Bi­blio­te­ra­pia

El po­der de la lec­tu­ra pa­ra com­pren­der y sa­nar el al­ma

Integral - - Sumario - TEX­TOS: AN­NA SÓLYOM, FA­CI­LI­TA DO­RA DE CAM­BIOS VI­TA­LES www.lis­ten­to­your­self.org

En la cul­tu­ra hu­ma­na, ha­ce mi­les de años que las pa­la­bras es­cri­tas son se­mi­llas de cre­ci­mien­to: pue­den ejer­cer de dio­ses o de de­mo­nios, li­be­rar­nos, edu­car­nos o en­ce­rrar­nos en una cár­cel de pen­sa­mien­tos.

Que la lec­tu­ra tie­ne va­lor te­ra­péu­ti­co no es no­ve­dad: ya en el an­ti­guo Egip­to, las bi­blio­te­cas for­ma­ban par­te de los tem­plos, cuan­do no eran tem­plos en sí mis­mos. Por ese mo­ti­vo, re­ci­bían el nom­bre de «la Ca­sa de Vi­da».

Allí se guar­da­ban los pa­pi­ros sa­gra­dos, a ve­ces co­no­ci­dos co­mo el Al­ma de Ra, el dios Sol. Co­mo afir­ma el fa­mo­so egip­tó­lo­go ale­mán Jan Ass­mann: « las Ca­sas de la Vi­da eran im­por­tan­tes fo­cos cul­tu­ra­les don­de se con­ser­va­ba y ase­gu­ra­ba el pro­gre­so con­ti­nuo de la vi­da es­pi­ri­tual, po­lí­ti­ca y so­cial »

En la ins­crip­ción de una bi­blio­te­ca sa­gra­da de Men­fis, de la cual se ha per­di­do el ras­tro, el his­to­ria­dor grie­go Dio­do­rus Si­cu­lus re­gis­tró en el si­glo I a.C.: “Pa­la­cio pa­ra cu­rar el Al­ma”.

Más allá de los egip­cios, los an­ti­guos grie­gos tam­bién ve­ne­ra­ban las bi­blio­te­cas y la pa­la­bra es­cri­ta co­mo po­ten­cial me­di­ci­na del al­ma, ade­más de ser puer­tas que da­ban ac­ce­so a nue­vos co­no­ci­mien­tos del mun­do y el Uni­ver­so.

EL RE­NA­CI­MIEN­TO DE LA SA­BI­DU­RÍA AN­TI­GUA

Aun­que se ha ha­bla­do mu­cho de la li­bre­ría de Ale­jan­dría, en­tre otras, cu­yo fon­do de co­no­ci­mien­to que­dó des­trui­do pa­ra siem­pre, los ar­chi­vos de lec­tu­ra cu­ra­ti­va so­bre­vi­vie­ron a los os­cu­ros si­glos me­die­va­les, a men­do al am­pa­ro de mo­nas­te­rios don­de se rea­li­za­ban prác­ti­cas con­tem­pla­ti­vas re­li­gio­sas.

La bi­blio­te­ra­pia co­mo tal, sin em­bar­go, ini­ció su an­da­du­ra en la era mo­der­na, a prin­ci­pios del si­glo XX. Em­pe­zó a usar­se co­mo apo­yo psi­co­ló­gi­co des­pués de la I ª Gue­rra Mun­dial en los EE.UU., cuan­do al­gu­nos mé­di­cos em­pe­za­ron a re­co­men­dar li­bros a los sol­da­dos con es­trés post-trau­má­ti­co.

El tér­mino en sí apa­re­ció por pri­me­ra vez en una re­vis­ta de 1916, den­tro de un ar­tícu­lo fir­man­do por el Dr. Bans­ter.

Hoy en día la bi­blio­te­ra­pia es un mé­to­do re­co­no­ci­do pa­ra la sa­na­ción y desa­rro­llo per­so­nal, tan­to in­di­vi­dual co­mo en gru­po, y ca­da vez hay más te-

«’Di­me lo que lees y te di­ré quién eres’, eso es ver­dad, pe­ro te co­no­ce­ré me­jor si me di­ces lo que re­lees.» FRA­NÇOIS MAURIAC

ra­peu­tas que re­cu­rren a los li­bros co­mo re­fuer­zo pa­ra el pro­ce­so de cu­ra.

