Fi­deos y es­pi­ra­les de ver­du­ras

Integral - - Sumario - TEX­TOS: REDACCIÓN DE IN­TE­GRAL, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE DENISE SMART * .

Un es­pi­ra­li­za­dor es un uten­si­lio pa­ra cor­tar, muy ase­qui­ble (los hay ma­nua­les y eléc­tri­cos) y fá­cil de usar. Dis­po­ne de una se­lec­ción de cu­chi­llas pa­ra crear gran va­rie­dad de ta­lla­ri­nes y cin­tas de ver­du­ra y fru­ta.

Es la he­rra­mien­ta ideal pa­ra co­ci­ne­ros preo­cu­pa­dos por la ali­men­ta­ción de los ni­ños y la sa­lud de to­dos, ya que pue­de ayu­dar a re­du­cir la in­ges­ta de car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos, co­mo la pas­ta o el arroz, al re­em­pla­zar­los por fru­ta y ver­du­ra es­pi­ra­li­za­da.

LOS BE­NE­FI­CIOS DE ESPIRALIZAR

Un es­pi­ra­li­za­dor ani­ma a in­cluir más ve­ge­ta­les en las co­mi­das, y pue­de ser una ta­bla de sal­va­ción pa­ra los que si­guen die­tas –co­mo las ba­jas en car­bohi­dra­tos–, de ali­men­tos sin glu­ten o cru­dos.

Espiralizar al­gu­nos in­gre­dien­tes se sue­le hacer de for­ma rá­pi­da y fá­cil. Tam­bién re­du­ce los in­ter­va­los de coc­ción, por­que así las fru­tas y ver­du­ras se pue­den co­mer cru­das o co­ci­na­das li­ge­ra­men­te, man­te­nien­do así to­das sus pro­pie­da­des.

ELE­GIR UN ES­PI­RA­LI­ZA­DOR

Ade­más del clá­si­co «Spi­ra­lli» ma­nual de Ge­fu, aho­ra ya hay mu­chas mar­cas en el mer­ca­do, que en esen­cia fun­cio­nan de la mis­ma ma­ne­ra. Los más gran­des, orien­ta­dos ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal­men­te, son me­jo­res pa­ra las ver­du­ras de raíz más pe­sa­das y pa­ra el uso dia­rio. Los por­tá­ti­les, más pe­que­ños, son idea­les si co­ci­nas pa­ra una per­so­na o si lo uti­li­zas de vez en cuan­do o co­mo de­co­ra­ción de los pla­tos. Tam­bién es un re­cur­so de al­gu­nos ro­bots de co­ci­na, pe­ro si vas a hacer fi­deos ve­ge­ta­les a me­nu­do, lo me­jor es te­ner un buen es­pi­ra­li­za­dor.

CÓ­MO UTI­LI­ZAR UN ES­PI­RA­LI­ZA­DOR HO­RI­ZON­TAL

Ase­gu­ra el apa­ra­to a la su­per­fi­cie de tra­ba­jo por me­dio de las ven­to­sas o de la pa­lan­ca que hay en la ba­se. In­ser­ta la cu­chi­lla que va­yas a uti­li­zar.

Pre­pa­ra la fru­ta o ver­du­ra se­gún ca­da la re­ce­ta, pé­la­la (si ha­ce fal­ta), re­ba­na los ex­tre­mos con un cu­chi­llo pa­ra igua­lar­los y, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, cór­ta­la por la mi­tad a lo an­cho.

Co­lo­ca uno de los ex­tre­mos de la fru­ta o ver­du­ra ya pre­pa­ra­da pe­ga­do a la cu­chi­lla y, a con­ti­nua­ción, fi­ja el otro ex­tre­mo en el so­por­te de púas que hay en la ma­ni­ve­la.

Pa­ra crear es­pi­ra­les, haz fuer­za con la em­pu­ña­du­ra y gi­ra la ma­ni­ve­la, a la vez que apli­cas una li­ge­ra pre­sión en la pie­za de fru­ta o de ver­du­ra en­ca­ja­da en­tre ella y la cu­chi­lla.

Re­ti­ra el co­ra­zón alar­ga­do y el dis­co más gran­de que se for­ma en la ba­se tras espiralizar.

AL­GU­NOS CON­SE­JOS

Eli­ge fru­tas y ver­du­ras fir­mes, sin hue­so, se­mi­llas o cen­tros hue­cos: las úni­cas ex­cep­cio­nes son la calabaza (uti­li­za úni­ca­men­te las par­tes no bul­bo­sas) y la pa­pa­ya ver­de.

