Ali­men­tos pa­ra el ce­re­bro

Cui­dar la in­te­li­gen­cia con bue­nos nu­trien­tes

Integral - - Sumario - TEX­TOS: BLAN­CA HERP, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE RO­SA GUE­RRE­RO Y REDACCIÓN

L o que co­me­mos no só­lo re­fuer­za la sa­lud cor­po­ral, tam­bién pue­de me­jo­rar el ren­di­mien­to in­te­lec­tual, fortalecer la me­mo­ria y fa­ci­li­tar la con­cen­tra­ción.

NU­TRI­CIÓN PA­RA EL OR­DE­NA­DOR

El ce­re­bro, ese or­de­na­dor in­terno que ri­ge tan­to la ac­ti­vi­dad del es­pí­ri­tu co­mo las fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas, es ca­da vez me­nos des­co­no­ci­do, aun­que se di­ga que el ser hu­mano só­lo uti­li­za un 10% de las po­si­bi­li­da­des que es­te ór­ga- no en­cie­rra. La me­di­ci­na y la die­té­ti­ca han de­mos­tra­do que exis­te un ne­xo en­tre nues­tra ali­men­ta­ción y nues­tro ren­di­mien­to in­te­lec­tual. Un ce­re­bro bien nu­tri­do desa­rro­lla mu­cho me­jor sus ca­pa­ci­da­des.

El ce­re­bro hu­mano pe­sa unos 1.500 gra­mos y cons­ta apro­xi­ma­da­men­te de 50.000 mi­llo­nes de cé­lu­las ner­vio­sas. Ca­da una de ellas es­tá en con­tac­to con otras 10.000 cé­lu­las del sis­te­ma ner­vio­so pa­ra hacer po­si­ble el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción de for­ma con­ti­nua. Pe­ro pa­ra desa­rro­llar es­ta de­li­ca­da e im­pres- cin­di­ble ac­ti­vi­dad dia­ria, el ce­re­bro pre­ci­sa de sus­tan­cias es­truc­tu­ra­les y tam­bién im­pul­so­ras. Si bien se tra­ta de un ór­gano que só­lo re­pre­sen­ta en­tre un 2-3% del pe­so cor­po­ral, es res­pon­sa­ble del con­su­mo de un 20% de la ener­gía que ex­trae­mos de los ali­men­tos.

Las prin­ci­pa­les fuen­tes de ener­gía de nues­tro ce­re­bro son los car­bohi­dra­tos, el oxí­geno y las gra­sas. Sin em­bar­go, pa­ra fun­cio­nar de ma­ne­ra óp­ti­ma, el ce­re­bro ne­ce­si­ta tam­bién aminoácidos y una equi­li­bra­da mez­cla de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos. Una ali­men­ta­ción de­fi­ci­ta­ria no só­lo com­por­ta una dis­mi­nu­ción de la me­mo­ria y tras­tor­nos de la con­cen­tra­ción, sino que tam­bién in­flu­ye en nues­tro es­ta­do emo­cio­nal. Por tan­to, en el «me­nú de pla­tos pa­ra la in­te­li­gen­cia» no de­be­rían fal­tar los ali­men­tos que ac­túan so­bre el ce­re­bro.

Al­gu­nos au­to­res nos ha­blan de una lis­ta con «ocho prin­ci­pa­les», que es­tá for­ma­da por gar­ban­zos, pi­mien­to, po­me­lo, cas­ta­ñas, la ave­na, el hi­go, la gro­se­lla y la al­men­dra.

AVE­NA

Los die­tis­tas nos re­cuer­dan que la ave­na es un ali­men­to con un gran efec­to po­si­ti­vo so­bre el ce­re­bro y que me­jo­ra la mo­ti­va­ción.

Mues­li. For­man­do par­te del mues­li de ce­rea­les, la ave­na con­tie­ne las vi­ta-

mi­nas B ne­ce­sa­rias, so­bre to­do áci­do pan­to­té­ni­co, así co­mo mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos: cal­cio, mag­ne­sio, man­ga­ne­so, zinc y hie­rro. Es­tas sus­tan­cias ac­ti­van el me­ta­bo­lis­mo, la he­ma­to­po­ye­sis, la re­ge­ne­ra­ción ósea y las fun­cio­nes del sis­te­ma ner­vio­so. La per­so­na se sien­te re­no­va­da, de buen hu­mor y ca­paz de afron­tar las si­tua­cio­nes de es­trés.

