Entrevista a Án­ge­les Pa­rra

«Sa­lir del des­pil­fa­rro y del con­su­mis­mo, y por tan­to ali­men­tar­se de una ma­ne­ra sa­na, es ase­qui­ble a cual­quier bol­si­llo.»

Integral - - Sumario - TEX­TOS: FRAN­CESC MI­RA­LLES TRANS­CRIP­CIÓN: ISA­BEL DEL RÍO

BioCul­tu­ra lle­va más de trein­ta años en mar­cha, sir­vien­do co­mo es­ca­pa­ra­te y mo­tor pa­ra el mo­vi­mien­to eco­ló­gi­co y de con­su­mo res­pon­sa­ble. Es un en­cuen­tro de di­men­sión in­ter­na­cio­nal que ya se ha si­tua­do co­mo uno de los más im­por­tan­tes en Eu­ro­pa.

Es­ta fe­ria de es­pí­ri­tu eco- na­tu­ral abo­ga por la edu­ca­ción co­mo se­mi­lla pa­ra el cam­bio y ya se ce­le­bra en Bar­ce­lo­na, Madrid, Se­vi­lla, Va­len­cia y Bil­bao, lle­gan­do pró­xi­ma­men­te a La Co­ru­ña.

Án­ge­les Pa­rra es la di­rec­to­ra de BioCul­tu­ra, ade­más de pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Vi­da Sa­na y res­pon­sa­ble de sus ac­ti­vi­da­des. La en­tre­vis­ta­mos en las ofi­ci­nas de Bar­ce­lo­na pa­ra co­no­cer es­ta be­lla his­to­ria en pos de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca y la sa­lud na­tu­ral.

- ¿Có­mo y cuán­do na­ció la fe­ria de BioCul­tu­ra? La fe­ria em­pe­zó ha­ce trein­ta y tres años de una ma­ne­ra muy es­pe­cial. Tu­vi­mos un en­cuen­tro con el que en aquel mo­men­to era al­cal­de de Madrid, Enrique Tierno Gal­ván, don­de es­tu­vi­mos ha­blan­do de la ne­ce­si­dad de una agri­cul­tu­ra me­nos con­ta­mi­na­da y bio­ló­gi­ca, en un mo­men­to en que em­pe­zá­ba­mos a mo­ver­lo. Y Gal­ván, que era un hom­bre muy vi­sio­na­rio, di­jo: « Te­néis que hacer al­go pa­ra dar a co­no­cer to­do es­to de la eco­lo­gía y las ener­gías al­ter­na­ti­vas. » Te estoy ha­blan­do de una épo­ca en la que ha­blar de eco­lo­gía era al­go ro­cam­bo­les­co. Jun­to con la re­vis- ta In­te­gral, éra­mos los ra­ros. Gal­ván in­sis­tió en que te­nía­mos que hacer al­go pa­ra dar a co­no­cer es­ta al­ter­na­ti­va, ya que era una pro­pues­ta de fu­tu­ro. « Es­to va a ser lo que en los pró­xi­mos años mue­va a la gen­te », nos de­cía el «vie­jo pro­fe­sor». Así que em­pe­za­mos con una llu­via de ideas y fi­nal­men­te, des­pués de dar vuel­tas a cur­sos y jor­na­das, pen­sa­mos en hacer una fe­ria en la que hu­bie­ra una par­ti­ci­pa­ción de em­pre­sas y aso­cia­cio­nes que ya se es­tu­vie­ran mo­vien­do en esa di­rec­ción, y una zo­na de ac­ti­vi­da­des don­de hu­bie­ra ter­tu­lias e in­ter­cam­bio de opi­nio­nes.

