Ideas pa­ra sim­pli­fi­car tu vi­da

¡De­ja bri­llar tu es­tre­lla!

Integral - - Sumario - TEX­TOS: BLAN­CA HERP Y J AUME ROSSELLÓ CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE LYNDA FIELD, ELAI­NE ST. JA­MES Y REDACCIÓN

E l ori­gen de la in­sa­tis­fac­ción a me­nu­do se en­cuen­tra en equi­vo­ca­cio­nes que son muy fá­ci­les de evi­tar, pe­ro que so­le­mos co­me­ter una y otra vez. Pa­ra acer­car­nos al te­rri­to­rio de la fe­li­ci­dad, va­le la pe­na apren­der a sub­sa­nar vie­jos erro­res, cap­tu­ran­do la ma­gia que ema­na de la vi­da. Así, el mun­do ha des­cu­bier­to no ha­ce mu­cho «la ma­gia del or­den», a tra­vés del best se­ller de Ma­rie Kon­do. Es­ta vez nos acer­ca­re­mos a otro pe­que­ño se­cre­to, tan­to o más im­por­tan­te: el arte de sim­pli­fi­car.

«Me­nos es más.»

MIES VAN DER ROHE

«SIM­PLI­CI­DAD VO­LUN­TA­RIA»

Te­le­fo­ni­tis, or­de­na­do­res, ta­ble­tas, ho­ras en in­ter­net, com­pras com­pul­si­vas, nue­va mo­vi­li­dad, dispositivos de reali­dad vir­tual… To­do el mun­do co­rre a ocu­par sus pues­tos pa­ra par­ti­ci­par en la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, que es co­no­ci­da co­mo la del co­no­ci­mien­to. Los cam­bios en la ac­ti­vi­dad hu­ma­na au­gu­ran gran­des avan­ces que en teo­ría fa­ci­li­tan la vi­da, pe­ro por aho­ra si­guen arras­trán­do­nos a una vo­rá­gi­ne de es­trés y de­pen­den­cia ar­ti­fi­cio­sa.

En 1979 nos ha­cía­mos eco en es­ta re­vis­ta de la obra pio­ne­ra so­bre sim­pli­ci­dad vo­lun­ta­ria («Vo­lun­tary Sim­pli­city » , de Dua­ne El­gin), que ca­si cua­ren­ta años des­pués po­de­mos re­co- no­cer co­mo un mo­vi­mien­to am­plio, que en­se­ña a ele­gir en­tre lo ne­ce­sa­rio y lo pres­cin­di­ble. Una op­ción pa­ra te­ner más tiem­po, me­nos com­pli­ca­cio­nes y vi­vir la vi­da di­rec­ta­men­te lo que real­men­te quie­res, sin in­ter­me­dia­cio­nes vir­tua­les.

«La ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra com­pli­car­nos la vi­da es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a las ga­nas de sim­pli­fi­cár­nos­la » . Una ver­dad tan cierta co­mo aqué­lla ci­ta que sen­ten­cia­ba que «mu­chas per­so­nas, des­pués de ha­ber en­con­tra­do lo bueno, bus­can más to­da­vía y dan con lo ma­lo».

Jun­to a Char­les Cha­plin en Tiem­pos Mo­der­nos, po­de­mos re­cor­dar al es­cri­tor Al­dous Hux­ley co­mo uno de los pri­me­ros en de­nun­ciar las ca­de­nas de mon­ta­je, en «Un mun­do fe­liz» (1932). Más tar­de, en 1958, él mis­mo re­co­no­ce­ría que sus pre­vi­sio­nes de cien­cia fic­ción, si­tua­das sie­te si­glos des­pués de la era Ford de pro­duc­ción ma­si­va… se es­ta­ban cum­plien­do ya. Unos po­cos años des­pués, la ro­bó­ti­ca que apren­den ju­gan­do nues­tros hi­jos re­co­no­ce, acep­ta y pro­mo­cio­na la pre­sen­cia en­tre hu­ma­nos de los re­pli­can­tes de Bla­de Run­ner ( 1982). Di­cho de otro mo­do, a par­tir de la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do, la mo­der­na tec­no­lo­gía, con el loa­ble pro­pó­si­to de ha­ce­mos la vi­da más fá­cil, nos es­tá atra­pan­do en una tu­pi­da te­la­ra­ña de de­pen­den­cias.