Pro­cu­ra que las ver­du­ras y las fru­tas no es­tén blan­das o suel­ten mu­cho zu­mo. La pi­ña, el me­lón o la be­ren­je­na se rom­pe­rán al es­pi­ra­li­zar­los.

Es­co­ge las ver­du­ras más rec­tas. De vez en cuan­do pue­de que ten­gas que vol­ver a cen­trar­las pa­ra evi­tar for­mas de me­dia lu­na.

Ase­gú­ra­te de que los ex­tre­mos de las fru­tas y las ver­du­ras sean lo más pla­nos po­si­ble cor­tan­do una pe­que­ña por­ción de ca­da uno. Si son irre­gu­la­res re­sul­ta­rá di­fí­cil fi­jar­los en el es­pi­ra­li­za­dor, lo que pue­de pro­vo­car que se mue­van.

Cuan­do veas que una fru­ta o una ver­du­ra no se es­pi­ra­li­za bien, qui­zá se de­ba a que la su­per­fi­cie de apo­yo no es lo suficientemente gran­de pa­ra que el es­pi­ra­li­za­dor la su­je­te. Si quie­res ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos, la lon­gi­tud de la pie­za no de­be ser su­pe­rior a 12 cm, con un diá­me­tro de unos 3,5 cm. Cor­ta en mi­ta­des, a lo an­cho, cual­quier ver­du­ra que sea demasiado gran­de.

Des­pués del pro­ce­so de es­pi­ra­li­za­ción que­da­rá un res­to lar­go con una ba­se más gran­de y re­don­da. Pue­des re­uti­li­zar­lo pa­ra hacer so­pas o ten­tem- piés. Tam­bién pue­des em­plear el ju­go que li­be­ran los ca­la­ba­ci­nes (o za­naho­rias, pe­pi­nos, man­za­nas, pe­ras...) en tus cal­dos, so­pas o sal­sas.

¿QUÉ FRU­TAS Y VER­DU­RAS PUE­DEN ESPIRALIZARSE?

Se pue­den em­plear la ma­yo­ría de fru­tas y ver­du­ras, pe­ro pa­ra evi­tar des­per­di­cios, es­ta es una bre­ve lis­ta con al­gu­nas de las que fun­cio­nan me­jor. Re­cuer­da que lo ideal es espiralizar los ali­men­tos an­tes de uti­li­zar­los.

Agua­tur­mas. Elí­ge­las gran­des. Aun­que es­tán lle­nas de pro­tu­be­ran­cias, no ha­ce fal­ta pe­lar­las; to­do lo que tie­nes que hacer es la­var­las. Si una vez es­pi­ra­li­za­das no las vas a uti­li­zar in­me­dia­ta­men­te, su­mér­ge­las en un cuen­co con agua y un po­co de zu­mo de li­món pa­ra evi­tar que pier­dan el co­lor. Apio na­bo. La me­jor for­ma de pre­pa­rar es­ta raíz es qui­tar­le las pro­tu­be­ran­cias con un cu­chi­llo afi­la­do an­tes de pe­lar­lo. A con­ti­nua­ción, cór­ta­lo por la mi­tad a lo an­cho e igua­la los ex­tre­mos. El apio na­bo es­pi­ra­li­za­do que­da muy bien al gra­tén, en so­pas o en sal­sas co­mo la ré­mou­la­de. Bró­co­li. No tires los ta­llos del bró­co­li por­que se es­pi­ra­li­zan muy bien. Pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos, sal­téa­los o co­cí­na­los al va­por. Ca­la­ba­ci­nes. Ol­ví­da­te de la pas­ta tra­di­cio­nal. Los ca­la­ba­ci­nes es­pi­ra­li­za­dos son unos es­pa­gue­tis per­fec­tos. Se pue­den co­mer cru­dos o al va­por, her­vi­dos o sal­tea­dos. Calabaza. Pa­ra evi­tar las se­mi­llas, de­be­rías uti­li­zar úni­ca­men­te la par­te no bul­bo­sa. Si ob­tie­nes cin­tas muy lar­gas, las pue­des cor­tar con unas ti­je­ras y así se­rán más fá­ci­les de co­mer. Ce­bo­llas. Se pue­den espiralizar en­te­ras. Lo úni­co que tie­nes que hacer es cor­tar los ex­tre­mos an­tes de em­pe­zar. Son una bue­na al­ter­na­ti­va a las que apa­re­cen cor­ta­das en mu­chos pla­tos. Tam­bién pue­des uti­li­zar­las pa­ra hacer bha­jís o es­pi­ra­les cru­jien­tes. Chi­ri­vías. Elí­ge­las gran­des y grue­sas pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos. In­cor­pó­ra­las a un ros­tí de pa­ta­ta o ela­bo­ra de­li­cio­sos cru­jien­tes con ellas. Co­li­na­bos. Pé­la­los y cór­ta­los en tro­zos gran­des, con los ex­tre­mos pla­nos pa­ra po­der su­je­tar­los al es­pi­ra­li­za­dor. Se pue­den uti­li­zar en ros­tís, bu­ñue­los o mez­cla­dos con pa­ta­tas pa­ra las co­ber­tu­ras. Man­za­nas. No es ne­ce­sa­rio pe­lar­las o que les qui­tes el co­ra­zón, sim­ple­men­te cor­ta los ex­tre­mos y es­pi­ra­li­za el res­to; el co­ra­zón se que­da­rá en el apa­ra­to. Son per­fec­tas pa­ra usar en en­sa­la­das, pla­tos sa­la­dos o pos­tres. Pa­ra evi­tar que se oxi­de, uti­lí­za­la de in­me­dia­to o ro­cía­la con unas go­tas de zu­mo de li­món. Pa­pa­ya ver­de. La pue­des en­con­trar en los su­per­mer­ca­dos asiá­ti­cos. A pe­sar de ser hue­ca, se adap­ta bien al es­pi­ra­li­za­dor. Es per­fec­ta pa­ra to­mar­la cru­da en en­sa­la­das. Pa­ta­tas y bo­nia­tos. Pri­me­ro fro­ta la piel pa­ra qui­tar­les los res­tos de tie­rra o pé­la­los; des­pués, igua­la los ex­tre­mos y,

