Co­me­do­res es­co­la­res, hoy

Ve­ge­ta­ria­nos en la es­cue­la, la re­vo­lu­ción pen­dien­te

Integral - - Sumario - TEX­TOS: REDACCIÓN DE IN­TE­GRAL CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE MAG­DA BERTRÁN, J AUME ROSSELLÓ Y LAU­RA TORRES.

L os pa­dres ve­ge­ta­ria­nos in­tere­sa­dos en la edu­ca­ción ali­men­ti­cia de sus hi­jos ven con preo­cu­pa­ción que és­ta se va al tras­te cuan­do van a la es­cue­la. Hay so­lu­cio­nes, pe­ro el ca­mino es ar­duo.

UNA PE­QUE­ÑA AVEN­TU­RA

Se­guir una die­ta ve­ge­ta­ria­na en la es­cue­la con nor­ma­li­dad si­gue sien­do hoy una uto­pía. To­da­vía son mu­chos los cen­tros que se nie­gan a pre­pa­rar me­nús ve­ge­ta­ria­nos « por no es­ta­ble­cer di­fe­ren­cias » , aun­que, jus­to es re­co­no­cer­lo, en mu­chos otros la men­ta­li­dad es­tá cam­bian­do y es­tán dis­pues­tos a ela­bo­rar die­tas es­pe­cia­les pa­ra los alum­nos con há­bi­tos ali­men­ti­cios di­fe­ren­tes –sea por cues­tio­nes re­li­gio­sas o de sa­lud–. La lle­ga­da de ni­ños de otras cul­tu­ras in­flu­ye tam­bién en es­ta re­no­va­ción.

El des­co­no­ci­mien­to de lo que su­po­ne una die­ta ve­ge­ta­ria­na co­rrec­ta por par­te de las per­so­nas no ve­ge­ta­ria­nas, in­flu­ye en que la in­men­sa ma­yo­ría de los ni­ños que si­guen es­te ti­po de ali­men­ta­ción va­yan a ca­sa a la ho­ra de co­mer.

«De los 5.000 me­nús dia­rios dis­tri­bui­dos por cen­tros es­co­la­res, só­lo 4 o 5 son ve­ge­ta­ria­nos», se­ña­la Oriol Car­bo­nell, de Set i Tria, una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes de ser­vi­cio a los co­me­do­res es­co­la­res de la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na.

De los más pa­dres de fa­mi­lia ve­ge­ta­ria­nos con­sul­ta­dos pa­ra es­te reportaje, nin­guno de­ja­ba a sus hi­jos co­mer en la es­cue­la. «Só­lo mi hi­ja ma­yor tu­vo que que­dar­se un día y re­sul­ta que le die­ron una ham­bur­gue­sa ca­si cru­da y le en­tró un as­co...», ex­pli­ca Al­bert, que re­gen­ta una tien­da de pro­duc­tos die­té­ti­cos en Arenys de Munt (Bar­ce­lo­na).

Las anéc­do­tas en es­te sen­ti­do son abun­dan­tes. Jo­sé Luis y Ma­ri Car­men, de Bar­ce­lo­na, de­ja­ron una vez a su hi­jo lván en el co­me­dor es­co­lar «y vino es­pan­ta­do di­cien­do que en el pla­to de un ni­ño ha­bía un bi­cho muer­to y era una ci­ga­la», ex­pli­can.

«CO­MI­DA DE RÉ­GI­MEN»

En otros ca­sos las so­lu­cio­nes han si­do más sa­tis­fac­to­rias. « Mis hi­jas – di­ce Jor­di, na­tu­ró­pa­ta y acu­pun­tor de Ga­vá– no se que­da­ban a co­mer en la

men­te po­cos los ni­ños ve­ge­ta­ria­nos que se que­dan a co­mer en la es­cue­la.