Aun­que éra­mos de Bar­ce­lo­na, fui­mos a Madrid pa­ra ha­blar con el al­cal­de y le ex­pu­si­mos la idea que ha­bía­mos te­ni­do y que que­ría­mos lla­mar “Cul­tu­ra de la Vi­da”, es de­cir, BioCul­tu­ra. Le en­can­tó y nos di­jo que te­nía­mos to­do a nues­tra dis­po­si­ción. Nos cedió gra­tui­ta­men­te unas ins­ta­la­cio­nes, nos dio una pe­que­ña ayu­da pa­ra po­ner­lo en mar­cha… Va­mos, ¡in­creí­ble! To­do fue­ron fa­ci­li­da­des.

- ¿Qué ta­ma­ño tu­vo aque­lla pri­me­ra fe­ria? Con mu­cho tra­ba­jo, con­se­gui­mos que en la pri­me­ra BioCul­tu­ra hu­bie­ra unos cua­ren­ta stands en el Pa­be­llón

de Agri­cul­tu­ra de la Ca­sa de Cam­po de Madrid, cuan­do en aquel en­ton­ces el mo­vi­mien­to no exis­tía. No ha­bía ni cer­ti­fi­ca­ción ofi­cial pa­ra las em­pre­sas. Y tu­vi­mos una gran sor­pre­sa por­que fun­cio­nó muy bien y vi­nie­ron más de diez mil per­so­nas.

A par­tir de ahí, BioCul­tu­ra siem­pre ha ido cre­cien­do y di­ver­si­fi­cán­do­se. Ha­ce vein­ti­cua­tro años que em­pe­za­mos a ha­cer­la en Bar­ce­lo­na, y aho­ra mis­mo ha­ce sie­te años que la ha­ce­mos en Va­len­cia, cin­co en Bil­bao y lle­va dos en Se­vi­lla. Te­ne­mos in­ten­ción de em­pe­zar el año que vie­ne en La Co­ru­ña. Tra­ba­ja­mos con la idea de que Bar­ce­lo­na y Madrid sean anua­les y el res­to se in­ter­ca­len.

- Creas­teis al­go que no exis­tía… ¿Os ins­pi­ras­teis en al­gún mo­de­lo de fe­ria ya exis­ten­te? Par­tía­mos de un mo­vi­mien­to que bus­ca­ba desa­rro­llar la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca y pa­ra eso hi­ci­mos alian­zas con otras aso­cia­cio­nes, prin­ci­pal­men­te de Fran­cia, in­ter­cam­bian­do ideas con ellas, por­que jus­to en­ton­ces se em­pe­zó a ce­le­brar una fe­ria en Pa­rís que to­da­vía hoy per­vi­ve. Nos fi­ja­mos mu­cho en ellos por­que que­ría­mos hacer al­go así, pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral pe­ro que tam­bién sir­vie­ra pa­ra pro­fe­sio­na­les y que tu­vie­ra unos cuan­tos días de du­ra­ción. Nos ins­pi­ra­mos en ellos, pe­ro al fi­nal lo hi­ci­mos a nues­tra ma­ne­ra.

- Los orí­ge­nes de la fe­ria se ex­pli­can con detalle en un nú­me­ro de

The Eco­lo­gist en cas­te­llano. ¿Des­de cuán­do pu­bli­cáis es­ta re­vis­ta pa­ra Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca? La re­vis­ta la pu­bli­ca­mos des­de el 2000, tam­bién fue un ini­cio un tan­to es­pe­cial. En la dé­ca­da de los no­ven­ta em­pe­zó el te­ma de la so­ja ma­ni­pu­la­da ge­né­ti­ca­men­te, de los trans­gé­ni­cos, y va­rias en­ti­da­des nos uni­mos pa­ra ha­cer­le fren­te con ma­ni­fes­ta­cio­nes y otras ac­cio­nes. En aquel mo­men­to co­no­ci­mos una re­vis­ta lla­ma­da The Eco­lo­gist, pu­bli­ca­da só­lo en in­glés, que te­nía un mo­no­grá­fi­co es­pe­cial so­bre los trans­gé­ni­cos. Nos pu­si­mos en con­tac­to con el edi­tor de la re­vis­ta y le co­men­ta­mos la po­si­bi­li­dad de re­pli­car ese nú­me­ro es­pe­cial acer­ca de Mon­san­to pa­ra Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca. En se­gui­da nos dio per­mi­so. De he­cho aque­lla re­vis­ta se pu­bli­có en un mon­tón de idio­mas en to­do el mun­do, y tu­vo mu­chos pro­ble­mas le­ga­les por­que la iban cen­su­ran­do por to­das par­tes, pe­ro gra­cias a eso ha si­do una de las re­vis­tas más leí­das en la his­to­ria de The Eco­lo­gist.

