Cu­ra de uvas

Una in­vi­ta­ción a de­pu­rar el or­ga­nis­mo

Integral - - Sumario - TEX­TOS: REDACCIÓN DE IN­TE­GRAL CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE PE­DRO SUÁREZ, CH­RIS­TOP­HER VASEY Y SANTI GIOL ( MÉ­DI­CO NATURISTA)

Afi­nal del ve­rano es in­tere­san­te hacer una cu­ra de uvas du­ran­te al­gu­nos días. Es­ta sen­ci­lla prác­ti­ca tra­di­cio­nal naturista es una au­tén­ti­ca ben­di­ción pa­ra el or­ga­nis­mo y es­tá al al­can­ce de to­do el mun­do. Va­le la pe­na pres­tar aten­ción a es­te sim­ple y sen­ci­llo mé­to­do que pue­de po­ner ar­mo­nía en nues­tra sa­lud, co­mien­do ali­men­tos que cre­cen en nues­tro en­torno y sin pa­sar por la in­dus­tria, por­que las vir­tu­des cu­ra­ti­vas las con­cen­tra y ex­trac­ta el “la­bo­ra­to­rio tie­rra”.

En­con­tra­réis in­for­ma­ción ac­tual so­bre las ex­ce­len­tes pro­pie­da­des de la uva en las pá­gi­nas 82-83 de es­te mis­mo nú­me­ro. Aquí re­cor­da­re­mos al­gu­na más y, so­bre to­do, có­mo se lle­va a ca­bo una cu­ra de uvas, al­go que en nues­tro país es fá­cil y eco­nó­mi­co.

Aun con­tan­do con el cam­bio climático (al­gu­nos vi­ti­cul­to­res es­tán con­si­de­ran­do el cul­ti­vo en zo­nas mon­ta­ño­sas de la Pe­nín­su­la, co­mo los Pi­ri­neos), el cli­ma tí­pi­ca­men­te me­di­te­rrá­neo de Es­pa­ña, con ve­ra­nos po­co llu­vio­sos y sol abun­dan­te, es el más ade­cua­do pa­ra el cul­ti­vo de la vid. En es­tas con­di­cio- nes, la uva se pro­du­ce abun­dan­te y ma­du­ra con fa­ci­li­dad. A pleno sol, la vid va ex­ten­dien­do sus pám­pa­nos y sar­mien­tos y la uva va ate­so­ran­do sus mag­ní­fi­cas cua­li­da­des ali­men­ti­cias y cu­ra­ti­vas.

LA UVA CO­MO ALI­MEN­TO

La uva, esa sin­fo­nía quí­mi­ca que nos ofre­ce la Na­tu­ra­le­za al de­cli­nar el ve­rano es, a pe­sar de su apa­ren­te sim­pli­ci­dad, un pro­duc­to com­ple­jo, re­sul­ta­do del me­dio am­bien­te don­de se desa­rro­lla: el sue­lo, el agua, el sol y la tem­pe­ra­tu­ra. De to­das las va­rian­tes cli­má­ti­cas, in­flu­yen so­bre to­do dos: el ca­lor, re­ci­bi­do du­ran­te la ma­du­ra­ción (el cli­ma de­be ser cá­li­do, pe­ro no demasiado) y el ni­vel de hu­me­dad am­bien­te, que si es ele­va­do fa­vo­re­ce en la uva la pre­sen­cia de en­fer­me­da­des cau­sa­das por mohos. Por eso en zo­nas de ele­va­do por­cen­ta­je de hu­me­dad re­la­ti­va (Ga­li­cia, Ita­lia pe­nin­su­lar, Al­sa­cia fran­ce­sa, etc.) las vi­des se cul­ti­van en for­ma de pa­rras pa­ra man­te­ner­se más ai­rea­das.

To­dos los de­ta­lles que in­flu­yen en el con­te­ni­do y la ma­du­ra­ción de las uvas han da­do lu­gar a una gran va­rie­dad, cla­si­fi­ca­ble se­gún co­lor, ta­ma­ño de los ra­ci­mos, tex­tu­ra de la uva, con­te­ni­do de azú­car, aci­dez, ma­du­ra­ción tem­pra­na o tar­día, etc. En­tre el 10 y el 20% del pe­so de una uva ma­du­ra es­tá for­ma­do por la piel u ho­lle­jo y las se­mi­llas y en­tre el 80 y el 90% es pul­pa y zu­mo.