ALI­MEN­TA­CIÓN ECO­LÓ­GI­CA

«La hi­ja de unos ami­gos –se­ña­la Al­bert– se que­da­ba a co­mer en el co­le­gio y se can­só de que le die­ran tor­ti­lla y en­sa­la­das, era una ali­men­ta­ción muy po­bre, por eso aho­ra se que­da en ca­sa de los abue­los. Si no se tra­ta de una es­cue­la es­pe­cia­li­za­da, si no sa­ben lo que es ser ve­ge­ta­riano, la ali­men­ta­ción es muy de­fi­cien­te » . Ser ve­ge­ta­riano, co­mo bien sa­ben los que si­guen una die­ta así, es mu­cho más que no co­mer car­ne o pes­ca­do.

Se tra­ta de se­guir una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, va­ria­da y equi­li­bra­da, evi­tan­do los pro­duc­tos re­fi­na­dos, adi­ti­vos, con­ser­vas... y con­su­mien­do ali­men­tos in­te­gra­les, pro­duc­tos bio­ló­gi­cos pre­fe­ri­ble­men­te del área don­de se re­si­de... Al­go que mu­chos no ve­ge­ta­ria­nos han ve­ni­do ig­no­ran­do has­ta ha­ce bien po­co.

Los pa­dres ve­ge­ta­ria­nos sue­len op­tar to­da­vía por­que los ni­ños co­man en ca­sa; a me­nu­do el ti­po de vi­da que lle­van lo per­mi­te, pe­ro en oca­sio­nes exi­ge cam­bios y no­ta­bles es­fuer­zos. La es­po­sa de Tomás, te­ra­peu­ta, tu­vo que aban­do­nar su tra­ba­jo pa­ra de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te al cui­da­do de los ni­ños, in­clu­yen­do su ali­men­ta­ción cuan­do la fa­mi­lia de­ci­dió aban­do­nar la ciu­dad y tras­la­dar­se a una po­bla­ción ru­ral. Es una de­ci­sión de la que no se arre­pien­te, pe­ro que con­lle­vó una se­rie de re­nun­cias. Sin em­bar­go, no pue­de acu­sar­se a la es­cue­la de al­go que se en­cuen­tra ge­ne­ra­li­za­do en to­da la so­cie­dad. El pro­ble­ma no só­lo se da en los cen­tros es­co­la­res, sino en to­das las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo los hos­pi­ta­les. Eloy, el hi­jo de Tomás, es­tu­vo un mes in­gre­sa­do en un hos­pi­tal. Aun­que se­guía una die­ta ve­ge-

ta­ria­na, «só­lo co­mía el 30 por cien­to, al­go fa­lla­ba. Pues tu­ve unas pe­lo­te­ras enor­mes por­que no me de­ja­ban traer la co­mi­da de ca­sa, cuan­do de lo que le pre­pa­rá­ba­mos no­so­tros co­mía has­ta el 70%».

UNA CUES­TIÓN COM­PLE­JA

Fal­ta to­da­vía una cul­tu­ra de lo que de­be ser una ali­men­ta­ción sa­na, pe­ro exis­ten se­ña­les es­pe­ran­za­do­ras so­bre la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Exis­ten ya mu­chas es­cue­las, tan­to pú­bli­cas co­mo con­cer­ta­das, que se preo­cu­pan, de acuer­do con las aso­cia­cio­nes de pa­dres y ma­dres de alum­nos ( am­pas), de lo que co­men los ni­ños. La ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na avan­za muy len­ta­men­te, pe­ro en cam­bio cre­ce el in­te­rés ha­cia la ca­li­dad eco­ló­gi­ca de mu­chos de los ali­men­tos que se com­pran. Se­ría un buen pri­mer pa­so, pe­ro…

Nos en­con­tra­mos en cam­bio con otra ten­den­cia: ban­de­jas frías con ra­cio­nes po­co ape­te­ci­bles, po­cas hor­ta­li­zas, ex­ce­so de pro­teí­na ani­mal y abu­so de fri­tan­ga. Son re­ce­tas ela­bo­ra­das sin in­gre­dien­tes de tem­po­ra­da, ni de pro­duc­ción lo­cal (y mu­cho me­nos eco­ló­gi­cos). El ca­te­ri­ng, fren­te a la co­mi­da re­cién he­cha.