Los es­pe­cia­lis­tas bri­tá­ni­cos lo de­fi­nen co­mo una “te­ra­pia cog­ni­ti­va de ba­ja in­ten­si­dad” y en ese país exis­ten nu­me­ro­sos cen­tros de sa­lud que re­co­mien­dan lec­tu­ras ele­gi­das pa­ra pa­cien­tes con de­pre­sión o tras­tor­nos de an­sie­dad.

Sin em­bar­go, no es ne­ce­sa­rio pa­de­cer nin­gún tras­torno o en­fer­me­dad pa­ra go­zar del po­der trans­for­ma­dor de un li­bro.

LEER Y AVAN­ZAR

Una lec­tu­ra te­ra­péu­ti­ca im­pul­sa un pro­ce­so de au­to­co­no­ci­mien­to, si­guien­do el hi­lo de las pa­la­bras má­gi­cas que pue­den cu­rar nues­tras he­ri­das, mos­trar nue­vos ca­mi­nos y ayu­dar­nos a asi­mi­lar due­los y pér­di­das.

Cuan­do nos per­de­mos en el bos­que os­cu­ro del al­ma, un pe­que­ño ra­yo de luz he­cho de pa­la­bras nos pue­de en­se­ñar el ca­mino de re­gre­so a ca­sa.

Có­mo es­cri­bió el edi­tor Jor­di Nadal en su en­sa­yo Li­bro­te­ra­pia, “Leer es avan­zar”, a ve­ces con un pa­so pe­que­ño, a ve­ces sal­tan­do dos man­za­nas a la vez: aquí la ve­lo­ci­dad no tie­ne nin­gu­na im­por­tan­cia, lo fun­da­men­tal es avan­zar, en­con­trar un hi­lo má­gi­co que nos guíe fue­ra del bos­que don­de ca­mi­na­mos per­di­dos.

Los es­pe­cia­lis­tas en es­ta he­rra­mien­ta te­ra­péu­ti­ca dis­tin­guen en­tre la bi­blio­te­ra­pia clí­ni­ca y la bi­blio­te­ra­pia pa­ra el desa­rro­llo per­so­nal.

La apli­ca­ción clí­ni­ca es­tá des­ti­na­da a per­so­nas con pro­ble­mas de ín­do­le so­cial o emo­cio­nal, y se prac­ti­ca en ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud co­mo hos­pi­ta­les, cen­tros de re­po­so y cár­ce­les, por ejem­plo.

La de au­to­cre­ci­mien­to ofre­ce un apo­yo li­te­ra­rio pa­ra fa­vo­re­cer el desa­rro­llo de cual­quier per­so­na, in­de­pen­dien­te­men­te de su si­tua­ción.

Am­bas prác­ti­cas pue­den rea­li­zar­se de mo­do in­di­vi­dual, con un guía o te- ra­peu­ta, o bien en el seno de un gru­po de tra­ba­jo. Es­te se­ría el ca­so de los clubs de lec­tu­ra que pro­li­fe­ran en to­do el mun­do, don­de ca­da li­bro pro­mue­ve una char­la com­par­ti­da que aca­ba sien­do una ver­da­de­ra te­ra­pia de gru­po.

EL CE­RE­BRO QUE LEE

Las in­ves­ti­ga­cio­nes de los úl­ti­mos diez años re­ve­lan que leer nos apor­ta mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud men­tal y fí­si­ca.

Nues­tro ce­le­bro vi­sua­li­za lo que lee­mos evo­can­do el mun­do real. Por ejem­plo, al leer so­bre una ac­ti­vi­dad fí­si­ca, las co­ne­xio­nes ce­re­bra­les re­la­cio­na­das con los bra­zos, las pier­nas, o las ma­nos em­pie­zan a ac­ti­var­se.