EL RE­PAR­TO DEL TIEM­PO

Los hu­ma­nos in­cor­po­ran a su guar­da­rro­pía to­da cla­se de in­ge­nios y dispositivos que re­vo­lu­cio­nan la vi­da y ele­men­tos con­si­de­ra­dos has­ta aho­ra esen­cia­les de­jan de ser­lo: des­de la es­cue­la y la en­se­ñan­za tal co­mo las he­mos co­no­ci­do, a la vi­da se­xual re­pro­duc­ti­va, o las nue­vas for­mas de re­la­ción y con­vi­ven­cia. To­do es­tá en cues­tión, y to­do su­ce­de a la vez.

Pa­ga­mos pa­ra que al­guien ela­bo­re co­mi­da, e in­clu­so pa­ra que al­guien com­pre por no­so­tros y trai­ga a ca­sa la ces­ta de la com­pra. Sin sa­lir de ca­sa se pue­de com­prar el mun­do, pe­ro en cam­bio se des­ti­na tiem­po a pre­sen­ciar ab­sur­dos gags vi­ra­les. Se ne­ce­si­tan mu­chas vi­das pa­ra asi­mi­lar el vo­lu­men de in­for­ma­ción, sea co­no­ci­mien­to for­mal co­mo la ac­tual cul­tu­ra po­pu­lar en ofer­tas de au­dio y ví­deo.

So­bre­car­ga­dos de tra­ba­jo, muy co­mu­ni­ca­dos y su­pues­ta­men­te in­for­ma­dos («quie­nes vi­ven pen­dien­tes de la ac­tua­li­dad, se ins­ta­lan en el ol­vi­do»), per­de­mos nues­tro tiem­po li­bre. Que­dar con la fa­mi­lia o los ami­gos, vi­si­tar ex­po­si­cio­nes, ju­gar con los ni­ños, hacer ejer­ci­cio, sa­lir con la bi­ci o de ex­cur­sión... ca­da mi­nu­to de nues­tro tiem­po per­te­ne­ce a una ca­si­lla del or­ga­ni­gra­ma, y bas­tan­tes ac­ti­vi­da­des in­tere­san­tes, con sen­ti­do, se pier­den.

Con to­do, la úl­ti­ma cri­sis de la economía ha puesto en evi­den­cia los erro­res y con­tra­dic­cio­nes de un sis­te­ma que pri­ma el egoís­mo, pe­ro tam­bién exis­ten su­fi­cien­tes se­ña­les de cam­bio pa­ra evi­tar se­gún qué erro­res y que per­mi- ten su­bir de nue­vo la per­sia­na del op­ti­mis­mo.

Des­de el úl­ti­mo ter­cio del si­glo pa­sa­do per­sis­te una economía glo­bal que con­di­cio­na la ac­ti­vi­dad, pe­ro exis­ten tam­bién se­ña­les es­pe­ran­za­do­ras de cam­bios im­por­tan­tes.

Se­guir de nue­vo el axio­ma «Pien­sa glo­bal, ac­túa lo­cal» fa­vo­re­ce es­te mo­vi­mien­to.

Sim­pli­fi­car la vi­da y dis­fru­tar­la es uno de los ver­da­de­ros éxi­tos pro­fe­sio­na­les.

SIM­PLI­FI­CAR, DIS­FRU­TAR DE LA VI­DA

Años más tar­de, to­do ti­po de per­so­nas han des­cu­bier­to que el éxi­to pro­fe­sio­nal co­mo ob­je­ti­vo pri­mor­dial no es demasiado com­pa­ti­ble con el dis­fru­tar de la vi­da. Han des­cu­bier­to que pa­ra vi­vir bien lo que ne­ce­si­tan es sim­pli­fi­car. Sim­pli­fi­car­se. Na­da del otro mun­do, por otra par­te… Des­de ha­ce unos vein­te años, y a par­tir de pro­pues­tas co­mo las de Elai­ne St. Ja­mes («Sim­pli­fi­ca tu vi­da», ed. RBA) el mo­vi­mien­to de sim­pli­ci­dad vo­lun­ta­ria es­tá hoy am­plia­men­te re­co­no­ci­do en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Sus li­bros, es­cri­tos con una men­ta­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na y des­ti­na­dos a las cla­ses me­dias,

con­tie­nen de to­das for­mas una esen­cia tras­plan­ta­ble a per­so­nas de to­dos los paí­ses y con­di­ción so­cial.