Las aso­cia­cio­nes ven có­mo la co­mi­da re­cién he­cha pier­de te­rreno fren­te al au­men­to de los me­nús re­ca­len­ta­dos que se ela­bo­ran mu­cho tiem­po an­tes y que via­jan bas­tan­tes ki­ló­me­tros has­ta lle­gar a des­tino.

La co­mi­da ela­bo­ra­da in si­tu es en ge­ne­ral mu­cho más ca­se­ra y fia­ble, pe­ro se sa­be que hay es­cue­las que ex­ter­na­li­zan el ser­vi­cio pa­ra qui­tar­se un pro­ble­ma de en­ci­ma. Así es­tán cre­cien­do las gran­des em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das que tie­nen su ne­go­cio en la ali­men­ta­ción de nues­tros hi­jos, y el ne­go­cio es real­men­te su­cu­len­to: más de un 40% de los alum­nos co­men a dia­rio en las es­cue­las, es de­cir, más de dos mi­llo­nes de ni­ños co­men a me­nu­do lo que se ha pre­pa­ra­do en gran­des co­ci­nas in­dus­tria­les en las que lo que pri­ma es aba­ra­tar cos­tes al má­xi­mo. El 61% de los cen­tros es­co­la­res dis­po­nen de un ser­vi­cio ex­terno de co­me­dor, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad es­pa­ñol, si bien la im­plan­ta­ción de es­ta «lí­nea fría » va­ría mu­cho de una co­mu­ni­dad a otra. Las es­cue­las de Cas­ti­lla y León, Cas­ti­llaLa Man­cha, An­da­lu­cía y Ca­na­rias son las que más han adop­ta­do es­te mo­de­lo, mien­tras que Ca­ta­lu­ña, País Vas­co y Madrid man­tie­nen aún un por­cen­ta­je ele­va­do de co­ci­nas pro­pias, aun­que en mu­chos ca­sos tam­bién es­tán ges­tio­na­das por em­pre­sas ex­ter­nas.

EN EU­RO­PA

En pa­la­bras de la pe­rio­dis­ta Mo­ro­cha Ló­pez Vi­lal­ta: ver­du­ras con­ge­la­das, pes­ca­do de le­ja­nas pis­ci­fac­to­rías, pre­co­ci­na­dos y po­cos ce­rea­les y le­gum­bres... Re­sul­ta real­men­te in­com­pren­si­ble que en el ám­bi­to de la die­ta me­di­te­rrá­nea las pro­pues­tas ali­men­ti­cias es­co­la­res es­tén tan le­jos de ella, co­mo de las re­co­men­da­cio­nes de la OMS. En el Reino Unido hay ini­cia­ti­vas in­tere­san­tes, co­mo la del me­diá­ti­co co­ci­ne­ro Ja­mie Oli­ver que ha pro­pul­sa­do cam­pa­ñas pa­ra me­jo­rar los me­nús es­co­la­res en su país, a pe­sar de que, co­mo él mis­mo ha re­co­no­ci­do, “co­mer bien y sano es co­to pri­va­do de las cla­ses me­dias”. Mien­tras, Fran­cia pre­su­me de ni­ños sin pro­ble­mas de pe­so y es­cue­las que in­ten­tan man­te­ner me­nús a ba­se de ali­men­tos pro­ce­den­tes de cam­pos lo­ca-

les, pan re­cién he­cho y una pau­la­ti­na in­cor­po­ra­ción de in­gre­dien­tes de la agri­cul­tu­ra bio­ló­gi­ca. Pe­ro si hay un país eu­ro­peo que se preo­cu­pa es­pe­cial­men­te por de­fen­der una die­ta sa­na y sos­te­ni­ble pa­ra los es­tu­dian­tes, ese es Ale­ma­nia. El país que, jun­to con Gran Bre­ta­ña, cuen­ta con más po­bla­ción ve­ge­ta­ria­na y ve­ga­na de Eu­ro­pa, ofre­ce me­nús ve­ge­ta­ria­nos en la gran ma­yo­ría de sus es­cue­las, aun­que ven la co­mi­da ve­ga­na aún con re­ce­lo, ya que los nu­tri­cio­nis­tas de­fien­den que es “pe­li­gro­sa” pa­ra el desa­rro­llo de los ni­ños.

