po­si­ble su­pri­mir, he­mos con­se­gui­do nor­ma­li­zar glu­ce­mia, tri­gli­cé­ri­dos y co­les­te­rol. A par­tir de aho­ra ha­re­mos un se­gui­mien­to a lar­go pla­zo pa­ra vi­gi­lar si se man­tie­nen en ni­ve­les co­rrec­tos o si ha­ce fal­ta com­ple­men­tar con fi­to­te­ra­pia u otros pre­pa­ra­dos, an­tes de re­cu­rrir a la me­di­ca­ción far­ma­co­ló­gi­ca.

Pa­ra lle­gar has­ta aquí y co­mo ayu­da pa­ra re­du­cir los úl­ti­mos ki­los que son los más di­fí­ci­les ha he­cho los dos úl­ti­mos me­ses una sesión se­ma­nal de ma­sa­je pa­ra mo­vi­li­zar gra­sa, acom­pa­ña­do de dre­na­je lin­fá­ti­co.

Le pro­pon­go pa­sar ya a una die­ta com­ple­ta y equi­li­bra­da de man­te­ni­mien­to, y a man­te­ner una ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar, y por su­pues­to el uso del agua fría al fi­nal de la ducha o ba­ño. En cuan­to a los há­bi­tos tó­xi­cos, le re­co­mien­do que los de­je pa­ra si­tua­cio­nes pun­tua­les (si es que los ne­ce­si­ta). Le acon­se­jo, que ini­cie ya un tra­ba­jo psi­co­fí­si­co pa­ra re­gu­lar más la ten­sión ar­te­rial (re­la­ja­ción, me­di­ta­ción, so­fro­lo­gía…), ya que el es­trés se man­tie­ne, aun­que lo vi­va me­jor. Que­da­mos en ver­nos en seis me­ses o cuan­do él lo ne­ce­si­te.

CON­CLU­SIÓN

El sín­dro­me me­ta­bó­li­co es una si­tua­ción de ries­go pa­ra la sa­lud, que con un cam­bio de há­bi­tos y de ac­ti­tud del pa­cien­te pue­de co­rre­gir­se de for­ma im­por­tan­te, so­bre to­do si se tra­ta al ini­cio, y aun­que el re­sul­ta­do no sea siem­pre cien por cien el desea­do, ha­cien­do im­pres­cin­di­ble to­mar al­gu­na me­di­ca­ción, la ca­li­dad de vi­da au­men­ta y la po­si­bi­li­dad de que apa­rez­can las com­pli­ca­cio­nes (an­gi­na, in­far­to o ic­tus) u otras pa­to­lo­gías dis­mi­nu­ye al ad­qui­rir la per­so­na el co­no­ci­mien­to en re­cur­sos de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.