Go­ri­las en apu­ros

En­tre la pro­tec­ción y el tu­ris­mo

Integral - - Sumario - TEX­TOS: LAU­RA TORRES, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE SER­GI RA­MIS, TE­RE­SA GUE­RRE­RO Y « GORILLA DOCTORS » ( www. g o r i l l a d o c t o r s. o rg )

La po­bla­ción de go­ri­las de mon­ta­ña de los vol­ca­nes Vi­run­ga ha ido au­men­ta­do su nú­me­ro en los úl­ti­mos años, a pe­sar de las múl­ti­ples ame­na­zas que día a día les ace­chan. Los ca­za­do­res fur­ti­vos, la de­fo­res­ta­ción y la ame­na­za de ex­plo­ta­ción de re­cur­sos de la zo­na –co­mo en el ca­so de la pe­tro­le­ra So­ca– son sus prin­ci­pa­les enemi­gos has­ta el mo­men­to, a los que han ve­ni­do a unir­se aho­ra las en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por los hu­ma­nos.

El éxi­to de la película «Go­ri­las en la nie­bla» se con­vir­tió en un ar­ma de do- ble fi­lo. Jun­to al cre­cien­te nú­me­ro de per­so­nas sen­si­bi­li­za­das por su pro­tec­ción apa­re­ce un no­ta­ble ase­dio de los úl­ti­mos gru­pos de go­ri­las por par­te de los tu­ris­tas.

SU­PER­VI­VIEN­TES

La po­bla­ción to­tal de go­ri­las de mon­ta­ña es in­fe­rior a los mil ejem­pla­res. Vi­ven de for­ma sal­va­je en Áfri­ca, en dos zo­nas, los vol­ca­nes Vi­run­ga (480 go­ri­las) y en el Par­que Na­cio­nal Im­pe­ne­tra­ble de Bwin­di, en Ugan­da (unos 400 go­ri­las). Al­go más de la mi­tad es­tán acos­tum­bra­dos a los tu­ris­tas, lo que los con­vier­te a ve­ces en pre­sas fá­ci­les, al no te­mer la pro­xi­mi­dad del hom­bre.

La zo­na mon­ta­ño­sa de Vi­run­ga es una ca­de­na de vol­ca­nes si­tua­da Áfri­ca Orien­tal, a lo lar­go del bor­de sep­ten­trio­nal de Ruan­da, la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y Ugan­da. El mon­te más alto es el Ka­ri­sim­bi (4507 m).

Co­mo es­pe­cie en pe­li­gro, to­das las or­ga­ni­za­cio­nes ani­ma­lis­tas y eco­lo­gis­tas se­ña­lan la gra­ve si­tua­ción de las cua­tro es­pe­cies de go­ri­la de mon­ta­ña que que­dan, de­bi­do a la ca­za, la pér­di­da de su há­bi­tat, gue­rras y en­fer­me­da­des hu­ma­nas ( vi­rus del sa­ram­pión, pe). El Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Ka­ri­so­ke, fun­da­do pre­ci­sa­men­te por Dian Fos­sey pa­ra la ob­ser­va­ción de los go­ri­las en su es­ta­do na­tu­ral, se si­túa en­tre los mon­tes Ka­ri­sim­bi y Vi­so­ke.

La dis­cre­ta ten­den­cia al cre­ci­mien­to con­ti­nua­do de la po­bla­ción de go­ri­las de mon­ta­ña, mues­tra los es­fuer­zos coor­di­na­dos en­tre las au­to­ri­da­des de con­ser­va­ción ugan­de­sas, las au­to­ri­da­des de par­ques de Ruan­da, de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y las ONG, a pe­sar de la per­ma­nen­te fal­ta de se­gu­ri­dad de la re­gión.

Los go­ri­las de mon­ta­ña son el prin­ci­pal atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de Con­go, Ruan­da y Ugan­da, que in­gre­san anual­men­te unos cin­co mi­llo­nes de eu­ros. Con la de­cla­ra­ción de los Par­ques Na­cio­na­les de los Vol­ca­nes, Vi­run­ga y el San­tua-

rio de Ki­ge­zi, prác­ti­ca­men­te han des­apa­re­ci­do las fron­te­ras en­tre los tres es­ta­dos. De es­ta ma­ne­ra, el «Pro­yec­to Go­ri­las de Mon­ta­ña» in­ten­ta pro­te­ger le­gal­men­te a es­ta es­pe­cie.