¿EXIS­TEN SO­LU­CIO­NES?

La com­ple­ja nor­ma­ti­va so­bre co­me­do­res es­co­la­res en Es­pa­ña fa­vo­re­ce la sub­con­tra­ta­ción a em­pre­sas de ca­te­ri­ng y di­fi­cul­ta la adop­ción de al­ter­na­ti­vas eco­ló­gi­cas y de pro­xi­mi­dad, pe­ro tam­po­co la Unión Eu­ro­pea ha avan­za­do demasiado en es­te sen­ti­do. Sin em­bar­go, la ba­ta­lla por par­te de ma­dres y pa­dres por re­cu­pe­rar la ges­tión de los co­me­do­res es­co­la­res con el ob­je­ti­vo de con­tro­lar me­jor lo que se sir­ve y por in­tro­du­cir prin­ci­pios éti­cos y me­dioam­bien­ta­les en la se­lec­ción de pro­duc­tos, es ca­da vez más po­ten­te.

«Otro pro­ble­ma es que la agri­cul­tu­ra bio­ló­gi­ca pa­re­ce una co­sa de éli­te», se­ña­la Nú­ria, que tra­ba­ja pre­pa­ran­do me­nús ve­ge­ta­ria­nos con pro­duc­tos de cul­ti­vo bio­ló­gi­co en la As­so­cia­ció Es­co­la Lliu­re Ro­sa d ‘Abril. «No so­la­men­te exis­te la ba­rre­ra de co­no­cer las ven­ta­jas de una ali­men­ta­ción con pro­duc­tos bio­ló­gi­cos y acep­tar­la. Es­tá el otro pro­ble­ma de los pre­cios», por suer­te prác­ti­ca­men­te re­suel­to en es­tos mo­men­tos y por muy po­co más po­de­mos ele­gir pro­duc­tos de cul­ti­vo bio­ló­gi­co pa­ra lo­grar una ali­men­ta­ción más sa­na.

Una so­lu­ción al­ter­na­ti­va se­ría acu­dir a una es­cue­la ve­ge­ta­ria­na. «Si no hu­bie­ra mar­cha­do de Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca Tomás, cues­tio­nes re­li­gio­sas apar­te, hu­bie­ra lle­va­do a mis hi­jos a la Es­cue­la Ad­ven­tis­ta del Sép­ti­mo Día. Los ad­ven­tis­tas son ve­ge­ta­ria­nos por sus creen­cias y allí te­nían has­ta 30 me­nús di­fe­ren­tes, uno por ca­da día del mes».

Tam­bién, co­mo ya se ha di­cho, si­gue una ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na la Es­co­la Lliu­re Ro­sa d’Abril, de prees­co­lar, ba­sa­da en la pe­da­go­gía Wal­dorf de lí­nea an­tro­po­só­fi­ca. En Madrid, ba­sa­da en el mis­mo ti­po de pe­da­go­gía, exis­te una es­cue­la, des­de prees­co­lar has­ta COU, de ali­men­ta­ción ex­clu­si­va­men­te ve­ge­ta­ria­na.

La idea de un ser­vi­cio de ca­te­ri­ng ve­ge­ta­riano de ca­li­dad pa­ra es­cue­las no ter­mi­na de cua­jar, pe­ro mien­tras tan­to va­le la pe­na des­ta­var ini­cia­ti­vas co­mo la de la em­pre­sa de cá­te­ri­ng « En­joy ve­gan » , que des­de Bar­ce­lo­na ofre­ce in­fi­ni­dad de pla­tos muy in­tere­san­tes.