- ¿Cuál es su pe­rio­di­ci­dad en la edi­ción de aquí? Es una re­vis­ta tri­mes­tral mo­no­grá­fi­ca. La que sa­le es­te mes va so­bre la cos­mé­ti­ca con cer­ti­fi­ca­do eco­ló­gi­co, y to­ca­mos to­dos los te­mas des­de una vi­sión eco­ló­gi­ca pro­fun­da. Se ha­ce una ti­ra­da de unos diez mil ejem­pla­res y te­ne­mos unos mil qui­nien­tos sus­crip­to­res di­rec­tos, ade­más de ven­ta en quios­cos, li­bre­rías…

- Pu­bli­car la re­vis­ta fue una nue­va eta­pa im­por­tan­te den­tro de vues­tro pro­yec­to… Sí, cla­ro. La se­mi­lla de to­do es­to sur­gió en el 79, más o me­nos, cuan­do nos

reuni­mos un gru­po de jó­ve­nes que que­ría­mos vol­ver al cam­po —lo que que aho­ra se lla­ma neo­rru­ral— y em­pe­za­mos a unir sen­si­bi­li­da­des. Vi­mos que ha­bía que cam­biar los mé­to­dos de cul­ti­vo y em­pe­za­mos a ha­blar con los agri­cul­to­res. En el 81 vi­mos la ne­ce­si­dad de que hu­bie­ra una se­rie de nor­mas y pre­cep­tos pa­ra re­gu­lar la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, en co­la­bo­ra­ción con la aso­cia­ción fran­ce­sa que ya lo ha­cía, pa­ra que un agri­cul­tor que no qui­sie­ra usar pro­duc­tos quí­mi­cos tu­vie­ra unas ba­ses y una for­ma­ción. Así que nos cons­ti­tui­mos le­gal­men­te co­mo aso­cia­ción y edi­ta­mos lo que en Es­pa­ña se co­no­ce co­mo los pri­me­ros cua­der­nos de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, muy de la mano de los fran­ce­ses.

Tam­bién en el 81, em­pe­za­mos a cer­ti­fi­car pro­duc­tos eco­ló­gi­cos. El ini­cio fue de for­ma pri­va­da de mano de la Aso­cia­ción Vi­da Sa­na. Años más tar­de in­ten­ta­mos dar un pa­so más y ha­bla­mos con el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra pa­ra que se ofi­cia­li­za­ra la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca. No nos hi­cie­ron nin­gún ca­so, pe­ro des­pués, cuan­do se es­ta­ble­ció el re­gla­men­to eu­ro­peo y Es­pa­ña en­tró a for­mar par­te de la Unión Eu­ro­pea, rá­pi­da­men­te nos lla­ma­ron y se pu­sie­ron las pi­las pa­ra ela­bo­rar lo que fue la nor­ma­ti­va de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca de Es­pa­ña. En un prin­ci­pio lo lle­va­ba a ni­vel es­ta­tal un or­ga­nis­mo lla­ma­do CRAE, que es­ta­ba en Madrid, y unos años más tar­de, cuan­do las com­pe­ten­cias en agri­cul­tu­ra se tras­pa­sa­ron a las au­to­no­mías, ca­da co­mu­ni­dad pa­só a te­ner su sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción.