Al mis­mo tiem­po, vi­vi­mos vi­sual­men­te las es­ce­nas de nues­tra lec­tu­ra, y nues­tro ce­re­bro las ex­pe­ri­men­ta co­mo al­go real.

Una bue­na his­to­ria, por lo tan­to, nos per­mi­te via­jar a otras reali­da­des —fí­si-

cas y psi­co­ló­gi­cas—, lo cual nos ayu­da a su­pe­rar los pro­pios desafíos y avan­zar en nues­tra rea­li­za­ción vi­tal.

Mien­tras lee­mos fic­ción, ade­más, a tra­vés de la es­truc­tu­ra de la his­to­ria el ce­re­bro desa­rro­lla un pen­sa­mien­to se­cuen­cial, es­ta­ble­cien­do co­ne­xio­nes en­tre cau­sa y efec­to. Es­to es­ti­mu­la el desa­rro­llo del ce­re­bro de los ni­ños, por ejem­plo, ra­zón por la que es tan re­co­men­da­ble leer­les an­tes de dor­mir.

Se ha de­mos­tra­do que si ad­qui­ri­mos el há­bi­to de leer en­tre 30 mi­nu­tos y una ho­ra ca­da día el ce­re­bro me­jo­ra su ren- di­mien­to. Y ese no es el úni­co be­ne­fi­cio, ya que el Dr. Es­ti­vill ase­gu­ra que un po­co de lec­tu­ra an­tes de dor­mir es el me­jor in­duc­tor del sue­ño que exis­te.

Al leer y aden­trar­nos en una his­to­ria co­nec­ta­mos con per­so­nas y vi­das dis­tin­tas de la nues­tra. Co­mo en la película Ma­trix de los her­ma­nos Wa­chows­ki, nues­tro ce­le­bro ha­ce “real” lo que lee­mos: vi­vi­mos la his­to­ria de otro co­mo si tu­vie­ra lu­gar en nues­tra pro­pia vi­da.

En con­se­cuen­cia, la fic­ción nos ayu­da a au­men­tar la em­pa­tía y la com­pa­sión. Co­mo ejem­plo cu­rio­so, un es­tu­dio rea- li­za­do si­mul­tá­nea­men­te en In­gla­te­rra e Ita­lia con­clu­yó que leer no­ve­las de Harry Pot­ter ayu­da a su­pe­rar pre­jui­cios ha­cia gru­pos dis­cri­mi­na­dos.

FIC­CIÓN Y REALI­DAD

La lec­tu­ra en gru­po nos ayu­da a re­fle­xio­nar so­bre nues­tra pro­pia vi­da y nos in­vi­ta a en­con­trar nue­vos sig­ni­fi­ca­dos. Por un pro­ce­so de ana­lo­gía, nos ayu­da a iden­ti­fi­car dón­de es­ta­mos en nues­tra reali­dad, in­te­rior y ex­te­rior­men­te.

To­do li­bro es una puer­ta dón­de se en­cuen­tran fic­ción y reali­dad.

En una lec­tu­ra que nos ha re­mo­vi­do, iden­ti­fi­ca­mos si­tua­cio­nes, gi­ros, es­ta­dos de áni­mo, mo­ti­va­cio­nes, re­la­cio­nes. Nos plan­tea­mos hi­pó­te­sis del ti­po: « si es­tu­vie­ra yo allí… » , o bien re­co­no­ce­mos en la tra­ma o en los per­so­na­jes co­sas que no­so­tros mis­mos he­mos vi­vi­do, lo cual nos da un en­fo­que muy cla­ri­fi­ca­dor.

A lo lar­go de la lec­tu­ra, du­ran­te las re­fle­xio­nes per­so­na­les com­par­ti­das con el bi­blio­te­ra­peu­ta o con el gru­po, en­tra­mos en la fa­se de pro­yec­ción. Ahon­da­mos en los mo­ti­vos que lle­van al pro­ta­go­nis­ta a ac­tuar co­mo lo ha­ce, lo cual nos tras­la­da a un te­rri­to­rio de iden­ti­fi­ca­ción emo­cio­nal, ya que se­gui­mos al per­so­na­je a lo lar­go de sus ac­ti­vi­da­des, ac­ti­tu­des y elec­cio­nes.