Elai­ne St. Ja­mes era una mu­jer de ne­go­cios con una vi­da in­men­sa­men­te com­pli­ca­da. Un buen día de ju­lio de 1990, con­tem­plan­do su agen­da se dio cuen­ta de que no que­ría vi­vir así. Tras un re­ti­ro es­pi­ri­tual en un re­fu­gio en las mon­ta­ñas co­men­zó a sim­pli­fi­car su vi­da. Pri­me­ro se des­hi­zo de to­dos los ob­je­tos in­ne­ce­sa­rios que po­bla­ban su ca­sa, se mu­dó a un pi­so más pe­que­ño, sim­pli­fi­có su ves­tua­rio, su com­pra, su die­ta y su vi­da pro­fe­sio­nal...

Su ejem­plo ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción a un gran nú­me­ro de nor­te­ame­ri­ca­nos. Tras una entrevista en un fa­mo­so pro­gra­ma te­le­vi­si­vo (Oprah Win­frey,) en el que en­se­ñó su sim­ple y re­du­ci­do ves­tua­rio a las cá­ma­ras (dos fal­das, dos ame­ri­ca­nas, dos pa­res de pan­ta­lo­nes, cin­co ca­mi­se­tas y seis jer­seis de cue­llo alto), la mis­ma pre­sen­ta­do­ra de­ci­dió des­ha­cer­se de gran par­te de su in­men­so ves­tua­rio en una subas­ta be­né­fi­ca.

Des­de en­ton­ces mu­chí­si­mas per­so­nas han da­do res­pues­ta a la pre­gun­ta plan­tea­da ( « ¿ La bolsa o la vi­da? » ) . Aquí he­mos se­lec­cio­na­do y adap­ta­do al­gu­na de es­tas pro­pues­tas.

1Re­du­cir el des­or­den en ca­sa El pri­mer pa­so que de­be rea­li­zar to­do neó­fi­to en el ca­mino ha­cia la sim­pli­ci­dad pa­sa por eli­mi­nar to­dos los ar­ti­lu­gios y tras­tos que pue­blan su ca­sa, co­che, ofi­ci­na y vi­da. Lo me­jor es em­pe­zar por los ar­ma­rios ro­pe­ros y de allí pa­sar a los tras­te­ros y ha­bi­ta­cio­nes –tam­bién el só­tano, el al­ti­llo, el ga­ra­je y el co­che si se tie­nen–. Des­ha­cer­se de to­do lo que ya no se uti­li­za ni se quie­re es un pri­mer gran pa­so ha­cia la li­be­ra­ción. Se pue­den re­ga­lar a un ami­go, re­ci­clar, do­nar a los ser­vi­cios so­cia­les, ven­der en un mer­ca­di­llo, o ti­rar­los di­rec­ta­men­te, pe­ro so­bre to­do ¡no car­gues con co­sas in­ne­ce­sa­rias!

Si per­te­ne­ces al gru­po de los que les cues­ta ti­rar las co­sas que no ne­ce­si­tan, pue­des apli­car el sis­te­ma Da­ve, de­no­mi­na­do así en ho­nor a su in­ven­tor. Al­ma­ce­na to­do ese ti­po de ob­je­tos en una caja con una eti­que­ta que in­di­que una fe­cha a dos o tres años vis­ta, pe­ro sin in­di­car el con­te­ni­do.

Guar­da la caja y una vez al año re­vi­sa las fe­chas. Cuan­do lle­gues a una caja cu­ya fe­cha ha­ya ca­du­ca­do, tí­ra­la sin abrir­la. Puesto que no sa­bes qué hay den­tro, no lo echa­rás en fal­ta, igual que en los años pre­ce­den­tes tam­po­co lo has he­cho.

2Or­ga­ni­zar las com­pras Una de las me­di­das más efi­ca­ces que se pue­den to­mar pa­ra sim­pli­fi­car la vi­da es or­ga­ni­zar las com­pras pa­ra que nos ocu­pen me­nos tiem­po. Con­vie­ne pre­pa­rar una de­ta­lla­da lis­ta de to­do lo que se pien­sa ad­qui­rir. De lo con­tra­rio cae­re­mos en la ten­ta­ción de com­prar co­sas que no se ne­ce­si­tan, por ejem­plo, por­que es­tán de ofer­ta. Tam­bién así hay me­nos po­si­bi­li­da­des de ol­vi­dar­se de lo ne­ce­sa­rio.