En un es­tu­dio ba­sa­do en el con­su­mo de co­pos de ave­na en­tre es­co­la­res de pri­ma­ria y alum­nos con un ren­di­mien­to ba­jo de Ale­ma­nia, se com­pro­bó un cla­ro au­men­to del ren­di­mien­to in­te­lec­tual al ca­bo de tres me­ses.

Desa­yu­nos y me­rien­das. Las sus­tan­cias que hay en la ave­na dan sus me­jo­res efec­tos por la tar­de. Es cuan­do las vi­ta­mi­nas an­ti­es­trés y el áci­do pan­to­té­ni­co ejer­cen su acción con más fuer­za so­bre el ce­re­bro.

AL­MEN­DRAS

His­tó­ri­ca­men­te se con­si­de­ra la al­men­dra co­mo uno de los sím­bo­los de la fer­ti­li­dad. Es un fru­to con un ele­va­do con­te­ni­do de nu­trien­tes.

Pue­den ser ger­mi­na­das con só­lo po­ner­las en re­mo­jo. In­cre­men­ta su con­te­ni­do en sus­tan­cias vi­ta­les y en­zi­mas.

Las al­men­dras dul­ces con­tie­nen ca­si un 20% de pro­teí­na, un 50% de gra­sas y un 10% de fi­bra, así co­mo hie­rro, cal­cio, vi­ta­mi­na B1, B2, nia­ci­na, vi­ta­mi­na C y áci­do pan­to­té­ni­co. Los ex­per­tos ase­gu­ran que 100 g de al­men­dras pro­por­cio­nan más cal­cio que 100 cc de le­che de va­ca.

El acei­te de al­men­dras amar­gas tie­ne usos te­ra­péu­ti­cos, pe­ro con­tie­ne un ve­neno (áci­do cia­ní­dri­co), por lo que de­be uti­li­zar­se só­lo por vía ex­ter­na, con pre­cau­ción, y en for­ma de ca­ta­plas­ma, con­tra las ja­que­cas, có­li­cos he­pá­ti­cos y neu­ral­gias reu­má­ti­cas.

CAS­TA­ÑAS

Si­glos atrás, la aba­de­sa Hil­de­gard von Bin­gen ya re­co­men­da­ba –«pa­ra las per­so­nas que sien­ten de­bi­li­dad en la ca­be­za por­que se les ha se­ca­do el ce­re­bro»– co­cer cas­ta­ñas en agua pa­ra hacer cre­cer el ce­re­bro y fortalecer los ner­vios.

Con­tie­nen sus­tan­cias es­pe­cí­fi­cas co­mo el áci­do ami­no­bu­tí­ri­co (Ga­ba), ami­na bió­ge­na y pre­cur­sor de los neu­ro­trans­mi­so­res ne­ce­sa­rios pa­ra las co­ne­xio­nes ner­vio­sas y el buen man­te­ni­mien­to del tono mus­cu­lar.

Ade­más de al­mi­dón y pro­teí­nas, apor­tan car­bohi­dra­tos, es­pe­cial­men­te en for­ma de azú­ca­res fá­cil­men­te so­lu­bles. Los mi­ne­ra­les que pre­do­mi­nan son el po­ta­sio y el fós­fo­ro, y las vi­ta­mi­nas del gru­po B son abun­dan­tes.

Ejer­cen un efec­to equi­li­bra­dor so­bre el sis­te­ma ner­vio­so, por eso se re­co­mien­dan es­pe­cial­men­te des­pués de una en­fer­me­dad o una ope­ra­ción, cuan­do se pa­de­ce anemia o en si­tua­cio­nes de es­trés.

Des­de el pun­to de vis­ta me­ta­bó­li­co, son de gran ayu­da en or­ga­nis­mos hi­per­aci­di­fi­ca­dos y son un buen com­ple­men­to en al­gu­nos me­nús, a con­di­ción de res­pe­tar las com­pa­ti­bi­li­da­des.

PI­MIEN­TO

Se con­si­de­ra que es­ta hor­ta­li­za me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y ali­via di­ver­sos acha­ques de la ve­jez.