De to­das for­mas, ¡se­guir una die­ta ve­ge­ta­ria­na en las es­cue­las no de­be­ría ser tan di­fí­cil!

Co­mo afir­ma Silvia Bel­trán, de la Aso­cia­ción de Con­su­mi­do­res In­de­pen­dien­tes, «Los co­me­do­res es­co­la­res pue­den ser muy po­si­ti­vos o muy ne­ga­ti­vos, de­pen­de de có­mo los plan­tee­mos. Si la ali­men­ta­ción de nues­tros hi­jos es a ba­se de fri­tos y de pro­duc­tos re­fi­na­dos, con un ex­ce­so de gra­sa y pro-

Ser ve­ge­ta­riano no con­sis­te só­lo en no co­mer car­ne. Se tra­ta de se­guir una die­ta sa­lu­da­ble y va­ria­da, evi­tan­do los ali­men­tos re­fi­na­dos y con­su­mien­do pro­duc­tos in­te­gra­les y de cul­ti­vo bio­ló­gi­co.

teí­nas, que se han man­te­ni­do ca­lien­tes du­ran­te ho­ras o bien re­ca­len­ta­dos, no es la ali­men­ta­ción más ade­cua­da. Pe­ro ni los pa­dres ni el pro­fe­so­ra­do co­no­cen la pro­ble­má­ti­ca que im­pli­ca la ali­men­ta­ción, la agri­cul­tu­ra y la trans­for­ma­ción ali­men­ta­ria».

CON­TROL DE CA­LI­DAD EN LOS CO­ME­DO­RES ES­CO­LA­RES

La ca­li­dad de la ali­men­ta­ción que re­ci­ben sus hi­jos es una preo­cu­pa­ción de to­dos los pa­dres, ve­ge­ta­ria­nos y no ve­ge­ta­ria­nos. A tra­vés de los con­se­jos es­co­la­res, que son los que pla­ni­fi­can el fun­cio­na­mien­to del co­me­dor, los pa­dres pue­den ejer­cer un cier­to con­trol y plan­tear sus pro­pues­tas pa­ra con­se­guir el má­xi­mo de hi­gie­ne y equi­li­brio en las die­tas es­co­la­res. «En los con­se­jos es­co­la­res los pa­dres ten­drían mu­cho que de­cir –se­ña­la Silvia Bel­trán–, y nos de­be­ría­mos plan­tear muy bien qué ali­men­tos es­ta­mos dan­do a nues­tros hi­jos, cuál es su au­tén­ti­co va­lor nu­tri­ti­vo, có­mo los es­ta­mos com­bi­nan­do y crear es­tos há­bi­tos au­tén­ti­cos y po­si­ti­vos pa­ra que nues­tros hi­jos sean ca­pa­ces de man­te­ner en buen es­ta­do su sa­lud».

Or­ga­ni­za­cio­nes mun­dia­les que tra­ba­jan en el cam­po de la sa­lud, co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, es­tán re­co­no­cien­do que de un 60 a un 80% de en­fer­me­da­des de ge­ne­ra­ti­vas es­tán re­la­cio­na­das con el ti­po de ali­men­ta­ción que se man­tie­ne. Con­vie­ne adop­tar la mis­ma ac­ti­tud en ca­sa, o cuan­do se va a un res­tau­ran­te.

« Los pa­dres de­be­rían re­ci­clar­se – se­ña­la En­ric Mar­co, vi­ce­pre­si­den­te de la FAPAC–, los maes­tros se es­tán re­ci­clan­do, las ad­mi­nis­tra­cio­nes tam­bién y creo que si los pa­dres quie­ren unos ni­ños que el día de ma­ña­na es­tén sa­nos de­ben en­se­ñar­les a lle­var una die­ta equi­li­bra­da que per­mi­ta que des­de pe­que­ños se desa­rro­llen ar­mó­ni­ca­men­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.