El ba­zo y la com­pa­sión

Ge­ne­rar com­pa­sión tie­ne que ver con un ba­zo en equi­li­brio

Integral - - Sumario - TEX­TOS: PATRICIA RES­TRE­PO

La ma­cro­bió­ti­ca ba­sa­da en la pers­pec­ti­va yin y yang nos per­mi­te un dis­cer­ni­mien­to lú­ci­do con res­pec­to a los fe­nó­me­nos cam­bian­tes de nues­tro me­dio am­bien­te, uti­li­za la teo­ría de las cin­co trans­for­ma­cio­nes de la ener­gía apli­ca­ble a to­dos los as­pec­tos de nues­tra vi­da, con­si­de­ran­do así la es­ta­ción en la que cre­cen las plan­tas, la at­mós­fe­ra lo­cal, las ne­ce­si­da­des per­so­na­les úni­cas, crean­do a la ho­ra de nu­trir­nos un di­na­mis­mo y un sis­te­ma de com­pren­sión que pue­de usar­se tan­to si es­ta­mos sa­nos, en­fer­mos o con­va­le­cien­tes.

TRANS­FOR­MA­CIÓN TIE­RRA

Se­gún es­te sis­te­ma mi­le­na­rio, el ba­zo per­te­ne­ce a la trans­for­ma­ción tie­rra jun­to al es­tó­ma­go pán­creas.

La trans­for­ma­ción tie­rra es la fa­se in­ter­me­dia en­tre la má­xi­ma ex­pan­sión del ve­rano y el ini­cio de la fa­se más con­trac­ti­va del oto­ño.

Es el mo­men­to en el que el ai­re ha­ce un gi­ro y em­pie­za a do­mi­nar el yin so­bre el yang, mien­tras el ai­re era yang en el ve­rano, la ve­ge­ta­ción y plan­tas que pro­por­cio­na­ba la tie­rra eran yin, (con la cua­li­dad de en­friar) cre­cien­do en la par­te al­ta de los ár­bo­les, tre­pan­do en plan­ta­cio­nes as­cen­den­tes, ex­pan­si­vos, acuo­sos, re­fres­can­tes, fru­ga­les. Cuan­do el ai­re co­mien­za a gi­rar­se ha­cia el yin del pró­xi­mo oto­ño, es de­cir, un ai­re más frío, los fru­tos y ve­ge­ta­ción de la tie­rra, ten­drán me­nos con­te­ni­do en agua, se­rán mas com­pac­tos y dul­ces, cre­ce­rán más a ras de tie­rra, con una ten­den­cia cen­tra­da ca­mino del yang pa­ra equi­li­brar el frío ve­ni­de­ro (con la cua­li­dad de ca­len­tar).

Si echa­mos un vis­ta­zo a la huer­ta en es­ta épo­ca del año, nos fas­ci­na­mos con la plé­to­ra de ca­la­ba­zas, ce­bo­llas, man­za­nas, co­les, mem­bri­llos, in­clu­so los fru­tos co­mo las gra­na­das tie­nen me­nos con­te­ni­do en agua.

En es­ta épo­ca la na­tu­ra­le­za es dul­ce, es­tá sua­ve y cal­ma­da, es el mo­men­to más ade­cua­do pa­ra me­jo­rar las fun­cio- nes di­ges­ti­vas, pa­ra po­ten­ciar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, y cui­dar es­pe­cial­men­te del ba­zo.

EL BA­ZO

Es un ór­gano si­tua­do en la par­te más ele­va­da de la ca­vi­dad ab­do­mi­nal (hi­po­con­drio iz­quier­do). Tie­ne una for­ma apro­xi­ma­da­men­te trian­gu­lar, del ta­ma­ño de un pu­ño, con una ca­ra la­te­ral con­ve­xa en con­tac­to con la su­per­fi­cie in­fe­rior del dia­frag­ma, y una me­dia di­vi­di­da por una cres­ta ver­ti­cal en una mi­tad an­te­rior, ado­sa­da al es­tó­ma­go, y una mi­tad pos­te­rior, apli­ca­da so­bre el ri­ñón iz­quier­do. Es un ór­gano es­pon­jo­so, blan­do y ro­ji­zo.

Es­te pre­cio­so ór­gano es en mu­chas oca­sio­nes ig­no­ra­do o sub­va­lo­ra­do en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal; es cu­rio­so que en la me­di­ci­na orien­tal el ba­zo se com­pa­ra con el mi­nis­tro de agri­cul­tu­ra, que tam­bién es el gran des­co­no­ci­do en la so­cie­dad ac­tual, aun­que en la reali­dad es el en­car­ga­do del sus­ten­to, el ali­men­to y la par­te esen­cial de las so­cie­da­des. Asi­mis­mo, en el cuer­po es el en­car­ga­do de ab­sor­ber la esen­cia y con­ver­tir­la en san­gre.

