LA UVA

Integral - - Sumario - CARLOTTA BERNARDINI, DIE­TIS­TA Y NA­TU­RÓ­PA­TA

El ori­gen de la vid ( Vi­tis vi­ni­fe­ra) se si­túa en el área me­di­te­rrá­nea, in­clu­yen­do las ver­tien­tes cau­cá­si­cas, las ri­be­ras del Mar Ne­gro y Orien­te pró­xi­mo. Ac­tual­men­te se cul­ti­va en bue­na par­te de la pe­nín­su­la en for­ma de ex­ten­sos vi­ñe­dos ubi­ca­dos en los lla­nos y la­de­ras.

Exis­ten mu­chas va­rie­da­des de vid, so­lo en Es­pa­ña se es­ti­ma que se cul­ti­van más de 500 cla­ses y en to­da Eu­ro­pa po­drían al­can­zar las 4.000.

Es­te ar­bus­to tre­pa­dor flo­re­ce a par­tir de abril y sus fru­tos, las uvas, em­pie­zan a ma­du­rar a fi­na­les de ju­lio, aun­que es a prin­ci­pios de sep­tiem­bre cuan­do es­tán en su pun­to ideal, de he­cho en es­ta tem­po­ra­da se rea­li­za la ven­di­mia. Una par­te de la co­se­cha se des­ti­na a la ven­ta de uva de me­sa y la otra al pren­sa­do, del cual se ob­tie­ne el mos­to pa­ra con­su­mir di­rec­ta­men­te, o bien de­jar fer­men­tar pa­ra la pro­duc­ción del vino y vi­na­gre.

La mos­ca­tel y la de Co­rin­to son dos ti­pos de uva que se pue­den con­su­mir tam­bién se­cas en for­ma de pa­sas, ade­más de los otros usos ya ci­ta­dos.

DEPURATIVA

Aun­que du­ran­te el ve­rano so­le­mos hacer una ali­men­ta­ción más fres­ca y li­ge­ra, tam­bién es cier­to que el buen tiem­po in­vi­ta a sa­lir más y a in­ten­si­fi­car la vi­da so­cial, lo que a ve­ces con­lle­va há­bi­tos me­nos sa­lu­da­bles, co­mo por ejem­plo co­mer fue­ra más a me­nu­do y to­mar be­bi­das al­cohó­li­cas. Por es­ta ra­zón en sep­tiem­bre al­gu­nas per­so­nas se en­cuen­tran con so­bre­pe­so y una ma­yor car­ga de to­xi­nas. En es­tos ca­sos es re­co­men­da­ble se­guir du­ran­te unos días un ré­gi­men de­pu­ra­ti­vo a ba­se de uva.

Su alto por­cen­ta­je en po­ta­sio es­ti­mu­la la ac­ti­vi­dad re­nal au­men­tan­do la diu­re­sis, la eli­mi­na­ción de áci­do úri­co y de lí­qui­dos es­tan­ca­dos, pro­pie­da­des que be­ne­fi­cian es­pe­cial­men­te a las per­so­nas que pa­de­cen hi­per­ten­sión y en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas co­mo la go­ta o la ar­tri­tis. Es­ta fru­ta tam­bién ayu­da a re­gu­lar el tran­si­to in­tes­ti­nal y fa­vo­re­ce el co­rrec­to va­cia­do en ca­sos de es­tre­ñi- mien­to. Tie­ne un efec­to des­con­ges­tio­nan­te so­bre el hí­ga­do, al que pro­te­ge y ayu­da en la re­ge­ne­ra­ción de sus cé­lu­las.

Asi­mis­mo la uva ejer­ce una acción re­la­jan­te, al­ca­li­ni­zan­te, re­mi­ne­ra­li­zan­te y ener­gi­zan­te.

