Di­se­Ño con vis­tas

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos Belén Imaz Es­ti­lis­mo Lo­re­to López-Quesada Texto Car­la Re­yes

En Mallorca, el ar­qui­tec­to Luis García-Ruiz cons­tru­ye el sue­ño de vi­vir en la na­tu­ra­le­za jun­to al Me­di­te­rrá­neo

En­tre el cie­lo y el mar y ro­dea­da por un bos­que de pi­nos, es­ta vi­vien­da es el lu­jo de la ex­pe­rien­cia en la na­tu­ra­le­za. Una ca­sa de hor­mi­gón, con gran­des ven­ta­na­les e in­te­rio­res pen­sa­dos pa­ra dis­fru­tar­los to­do el año

Des­pués de es­tar ca­si to­da su vi­da vi­vien­do en el nor­te de la península y en la ciu­dad de Ma­drid, por cues­tio­nes de tra­ba­jo y fa­mi­lia­res, los pro­pie­ta­rios de es­ta pre­cio­sa fin­ca en la is­la de Mallorca de­ci­die­ron, ha­ce un año, cam­biar de re­si­den­cia e ins­ta­lar­se aquí. Em­pe­za­ron pa­san­do pe­que­ñas tem­po­ra­das en la zo­na, pe­ro se enamo­ra­ron del lu­gar, aun­que hay que de­cir que ese amor ya ve­nía de le­jos: el Me­di­te­rrá­neo ha si­do y es uno de los hi­los con­duc­to­res de su vi­da. Al fi­nal han aca­ba­do vi­vien­do jun­to a él, en una ca­sa con vis­tas que per­mi­te dis­fru­tar­lo to­dos los días del año. “Creo que si vi­ves en un en­torno ma­rino, tu rit­mo cam­bia ra­di­cal­men­te, y se vi­ve de otra ma­ne­ra”, cuen­ta su pro­pie­ta­ria, mien­tras pa­sea y arre­gla el jar­dín.

Dar con el lu­gar ade­cua­do no fue ta­rea fá­cil, pe­ro, cuan­do des­cu­brie­ron es­te te­rreno con es­te be­llo en­torno (ro­dea­do de pi­nos me­di­te­rrá­neos), no tu­vie­ron du­das y de­ci­die­ron pro­yec­tar aquí la ca­sa de sus sue­ños. Le en­car­ga­ron la obra al ar­qui­tec­to Luis García-Ruiz, quien con­si­guió lo que tan­to que­rían: una vi­vien­da des­de don­de pu­die­ran ver el océano, aun­que fue­ra de le­jos, apar­ta-

da del rui­do de la ciu­dad y en ple­na na­tu­ra­le­za. Cons­trui­da a dos al­tu­ras, per­mi­te la se­pa­ra­ción de las zo­nas más pú­bli­cas (sa­lo­nes, co­ci­na y te­rra­zas) –aba­jo– y las pri­va­das (dor­mi­to­rios y de ofi­ci­na-des­pa­cho) –arri­ba–. La ca­sa es co­mo un wa­rehou­se –una es­pe­cie de al­ma­cén de hor­mi­gón muy ac­tual–, con es­pa­cios abier­tos y mu­cha lu­mi­no­si­dad, de ma­ne­ra que se dis­fru­ta tan­to den­tro de ella co­mo fue­ra. Un fac­tor cla­ve pa­ra ello ha si­do la luz na­tu­ral, que inun­da a rau­da­les ca­da uno de los es­pa­cios in­te­rio­res, dán­do­les mo­vi­mien­to y mu­cho jue­go. Así, en los me­ses de buen tiem­po, es una ca­sa muy agra­da­ble y lu­mi­no­sa, que in­vi­ta a dis­fru­tar de los ex­te­rio­res, ha­cien­do que el pai­sa­je se aden­tre en las es­tan­cias in­te­rio­res gra­cias a los am­plios ven­ta­na­les; en in­vierno es un es­pa­cio fun­cio­nal, cá­li­do y res­guar­da­do, ideal pa­ra re­fu­giar­se del frío. Des­de el bos­que de pi­nos me­di­te­rrá­neos, la ca­sa res­pi­ra ai­re pu­ro, con el cie­lo azul al fon­do y en un la­do a lo le­jos el mar, siem­pre pre­sen­te. Es­te es un en­cla­ve pa­ra

na­tu­ral.• vi­vir, des­co­nec­tar y ser fe­liz en un en­torno

Co­ci­na y co­me­dor. La co­ci­na es un di­se­ño a me­di­da de San­tos. Ta­bu­re­tes de La Tras­tien­da de Do­ña Ca­sil­da. En el co­me­dor: me­sa de pino fran­cés, de Isa­bel Me­di­na­bei­tia. Las sillas son una crea­ción de An­dreu Wold.

Plan­ta de la vi­vien­da. Di­se­ña­da a do­ble al­tu­ra, per­mi­te dis­po­ner la zo­na de día en la plan­ta ba­ja y la de no­che en la su­pe­rior. La co­ci­na y el co­me­dor se en­cuen­tran en un plano su­pe­rior al

sa­lón, to­do con vis­tas al jar­dín.

Dor­mi­to­rio. Ca­be­ce­ro gris de lino, de Güell La­ma­drid; fle­xos

To­lomeo, de Ar­te­mi­de, en Bcon­nec­ted Li­ving Con­cepts. Cua­dro de Mu­nia­te­gui, de la ga­le­ría My na­me’s Lo­li­ta Art. Ban­que­tas a los pies de la ca­ma

he­re­da­das y ta­pi­za­das en lino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.