EL DHA

Integral - - Sumario - CARLOTTA BERNARDINI DIE­TIS­TA Y NA­TU­RÓ­PA­TA

El DHA (áci­do do­co­sahe­xa­enoi­co) es un áci­do graso de la fa­mi­lia de los ome­ga 3 pre­sen­te en las al­gas, el planc­ton ma­rino y los pes­ca­dos azu­les.

Al igual que to­dos los ome­ga 3 y los ome­ga 6, el DHA es un áci­do graso esen­cial, lo cual sig­ni­fi­ca que nues­tro cuer­po no tie­ne la ca­pa­ci­dad de sin­te­ti­zar­lo y por tan­to su apor­te de­be ser ex­clu­si­va­men­te die­té­ti­co.

En la ali­men­ta­ción oc­ci­den­tal ac­tual el apor­te de DHA es­tá por de­ba­jo de las do­sis re­co­men­da­das por la OMS, evi­den­cian­do un im­por­tan­te dé­fi­cit de es­te nu­trien­te en bue­na par­te de la po­bla­ción, ra­zón por la cual a me­nu­do se de­be re­cu­rrir a la su­ple­men­ta­ción.

MA­TE­RIAL PA­RA NUES­TRO OR­GA­NIS­MO

El DHA tie­ne una im­por­tan­te fun­ción es­truc­tu­ral y jue­ga un pa­pel vi­tal en el or­ga­nis­mo. For­ma par­te de las mem­bra­nas ce­lu­la­res, a las cua­les apor­ta la flui­dez ne­ce­sa­ria pa­ra el co­rrec­to in­ter­cam­bio de las sus­tan­cias in­tra y ex- tra ce­lu­la­res, fa­vo­re­cien­do la en­tra­da de nu­trien­tes y la sa­li­da de desechos. En el ce­re­bro, re­ti­na y es­per­ma tam­bién en­con­tra­mos gran­des con­cen­tra­cio­nes de es­te áci­do graso. Es esen­cial pa­ra el desa­rro­llo ce­re­bral, ra­zón por la cual es im­pres­cin­di­ble en la die­ta de las mu­je­res em­ba­ra­za­das y lac­tan­tes. Ade­más in­flu­ye en la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y en la pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo el Alz­hei­mer y Par­kin­son.

AN­TI­IN­FLA­MA­TO­RIO Y CARDIOSALUDABLE

Una par­te del DHA dis­po­ni­ble es uti­li­za­da por el or­ga­nis­mo pa­ra la sín­te­sis de pros­ta­glan­di­nas de ti­po 3 (PG3), com­pues­tos que tie­nen una im­por­tan­te acción an­ti­in­fla­ma­to­ria. La su­ple­men­ta­ción con DHA fa­ci­li­ta una ma­yor pro­duc­ción de PG3, lo cual ejer­ce una acción te­ra­péu­ti­ca so­bre los tras­tor­nos reuma­to­ló­gi­cos co­mo la ar­tri­tis; los der­ma­to­ló­gi­cos co­mo los ec­ze­mas, pso­ria­sis y ur­ti­ca­ria; las en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias in­tes­ti­na­les co­mo el Crohn y la co­li­tis ul­ce­ro­sa; así co­mo dis­me­no­rrea, fi­bro­mial­gia y en ge­ne­ral to­das la pa­to­lo­gías que aca­ban en “itis”.

El DHA es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción san­guí­nea, acción fun­da­men­tal pa­ra que los nu­trien­tes trans­por­ta­dos a tra­vés de la san­gre lle­guen a to­dos los te­ji­dos cor­po­ra­les. Ayu­da a pre­ve­nir los ac­ci-

den­tes vas­cu­la­res gra­cias a su ca­pa­ci­dad de ba­jar la pre­sión ar­te­rial, lim­piar los va­sos san­guí­neos de co­les­te­rol y otros de­pó­si­tos li­pí­di­cos, dis­mi­nuir la vis­co­si­dad de la san­gre y su coa­gu­la­ción.

LA OP­CIÓN VE­GA­NA

Los ali­men­tos más ri­cos en DHA son los pes­ca­dos azu­les co­mo el sal­món, atún, bo­ni­to, ca­ba­lla, sardina, aren­que, bo­que­rón y krill, un pe­que­ño crus­tá­ceo pre­sen­te en el Océano An­tár­ti­co. De­bi­do al ele­va­do con­te­ni­do y la al­ta bio­dis­po­ni­bi­li­dad de su DHA, es­tos pes­ca­dos se em­plean tam­bién pa­ra la pro­duc­ción de la ma­yo­ría de su­ple­men­tos die­té­ti­cos for­mu­la­dos con ome­ga 3.

Por es­ta ra­zón en las die­tas ve­ga­nas y ve­ge­ta­ria­nas la de­fi­cien­cia de DHA es to­da­vía ma­yor que en las con­ven­cio­na­les, pues el apor­te die­té­ti­co a tra­vés de las al­gas no es su­fi­cien­te, de­bi­do a que lo con­tie­nen en es­ca­sa can­ti­dad. Afor­tu­na­da­men­te po­de­mos en­con­trar per­las o cáp­su­las de DHA pro­ce­den­te de las al­gas en tien­das de die­té­ti­ca.

DO­SIS Y PRE­CAU­CIO­NES

Se re­co­mien­da con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra es­ta­ble­cer la do­sis co­rrec­ta de DHA, ya que és­ta va­ría en fun­ción de la edad, pa­to­lo­gía o es­ta­do fi­sio­ló­gi­co, co­mo en el ca­so del em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia. Ge­ne­ral­men­te es­tá com­pren­di­da en­tre 250 mg y 1000 mg al día.

Los áci­dos gra­sos in­sa­tu­ra­dos co­mo los ome­ga 3 son más vul­ne­ra­bles a la oxi­da­ción, por tan­to se re­co­mien­da com­bi­nar­los con un an­ti­oxi­dan­te li­pí­di­co co­mo la vi­ta­mi­na E, pre­sen­te en gran can­ti­dad en el acei­te de ger­men de tri­go. Pa­ra me­jo­rar su ab­sor­ción es me­jor to­mar­lo du­ran­te las co­mi­das con ali­men­tos ri­cos en gra­sas.

Las per­so­nas que to­man al­gu­na me­di­ca­ción que ac­túa so­bre la coa­gu­la­ción san­guí­nea, an­tes de to­mar su­ple­men­tos de DHA de­ben con­sul­tar­lo con su mé­di­co.

Se de­be sus­pen­der la to­ma de DHA dos se­ma­nas an­tes y dos des­pués de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca pa­ra evi­tar el ries­go de he­mo­rra­gias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.