El com­po­nen­te cuan­ti­ta­ti­vo más im­por­tan­te de la uva es el azú­car, que es di­rec­ta­men­te asi­mi­la­ble por el or-

ga­nis­mo, ya que con­tie­ne un gran por­cen­ta­je de glu­co­sa, análo­ga a la glu­co­sa san­guí­nea, por lo que no pre­ci­sa di­ges­tión, asi­mi­lán­do­se rá­pi­da­men­te y pa­san­do di­rec­ta­men­te a la san­gre.

LA UVA CO­MO ALI­MEN­TO

La uti­li­za­re­mos de di­ver­sas for­mas, al­gu­nas bien co­no­ci­das:

Co­mo fru­ta de me­sa, fres­ca, re­cién ven­di­mia­da.

Con­ser­van­do los ra­ci­mos col­ga­dos en si­tio se­co y fres­co y con­su­mién­do­se has­ta bien en­tra­do el in­vierno.

En for­ma de pa­sas, so­bre to­do la va­rie­dad de uva mos­ca­tel.

Pren­sa­da. Así se ob­tie­ne el mos­to o zu­mo, que sir­ve co­mo be­bi­da una vez ela­bo­ra­do. Aho­ra que dis­po­ne­mos de las nue­vas li­cua­do­ras por pre­sión (“cold press”), re­sul­ta muy fá­cil ob­te­ner en ca­sa mos­to o ju­go de uva fres­co al ins­tan­te. De es­ta for­ma no es ne­ce­sa­rio com­prar bo­te­llas de mos­to pre­pa­ra­do (con­ser­va­do sin fer­men­tar me­dian­te ar­ti­fi­cios).

Si se de­ja fer­men­tar el mos­to se ob­tie­ne el vino, y con di­ver­sas ma­ni­pu­la­cio­nes se ob­tie­nen los li­co­res. Evi­den­te­men­te no son nin­gún ali­men­to, sino una au­tén­ti­ca dro­ga ( le­gal de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal), más o me­nos acep­ta­da so­cial­men­te de­bi­do a los an- ces­tra­les pre­jui­cios an­cla­dos en nues­tras cos­tum­bres.

El al­cohol (vino y li­co­res) no tie­ne na­da que ver con la hi­gie­ne ali­men­ta­ria. Es un pro­ce­so de­rro­cha­dor que pri­va a la uva de sus pro­pie­da­des ali­men­ti­cias, sus azú­ca­res, pa­ra trans­for­mar­los en al­cohol, es de­cir: en una sus­tan­cia adic­ti­va tó­xi­ca y nar­có­ti­ca. Es­ta trans­for­ma­ción se con­vier­te en un au­tén­ti­co des­pil­fa­rro ener­gé­ti­co que con­vie­ne evi­tar.

LA UVA CO­MO ME­DI­CA­MEN­TO

Si sa­be­mos em­plear­la ade­cua­da­men­te la uva pue­de ayu­dar a cu­rar­nos de mu­chos tras­tor­nos y en­fer­me­da­des,

por­que la ma­yo­ría de ve­ces no son otra co­sa que in­to­xi­ca­cio­nes. Por eso pue­de de­cir­se que, a la vez que ali­men­to, la uva ejer­ce una fun­ción co­mo me­di­ca­men­to.

An­te to­do es muy ade­cua­da pa­ra com­ba­tir el es­tre­ñi­mien­to, por ser la­xan­te, si se co­me con la piel (hay que eli­mi­nar las pe­pi­tas, por­que si las mas­ti­ca­mos re­sul­tan as­trin­gen­tes y neu­tra­li­zan es­tos efec­tos la­xan­tes).

Es diu­ré­ti­ca, ya que es­ti­mu­la la se­cre­ción de ori­na, so­bre to­do gra­cias a la pre­sen­cia de sa­les po­tá­si­cas.

Des­con­ges­tio­na al hí­ga­do y fa­ci­li­ta el dre­na­je de las vías bi­lia­res.

Al­ca­li­ni­za la san­gre, sien­do muy in­di­ca­da con­tra el ar­tri­tis­mo.

Es un gran re­cons­ti­tu­yen­te por su ele­va­do con­te­ni­do en azú­ca­res na­tu­ra­les, vi­ta­mi­nas y sa­les mi­ne­ra­les. Ideal pa­ra per­so­nas anémi­cas.