FUN­CIO­NES DEL BA­ZO

So­bre las fun­cio­nes del ba­zo hu­bo mu­cha in­cer­ti­dum­bre, de he­cho es un ór­gano que se ex­tir­pa sin mu­cho re­pa­ro, da­do que po­de­mos vi­vir sin él.

Aun­que el sis­te­ma lin­fá­ti­co no po­see un ór­gano cen­tral pa­ra bom­bear sus flui­dos, es el ba­zo el ór­gano prin­ci­pal del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

Es el res­pon­sa­ble de la for­ma­ción de lin­fo­ci­tos (gló­bu­los blan­cos) a ni­vel de los cor­púscu­los de Mal­pig­hi, que pro­te­gen con­tra las in­fec­cio­nes.

Tie­ne una acción de for­ma­ción de eri­tro­ci­tos úni­ca­men­te en el ba­zo del fe­to, pró­xi­mo a na­cer. Es­ta fun­ción se res­tau­ra en la vi­da adul­ta en ca­so de anemia. Es de­cir, el ba­zo al­ma­ce­na san­gre y mi­ne­ra­les es­pe­cial­men­te hie­rro y con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de bi­lis.

Tie­ne la fun­ción de des­truc­ción de los eri­tro­ci­tos de la san­gre cuan­do han lle­ga­do a la ve­jez, por eso al ba­zo se le con­si­de­ra el ce­men­te­rio de los gló­bu­los ro­jos, es una re­ser­va san­guí­nea en re­la­ción con la ma­sa cir­cu­lan­te de la san­gre, de es­ta for­ma cuan­do se pre­sen­ta una he­mo­rra­gia se uti­li­zan sus re­ser­vas.

Rea­li­za una fun­ción de fil­tro, res­pec­to a to­xi­nas y mi­cro­bios que cir­cu­lan por la san­gre. Po­see una fun­ción me­ta­bó­li­ca en re­la­ción con el me­ta­bo­lis­mo del hie­rro.

BA­ZO Y EQUI­LI­BRIO

Ener­gé­ti­ca­men­te un ba­zo sa­lu­da­ble, es­tá aso­cia­do el con equi­li­brio, sim­pa­tía, en­ten­di­mien­to y com­pa­sión, con el in­te­lec­to, con el as­cen­so del « Ki » (Chi).

Un ba­zo sa­lu­da­ble, con­tri­bu­ye al ca­lor, vi­ta­li­dad, re­sis­ten­cia fí­si­ca y re­sis­ten­cia na­tu­ral a las en­fer­me­da­des, a una for­ma­ción ade­cua­da de las cé­lu­las, te­ji­dos y ór­ga­nos. Go­bier­na los múscu­los, la bo­ca, y par­te de las fun­cio­nes se­xua­les en la mu­jer.

Si el ba­zo es­tá en equi­li­brio desa­rro­lla­mos com­pa­sión, sim­pa­tía, en­ten­di­mien­to. Por el con­tra­rio, si es­tá en des­equi­li­brio, en el as­pec­to fí­si­co ten­dre­mos la ten­den­cia a su­frir pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios y lin­fá­ti­cos, es­pe­cial­men­te una pér­di­da de la in­mu­ni­dad na­tu­ral y sus­cep­ti­bi­li­dad a con­traer in­fec­cio­nes. En el as­pec­to emo­cio­nal, crea per­so­nas víc­ti­mas y már­ti­res, es­cép­ti­cas, en­vi­dio­sas y ce­lo­sas.

CÓ­MO CUI­DAR­LO

El sa­bor que nu­tre las fun­cio­nes del ba­zo es el dul­ce, el dul­ce na­tu­ral de los ce­rea­les in­te­gra­les en grano, de los que el mi­jo es el más in­di­ca­do, el dul­ce de las ca­la­ba­zas, ce­bo­llas, cru­cí­fe­ras y za­naho­rias, el dul­ce de las al­gas ara­me, ade­más de la in­ges­ta de gar­ban­zos, azu­kis co­ci­na­dos con calabaza, y en ge­ne­ral le­gum­bres co­ci­na­das con ver­du­ras dul­ces.

En la co­ci­na he­mos de en­con­trar el pun­to de equi­li­brio y la in­ter­ac­ción con otros sa­bo­res y ali­men­tos, por­que, aun­que es ver­dad que el sa­bor dul­ce lo to­ni­fi­ca, un ex­ce­so pue­de per­ju­di­car­lo muy se­ria­men­te. Y aquí he­mos de di­fe­ren­ciar con cla­ri­dad lo que es dul­ce na­tu­ral, que se en­cuen­tra en las ve­ge­ta­les na­tu­ral­men­te y se con­cen­tra en las coc­cio­nes y re­duc­cio­nes, al sa­bor dul­ce ar­ti­fi­cial o pro­ve­nien­te de edul­co­ran­tes y azú­ca­res sim­ples.