An­ti­oxi­dan­tes y cap­sai­ci­na. Des­ta­ca su con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C y bio­fla­vo­noi­des, ade­más de ca­ro­teno, co­lo­ran­tes na­tu­ra­les y cap­sai­ci­na. La com­bi­na­ción ideal que se da en el pi­mien­to en­tre an­ti­oxi­dan­tes y an­to­cia­ni­na (pig­men­tos glu­có­si­dos) me­jo­ra la elas­ti­ci­dad de los va­sos ce­re­bra­les.

El pi­can­te in­flu­ye en la psi­que. El cien­tí­fi­co aus­tra­liano John Pres­cott ana­li­zó el po­de­ro­so efec­to de la cap-

sai­ci­na, una sus­tan­cia pre­sen­te en el chi­le, la pi­mien­ta ro­ja y el pi­mien­to, que es­ti­mu­la los ner­vios sen­si­bles de las mu­co­sas y au­men­ta, gra­cias a las en­dor­fi­nas, la sen­si­bi­li­dad gus­ta­ti­va, cu­ya pro­duc­ción se in­cre­men­ta. Las en­dor­fi­nas pue­den hacer que los do­lo­res se cal­men y crear una sen­sa­ción de bie­nes­tar psí­qui­co.

En­zi­mas. El pi­mien­to con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de en­zi­mas, es­ti­mu­lan­do el pro­ce­so di­ges­ti­vo. Tam­bién ejer­ce una acción de­sin­fec­tan­te en la mu­co­sa bu­cal y gás­tri­ca, y des­tru­ye los agen­tes pa­tó­ge­nos de la fer­men­ta­ción en el in­tes­tino.

HI­GOS

Hi­pó­cra­tes re­co­men­da­ba los hi­gos pa­ra com­ba­tir la des­nu­tri­ción. Los atle­tas grie­gos con­su­mían hi­gos co­mo ali­men­to bá­si­co.

Nu­tri­ti­vos. Son un ali­men­to ri­co en glú­ci­dos y de con­te­ni­do ca­ló­ri­co ele­va­do, efi­caz en mo­men­tos de gran es­trés y en las con­va­le­cen­cias. No tie­nen gran can­ti­dad de vi­ta­mi­nas o pro­teí­nas, pe­ro su va­lor nu­tri­ti­vo es im­por­tan­te, ya que pre­sen­tan to­dos los aminoácidos esen­cia­les y tam­bién con­tie­nen cal­cio, fós­fo­ro, alu­mi­nio, bo­ro, man­ga­ne­so y co­bre.

Son un ex­ce­len­te ten­tem­pié en­tre co­mi­das, ya que pro­por­cio­nan al ce­re­bro rá­pi­da­men­te los car­bohi­dra­tos que ne­ce­si­ta. Los hi­gos fres­cos son to­ni­fi­can­tes y tie­nen efec­tos re­for­zan­tes, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal­men­te.

Se­cos re­gu­lan el trán­si­to in­tes­ti­nal, por sus en­zi­mas, que im­pi­den la co­lo­ni­za­ción de gér­me­nes no­ci­vos en el in­tes­tino. Di­lu­yen las se­cre­cio­nes y mu­co­si­da­des en la bron­qui­tis.

EL PO­ME­LO

Las vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas del po­me­lo se co­no­cie­ron cuan­do se des­cu­brie­ron los bio­fla­vo­noi­des y las pec­ti­nas.

Los bio­fla­vo­noi­des re­fuer­zan la acción de la vi­ta­mi­na C so­bre las pa­re­des de los va­sos san­guí­neos, lo que re­sul­ta be­ne­fi­cio­so pa­ra la cir­cu­la­ción y pa­ra la pre­ven­ción del in­far­to de mio­car­dio y la em­bo­lia ce­re­bral.

Las pec­ti­nas y la fi­bra re­du­cen el ni­vel de co­les­te­rol en san­gre.

Pro­vo­ca una subida de áni­mo, igual que la ma­yo­ría de fru­tas de co­lor anaran­ja­do, por lo que se re­co­mien­da to­mar­lo por las ma­ña­nas. Su ju­go­sa car­ne con­tie­ne sus­tan­cias amar­gan­tes de gran va­lor vi­ta­mí­ni­co, que son muy be­ne­fi­cio­sas pa­ra el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, el hí­ga­do y el in­tes­tino.

Es ri­co en áci­do cí­tri­co, por lo que igual que el li­món, ejer­ce un efec­to an­ti­sép­ti­co so­bre las vías di­ges­ti­vas y uri­na­rias.