EL MA­YOR PRIMATE DEL PLA­NE­TA ES UNA DE LAS ES­PE­CIES MÁS AME­NA­ZA­DAS

El éxi­to de la película nor­te­ame­ri­ca­na «Go­ri­las en la nie­bla» pro­du­jo un alu­vión de pe­ti­cio­nes en las agen­cias de via­jes pa­ra vi­si­tar el há­bi­tat de los úl­ti­mos go­ri­las de la mon­ta­ña que so­bre­vi­ven en Áfri­ca cen­tral. La película ha te­ni­do un pa­pel im­por­tan­te en la con­cien­cia­ción so­bre la ne­ce­si­dad de pro­te­ger es­tos gran­des pri­ma­tes. Ade­más, quie­nes ob­ser­ven du­ran­te unas ho­ras los mo­vi­mien­tos de los go­ri­las, se con­ver­ti­rán de in­me­dia­to en va­le­do­res de la cau­sa pro­tec­cio­nis­ta.

Las agen­cias de via­jes oc­ci­den­ta­les or­ga­ni­zan ex­cur­sio­nes al in­te­rior de la sel­va pa­ra ob­ser­var a los go­ri­las. Has­ta ha­ce po­co es­ta ac­ti­vi­dad evo­lu­cio­na­ba de ma­ne­ra con­tro­la­da, pu­dién­do­se ac­ce­der a los par­ques só­lo a tra­vés de los cen­tros de re­cep­ción ins­ta­la­dos en la en­tra­da de ca­da uno de ellos. Allí, los tu­ris­tas re­ci­ben ins­truc­cio­nes so­bre có­mo de­ben com­por­tar­se en la sel­va y an­te los go­ri­las.

Pe­ro la fie­bre eco­nó­mi­ca lle­ga a la zo­na y se bus­ca un au­men­to de go­ri­las… por ra­zo­nes tu­rís­ti­cas. De los 30 gru­pos de go­ri­las ha­bi­tan­tes de Bwin­di, cin­co ( un to­tal de 76 in­di­vi­duos) es­tán ha­bi­tua­dos a los hu­ma­nos. La Au­to­ri­dad de Con­ser­va­ción de Ugan­da pla­nea ha­bi­tuar dos gru­pos más pa­ra es­ti­mu­lar el tu­ris­mo.

TU­RIS­TAS

To­dos los gru­pos, que de­ben es­tar for­ma­dos por un má­xi­mo de seis per­so­nas, son acom­pa­ña­dos por pis­te­ros ex­pe­ri­men­ta­dos, per­so­nas que se desen­vuel­ven con fa­ci­li­dad en el bos­que y sa­ben se­guir el ras­tro de los go­ri­las. Ade­más, un ran­ger ar­ma­do se une a la ex­pe­di­ción por si hu­bie­ra com­pli­ca­cio­nes y pa­ra ga­ran­ti­zar que se res­pe­tan las nor­mas es­ta­ble­ci­das.

El avis­ta­mien­to de los go­ri­las pue­de re­sul­tar pe­no­so pa­ra quien no es­té acos­tum­bra­do a mo­ver­se por un bos­que en­ma­ra­ña­do, de­pen­dien­do de la suer­te: a ve­ces se in­vier­ten só­lo dos ho­ras de ca­mi­na­ta y otras to­da la jor­na­da. En oca­sio­nes se re­gre­sa sin nin­gún re­sul­ta­do.

Los go­ri­las son ani­ma­les de 1,80 me­tros, 200 ki­los de pe­so y que se en­cuen­tran en­tre los más fuer­tes del mun­do, pe­ro la po­bla­ción de go­ri­las de mon­ta­ña ha su­fri­do en los úl­ti­mos vein­ti­cin­co años ata­ques sis­te­má­ti­cos que po­nen en pe­li­gro su su­per­vi­ven­cia.

DE­FO­RES­TA­CIÓN Y CUL­TI­VOS

Una de es­tas agre­sio­nes ra­di­ca en la des­truc­ción de la sel­va, su há­bi­tat na­tu­ral. A pe­sar de la pro­cla­ma­ción de es­pa­cios pro­te­gi­dos, los bos­ques de las mon­ta­ñas Vi­run­ga se es­tán ta­lan­do pa­ra ins­ta­lar cam­pos de cul­ti­vo.

El pe­li­tre y el té es­tán re­em­pla­zan­do a la sel­va vir­gen. Los go­bier­nos atien­den así las de­man­das de una po­bla­ción ham­brien­ta y que se re­pro­du­ce a gran ve­lo­ci­dad. Ruan­da, por ejem­plo, es el país más pe­que­ño de Áfri­ca y, sin em­bar­go, el más den­sa­men­te po­bla­do, con más de 600 ha­bi­tan­tes por km2 en al­gu­nas re­gio­nes. Es­ta des­truc­ción de la sel­va obli­ga a los go­ri­las a con-

cen­trar­se en un te­rri­to­rio ca­da vez más pe­que­ño.