- Vol­vien­do a la fe­ria, ¿cuál di­rías que es el se­cre­to de BioCul­tu­ra pa­ra que tanta gen­te se ha­ya su­ma­do? Al prin­ci­pio en­con­tra­mos un re­cha­zo im­pre­sio­nan­te, tan­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas co­mo de la so­cie­dad, por­que nos veían co­mo los ra­ros, los hip­pies. In­clu­so cuan­do se cer­ti­fi­ca­ban pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, lle­ga­ban a de­cir que eran ile­ga­les y que no se po­dían co­mer­cia­li­zar.

Des­pués del re­cha­zo pa­sa­mos a un « Bueno, es­to hay que re­gu­lar­lo » , pe­ro que­dó ahí mi­ni­mi­za­do, es de­cir, que sean le­ga­les y ya es­tá.

Una ter­ce­ra épo­ca em­pe­zó cuan­do hu­bo una bue­na aco­gi­da por par­te del con­su­mi­dor, bue­na pren­sa, con un tra­ba­jo de fon­do por par­te nues­tra, pe­ro tam­bién de otros, co­mo la re­vis­ta In­te­gral, que co­la­bo­ró mu­cho a que to­do es­to se co­no­cie­ra, así co­mo Cuer­poMen­te y otras pu­bli­ca­cio­nes, jun­to con mu­chas aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas que se su­ma­ron al mo­vi­mien­to de la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca. Y eso fue una no­ve­dad, por­que nor­mal­men­te las aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas se de­di­can más a la na­tu­ra­le­za y el me­dio am­bien­te, pe­ro po­co ha­bla­ban de la ali­men­ta­ción. Y ayu­dó mu­cho que es­tas en­ti­da­des se su­ma­ran al dis­cur­so de una ali­men­ta­ción sa­na.

La­men­ta­ble­men­te, ayu­da­ron bas­tan­te los escándalos ali­men­ta­rios que se su­ce­die­ron du­ran­te años: el acei­te de col­za, las va­cas lo­cas, los po­llos con dio­xi­nas… Y pa­ra­le­la­men­te a eso, apa­re­cían es­tu­dios cien­tí­fi­cos que

ha­bla­ban de que mu­chas en­fer­me­da­des —cán­cer, os­teo­po­ro­sis, dia­be­tes, etc.— tie­nen su ori­gen en la ali­men­ta­ción. Gra­cias a ese des­per­tar del co­no­ci­mien­to por par­te de la so­cie­dad, el pú­bli­co se ha ido acer­can­do mu­cho a es­te ti­po de con­su­mo.

Es­te ha si­do un po­co el re­co­rri­do y BioCul­tu­ra ha es­ta­do ahí des­de el pri­mer mo­men­to. La fe­ria ha ido cre­cien­do, las em­pre­sas del sec­tor siem­pre nos han apo­ya­do y han sen­ti­do BioCul­tu­ra co­mo al­go su­yo. Hoy en día si­gue sien­do la lo­co­mo­to­ra de to­do ese mo­vi­mien­to de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca y con­su­mo res­pon­sa­ble, que tie­ne su es­ca­pa­ra­te en la fe­ria. De he­cho, la ma­yo­ría de las em­pre­sas o aso­cia­cio­nes que tie­nen que ver con la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca, de una ma­ne­ra u otra, han na­ci­do o cre­ci­do en BioCul­tu­ra.

- ¿Cuál es el ni­vel de par­ti­ci­pa­ción de los vi­si­tan­tes? En la pri­me­ra edi­ción, co­mo he co­men­ta­do al prin­ci­pio, fue­ron unas diez mil per­so­nas, y en la úl­ti­ma en Bar­ce­lo­na fue­ron unas se­ten­ta y cua­tro mil, y en Madrid ron­dá­ba­mos las ochen­ta mil. Cre­ce­mos ca­da año, de he­cho va­mos a am­pliar con un pa­be­llón en­te­ro en la pró­xi­ma fe­ria de Madrid. Y se ha da­do una si­tua­ción cu­rio­sa en el sec- tor, y es que, co­mo el con­su­mo cre­ce, y de he­cho Es­pa­ña es el pri­mer país en su­per­fi­cie de­di­ca­da a la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca a ni­vel eu­ro­peo, y el quin­to a ni­vel mun­dial en con­su­mo. Es­to ha traí­do co­mo con­se­cuen­cia que las gran­des mar­cas y gran­des su­per­fi­cies pon­gan sus ojos es es­te mer­ca­do, nue­vo pa­ra ellos.