en ca­so de que sean muy gran­des, cór­ta­los por la mi­tad a lo an­cho. Pe­pi­nos. Una vez es­pi­ra­li­za­dos só­lo tie­nes que eli­mi­nar el ex­ce­so de lí­qui­do an­tes de uti­li­zar­los. Del pe­pino se ob­tie­nen unas cin­tas muy bo­ni­tas pa­ra en­sa­la­das. Pe­ras. Es­co­ge las más fir­mes por­que si no, aña­di­rán de­ma­sia­da hu­me­dad a cier­tas re­ce­tas de pos­tres. Rá­ba­nos dai­kon y na­bos Es­pi­ra­li­za­dos son una gran al­ter­na­ti­va a los nood­les de arroz. Re­mo­la­cha. No ha­ce fal­ta pe­lar­la, bas­ta con la­var la piel y cor­tar los ex­tre­mos an­tes de es­pi­ra­li­zar­la en­te­ra. Se pue­de co­mer cru­da en en­sa­la­da u hor­near­la has­ta que que­de crujiente y de­li­cio­sa. Za­naho­rias. Elí­ge­las gran­des.

CO­CI­NAR Y AL­MA­CE­NAR VER­DU­RAS ES­PI­RA­LI­ZA­DAS

Las ver­du­ras es­pi­ra­li­za­das se pue­den co­mer cru­das o co­ci­na­das de for­ma muy rá­pi­da. Si ele­gís co­ci­nar, los me­jo­res mé­to­dos son: al va­por, sal­tea­das o co­ci­das a fue­go len­to. Las pa­ta­tas, las chi­ri­vías, las re­mo­la­chas y las ca­la­ba­zas, se pue­den hor­near o asar en la mi­tad de tiem­po que si se co­ci­nan en tro­zos gran­des. Es fá­cil pa­sar­se con el pun­to de es­tos «es­pa­gue­tis» de ver­du­ras, así que hay que pres­tar aten­ción mien­tras los co­ci­nas pa­ra que no se rom­pan.

La ma­yo­ría de las ver­du­ras es­pi­ra­li­za­das se pue­den guar­dar has­ta 4 días en el fri­go­rí­fi­co, así que pue­des pre- pa­rar­las con an­te­la­ción o espiralizar una can­ti­dad ex­tra y re­ser­var­la pa­ra otras re­ce­tas. Las ex­cep­cio­nes son los pe­pi­nos (por el ex­ce­so de agua), y las man­za­nas, pe­ras y pa­ta­tas, que se oxi­dan con mu­cha ra­pi­dez.

* Su li­bro “Es­pì­ra­lí­za­te!” (no es de co­ci­na ve­ge­ta­ria­na) se ha pu­bli­ca­do en es­pa­ñol por Ed. Gaia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.