Por otro la­do, aun­que con una ac­ti­vi­dad mu­cho me­nor que años atrás, por el ma­yor cui­da­do que po­nen las au­to­ri­da­des en la guar­de­ría forestal, los ca­za­do­res fur­ti­vos si­guen ha­cien­do es­tra­gos. Los na­ti­vos de la zo­na ma­tan a los go­ri­las con dos fi­na­li­da­des: ven­der co­mo sou­ve­nir a los blan­cos las ma­nos y las ca­be­zas, con­ve­nien­te­men­te di­se­ca­das, y prac­ti­car el su­mu, un ti­po de ma­gia ne­gra que uti­li­za las ore­jas, len­gua, de­dos y tes­tícu­los del ani­mal pa­ra pre­pa­rar un bre­ba­je que, se­gún los na­ti­vos, otor­ga a quien lo be­be la fuer­za y vi­ri­li­dad de los gran­des pri­ma­tes.

La ca­za de be­bés-go­ri­la pa­ra las co­lec­cio­nes de los par­ques zoo­ló­gi­cos de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca es­tá des­apa­re­cien­do, gra­cias a una pro­gre­si­va con­cien­cia­ción y a que los go­ri­las de mon­ta­ña no so­bre­vi­ven en cau­ti­vi­dad. Es­ta ca­za iba más allá del ejem­plar ca­za­do, ya que to­dos los ma­chos del gru­po y a ve­ces al­gu­nas de las hem­bras per­dían la vi­da de­fen­dien­do al pe­que­ño, de­ge­ne­ran­do en au­tén­ti­cas ma­tan­zas. Ade­más, los su­per­vi­vien­tes en­con­tra­ban gran­des pro­ble­mas pa­ra in­te­grar­se en nue­vas fa­mi­lias, de­bi­do al sis­te­ma de cla­nes ce­rra­dos que im­pe­ra en la or­ga­ni­za­ción so­cial de los go­ri­las de mon­ta­ña.

UN JE­FE AU­TO­RI­TA­RIO

Los go­ri­las be­rin­ger se agru­pan en nú­cleos de nú­me­ro va­ria­ble que tie­nen co­mo eje a un ma­cho do­mi­nan­te, un ‘es­pal­da pla­tea­da’ (los adul­tos re­ci­ben es­te nom­bre por­que su lo­mo se vuel­ve blan­co al al­can­zar la ma­du­rez). El res­to de la fa­mi­lia lo com­po­nen otros ma­chos, que ra­ra­men­te dis­cu­ten la je­fa­tu­ra por sus es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de éxi­to, una cohor­te de hem­bras y las co­rres­pon­dien­tes crías.

En la jor­na­da dia­ria de un gru­po de go­ri­las hay tres ac­ti­vi­da­des fun­da­men­ta­les: la co­mi­da, la sies­ta y la con­fec­ción del le­cho pa­ra dor­mir. Su ali­men­ta­ción es ca­si ex­clu­si­va­men­te ve­ge­ta­ria­na y fru­gí­vo­ra, es de­cir, sus ali­men­tos fa­vo­ri­tos son las fru­tas del bos­que, las or­ti­gas y los car­dos, aun­que tie­nen es­pe­cial pre­di­lec­ción por los ta­llos de bam­bú cuan­do son tier­nos. Sin em­bar­go, muy es­po­rá­di­ca­men­te co­men al­gún in­sec­to o las lar­vas que en­cuen­tran en las ho­jas.

Los gru­pos de go­ri­las no tie­nen in­con­ve­nien­te en re­co­rrer va­rios ki­ló­me­tros dia­rios en bus­ca de sus ali­men­tos pre­fe­ri­dos. Tras la co­mi­da, la sies­ta es obli­ga­da y co­mien­za en el mo­men­to se­ña­la­do por el lí­der. Ha­bi­tual­men­te se arre­mo­li­nan va­rios ejem­pla­res jun­tos en un lu­gar en el que pe­ne­tre la luz del sol. La con­fec­ción del le­cho es dia­ria, per­so­nal y per­fec­cio­nis­ta, ex­cep­to pa­ra las crías, que duer­men con sus ma­dres. Al atar­de­cer, ca­da ejem­plar cons­tru­ye su pro­pia ca­ma, he­cha de un en­tra­ma­do de ra­mas y un re­lleno de ho­jas. Ja­más duer­men dos ve­ces en un mis­mo ni­do. Co­mo las jor­na­das en las zo­nas cer­ca­nas al Ecua­dor tie­nen do­ce ho­ras so­la­res, se pue­de afir­mar que los go­ri­las de mon­ta­ña pa­san más de la mi­tad de sus vi­das en es­tos le­chos.