- ¿Qué opi­nas de que se ha­ya ma­si­fi­ca­do la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca con gran­des ca­de­nas, o que in­clu­so los dis­tri­bui­do­res con­ven­cio­na­les ten­gan su pro­pio se­llo den­tro de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca? Hay que par­tir de la ba­se de que cuan­do em­pe­za­mos con to­do es­to, el ob­je­ti­vo siem­pre ha si­do que si­ga cre­cien­do el con­su­mo, por­que que­re­mos que el pro­duc­to eco­ló­gi­co sea lo nor­mal, no la ex­cep­ción, y que to­do el mun­do pue­da con­su­mir de una ma­ne­ra sa­na. Por eso, cual­quier canal de co­mer­cia­li­za­ción nos de­be­ría va­ler. Si que­re­mos ir ha­cia al gran con­su­mo, un canal es­pe­cia­li­za­do di­fí­cil­men­te lle­ga­rá a to­dos. Pe­ro por otra par­te, tam­bién sa­be­mos que las gran­des in­dus­trias y las gran­des su­per­fi­cies tie­nen unos mo­de­los de pro­duc­ción que no son los que que­re­mos. Ahí ha­bría mu­cho que dis­cu­tir, en el sen­ti­do de que no es el mo­de­lo de co- mer­cia­li­za­ción que bus­ca­mos, pe­ro lo que sí que que­re­mos es que el pro­duc­to eco­ló­gi­co lle­gue a to­do el mun­do.

Las gran­des su­per­fi­cies co­mo Ca­rre­four, Al­di, Lidl, Con­sum… to­dos tie­nen bas­tan­tes re­fe­ren­cias de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, y mu­chos de ellos po­seen in­clu­so mar­ca pro­pia y son fa­bri­can­tes. Por otro la­do es­tá el canal es­pe­cia­li­za­do, las tien­das de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos; prác­ti­ca­men­te to­das es­tán cre­cien­do de ta­ma­ño pa­ra te­ner una ofer­ta más va­ria­da. Al mis­mo tiem­po han sur­gi­do ca­de­nas ti­po Ve­ri­tas, Her­bo­la­rio Na­va­rro, Or­ga­nic Mar­ket, ex­clu­si­va­men­te de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos. Al­gu­nas gran­des su­per­fi­cies tie­nen in­clu­so tien­das ex­clu­si­va­men­te de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, co­mo Ca­rre­four, que cuen­ta con un in­men­so su­per­mer­ca­do es­pe­cia­li­za­do en Madrid. To­do el mun­do es­tá to­man­do po­si­cio­nes por­que es un con­su­mo que es­tá cre­cien­do. Lo ven co­mo una ga­ran­tía de fu­tu­ro con un con­su­mi­dor muy fi­de­li­za­do.

- ¿Son pro­duc­tos de la mis­ma ca­li­dad que los que an­tes lle­ga­ban a las pe­que­ñas tien­das de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca? Un pro­duc­to cer­ti­fi­ca­do es aquel que cum­ple el re­gla­men­to de la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca. Es­to te ga­ran­ti­za que no se

han usa­do cier­tos pro­duc­tos, pe­ro có­mo es el mé­to­do de pro­duc­ción y los pro­ce­sos em­plea­dos… ahí es don­de em­pie­zan los dis­tin­tos ni­ve­les de ca­li­dad. Es de­cir, no es lo mis­mo un to­ma­te de in­ver­na­de­ro, aun­que ten­ga la cer­ti­fi­ca­ción eco­ló­gi­ca, que un to­ma­te de un agri­cul­tor pe­que­ño, que ade­más ha­ce agri­cul­tu­ra bio­di­ná­mi­ca y que pro­du­ce só­lo vein­te ki­los. No po­de­mos com­pa­rar una ca­li­dad con la otra. Y en la in­dus­tria pa­sa lo mis­mo, no es lo mis­mo pro­du­cir diez mil yo­gu­res que cin­cuen­ta.