Así pues, una co­ci­na in­tui­ti­va, cons­cien­te y con sen­ti­do co­mún, bus­ca­rá ca­len­tar, y con­cen­trar, pa­ra de­jar atrás en el ve­rano, los li­cua­dos, zu­mos, ex­ce­so de en­sa­la­das cru­das y to­do lo que « en­fríe » , sus­ti­tu­yén­do­los por coc­cio­nes más ade­cua­das pa­ra cui­dar en ge­ne­ral de los ór­ga­nos de la trans­for­ma­ción tie­rra y en con­cre­to al ba­zo, co­mo ver­du­ras ti­po nis­hi­me, es­to­fa­dos lar­gos, va­por, y to­das las coc­cio­nes que es­ta­bi­li­cen el sa­bor dul­ce na­tu­ral.

Se­gún la ma­cro­bió­ti­ca, pa­ra nu­trir y re­pa­rar el ba­zo con­vie­ne mo­de­rar la co­mi­da cru­da, es­pe­cial­men­te en épo­cas frías. Es el ór­gano de má­xi­mo yin, y no le fa­vo­re­ce el frío. Ne­ce­si­ta el yang pa­ra desa­rro­llar su tra­ba­jo.

El ex­ce­so de lí­qui­dos, es­pe­cial­men­te los lí­qui­dos vis­co­sos de­te­rio­ran la ener­gía del ba­zo, co­mo be­bi­das ve­ge­ta­les o be­bi­das a ba­se de fru­tos se­cos.

El cli­ma hú­me­do in­hi­be el yang, ya que el yang es una ener­gía ca­lien­te, li­ge­ra y ac­ti­va y la hu­me­dad; que es jus­ta­men­te lo opues­to a ese ca­rác­ter. Si se vi­ve en un lu­gar hú­me­do, co­mo en una is­la o una ciu­dad cos­te­ra, hay que com­pen­sar­lo con una co­mi­da ade­cua­da y há­bi­tos cons­cien­tes.

FRIC­CIÓN COR­PO­RAL

Man­te­ner el es­pí­ri­tu alto y cul­ti­var un buen es­ta­do aními­co es im­por­tan­te puesto que la preo­cu­pa­ción y pen­sar demasiado des­gas­ta enor­me­men­te al ba­zo sin pro­du­cir na­da a cam­bio, ex­cep­to de­bi­li­dad y blo­queo del Ki. Una bue­na te­ra­pia es can­tar –o can­tu­rrear– can­cio­nes ale­gres ca­da día. Fro­tar el

cuer­po es otra de las re­co­men­da­cio­nes in­sis­ten­tes que ha­go en con­sul­ta, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de pro­ble­mas lin­fá­ti­cos, pues por me­dio de la fric­ción (o «frie­ga») cor­po­ral se ac­ti­va el dre­na­je cir­cu­la­to­rio y lin­fá­ti­co que no po­see bom­ba pro­pia pa­ra ha­cer­lo.

La frie­ga cor­po­ral es una prác­ti­ca sen­ci­lla y muy efi­caz, aun­que en otros ar­tícu­los de es­ta re­vis­ta y en otras pu­bli­ca­cio­nes os la he en­se­ña­do, es- toy se­gu­ra que re­cor­dar­la vie­ne bien y qui­zás hoy te de­ci­das a po­ner­la en prác­ti­ca.

Pa­ra em­pe­zar, re­co­ge agua en una pa­lan­ga­na, agua muy ca­lien­te o si pre­fie­res de­ja co­rrer agua ca­lien­te del gri­fo. Si ade­más quie­res es­ti­mu­lar la pér­di­da de gra­sa o ayu­dar a di­na­mi­zar, o pa­ra el jet lack, aña­de un po­co de zu­mo de jen­gi­bre al agua.

Mo­ja la toa­lla en el agua ca­lien­te, es­cú­rre­la muy bien de ma­ne­ra que es­té ca­lien­te y hú­me­da sin go­tear, fro­ta ca­da zo­na del cuer­po, pue­des ha­cer­lo de los pies al cue­llo o del cue­llo a los pies, de­pen­dien­do de tu pro­pó­si­to.

Lo na­tu­ral es que la piel se pon­ga ro­ja por­que se es­tán mo­vi­li­zan­do to­xi­nas y gra­sas, cuan­do la piel per­ma­ne­ce blan­ca in­di­ca que hay de­pó­si­tos es­tan­ca­dos, pe­ro per­sis­te por­que con es­ta prác­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.