Es­to ac­ti­va­rá nues­tras pro­pias emo­cio­nes de ale­gría, cul­pa, ali­vio, an­sie­dad, ten­sión, ilu­sión, ex­pec­ta­ti­vas, ex­pre­sión de ra­bia o pla­cer. Es así co­mo la fic­ción, igual que un es­pe­jo, nos

mues­tra a tra­vés de los per­so­na­jes, de sus ac­ti­tu­des, ac­cio­nes y mie­dos, dón­de es­ta­mos y có­mo po­de­mos dar la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos en el mo­men­to que es­ta­mos vi­vien­do.

Co­mo hé­roes de nues­tro pro­pio mun­do y de nues­tra his­to­ria, a ve­ces so­lo ne­ce­si­ta­mos sa­ber que no es­ta­mos so­los, y la fic­ción ejer­ce una fun­ción de acom­pa­ña­mien­to to­tal­men­te má­gi­ca y te­ra­péu­ti­ca, ya que am­plía nues­tros ho­ri­zon­tes y nos da per­mi­so pa­ra ser lo que que­re­mos y vi­vir co­mo que­re­mos.

Co­mo di­ce Pa­blo Ne­ru­da, so­mos re­sul­ta­dos de no­so­tros mis­mos, ya que el pre­sen­te es re­sul­ta­do de nues­tro pa­sa­do, y el fu­tu­ro es el fru­to de nues­tro pre­sen­te.

To­dos apren­de­mos de to­do y, al leer, apren­de­mos a vi­vir a tra­vés de las ex­pe­rien­cias de los de­más.

LEER ES VI­DA

Hay nu­me­ro­sos li­bros que nos in­tro­du­cen en el arte de la lec­tu­ra cons­cien­te, es de­cir, guías li­te­ra­rias pa­ra ele­gir la lec­tu­ra ade­cua­da pa­ra ca­da si­tua­ción.

En la cul­tu­ra an­glo­sa­jo­na, el más fa­mo­so es el Ma­nual de re­me­dios li­te­ra­rios. Có­mo cu­rar­nos con los li­bros, es­cri­to por dos bi­blio­te­ra­peu­tas, Ella Bert­houd y Su­san El­der­kin. Am­bas tra­ba­jan en la Es­cue­la de la Vi­da fun­da­da por el fi­ló­so­fo y es­cri­tor Alain de Bot­ton.

En Es­pa­ña, se aca­ba de pu­bli­car una pe­que­ña jo­ya de Jor­di Nadal, fun­da­dor del Pla­ta­for­ma Edi­to­rial, con una es­truc­tu­ra cla­ra e in­for­ma­ti­va pa­ra ele­gir nues­tro me­jor ami­go en el de­ve­nir co­ti­diano.

El pro­pio au­tor ex­pli­ca así su per­so­nal mé­to­do bi­blio­te­ra­péu­ti­co:

« En 1978 em­pe­cé a abrir una fi­cha de ca­da li­bro que leía. Ten­go al­go me­nos de mil ocho­cien­tos in­for­mes de lec­tu­ra. No lo cuen­to pa­ra alar­dear. Es un he­cho que tie­ne que ver con mi reali­dad, con mis afi­cio­nes, con mis es­tu­dios y con mi pro­fe­sión. Y, aun así, nun­ca sos­pe­ché que em­pe­za­ría es­te li­bro.

Des­de en­ton­ces, he leí­do, sub­ra­ya­do y co­pia­do frag­men­tos que me han gus­ta­do. Mu­chos los re­cuer­do, al­gu­nos, los re­leo. Mis lec­tu­ras son hoy par­te de mi vi­da –co­mo pa­ra tan­tas otras per­so­nas–, pe­ro pa­ra mí son, in­sis­to, mi vo­ca­ción, mi pro­fe­sión y mi mi­sión co­mo edi­tor.