- Los con­su­mi­do­res que no han en­tra­do to­da­vía en el mun­do del con­su­mo eco­ló­gi­co a ve­ces se que­jan de pre­cios abu­si­vos. ¿Has­ta qué pun­to los pre­cios que se ma­ne­jan son reales o tie­nen que ver con esa fi­de­li­za­ción de la que nos ha­bla­bas? En prin­ci­pio, el pro­duc­to eco­ló­gi­co tie­ne un pre­cio más jus­to que uno con­ven­cio­nal por­que al agri­cul­tor se le pa­ga por su tra­ba­jo. Pa­ra el gran con­su­mo, a ve­ces es más ba­ra­to traer to­ma­tes de Chi­le y ven­der­los aquí ti­ra­dos de pre­cio, pe­ro al agri­cul­tor ni si­quie­ra se le ha pa­ga­do el cos­te de pro­duc­ción, y por otro la­do ese pre­cio de sal­do tam­po­co in­clu­ye los gas­tos me­dioam­bien­ta­les que la agri­cul­tu­ra quí­mi­ca pro­du­ce. En ese sen­ti­do, el eco­ló­gi­co es un pro­duc­to jus­to con el agri­cul­tor que no con­ta­mi­na, te da sa­lud y por lo tan­to siem­pre de­be­ría te­ner un so­bre­pre­cio res­pec­to a la gran in­dus­tria.

Pe­ro des­pués pa­sa co­mo con la ro­pa, cu­yo pre­cio cam­bia se­gún la mar­ca. Y en pro­duc­to eco­ló­gi­co, cuan­do ha­bla­mos de pre­cios, tam­bién ha­bla­mos de mar­cas. Pe­ro tam­bién es cier­to es que, a me­di­da que au­men­ta el con­su­mo, van ba­jan­do los pre­cios por­que au­men­ta la pro­duc­ción y hay me­nos gas­tos de dis­tri­bu­ción. En­ton­ces, es­tas gran­des ca­de­nas de las que he­mos ha­bla­do, co­mo tie­nen cen­tra­les de com­pras y dis­tri­bu­yen a to­dos sus cen­tros, com­pran la pro­duc­ción en­te­ra al pro­duc­tor. Así con­si­guen re­ba­jar el pre­cio res­pec­to a lo que pue­de cos­tar en una tien­da es­pe­cia­li­za­da.

Hay mu­cha va­rie­dad y pre­cios aho­ra. De he­cho, con­su­mir eco­ló­gi­co es mu­cho más eco­nó­mi­co que ha­ce unos años, por­que se ha nor­ma­li­za­do el con­su­mo.

- ¿Me pue­des ha­blar de Ma­ma­te­rra? No­so­tros so­mos una aso­cia­ción con mu­cha ac­ti­vi­dad en di­fe­ren­tes ám­bi­tos, y Ma­ma­te­rra es un pro­yec­to de edu­ca­ción in­fan­til. Lle­va­mos ca­tor­ce años con él y con­sis­te en ela­bo­rar ma­te­ria­les pe­da­gó­gi­cos pa­ra las es­cue­las, te­mas de huer­to y co­me­dor eco­ló­gi­cos, ha­ce­mos cur­sos de for­ma­ción pa­ra maes­tros y edu­ca­do­res… Tam­bién ce­le­bra­mos el Fes­ti­val Ma­ma­te­rra, coin­ci­dien­do con BioCul­tu­ra, que tie­ne un mon­tón de ta­lle­res: de huer­to, de co­ci­na, de re­ci­cla­je… Ade­más de es­pec­tácu­los, mu­si­ca­les y tea­tro, to­dos ellos con men­sa­je eco­ló­gi­co.

