Jid­du Krish­na­mur­ti

Cuan­do ser ve­ge­ta­riano for­ma par­te de la vi­da co­ti­dia­na

Integral - - Pionerosnaturistas - Dia­rio II de J. Krish­na­mur­ti (4 de abril de 1975).

UNA PER­SO­NA SIN­GU­LAR

Jid­du Krish­na­mur­ti ( Ma­da­na­pa­lle, An­dra Pra­desh, In­dia, 1895- Ojai, Ca­li­for­nia, EEUU, 1986) fue una de las gran­des per­so­na­li­da­des del si­glo pa­sa­do en te­mas fi­lo­só­fi­cos y es­pi­ri­tua­les re­la­cio­na­dos con la re­vo­lu­ción psi­co­ló­gi­ca, el pro­pó­si­to de la me­di­ta­ción, las re­la­cio­nes hu­ma­nas, la na­tu­ra­le­za de la men­te y có­mo lle­var a ca­bo un cam­bio po­si­ti­vo en la so­cie­dad glo­bal.

En 1909, un co­la­bo­ra­dor de An­nie Be­sant, que por en­ton­ces pre­si­día la So­cie­dad Teo­só­fi­ca, des­cu­brió en él « un au­ra es­pe­cial » , ase­gu­ran­do que aquel ni­ño era la en­car­na­ción de Mai­tre­ya, pa­ra quien la So­cie­dad Teo­só­fi­ca se pre­pa­ra­ba, co­mo el nue­vo «Ins­truc­tor del Mun­do».

En ju­lio de 1922, Krish­na­mur­ti se es­ta­ble­ció jun­to con su her­mano en Ca­li­fo­nia, don­de co­men­zó un pro­ce­so que, tras no po­cas pe­ri­pe­cias, cul­mi­na­ría con un cam­bio fun­da­men­tal en su vi­da y pen­sa­mien­to. En 1929 se ne­gó a que lo pro­cla­ma­sen Ins­truc­tor del Mun­do y re­nun­ció tam­bién a la So­cie­dad Teo­só­fi­ca. A par­tir de en­ton­ces co­men­zó a via­jar por el mun­do, dan­do con­fe­ren­cias y man­te­nien­do diá­lo­gos con los gran­des pen­sa­do­res, cien­tí­fi­cos e in­te­lec­tua­les de su tiem­po. El fí­si­co Da­vid Bohm, el bió­lo­go Ru­pert Shel­dra­ke o el es­cri­tor Al­dous Hux­ley fue­ron al­gu­nos de sus ami­gos.

A lo lar­go de su vi­da, Krish­na­mur­ti dio char­las a jó­ve­nes de to­do el mun­do y fun­dó es­cue­las en Ca­li­for­nia (Ojai), In­gla­te­rra ( Brod­wood Park) y en la In­dia (Ris­hi Va­lley, Chen­nai). A los 90 años dio una con­fe­ren­cia en la ONU so­bre la paz y la cons­cien­cia.

La ma­yo­ría de li­bros pu­bli­ca­dos re­co­gen sus pe­cu­lia­res con­fe­ren­cias en for­ma de pre­gun­tas y res­pues­tas y al­guno, co­mo La li­ber­tad pri­me­ra y úl­ti­ma, o los Co­men­ta­rios so­bre el vi­vir, de don­de pro­ce­de el bre­ve tex­to de es­tas pá­gi­nas, fue­ron ex­pre­sa­men­te es­cri­tos por él.

EL CON­TAC­TO CON LA NA­TU­RA­LE­ZA

Los pa­dres de Krish­na­mur­ti per­te­ne­cían a una fa­mi­lia te­lu­gu de lí­nea brah­má­ni­ca y eran ve­ge­ta­ria­nos es­tric­tos. Pa­ra él ser ve­ge­ta­riano fue lo más na­tu­ral del mun­do; no que­dó en­re­da­do en es­ta cues­tión, en el sen­ti­do de que no tu­vo que de­di­car ener­gías a cam­biar ni a con­ven­cer a na­die de ello.

Aun­que la esen­cia de su men­sa­je es siem­pre la mis­ma, no es fá­cil ele­gir un úni­co tex­to re­pre­sen­ta­ti­vo. He­mos op­ta­do por és­te:

«Si uno pier­de el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, pier­de el con­tac­to con la hu­ma­ni­dad. Si no hay re­la­ción con la na­tu­ra­le­za, nos con­ver­ti­mos en ase­si­nos; en­ton­ces ma­ta­mos a ca­cho­rros de fo­ca, a las ba­lle­nas, a los del­fi­nes y al hom­bre –ya sea por pro­ve­cho pro­pio, por «de­por­te», por co­mi­da o en aras del co­no­ci­mien­to–. En­ton­ces la na­tu­ra­le­za se asus­ta de no­so­tros y re­plie­ga su be­lle­za. Po­dre­mos hacer lar­gas ca­mi­na­tas por los bos­ques o acam­par en lu­ga­res en­can­ta­do­res, pe­ro so­mos ase­si­nos y así he­mos per­di­do la amis­tad de la na­tu­ra­le­za. Es pro­ba­ble que no es­te­mos re­la­cio­na­dos con na­da, ni si­quie­ra con nues­tra es­po­sa o nues­tro ma­ri­do.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.