In­ten­tar com­prar pa­ra to­da la se­ma­na (in­clu­so pa­ra más de un mes los pro­duc­tos im­pe­re­ce­de­ros ti­po ja­bo­nes, ma­te­rial de lim­pie­za...) aho­rra­rá via­jes in­ne­ce­sa­rios.

Igual­men­te va­le la pe­na com­prar al por ma­yor en la me­di­da de lo po­si­ble (le­gum­bres se­cas, ha­ri­na, ce­rea­les...), de ahí la im­por­tan­cia del mo­vi­mien­to coope­ra­ti­vo. Así se aho­rra di­ne­ro, tiem­po y ener­gía y so­bre to­do em­ba­la­jes.

3Uso del trans­por­te pú­bli­co Ade­más de ser más ba­ra­to, en las ciu­da­des el trans­por­te pú­bli­co sue­le aho­rrar mu­cho tiem­po (un tiem­po que po­de­mos apro­ve­char le­yen­do, en vez de usar­lo bus­can­do apar­ca­mien­to o ner­vio­sos en un atas­co). Al ser co­lec­ti­vo gas­ta me­nos ener­gía y es más res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te. Si te es im­po­si­ble uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co, con­si­de­ra la po­si­bi­li­dad de com­par­tir el co­che.

4La re­duc­ción del con­su­mo Re­du­cir el con­su­mo es uno de los pi­la­res bá­si­cos de la fi­lo­so­fía de la sim­pli­ci­dad. Cuan­do compramos es in­dis­pen­sa­ble pre­gun­tar­nos si real­men­te ne­ce­si­ta­mos lo que va­mos a com­prar o si só­lo ser­vi­rá pa­ra au­men­tar la co­lec­ción de ob­je­tos que no uti­li­zas –co­mo aque­llas pe­sas que só­lo usas­te vez…– y de los que sue­len es­tar re­ple­tas nues­tras ca­sas. To­do a nues­tro al­re­de­dor nos in­ci­ta al con­su­mis­mo, por eso es tan im­por­tan­te crear­se unos dis­ci­pli­na­dos há­bi­tos de com­pra. Ali­men­tos co­mo las ver­du­ras se sal­ta­rán es­ta nor­ma, ya que cuan­to más fres­cas se con­su­man, me­jor.

An­tes de com­prar na­da hay que pen­sar­lo dos ve­ces. Gran par­te de las co­sas que ad­qui­ri­mos son só­lo gra­ti­fi-

Or­de­nar los ar­ma­rios, ca­jo­nes y es­tan­cias de la ca­sa, eli­mi­nan­do el ves­tua­rio y los ob­je­tos que no uti­li­za­mos, es uno de los pri­me­ros pa­sos ha­cia la sim­pli­ci­dad.

ca­cio­nes mo­men­tá­neas. Si es po­si­ble, re­tra­sa cier­tas com­pras dos se­ma­nas o un mes. In­ten­ta lle­gar a una so­lu­ción crea­ti­va en lu­gar de una ad­qui­si­ti­va. Y so­bre to­do res­pon­de ho­nes­ta­men­te a la pre­gun­ta ¿ real­men­te lo ne­ce­si­to o se­rá otra co­sa a la que no pres­ta­ré in­te­rés?

5Plan­tar un huer­to Cul­ti­var un huer­to, ade­más de re­du­cir la com­pra de ali­men­tos apo­rra una gran sa­tis­fac­ción per­so­nal. Si vi­ves en la ciu­dad y no tie­nes ac­ce­so a un tro­zo de tie­rra pien­sa en la po­si­bi­li­dad de cul­ti­var hor­ta­li­zas en par­te­rres en la te­rra­za o el bal­cón. No se ne­ce­si­ta un gran te­rreno pa­ra co­se­char to­ma­tes, pi­mien­tos, gui­san­tes, ju­días o ca­la­ba­ci­nes de co­se­cha pro­pia. Y si no dis­po­nes de un bal­cón, siem­pre hay lu­gar pa­ra una ma­ce­ta don­de plan­tar hier­bas aro­má­ti­cas. Ade­más, la lle­ga­da de los ger­mi­na­dos y las «hier­bas» de ce­rea­les (co­mo la hier­ba del tri­go) a nues­tras co­ci­nas es una au­tén­ti­ca in­vi­ta­ción a po­ner en mar­cha es­tos mi­cro huertos re­vo­lu­cio­na­rios.