Tam­bién he­mos crea­do dos pre­mios de huer­to es­co­lar: uno a ni­vel na­cio­nal, en co­la­bo­ra­ción con la Fun­da­ción Trio­dos, que es de huertos edu­ca­ti­vos, y en Ca­ta­lu­ña, en co­la­bo­ra­ción con la Ge­ne­ra­li­tat, ha­ce­mos el Pre­mi agri­cul­tu­ra i ali­men­ta­ció eco­lò­gi­ca, que ya lle­va unos años y fun­cio­na muy bien. Sir­ve un po­co de gan­cho pa­ra que las es­cue­las se ani­men a te­ner un huer­to es­co­lar y ca­da vez ha­ya más co­ci­nas y ca­te­ri­ng es­co­la­res que co­ci­nen con pro­duc­tos eco­ló­gi­cos.

- ¿Qué es Ecoes­té­ti­ca? El mun­do de la cos­mé­ti­ca es una in­dus­tria que uti­li­za un mon­tón de pro­duc­tos sin­té­ti­cos, mu­chos de ellos de­ri­va­dos del pe­tró­leo, y hay gran can­ti­dad de es­tu­dios que ha­blan de lo per­ju­di­cia­les que son pa­ra el or­ga­nis­mo. Ha­ce años pen­sa­mos que ha­bía que bus­car al­gu­na ma­ne­ra de re­gu­lar­lo. The Body Shop, por ejem­plo, no en­tra­ría en es­ta lí­nea por­que no cum­ple los re­qui­si­tos.

En la ma­yo­ría de paí­ses eu­ro­peos han sur­gi­do mu­chas cer­ti­fi­ca­cio­nes, to­das pri­va­das, pa­ra la cos­mé­ti­ca eco­na­tu­ral, unas con exi­gen­cias más es­tric­tas que otras. Aquí en Es­pa­ña no ha­bía nin­guno, y las em­pre­sas que ha­cen aquí es­te ti­po de cos­mé­ti­ca son muy pe­que­ñas. Bus­car cer­ti­fi­ca­ción en el ex­tran­je­ro les sa­lía muy caro y era muy com­ple­jo, así que di­mos el pa­so, vol­vi­mos a nues­tros orí­ge­nes y a cer­ti­fi­car, pe­ro en es­te ca­so cos­mé­ti­ca. Un pro­gra­ma co- fi­nan­cia­do por el Fon­do So­cial Eu­ro­peo lla­ma­do Pro-

gra­ma Em­plea Ver­de, del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, nos per­mi­tió em­pe­zar a sem­brar. Ha­bla­mos con agri­cul­to­res que pro­du­je­ran ma­te­ria pri­ma pa­ra la cos­mé­ti­ca eco­ló­gi­ca —to­do lo que son acei­tes esen­cia­les, por­que al fin y al ca­bo es agri­cul­tu­ra ya que son cul­ti­vos—, des­pués con la in­dus­tria que los trans­for­ma, las em­pre­sas que los van a fa­bri­car… Gra­cias a ese tra­ba­jo con­se­gui­mos más de se­sen­ta em­pre­sas es­pa­ño­las que es­tán fa­bri­can­do a día de hoy cos­mé­ti­ca eco-na­tu­ral con la Nor­ma Bio Vi­da Sa­na, pe­ro a tra­vés una cer­ti­fi­ca­do­ra sui­za.

Em­pe­za­mos ha­ce tres años y ha cre­ci­do muy bien. Hay mu­chas em­pre­sas nue­vas y mu­chas otras que ya lo es­ta­ban ha­cien­do y, gra­cias a las fa­ci­li­da­des que po­ne­mos, han da­do el pa­so pa­ra cer­ti­fi­car­se, por­que el con­su­mi­dor es­pe­cia­li­za­do no se cree lo que po­ne en las eti­que­tas y bus­ca cer­ti­fi­ca­cio­nes.

