¿Por qué son tan im­por­tan­tes?

Integral - - Aliadodelasalud -

El EPA (áci­do ei­co­sa­pen­ta­enoi­co) y el DHA (áci­do do­co­sahe­xa­enoi­co) son áci­dos gra­sos po­li­in­sa­tu­ra­dos esen­cia­les. Son esen­cia­les por­que nues­tro or­ga­nis­mo los ne­ce­si­ta pa­ra fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te y no es ca­paz de pro­du­cir­los por su cuen­ta. Am­bos áci­dos gra­sos pa­san por nu­me­ro­sos sis­te­mas bio­ló­gi­cos pa­ra fa­vo­re­cer la sa­lud hu­ma­na. El DHA tie­ne un efec­to be­ne­fi­cio­so en la es­truc­tu­ra de la mem­bra­na ce­lu­lar y asis­te en el nor­mal cre­ci­mien­to y desa­rro­llo. Y el EPA es be­ne­fi­cio­so des­de una pers­pec­ti­va fi­sio­ló­gi­ca al re­gu­lar la res­pues­ta an­ti­in­fla­ma­to­ria. Ade­más, jun­to con otros áci­dos gra­sos po­li­in­sa­tu­ra­dos, co­mo el DPA (áci­do do­co­sa­pen­ta­enoi­co), el ALA (áci­do al­fa-li­no­lé­ni­co) y el GLA (áci­do gamma-li­no­lé­ni­co), pro­por­cio­nan nu­me­ro­sos e im­por­tan­tes be­ne­fi­cios en to­do el ci­clo de vi­da hu­mano. Re­cien­te­men­te, otro acei­te ma­rino lla­ma­do DPA (áci­do do­co­sa­pen­ta­enoi­co) ha si­do ob­je­to de fre­cuen­tes de­ba­tes en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, ca­ta­lo­gán­do­lo co­mo un nue­vo y muy po­ten­te áci­do graso Ome­ga-3. Es­to se de­be a sus po­ten­tes pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, más fuer­tes in­clu­so que el EPA y el DHA. Si bien es­tas tres gra­sas po­li­in­sa­tu­ra­das ejer­cen un im­por­tan­te pa­pel en el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo, los be­ne­fi­cios no ter­mi­nan ahí. To­das ellas son me­ta­bo­li­za­das por una am­plia ga­ma de com­pues­tos bio­ló­gi­ca­men­te ac­ti­vos, que ayu­dan a re­gu­lar el me­ta­bo­lis­mo y man­te­ner nues­tra sa­lud en per­fec­to es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.