Du­ran­te el día, los go­ri­las de­di­can una par­te de su tiem­po a lim­piar­se en­tre ellos. En len­gua­je cien­tí­fi­co in­ter­na­cio­nal es­ta ac­ti­vi­dad se co­no­ce co­mo groo­ming y con­sis­te en ras­car­se y hur­gar­se en­tre el pe­lo, pa­ra man­te­ner­lo lim­pio de pa­rá­si­tos y su­cie­dad.

Su or­ga­ni­za­ción so­cial es­tá muy mar­ca­da: las hem­bras lim­pian a sus

pe­que­ños y és­tos, a su vez, a sus ma­dres. Por lo que res­pec­ta a los ma­chos adul­tos, el es­pal­da pla­tea­da es­co­ge qué hem­bra o hem­bras ten­drán el pri­vi­le­gio de ras­car­le a él.

Las go­ri­las que ac­ce­den a es­te puesto os­ten­ta­rán un ran­go de fa­vo­ri­tas y su­pe­rio­res en el gru­po res­pec­to a las otras, aun­que cuan­do caen en des­gra­cia y son re­le­va­das de sus fun­cio­nes lo pa­san mal, su­frien­do in­clu­so el os­tra­cis­mo de to­da la fa­mi­lia. El res­to de ma­chos de­be­rán con­for­mar­se con las hem­bras res­tan­tes.

PADRAZOS Y MADRAZAS

En el cur­so de su vi­da ca­da hem­bra da a luz a cua­tro o cin­co des­cen­dien­tes. En­tre dos par­tos pue­den pa­sar pe­río­dos de cua­tro años en los que las go­ri­las no son fér­ti­les.

Has­ta la edad de cua­tro me­ses las crías son siem­pre trans­por­ta­das por sus ma­dres. A par­tir de ese mo­men­to, los jó­ve­nes co­mien­zan a ca­mi­nar so­los du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos al día, e in­clu­so a re­la­cio­nar­se con miem­bros de su mis­ma edad. És­ta es la úni­ca épo­ca en la que el gran es­pal­da pla­tea­da to­le­ra­rá que su hi­jo le ha­ga en­fa­dar y le dé ti­ro­nes de pe­lo. Cuan­do sea ma­yor se li­bra­rá de sus im­per­ti­nen­cias con un ma­no­ta­zo o, sim­ple­men­te, con un gru­ñi­do ame­na­za­dor.

Los jó­ve­nes go­ri­las ma­man has­ta los tres años y se han ob­ser­va­do ca­sos de crías que se re­sis­ten a aban­do­nar la le­che ma­ter­na co­mo sus­ten­to, to­mán­do­la has­ta los cua­tro años y me­dio.

AU­MEN­TO DE EJEM­PLA­RES

A pe­sar de vi­vir en un me­dio na­tu­ral de por sí hos­til, en una or­ga­ni­za­ción so­cial que no da res­pi­ro a los dé­bi­les y ro­dea­do por una ·es­pe­cie, la hu­ma­na, que les aco­sa des­de múl­ti­ples fren­tes, la po­bla­ción de los go­ri­las de mon­ta­ña ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos años.

En 1981, aún en vi­da de Dian Fos­sey, la bió­lo­ga que se con­sa­gró a la pro­tec­ción de los go­ri­las, se reali­zó el pri­mer cen­so mo­derno de es­tos pri­ma­tes. En­ton­ces se con­ta­bi­li­za­ron 239 ejem­pla­res. En 1986 el nú­me­ro ha­bía as­cen­di­do a 280, un avan­ce es­pec­ta­cu­lar. Es­to sig­ni­fi­ca que, pe­se a las agre­sio­nes, las es­ca­sas me­di­das pro­tec­cio­nis­tas adop­ta­das por los go­bier­nos de Ruan­da, Ugan­da y Con­go, y la con­ti­nua vi­gi­lan­cia de los cien­tí­fi­cos sur­ten cier­to efec­to.

Sin em­bar­go, el di­rec­tor del Pro­yec­to Go­ri­las de Mon­ta­ña, Craig Sho­lle, in­for­mó que al me­nos seis go­ri­las mu­rie­ron afec­ta­dos por el vi­rus del sa­ram­pión. Es­ta en­fer­me­dad no es pro­pia de es­tos pri­ma­tes, por lo que só­lo ha po­di­do con­ta­giar­se del hom­bre. Los ca­za­do­res fur­ti­vos, los tu­ris­tas, los guías, los sol­da­dos que pa­tru­llan los par­ques y los na­ti­vos de la zo­na son los se­res hu­ma­nos que man­tie­nen un con­tac­to di­rec­to y fre­cuen­te con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.