- Y fi­nal­men­te, el Cul­ti­va­bio… Bueno, des­de nues­tros ini­cios he­mos da­do for­ma­ción a agri­cul­to­res, in­ge­nie­ros agró­no­mos, etc. Fui­mos tam­bién los pri­me­ros en hacer cur­sos de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca en Es­pa­ña, por ejem­plo en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Madrid. Des­de ha­ce die­ci­séis años te­ne­mos un Mas­ter de Agri­cul­tu­ra Bio­ló­gi­ca en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, que fun­cio­na muy bien y es uno de los mas­ters que tie­ne más de­man­da. Pa­ra to­do el mun­do ofre­ce­mos mu­cha for­ma­ción pre­sen­cial y on-li­ne. Cul- ti­va­bio, de he­cho, es la pla­ta­for­ma de for­ma­ción on- li­ne, don­de se en­se­ña des­de có­mo ges­tio­nar un huer­to a hacer com­post.

- ¿Qué opi­nas de las em­pre­sas que ar­gu­men­tan que, cuán­ta más po­bla­ción mun­dial, más ne­ce­si­dad de cul­ti­vos trans­gé­ni­cos pa­ra ali­men­tar­la? Esa es la gran men­ti­ra tras la que se es­cu­da la gran in­dus­tria agro­quí­mi­ca pa­ra jus­ti­fi­car que se uti­li­cen pro­duc­tos quí­mi­cos, trans­gé­ni­cos, etc. Po­de­mos de­mos­trar que la hu­ma­ni­dad no ne­ce­si­ta de esa agroin­dus­tria pa­ra ali­men­tar­se. Hay cien­tí­fi­cos que ex­pli­can que es po­si­ble ali­men­tar a to­da la po­bla­ción mun­dial, aun­que si­ga cre­cien­do, sin ne­ce­si­dad de usar pro­duc­tos quí­mi­cos. A par­te, cla­ro, de to­das las con­se­cuen­cias me­dioam­bien­ta­les y so­cia­les que tie­ne el uso de es­tos pro­duc­tos.

- ¿ Cuál es la so­lu­ción, en­ton­ces, pa­ra una de­man­da cre­cien­te? El se­cre­to es­tá en re­lo­ca­li­zar las co­sas, re­lo­ca­li­zar la economía, la agri­cul­tu­ra… Al fin y al ca­bo, sa­lir de la glo­ba­li­za­ción, por­que si hui­mos de ese mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cio- ali­men­ta­rio se­rá po­si­ble que las per­so­nas se pue­dan ali­men­tar. Pe­ro pa­ra ello ha­ce fal­ta edu­ca­ción, por­que aho­ra hay mu­cho des­pil­fa­rro en la ali­men­ta­ción. Se ti­ra mu­cha co­mi­da, o a ve­ces ni si­quie­ra se lle­ga a co­se­char por­que el agri­cul­tor co­bra más di­cien­do que la co­se­cha se ha per­di­do que si la re­co­ge. En fin, que to­do es­to po­co tie­ne que ver real­men­te con las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas.

Sa­lir del des­pil­fa­rro y del con­su­mis­mo, y por tan­to ali­men­tar­se de una ma­ne­ra sa­na, es ase­qui­ble a cual­quier bol­si­llo. Es más, si­gue cre­cien­do el nú­me­ro de per­so­nas que pa­san ham­bre en el mun­do, por mu­cho que la agri­cul­tu­ra trans­gé­ni­ca afirme que lo iba a re­sol­ver. Se es­tá ti­ran­do co­mi­da y, al mis­mo tiem­po, ca­da vez hay más gen­te que pa­sa ham­bre.

Esa es la gran men­ti­ra y no­so­tros te­ne­mos nues­tra vía pa­ra­le­la en la que, co­mo hor­mi­gui­tas, va­mos si­guien­do y va­mos cre­cien­do. Qui­zás avan­za­re­mos a di­fe­ren­tes ve­lo­ci­da­des, pe­ro una co­sa es­tá cla­ra: quien em­pie­za a con­su­mir eco­ló­gi­co se que­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.