Re­sul­ta muy ade­cua­da en un sin­fín de tras­tor­nos. Ideal pa­ra per­so­nas que pa­dez­can de go­ta, he­mo­rroi­des, ar­te­rioes­cle­ro­sis, ec­ze­mas, anémi­cos, as­ma…

Gran vi­go­ri­za­dor de las de­fen­sas y el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio en ge­ne­ral. Au­men­ta la vi­ta­li­dad pa­ra com­ba­tir los ri­go­res in­ver­na­les. Con­tra­in­di­ca­cio­nes. No de­ben co­mer uva… Los dia­bé­ti­cos, por des­con­ta­do. Los ul­ce­ro­sos. Los afec­ta­dos de in­fla­ma­ción del in­tes­tino grue­so (co­li­tis).

CÓ­MO HACER UNA CU­RA DE UVAS

Lo ideal, si pue­de pro­gra­mar­se, es hacer coin­ci­dir la cu­ra con la épo­ca en que hay abun­dan­cia de uvas. Es­co­ge­re­mos las va­rie­da­des de uvas que más nos agra­den al pa­la­dar; po­de­mos ir cam­bian­do de va­rie­dad a nues­tro gus­to. Son pre­fe­ri­bles las uvas de ho­lle­jo fino y con po­cas se­mi­llas. Las uvas más dul­ces son más nu­tri­ti­vas, las áci­das son las más de­pu­ra­ti­vas.

De­be­mos se­lec­cio­nar uvas de bue­na ca­li­dad y bien ma­du­ras, las ver­des pue­den dar lu­gar a per­tur­ba­cio­nes in­tes­ti­na­les.

La­var pre­via y con­cien­zu­da­men­te la uva con agua, so­bre to­do si no se tie­ne la cer­te­za de que no ha re­ci­bi­do pro­duc­tos quí­mi­cos de tra­ta­mien­to en el cur­so de su desa­rro­llo, so­bre to­do en los úl­ti­mos 30 días an­tes de su con­su­mo.

Mas­ti­car la uva de­te­ni­da­men­te; lo más im­por­tan­te, lo de va­lor es el ju­go.

Si la cu­ra va a ser pro­lon­ga­da, con­vie­ne evi­tar du­ran­te ella la fa­ti­ga fí­si­ca y las ten­sio­nes psí­qui­cas co­mo coad­yu­van­tes. Lo ideal es hacer la cu­ra coin­ci­dien­do con unas va­ca­cio­nes, dis­fru­ta­das en una zo­na de vi­ñe­dos, en­ton­ces a es­ta va­rie­dad de cu­ra le lla­ma­ría­mos “cu­ra de uvas sin in­ter­me­dia­rios”.

LAS OTRAS “CU­RAS DE UVAS”

No po­de­mos tra­zar un pa­trón úni­co del mo­do de rea­li­zar la cu­ra de uvas, ya que no es lo mis­mo que la reali­ce un ado­les­cen­te, un adul­to o un an­ciano. La pro­gra­ma­ción de la cu­ra (can­ti­dad de uva a in­ge­rir, du­ra­ción de la cu­ra, for­ma en que de­be in­ge­rir­se la uva) de­pen­de­rá de la cons­ti­tu­ción, de la edad, de la ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va, etc.

La cu­ra pue­de ser de uvas ex­clu­si­va­men­te o ad­mi­tir otros ali­men­tos.

Una cu­ra de uvas sua­ve (aun­que me­nos efi­caz) con­sis­ti­rá en to­mar só­lo uva co­mo desayuno, tanta co­mo ad­mi­ta el cuer­po, al me­dio­día la co­mi­da nor­mal que reali­ce­mos y otra vez sa­ciar­se de uvas pa­ra ce­nar.

Una cu­ra un po­co más ra­di­cal con­sis­ti­rá en to­mar uva aso­cia­da con otras fru­tas ju­go­sas: hi­gos, me­lo­co­to­nes, man­za­nas, pe­ras, ci­rue­las, me­lón, etc.

Pa­ra per­so­nas de­li­ca­das y ni­ños es acon­se­ja­ble, si no hay se­gui­mien­to

mé­di­co, el que to­men ju­go de uvas co­mo desayuno o ce­na.

LA AU­TÉN­TI­CA “CU­RA DE UVAS”

De to­das for­mas, lo acon­se­ja­ble es rea­li­zar si es po­si­ble, la cu­ra ra­di­cal, es de­cir: só­lo de uvas. Se ini­cia la cu­ra ayu­nan­do un día en­te­ro, be­bien­do só­lo agua cuan­do se ten­ga sed.

A par­tir del si­guien­te día co­mer uva en­tre 1,5 y 3 Kg. dia­rios, can­ti­dad de­pen­dien­te de la na­tu­ra­le­za y tem­pe­ra­men­to de ca­da uno.