6De­jar los za­pa­tos al en­trar A pri­me­ra vis­ta es­te con­se­jo pue­de pa­re­cer ex­tra­ño, pe­ro si se con­si­de­ra con aten­ción se apre­cia­rá su in­te­rés. Qui­tar­se los za­pa­tos a la puer­ta re­du­ce la can­ti­dad de su­cie­dad de la ca­lle que se in­tro­du­ce en ca­sa. Pe­ro la ma­yor ven­ta­ja es psi­co­ló­gi­ca, y es que ayu­da a crear la sen­sa­ción de que el ho­gar es co­mo un san­tua­rio. Al de­jar los za­pa­tos en la en­tra­da se de­jan allí tam­bién los pro­ble­mas y las preo­cu­pa­cio­nes la­bo­ra­les. Se pue­de cons­truir un ca­jón o un es­tan­te don­de de­jar los za­pa­tos y don­de guar­dar za­pa­ti­llas o cal­ce­ti­nes pa­ra sus­ti­tuir­los.

7Evi­tar la pu­bli­ci­dad co­mer­cial Ima­gi­na la can­ti­dad de tiem­po que mal­gas­tas en leer ca­tá­lo­gos y car­tas no so­li­ci­ta­dos con ofer­tas que no sir­ven pa­ra na­da. Y el des­per­di­cio de pa­pel con sus con­se­cuen­cias eco­ló­gi­cas. Se pue­de hacer al­go pa­ra dis­mi­nuir el co­rreo co­mer­cial (es­cri­bir una so­li­ci­tud a la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Már­ke­ting Di­rec­to. Sis­te­ma de Lis­tas Ro­bin­son: Av­da. Diagonal, 437, 5º-l8, 08036 Bar­ce­lo­na, 93414 05 38, pa­ra que tu nom­bre no sea fa­ci­li­ta­do a las com­pa­ñías de ven­ta por co­rreo). Tam­bién es útil po­ner una no­ta en el bu­zón don­de se ha­ce sa­ber a los re­par­ti­do­res de pu­bli­ci­dad que no la quie­res re­ci­bir. Por des­con­ta­do, to­do el pa­pel irá al con­te­ne­dor azul. En cam­bio es más com­pli­ca­do que po­da­mos huir de los ban­ners y ofer­tas de to­do ti­po que, de for­ma se­lec­ti­va, nos en­vían gra­cias a los al­go­rit­mos de los ac­tua­les sis­te­mas de In­ter­net. La pro­pia ex­pe­rien­cia te guia­rá pa­ra evi­tar los en­víos ge­ne­ra­dos des­de una lis­ta en don­de no quie­res es­tar, aun­que no to­dos los paí­ses apli­can la pro­tec­ción de da­tos con la mis­ma con­tun­den­cia.

Apren­der a vi­vir sin es­tar pen­dien­tes del te­lé­fono, au­men­ta nues­tra ca­li­dad de vi­da: dis­fru­ta­re­mos de lo que es­ta­mos ha­cien­do en ese mo­men­to.

8Apa­gar el te­le­vi­sor Con ca­si cua­tro ho­ras al día (243 mi­nu­tos) de pro­me­dio, Es­pa­ña es el se­gun­do país en don­de más se ve la te­le­vi­sión de to­da Eu­ro­pa. Des­de 2012, es­te con­su­mo se va re­du­cien­do len­ta­men­te (unos po­cos mi­nu­tos por per­so­na y día). Se con­si­de­ra que es de­bi­do al uso de otras pan­ta­llas, en­tre otros cam­bios de cos­tum­bres..

Cal­cu­la cuán­to tiem­po in­vier­tes a dia­rio vien­do la te­le­vi­sión. Se­gu­ra­men­te son más ho­ras de las que pien­sas. Con­si­de­ra has­ta qué pun­to te pue­de es­tar afec­tan­do a ti y a tu fa­mi­lia. ¿ Apor­ta al­go po­si­ti­vo? ¿ Con­tri­bu­ye a que te sien­tas más vi­vo o in­de­pen­dien­te? Pien­sa en las ac­ti­vi­da­des que po­drías hacer en lu­gar de mi­rar la te­le: leer un buen li­bro, es­tar con tu pa­re­ja o de­di­car tiem­po a un hobby crea­ti­vo.