Los li­bros nos en­se­ñan a com­pren­der co­sas de un mo­do mu­cho más pro­fun­do que otras for­mas fá­ci­les de in­for­ma­ción. En la ac­tua­li­dad no se tra­ta de te­ner más in­for­ma­ción. Más que nun­ca, se tra­ta de te­ner cri­te­rio, de sa­ber ele­gir qué es re­le­van­te. Hoy se tra­ta de sa­ber de des­car­tar la in­for­ma­ción su­per­flua y de ad­qui­rir un buen co­no­ci­mien­to». ” Uno de mis fa­vo­ri­tos en­tre las re­co­men­da­cio­nes de Jor­di Nadal es el li­bro más co­no­ci­do de Mitch Al­bom, Mar­tes con mi vie­jo pro­fe­sor, que ha­bía aca­ba­do de leer jus­to an­tes de en­con­trar­me con Li­bro­te­ra­pia.

Es una his­to­ria real ex­pli­ca­da con co­ra­zón so­bre la re­la­ción en­tre un vie­jo maes­tro y quien ha­bía si­do su es­tu­dian­te. El li­bro des­cri­be la ex­pe­rien­cia del amor pro­fun­do y ho­nes­to de las re­la­cio­nes ver­da­de­ras. Tam­bién pre-

sen­ta una vi­sión tierna y de­li­ca­da del pro­ce­so de una en­fer­me­dad mor­tal, y lo im­por­tan­te que es com­par­tir ca­da mi­nu­to con los se­res ama­dos y sa­ber des­pe­dir­se.

EL BO­TI­QUÍN DE LI­BRO­TE­RA­PIA

Tras ha­ber leí­do más que 1800 li­bros, el au­tor de es­te re­cien­te ma­nual eli­ge un se­lec­to — y per­so­nal— gru­po de ca­tor­ce obras, re­mar­can­do la cla­se de re­me­dio o si­tua­ción que abor­da ca­da li­bro:

Sa­ber vi­vir an­tes de mo­rir: Mitch Al­bom, Mar­tes con mi vie­jo pro­fe­sor

El va­lor de com­pro­mi­so: Al­bert Ca­mus, La pes­te / El pri­mer hom­bre

La unión de lo sa­gra­do y lo hu­mano: Ralph Wal­do Emer­son, Con­fian­za en uno mis­mo

El sen­ti­do (de la vi­da) es una de­ci­sión: Vik­tor Frankl, El hom­bre en bus­ca de sen­ti­do

Nues­tras pro­pias alas: André Gi­de, Los mo­ne­de­ros fal­sos / Los ali­men­tos te­rre­nos

Cuan­do la in­fan­cia es tu for­ta­le­za: Na­ta­lia Ginz­burg, Las pe­que­ñas vir­tu­des

La pa­la­bra afi­la­da del pe­si­mis­mo bri­llan­te: Fra­nçois de La Ro­che­fou­cauld, Má­xi­mas

Lee­mos pa­ra sa­ber que no es­ta­mos so­los: C. S. Le­wis – Las cró­ni­cas de Nar­nia / Cau­ti­va­do por la ale­gría / El pro­ble­ma del do­lor

El va­lor de la es­pe­ran­za: Octavio Paz, ¿Águi­la o sol? / El ar­co y la li­ra

La per­fec­ción en los ma­ti­ces: Josep Pla, La ca­lle es­tre­cha / El cua­derno gris

Ver lo esen­cial: An­toi­ne de Sain­tE­xu­péry, El prin­ci­pi­to

La lu­ci­dez co­mo mu­ta­ción le­tal: Mi­guel Tor­ga, Dia­rio II / Bi­chos

El apren­di­za­je de que hay más que una sa­bi­du­ría: Mar­gue­ri­te Your­ce­nar, Me­mo­rias de Adriano

LOS DE­RE­CHOS DE LOS LEC­TO­RES

Ca­da lec­tor tie­ne el pri­vi­le­gio de crear su pro­pia lis­ta de li­bros de ca­be­ce­ra, pa­ra re­leer o com­par­tir aque­llos com­pa­ñe­ros de vi­da sin los que no se­ría­mos las mis­mas per­so­nas que so­mos hoy.

