El en­ga­ño del azú­car «mo­reno»

Integral - - Noticias -

Azú­car blan­co o azú­car mo­reno? Qui­zá in­clu­so las per­so­nas na­tu­ris­tas se han he­cho es­ta pre­gun­ta al­gu­na vez, des­co­no­cien­do que la di­fe­ren­cia en­tre am­bos es mí­ni­ma.

Pa­ra acla­rar du­das, hay que te­ner en cuen­ta que bue­na par­te del azú­car que se co­mer­cia­li­za en los su­per­mer­ca­dos tras el nom­bre de «azú­car mo­reno» no lo es. Bien al con­tra­rio, se tra­ta de azú­car blan­co te­ñi­do.

¿ Có­mo se ti­ñe es­te azú­car? Me­dian­te la me­la­za, es de­cir, «un lí­qui­do con­sis­ten­te, de co­lor os­cu­ro y de sa­bor dul­ce, que que­da co­mo re­si­duo de la cris­ta­li­za­ción del azú­car de ca­ña o del de re­mo­la­cha». El azú­car blan­co te­ñi­do no tie­ne na­da que ver con el au­tén­ti­co azú­car de ca­ña in­te­gral sin pro­ce­sar, « mo­reno » por na­tu­ra­le­za. El pro­ce­so de re­fi­na­mien­to de am­bos azú­ca­res mar­ca la di­fe­ren­cia. Mien­tras que el blan­co se ob­tie­ne de un pro­ce­so quí­mi­co don­de se eli­mi­nan las im­pu­re­zas (y de pa­so, to­das las vi­ta­mi­nas), el in­te­gral es ex­traí­do del ju­go de la ca­ña de azú­car sin re­fi­na­do pos­te­rior, y con­ser­va así sus pro­pie­da­des.

Una for­ma de sa­ber si lo que te­ne­mos de­lan­te es azú­car mo­reno de ver­dad, es fi­jar­se si el pa­que­te es­pe­ci­fi­ca que es azú­car sin pro­ce­sar. De lo con­tra­rio, pro­ba­ble­men­te sea azú­car blan­co te­ñi­do.

Es fá­cil de com­pro­bar si el azú­car es mo­reno o no. Bas­ta con po­ner una cu­cha­ra­da de azú­car den­tro de un va­so con agua, y ver si al ca­bo de unos se­gun­dos el su­pues­to azú­car mo­reno se ha vuel­to blan­co o no. Por ejem­plo, las mar­cas de azú­car mo­reno Acor (Mer­ca­do­na) y Azu­ca­re­ra (Ca­rre­four y Dia) son en reali­dad azú­car blan­co te­ñi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.