9Des­co­nec­tar el te­lé­fono Los om­ni­pre­sen­tes what­sapp pa­re­cen obli­gar­nos a dar res­pues­ta in­me­dia­ta y cons­tan­te. Re­la­cio­na­da di­rec­ta­men­te con el pro­pio ego, sue­le con­ver­tir­se en una dic­ta­du­ra inú­til, cu­ya de­pen­den­cia va­le la pe­na sim­pli­fi­car. Y no só­lo los men­sa­jes, lla­man por te­lé­fono jus­to en el mo­men­to de sen- tar­te a ce­nar, o cuan­do dis­fru­ta­bas de una an­he­la­da sies­ta de fin de se­ma­na, o jus­to cuan­do aca­ba­bas de en­ja­bo­nar­te en la ducha. Hay ve­ces que el te­lé­fono su­po­ne ver­da­de­ra­men­te una in­tru­sión. Un re­cur­so con­sis­te en guar­dar y aten­der to­das las lla­ma­das y men­sa­jes a unas ho­ras de­ter­mi­na­das del día. Avi­sa a tu círcu­lo ín­ti­mo… ¡y des­co­nec­ta el te­lé­fono!

10Or­ga­ni­zar la economía Si jun­to a los gas­tos ge­ne­ra­les has de pa­gar ca­da mes al­qui­le­res o hi­po­te­cas, re­ci­bos del co­che, o de un sin­fín de com­pras y fac­tu­ras de la tar­je­ta de cré­di­to. co­no­ce­rás el des­gas­te emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­co que su­po­ne te­ner que hacer fren­te a to­dos esos pa­gos ca­da mes. ¿ No se­ría más sen­ci­llo pro­po­ner­se no com­prar na­da que no se pue­da pa­gar al ins­tan­te?

Com­prar a pla­zos es otra de las tram­pas de la so­cie­dad con­su­mis­ta en la que vi­vi­mos. Va­le más aho­rrar has­ta que pue­das pa­gar­te el ob­je­to que deseas com­prar an­tes de com­pli­car­te la vi­da con men­sua­li­da­des y pa­gos. Dis­po­ner de una so­la tar­je­ta de cré­di­to (o las me­nos po­si­bles) pue­de ser un re­cur­so que ayu­da­rá a con­tro­lar los gas­tos.

11Los hi­jos y la vi­da com­pe­ti­ti­va Es im­por­tan­te que los ni­ños apren­dan des­de pe­que­ños a par­ti­ci­par en los tra­ba­jos de ca­sa. Si les das la res­pon­sa­bi­li­dad de desa­rro­llar pe­que­ñas ta­reas de acuer­do con su edad, co­mo po­ner la me­sa o ba­jar la ba­su­ra, ve­rás que po­co a po­co par­ti­ci­pa­rán más ac­ti­va­men­te en el man­te­ni­mien­to de la ca­sa. En­se­ñar­les a no acu­mu­lar tras­tos, a re­du­cir el con­su­mo y a no com­pli­car­se la vi­da es una va­lio­sa lec­ción que les du­ra­rá to­da la vi­da.

La ayu­da y so­li­da­ri­dad con los de­más es el pa­so si­guien­te. Ellos lo des­cu­bri­rán y apren­de­rán en­se­gui­da. Los ni­ños que has­ta ha­ce bien po­co pe­dían ro­pa de mar­ca es­tán dan­do pa­so a una nue­va ge­ne­ra­ción que rehú­sa mu­chos as­pec­tos ri­dícu­los de la «vi­da com­pe­ti­ti­va».

12En­se­ñar a los ni­ños a no acu­mu­lar tras­tos, a re­du­cir el con­su­mo y a no com­pli­car­se la vi­da es una va­lio­sa lec­ción que les du­ra­rá to­da la vi­da.

Sa­lir a pa­sear Un buen pa­seo re­vi­ta­li­za el co­ra­zón, los pul­mo­nes y el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio. Des­pe­ja la ca­be­za y se­re­na el al­ma. Es uno de los me­jo­res ejer­ci­cios que pue­den prac­ti­car­se. Es más, no pre­ci­sa de nin­gún ti­po de apa­ra­tos o equi­pos de ejer­ci­cio com­pli­ca­dos. Con un par de za­pa­tos có­mo­dos

y re­sis­ten­tes y me­dia ho­ra dia­ria ya se tie­ne to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­ner­se en mar­cha. In­tén­ta­lo du­ran­te un mes.