Aque­llas obras que re­ga­la­mos a me­nu­do, o que re­lee­mos ca­da cier­tos años, per­te­ne­cen a esa ca­te­go­ría.

Los lec­to­res que no sa­ben por dón­de em­pe­zar la cri­ba, pue­den ha­cer­se la pre­gun­ta: «¿Qué tres li­bros lle­va­ría con­mi­go a una is­la de­sier­ta?»

Sin em­bar­go, no to­do son éxi­tos en la ex­plo­ra­ción li­te­ra­ria. ¿Y si nos en­con­tra­mos con un li­bro que no nos gus­ta na­da, lu­cha­mos por “tra­gar­lo” y se­gui­mos avan­zan­do con abu­rri­mien­to a tra­vés de cien­tos de pá­gi­nas que nos re­sul­tan pe­sa­das?

Da­niel Pen­nac, es­cri­tor fran­cés ori­gi­na­rio de una fa­mi­lia mi­li­tar fran­ce­sa de Ma­rrue­cos, de­di­có su vi­da a es­cri­bir y en­se­ñar li­te­ra­tu­ra, ade­más de crear obras muy bri­llan­tes y ori­gi­na­les.

En su fa­mo­so en­sa­yo Co­mo una no­ve­la (1992) nos ofre­ce los diez de­re­chos fun­da­men­ta­les de los lec­to­res, que nos ayu­dan no so­lo a res­pe­tar la li­te­ra­tu­ra, sino tam­bién a res­pe­tar­nos a no­so­tros mis­mos cuan­do no nos gus­ta cier­to li­bro. Son es­tos: 1) El de­re­cho a no leer. 2) El de­re­cho a sal­tar­nos pá­gi­nas. 3) El de­re­cho a no ter­mi­nar un li­bro. 4) El de­re­cho a re­leer. 5) El de­re­cho a leer cual­quier co­sa. 6) El de­re­cho al bo­va­ris­mo. ( Bo­va­ris­mo: En­fer­me­dad de trans­mi­sión tex­tual. Tér­mino alu­si­vo a Ma­da­me Bo­vary, la pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Flau­bert, lec­to­ra com­pul­si­va y apa­sio­na­da de no­ve­las ro­mán­ti­cas.) 7) El de­re­cho a leer en cual­quier si­tio. 8) El de­re­cho a ho­jear. 9) El de­re­cho a leer en voz al­ta. 10) El de­re­cho a ca­llar­nos. Yo aña­di­ría a la lis­ta el de­re­cho a reír en voz al­ta. Por­que exis­ten li­bros tan di­ver­ti­dos u ocu­rren­tes, que a ve­ces el lec­tor ne­ce­si­ta reír abier­ta­men­te en un avión, en un tren, o en la mis­ma ca­lle.

Hay que en­ten­der la lec­tu­ra, so­bre to­do, co­mo un ac­to de li­ber­tad per­so­nal.

A ve­ces lee­re­mos más, a ve­ces me­nos. Po­de­mos leer pa­ra dis­fru­tar, pa­ra en­tre­te­ner­nos, apren­der, sen­tir­nos acom­pa­ña­dos, pa­ra en­ten­der­nos a no­so­tros mis­mos, a nues­tras emo­cio­nes, pa­ra pro­fun­di­zar en los se­cre­tos de la vi­da, o sim­ple­men­te pa­ra es­ca­par por unas ho­ras de nues­tra reali­dad.

Ca­da pa­la­bra, ca­da his­to­ria que lee­mos, nos de­ja al­go vi­si­ble o in­vi­si­ble, co­mo las go­tas de llu­via en el mar. Nos en­ri­que­ce­mos con las pa­la­bras es­cri­tas, que nos ha­cen li­bres y jó­ve­nes de es­pí­ri­tu.

Co­mo di­ce Jor­di Nadal: “Si pue­den, há­gan­se un re­ga­lo: va­yan de nue­vo a su li­bre­ría ha­bi­tual y bus­quen una nue­va do­sis de fe­li­ci­dad.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.