Aun­que su com­po­si­ción nu­tri­cio­nal va­ría de­pen­dien­do de la va­rie­dad y es­ta­do de ma­du­ra­ción, su con­te­ni­do en azú­ca­res, prin­ci­pal­men­te glu­co­sa y fruc­to­sa, sue­le ser ge­ne­ral­men­te alto, es­pe­cial­men­te en la uva blan­ca. Otros nu­trien­tes a des­ta­car son la vi­ta­mi­na B6 y el áci­do fó­li­co que, en­tre otras fun­cio­nes, in­ter­vie­nen en la pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos.

Es im­por­tan­te con­si­de­rar que las pa­sas con­tie­nen más nu­trien­tes, ya que el pro­ce­so de deseca­ción au­men­ta su con­cen­tra­ción.

¡AN­TI­OXI­DAN­TES A TO­PE!

Es­ta sa­bro­sa fru­ta es un ver­da­de­ro con­cen­tra­do de sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes.

La va­rie­dad de uva ne­gra es la más te­ra­péu­ti­ca de­bi­do a la abun­dan­te pre­sen­cia de los pig­men­tos res­pon­sa­bles de su co­lor mo­ra­do, las an­to­cia­ni­nas y el res­ve­ra­trol, es­te úl­ti­mo pre­sen­te so­bre to­do en la piel y el es­co­ba­jo. Di­ver­sos es­tu­dios han con­fir­ma­do su ac­ti­vi­dad pre­ven­ti­va so­bre la car­ci­no­gé­ne­sis, de­bi­do a su ca­pa­ci­dad pa­ra ac­tuar en di­fe­ren­tes fren­tes del or­ga­nis­mo, el más sig­ni­fi­ca­ti­vo de los cua­les es la in­hi­bi­ción de la for­ma­ción de cier­tas mo­lé­cu­las in­fla­ma­to­rias (COX).

Asi­mis­mo se ha ob­ser­va­do el efec­to pro­tec­tor de es­te bio­fla­vo­noi­de so­bre la sa­lud car­dio­vas­cu­lar, pues fortalece los va­sos san­guí­neos, au­men­ta el HDL o co­les­te­rol “bueno” y flui­di­fi­ca la san­gre. Un es­tu­dio americano re­ve­ló que el con­su­mo dia­rio de 250 ml de zu­mo de uva ro­ja re­du­ce la for­ma­ción de coá­gu­los, cau­san­tes en­tre otras co­sas, de los ata­ques car­día­cos.

El res­ve­ra­trol ade­más pre­vie­ne la oxi­da­ción de la piel, con­tra­rres­tan­do los da­ños pro­du­ci­dos por lar­gas ex­po­si­cio­nes so­la­res, ra­zón por la cual es re­co­men­da­ble ase­gu­rar­nos un apor­te ade­cua­do de es­te mi­cro­nu­trien­te an­tes y des­pués de to­mar el sol.

Por otro la­do, in­ves­ti­ga­do­res ja­po­ne­ses han pro­fun­di­za­do en el es­tu­dio del áci­do elá­gi­co, otro com­po­nen­te de la uva con una im­por­tan­te ac­ti­vi­dad an­ti­oxi­dan­te y an­ti­mu­ta­gé­ni­ca que re­sul­ta de gran ayu­da pa­ra la pre­ven­ción de di­fe­ren­tes ti­pos de cán­cer, co­mo el de piel, pul­món, hí­ga­do, esó­fa­go y len­gua, ade­más de con­tra­rres­tar los efec­tos per­ju­di­cia­les de la ni­co­ti­na y las ni­tro­sa­mi­nas. Tam­bién me­re­ce ser men­cio­na­da la vi­ni­fe­ri­na, una sus­tan­cia pre­sen­te en to­das la va­rie­da­des de uvas que tie­ne las mis­mas pro­pie­da­des del áci­do elá­gi­co. Re­cien­te­men­te la vi­ni­fe­ri­na ha en­con­tra­do su es­pa­cio en la in­dus­tria cos­mé­ti­ca co­mo in­gre­dien­te de cre­mas que se uti­li­zan pa­ra au­men­tar la hi­dra­ta­ción y mi­ni­mi­zar el as­pec­to de las man­chas cu­tá­neas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.