Le­ván­ta­te me­dia ho­ra an­tes por la ma­ña­na y da­te un pa­seo, aun­que ha­ga mal tiem­po. Si no te gus­ta ir so­lo llé­va­te a tu pa­re­ja, a un ami­go o a tus hi­jos. Una vez lo ha­yas he­cho du­ran­te un mes, com­pro­mé­te­te a ha­cer­lo otros seis me­ses. Si lo ha­ces con re­gu­la­ri­dad du­ran­te ese tiem­po tie­nes mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de ad­qui­rir la cos­tum­bre y se­guir ha­cién­do­lo to­da la vi­da.

13Ayu­nar pe­rió­di­ca­men­te Es una ma­ne­ra de sim­pli­fi­car los há­bi­tos ali­men­ti­cios y de pa­so re­vi­ta­li­zar el cuer­po. Es pre­fe­ri­ble ele­gir un día tran­qui­lo de la se­ma­na pa­ra hacer el ayuno, un sá­ba­do qui­zá o, si se pre­fie­re, un lu­nes pa­ra equi­li­brar los ex­ce­sos del fin de se­ma­na.

14Re­la­cio­nes más sa­nas Man­te­ner una re­la­ción que cau­sa do­lor o es­trés es una de las co­sas que más pue­den com­pli­car la vi­da. Si man­tie­nes una re­la­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y no con­si­gues arre­glar­la, rom­pe con ella. Si no tie­nes fuer­zas su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer­lo por tu cuen­ta ha­bla con un te­ra­peu­ta o co­nec­ta con un gru­po de apo­yo. Si la ma­la re­la­ción es una amis­tad que no fun­cio­na, qui­zá lo más sen­ci­llo sea des­apa­re­cer. Rom­per una re­la­ción di­fí­cil pue­de ser fá­cil. Es la de­ci­sión de rom­per la que re­sul­ta a me­nu­do com­pli­ca­da.

15De­cir sen­ci­lla­men­te que no En es­te mis­mo nú­me­ro de In­te­gral se co­men­ta pre­ci­sa­men­te la be­lle­za del no. Una de las ma­ne­ras de ga­nar tiem­po pa­ra uno mis­mo es re­du­cir los com­pro­mi­sos so­cia­les a los que só­lo se acu­de por no sa­ber de­cir que no. Sen­ci­lla­men­te di que no. Gra­cias, pe­ro no. Si tie­nes pro­ble­mas a la ho­ra de ne­gar­te, pue­des pre­pa­rar una lis­ta de ex­cu­sas, pe­ro re­cuer­da que la ex­cu­sa más sen­ci­lla es la me­jor.

CAM­BIAR DE EX­PEC­TA­TI­VAS

Es­tá uni­ver­sal­men­te acep­ta­do que el ob­je­ti­vo de nues­tra vi­da es te­ner la ca­sa más gran­de, el co­che más caro, el sa­la­rio más alto, el ma­tri­mo­nio más fe­liz, los hi­jos más in­te­li­gen­tes, ir a la úl­ti­ma mo­da... Gran par­te de la fi­lo­so­fía de la sim­pli­ci­dad vo­lun­ta­ria tie­ne que ver con aban­do­nar las nor­mas im­pues­tas y es­ta­ble­cer nues­tras prio­ri­da­des. Tra­ba­jar en lo que real­men­te quie­res es un pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta.

En re­su­men, los prin­ci­pios bá­si­cos de la sim­pli­ci­dad vo­lun­ta­ria pue­den re­su­mir­se así:

Que las po­se­sio­nes ma­te­ria­les sean sen­ci­llas y lo bas­tan­te re­du­ci­das en ta­ma­ño y nú­me­ro.

Li­brar­nos de los com­pro­mi­sos que nos im­pi­den te­ner tiem­po pa­ra hacer lo que real­men­te nos ape­te­ce.

Vi­vir tu pro­pia vi­da de la for­ma más cohe­ren­te po­si­ble y en ar­mo­nía con el en­torno.

Un ayuno a ba­se de fru­tas un día a la se­ma­na, sim­pli­fi­ca nues­tros há­bi­tos ali­men­ti­cios y re­vi­ta­li­za el cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.