De es­ti­Lo de­PU­Ra­do

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos Amador To­ril Es­ti­lis­mo Pa­lo­ma Pa­che­co Tur­nes Texto Lau­ra Fort

Ele­gan­cia so­bria, aca­ba­dos ex­qui­si­tos y pre­cio­sas vis­tas a El Re­ti­ro ma­dri­le­ño, con la fir­ma de Eri­co Na­va­zo

Eri­co Na­va­zo da for­ma a una vi­vien­da que bus­ca la luz y po­ten­cia sus vis­tas. Con es­te re­to cum­pli­do, el in­terio­ris­ta la vis­te de una ele­gan­cia so­bria, sin ele­men­tos su­per­fluos, pe­ro con aca­ba­dos ex­qui­si­tos

Ver­sá­til, so­brio y so­fis­ti­ca­do, el in­terio­ris­ta Eri­co Na­va­zo, uno de los gran­des del pa­no­ra­ma na­cio­nal, apues­ta por es­pa­cios lle­nos de vi­da, per­so­na­li­dad y acor­des con las ne­ce­si­da­des de ca­da usua­rio. No es de ex­tra­ñar pues que el pro­pie­ta­rio de es­ta vi­vien­da, sa­be­dor de su buen tra­ba­jo, de­ci­die­ra po­ner­se en sus ma­nos pa­ra la re­for­ma y la de­co­ra­ción de la mis­ma. Y, aun­que no se co­no­cían per­so­nal­men­te, co­nec­ta­ron al ins­tan­te. “La in­ter­ven­ción fue to­tal, aco­me­tien­do una re­for­ma in­te­gral. Nues­tra la­bor con­sis­tió en de­fi­nir los es­pa­cios in­te­rio­res, di­ri­gir la obra y fi­nal­men­te equi­par­los con to­do el mo­bi­lia­rio, la de­co­ra­ción e in­clu­so las obras de ar­te”, co­men­ta Eri­co. El gran re­to fue acer­tar con la dis­tri­bu­ción, bus­can­do que el ma­yor nú­me­ro de es­tan­cias co­nec­ta­ran con el ex­te­rior (des­de el dor­mi­to­rio, al fon­do de la ca­sa, se pue­de dis­fru­tar de una pa­no­rá­mi­ca so­bre El Re­ti­ro). Al fi­nal, las vis­tas se con­vier­ten en un ele­men­to más de la de­co­ra­ción, tal vez el eje prin­ci­pal que co­nec­ta to­da la ca­sa y la lle­na de ener­gía y lu­mi­no­si­dad.

Una vez re­suel­ta la dis­tri­bu­ción, el in­terio­ris­ta se de­can­tó por apli­car un

es­ti­lo que re­fle­ja­ra la per­so­na­li­dad del pro­pie­ta­rio y apos­tó por una es­té­ti­ca de­pu­ra­da, con aca­ba­dos sen­ci­llos y de ex­qui­si­ta ca­li­dad. “Siem­pre di­go que es­te tra­ba­jo es una la­bor de equi­po (clien­te-in­terio­ris­ta), y aquí ha fun­cio­na­do a la per­fec­ción”, ase­gu­ra Eri­co. En el ex­te­rior, la li­ge­re­za es la pro­ta­go­nis­ta de un es­pa­cio que de­ja que bri­lle el pai­sa­je y se in­te­gra en él con co­lo­res neu­tros y ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na. Es­ta es una vi­vien­da en el co­ra­zón de Ma­drid que re­cu­pe­ra su esen­cia no­ble

vis­tas.• y se nu­tre de la luz y las

la reha­bi­li­ta­ción de la ca­sa no se con­ci­be sin una apues­ta por la luz na­tu­ral y la in­cor­po­ra­ción del pai­sa­je a los es­pa­cios in­te­rio­res “Mi es­ti­lo es de­pu­ra­do, sin ele­men­tos su­per­fluos. Bus­can­do la esen­cia del es­pa­cio y re­fle­jan­do siem­pre la per­so­na­li­dad del clien­te”

Eri­co Na­va­zo,

in­terio­ris­ta

La co­ci­na, con una mam­pa­ra acris­ta­la­da, dis­fru­ta de mag­ní­fi­cas vis­tas. Sue­lo de bal­do­sa hi­dráu­li­ca. Mue­bles de Mo­ret­ti. En­ci­me­ra de már­mol Ma­cael.

Plan­ta de la vi­vien­da. Avo­ca­da al ex­te­rior pa­ra dis­fru­tar del pai­sa­je

na­tu­ral, es­ta ca­sa dis­po­ne de una zo­na de día per­fec­ta­men­te se­pa­ra­da de la de no­che.

En la te­rra­za, ves­ti­da con mue­bles de Ket­tal, los sue­los son de pie­dra

de Cam­pas­pe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.