Las pe­pi­tas de po­me­lo con­tie­nen prin­ci­pios que ac­túan con­tra unas 800 fa­mi­lias de bac­te­rias, la ma­yo­ría

pre­cur­so­ras de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con res­fria­dos. El con­su­mo dia­rio de una o dos pie­zas de po­me­lo es su­fi­cien­te pa­ra con­se­guir un efec­to pro­tec­tor.

GROSELLERO NE­GRO

Las gro­se­llas ne­gras son ex­ce­len­tes por­ta­do­ras de vi­ta­mi­na C (160-200 mg por 100 gra­mos).

Con­tie­nen otras sus­tan­cias de efec­to se­me­jan­te al de la vi­ta­mi­na C, co­mo ci­tri­na ( vi­ta­mi­na P), ru­ti­na y vi­ta­mi­na] (oC,), a las que se atri­bu­ye una acción de im­per­mea­bi­li­za­ción de los va­sos san­guí­neos, an­ti­in­fec­cio­sa y lim­pia­do­ra de los de­pó­si­tos de ate­ro­ma que cau­san la ar­te­rios­cle­ro­sis.

Apor­tan car­ga elec­tro­mag­né­ti­ca a múscu­los y ner­vios. Es­to es de­bi­do a su alto con­te­ni­do en po­ta­sio y ba­jo en so­dio, lo que fa­vo­re­ce la ac­ti­vi­dad ce­re­bral.

Su con­te­ni­do en ta­ni­nos y sus­tan­cias co­lo­ran­tes ofre­ce, al igual que los arán­da­nos, una pro­tec­ción an­ti­oxi­dan­te ex­ce­len­te con­tra los gér­me­nes no­ci­vos, so­bre to­do en el in­tes­tino; y re­fuer­za la ca­pa­ci­dad vi­sual.

Sir­ven pa­ra des­in­to­xi­car y re­ge­ne­rar las cé­lu­las y te­ji­dos cor­po­ra­les, y re­sul­tan de gran ayu­da pa­ra man­te­ner o me­jo­rar la elas­ti­ci­dad de los va­sos san­guí­neos.

Tan­to el ta­nino co­mo la an­to­cia­ni­na (co­lo­ran te na­tu­ral) son sus­tan­cias te­ra­péu­ti­cas de gran efec­ti­vi­dad pa­ra com­ba­tir la dia­rrea. Las ho­jas con­tie­nen acei­te esen­cial.

EL GAR­BAN­ZO

Los gar­ban­zos cons­ti­tu­yen un pla­to ener­gé­ti­co muy nu­tri­ti­vo por su ele­va­do con­te­ni­do en pro­teí­nas, hidratos de car­bono, gra­sas y mi­ne­ra­les.

Pro­por­cio­nan un buen es­ta­do de áni­mo, por el áci­do pan­to­té­ni­co. Es­te áci­do se ocu­pa de la des­in­to­xi­ca­ción de sus­tan­cias ex­tra­ñas en el or­ga­nis­mo e in­ter­vie­ne en el me­ta­bo­lis­mo de pro­teí­nas y gra­sas; ade­más po­ten­cia la vi­ta­li­dad.

Con­tie­ne vi­ta­mi­nas: B1, B6, y áci­do fó­li­co, ele­men­tos nu­tri­ti­vos que ac­túan so­bre el ce­re­bro y el sis­te­ma ner­vio­so en ge­ne­ral.

Su alto con­te­ni­do en hie­rro, fi­bra, car­bohi­dra­tos com­ple­jos y aminoácidos bio­ló­gi­ca­men­te ri­cos ha­cen de es­ta le­gum­bre un ali­men­to bá­si­co en to­do el mun­do.

La com­bi­na­ción de le­gum­bres y ce­rea­les for­ma pro­teí­nas com­ple­tas de alto va­lor bio­ló­gi­co.

Por su ri­que­za en hie­rro es apro­pia­do en ca­sos de anemia o en si­tua­cio­nes de can­san­cio. Su efec­to equi­li­bra­dor in­ci­de po­si­ti­va­men­te so­bre el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, apor­tan­do una ma­yor re­sis­ten­cia fren­te al es­trés. Su efec­to es­ti­mu­lan­te ayu­da a au­men­tar el ren­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.