Aun­que se pue­de vi­vir per­fec­ta­men­te una bue­na tem­po­ra­da co­mien­do ex­clu­si­va­men­te uva, se acon­se­ja que las cu­ras du­ren más de tres días, e, ideal­men­te, de 1 a 4 se­ma­nas.

En ca­so de pro­lon­gar­se más con­vie­ne en­ton­ces un se­gui­mien­to y vi­gi­lan­cia mé­di­ca es­pe­cia­li­za­da.

Si en el ini­cio de la cu­ra o en su trans­cur­so no se rea­li­zan bue­nas di­ges­tio­nes o se sien­ten mo­les­tias en el es­tó­ma­go por ex­ce­si­va sen­si­bi­li­za­ción de las pa­re­des del mis­mo, es acon­se­ja­ble to­mar un ba­ño del sol al vien­tre o com­pre­sa ca­lien­te, al­ter­nan­do con ma­sa­je sua­ve so­bre la zo­na ocu­pa­da por el es­tó­ma­go.

CÓ­MO TER­MI­NAR UNA CU­RA DE UVAS

Sus­ti­tuir pau­la­ti­na­men­te las uvas del me­dio­día por otra cla­se de fru­tas; ha- cer­lo du­ran­te 3 ó 4 días. A con­ti­nua­ción, sus­ti­tuir es­tas fru­tas del me­dio­día por en­sa­la­das y ver­du­ra her­vi­da to­do bien mas­ti­ca­do, con lo cual que­dan só­lo las uvas pa­ra desayuno y ce­na. Pau­la­ti­na­men­te cam­biar a otras fru­tas y al ca­bo de unos días hacer vi­da nor­mal.

MOS­TO DE UVA

El zu­mo de uvas re­cién ob­te­ni­do es una be­bi­da ma­ra­vi­llo­sa de sa­bor ex­ce­len­te.

Si lo de­ja­mos re­po­sar en­tra en fer­men­ta­ción, de­bi­do a la acción de unas le­va­du­ras sil­ves­tres de­po­si­ta­das por el vien­to y los in­sec­tos so­bre la piel de la uva y que for­ma una película cé­rea ( és­ta que eli­mi­na­mos si fro­ta­mos un grano de uva, ob­te­nién­do­se un bri­llo es­pe­cial).

Si her­vi­mos el zu­mo de uva y lo po­ne­mos en una bo­te­lla bien ta­pa­da y pre­via­men­te es­te­ri­li­za­da, no se pro­du­ce la fer­men­ta­ción por­que el ca­lor ha ma­ta­do a aque­llas le­va­du­ras, pe­que­ños cor­púscu­los vi­vos, que son unos hon­gos lla­ma­dos Sac­cha­romy­ces ellip­soi­deus que pro­du­cen la fer­men­ta­ción al­cohó­li­ca del mos­to y lo con­vier­ten en vino.

In­sis­ti­mos en que la for­ma más prác­ti­ca de pre­pa­rar zu­mo de uva en ca­sa es li­cuan­do los gra­nos en un ex­trac­tor “cold press” y be­ber­los a sor­bi­tos se­gui­da­men­te. Aho­ra bien, el mos­to es una be­bi­da sa­na, que si es­tá bien ela­bo­ra­da se pue­de con­ser­var un tiem­po in­de­fi­ni­do. Con­sis­te en:

Po­ner el zu­mo de uva en bo­te­llas, ta­par­las her­mé­ti­ca­men­te y her­vir­las al ba­ño ma­ría du­ran­te 30 mi­nu­tos a fue­go muy len­to.

No sa­car las bo­te­llas, sino de­jar­las en­friar len­ta­men­te den­tro de la olla. El ba­ño ma­ría pa­ra­li­za la vi­da de las le­va­du­ras de la uva y eli­mi­na el oxí­geno. Si las bo­te­llas es­tán mal ta­pa­das ( no her­mé­ti­cas) o no han her­vi­do lo su­fi­cien­te, que­da ai­re den­tro, fer­men­ta el ju­go y la bo­te­lla pue­de ex­plo­tar.

Es­te mos­to, al her­vir, pier­de un po­co de aro­mas y sa­bo­res. Exis­te mos­to co­mer­cia­li­za­do, pe­ro con sa­bor de neu­tra­li­zan­tes (co­mo el áci­do sa­li­cí­li­co) de la fer­men­ta­ción que se usan en la in­dus­tria quí­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.