La be­lle­za del no

Las per­so­nas que he­mos te­ni­do mie­do a de­cir no sa­be­mos lo di­fí­cil que pue­de lle­gar a re­sul­tar ex­pre­sar una pa­la­bra tan sen­ci­lla.

Integral - - Sumario - TEX­TOS: ELVIRA LÓ­PEZ DEL PRA­DO, LI­FE COACH

En nues­tra edu­ca­ción oc­ci­den­tal es más acep­ta­do el SI que el NO. Ya de ni­ños re­ci­bir un no por res­pues­ta a nues­tras de­man­das, no es bien aco­gi­do por lo ge­ne­ral. Así pues, es tan im­por­tan­te apren­der a re­ci­bir­lo co­mo a dar­lo. Nues­tra re­la­ción con la ne­ga­ción es al­go que va­mos des­en­re­dan­do con las eta­pas del desa­rro­llo, y es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­do al res­pe­to, a la em­pa­tía y a la com­pa­sión, pro­pias y aje­nas. Las per­so­nas que de­sa­rro­llan una bue­na re­la­ción con la ne­ga­ción, ad­quie­ren aser­ti­vi­dad, la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­se de for­ma equi­li­bra­da y sos­te­ni­ble.

El no en la vi­da pue­de re­sul­tar un ar­gu­men­to agre­si­vo pa­ra mu­chas per­so­nas, so­bre to­do a las al­ta­men­te in­tro­ver­ti­das y tí­mi­das. Pe­ro desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de de­cir­lo, es cues­tión de his­to­rias, de es­tra­te­gia y, por su­pues­to, de tac­to. La bús­que­da in­ce­san­te de amor rie­ga de síes lo que en reali­dad son noes. La ne­ce­si­dad de apro­ba­ción y va­lo­ra­ción nos dis­fra­za de ani­ma­les exó­ti­cos, siem­pre pre­ten­dien­do más que sien­do... La her­mo­sa de­li­ca­de­za de un no se­ca de golpe las he­ri­das oca­sio­na­das por un si im­pues­to. La ima­gen que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos ha si­do cons­trui­da a ba­se de his­to­rias que, aun­que vie­nen de fue­ra, ha­blan de no­so­tros, de quie­nes so­mos, y lo asu­mi­mos ca­si sin di­va­gar. Po­nien­do cons­cien­cia en nues­tro diá­lo­go in­terno se­re­mos ca­pa­ces de al­te­rar esas his­to­rias, y a su vez, esa iden­ti­dad nues­tra.

En nues­tra es­truc­tu­ra so­cial no lu­cha­mos por el no, es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a asu­mir la ren­di­ción sin con­di­cio­nes, que aco­ge­mos el sí por­que sí, por­que es lo que to­ca. Vi­vi­mos so­me­ti­dos a las ne­ce­si­da­des aje­nas. Nues­tra vi­da la­bo­ral ex­pri­me y usa al má­xi­mo nues­tras ho­ras, con­quis­tan­do las fron­te­ras de la vi­da pri­va­da, sin pre­gun­tar, sin pe­dir per­mi­so, sin re­mu­ne­rar.

Te­ne­mos que ir po­co a po­co re­con­quis­tan­do la ca­pa­ci­dad de de­cir no, de

po­der ex­pre­sar de for­ma ama­ble nues­tras pro­pias ne­ce­si­da­des y fron­te­ras. No so­mos vul­ne­ra­bles por de­cir que no a al­go o a al­guien, al con­tra­rio, se tra­ta de un em­po­de­ra­mien­to per­so­nal y so­cial.

Por otro la­do, nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les es­tán inun­da­das de mo­vi­mien­tos que aten­tan di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te con­tra la au­to­es­ti­ma. Mu­chas ve­ces en las au­las es­tá tan acep­ta­da és­ta for­ma agre­si­va de co­mu­ni­ca­ción, que si le cam­bias el rol de con­trol a un bully, to­da la ar­mo­nía del au­la pue­de lle­gar a des­es­ta­bi­li­zar­se. Los ro­les de con­trol tan asu­mi­dos, de­jan de ge­ne­rar es­tí­mu­los de pro­tes­ta, de que­rer cam­biar las co­sas. Por eso es tan im­por­tan­te la re­con­quis­ta ama­ble del no, cam­bian­do la vio­len­cia por dul­zu­ra.

Se pue­de ex­pre­sar ama­ble­men­te una ne­ga­ción. No es ne­ce­sa­rio em­pe­zar una gue­rra pa­ra ser ca­pa­ces de de­cir­lo. Cuan­do un no re­quie­re de una ba­ta­lla pa­ra po­der ex­pre­sar­se o, sen­ci­lla­men­te, pa­ra no ce­der a una de­man­da, es muy pro­ba­ble que se re­sis­ta a ma­ni­fes­tar­se.

Hay mil ma­ne­ras de dan­zar con los in­va­ria­bles noes de la vi­da... no por- que me amo, no por­que te amo, no por­que due­le, no por­que no sien­to, no por­que si sien­to, no por­que no, no por­que si... por fa­vor no, no gra­cias, sim­ple­men­te no.

De­cir­lo de for­ma amo­ro­sa, dan­zan­te, ama­ble, tierna, sim­pá­ti­ca y sin­ce­ra... es po­si­ble. Es po­si­ble de­cir un no que no hie­ra, y ade­más es muy po­si­ble lan­zar noes que cons­tru­yan y trans­for­men.

No ol­vi­des que tu no es tu­yo, y el re­cep­tor que lo to­que es li­bre de usar­lo al gus­to, pe­ro tu no si­gue sien­do tu­yo.

Hay mil ma­ne­ras de dan­zar con los in­va­ria­bles noes de la vi­da... De­cir­lo de for­ma amo­ro­sa, dan­zan­te, ama­ble, tierna, sim­pá­ti­ca y sin­ce­ra... es po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.