CaM­bio Ra­di­caL

La com­ple­ta re­for­ma lle­va­da a ca­bo en es­ta co­ci­na ha da­do co­mo re­sul­ta­do una es­tan­cia es­pa­cio­sa y lle­na de luz, or­ga­ni­za­da en torno a una is­la cen­tral. De es­te mo­do, se con­si­gue un am­bien­te abier­to y diá­fano, que re­sul­ta có­mo­do y agra­da­ble tan­to pa­ra trab

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO -

La trans­for­ma­ción de la co­ci­na en un es­pa­cio am­plio y lleno de luz

La es­pec­ta­cu­lar trans­for­ma­ción de es­ta co­ci­na for­ma par­te de la com­ple­ta re­for­ma de la vi­vien­da uni­fa­mi­liar, si­tua­da en un an­ti­guo edi­fi­cio del ma­dri­le­ño ba­rrio de Sa­la­man­ca. A pe­ti­ción de los pro­pie­ta­rios, la es­tan­cia ha cam­bia­do su an­te­rior ubi­ca­ción pa­ra con­ver­tir­se en el cen­tro neu­rál­gi­co de la ca­sa, de for­ma que aho­ra los di­fe­ren­tes es­pa­cios se con­fi­gu­ran a su al­re­de­dor. Así, un pa­si­llo y una puer­ta co­rre­de­ra co­nec­tan el am­bien­te con el sa­lón co­me­dor con­ti­guo. Án­gel Luis de Mi­guel y Raquel Apa­ri­cio, de Docrys & DC, han si­do los ar­tí­fi­ces del pro­yec­to de co­ci­na, y han con­ta­do con la co­la­bo­ra­ción de Ju­lia Ba­jo Vi­llal­ba, en la ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior, y Mó­ni­ca del Cam­po, en el interiorismo.

Pa­ra sa­car el má­xi­mo par­ti­do a los me­tros se ha apos­ta­do por una dis­po­si­ción de los ele­men­tos con is­la cen­tral de tra­ba­jo. El res­to de los mue­bles se dis­tri­bu­yen en L a lo lar­go de dos pa­re­des, com­bi­nan­do mó­du­los al­tos, ba­jos y co­lum­nas pa­ra ofre­cer la má­xi­ma fun­cio­na­li­dad, ca­pa­ci­dad y or­ga­ni­za­ción. El mo­bi­lia­rio es­co­gi­do es el mo­de­lo Li­ne Blan­co Se­da Ma­te, de San­tos, un di­se­ño con­tem­po­rá­neo de for­mas sim­ples y lí­neas rec­tas, cu­yos fren­tes li­sos sin ti­ra­dor in­cor­po­ran un sis­te­ma de go­la con­ti­nua, lo que per­mi­te su aper­tu­ra en cual­quier pun­to. Las en­ci­me­ras, por su par­te, se han rea­li­za­do en dos ma­te­ria­les bien di­fe­ren­cia­dos: gra­ni­to ne­gro de 2 cm y ace­ro sa­ti­na­do de 4 cm, lo que, al mis­mo tiem­po, per­mi­te de­li­mi­tar las dis­tin­tas zo­nas de tra­ba­jo.

La is­la es, sin du­da, una de las se­ñas de iden­ti­dad del am­bien­te, no en vano cuen­ta con una am­plia su­per­fi­cie pa­ra la ma­ni­pu­la­ción de los ali­men­tos, sin ol­vi­dar que aco­ge tam­bién el área de coc­ción. Pre­si­di­da por una enorme cam­pa­na ex­trac­to­ra, la zo­na se com­ple­ta con una pla­ca de gas, una plan­cha tep­pan ya­ki y un horno de 90 cm de an­cho. A su vez, la is­la dis­po­ne de múl­ti­ples soluciones de al­ma­ce­na­je que se es­truc­tu­ran en tres ni­ve­les. En el su­pe­rior, las ban­de­jas de ma­de­ra na­tu­ral per­mi­ten te­ner los ele­men­tos de me­na­je de uso fre­cuen­te a mano. En el in­ter­me­dio, los pla­te­ros ayu­dan a or­de­nar la va­ji­lla evi­tan­do que los pla­tos se ro­cen. Y en el in­fe­rior, pen­sa­do pa­ra uten­si­lios de gran ta­ma­ño, las ca­jas com­bi­na­bles re­sul­tan muy úti­les a la ho­ra de al­ma­ce­nar to­do ti­po de fru­tas y ver­du­ras. La ca­ra

ex­te­rior de la is­la in­cor­po­ra asi­mis­mo una barra de ma­de­ra de no­gal de 6 cm, que ha­ce las ve­ces tan­to de prác­ti­ca zo­na de of­fi­ce co­mo de su­per­fi­cie de tra­ba­jo aña­di­da.

En per­pen­di­cu­lar a la is­la se en­cuen­tra la zo­na de aguas, for­ma­da por un fre­ga­de­ro de un so­lo seno y un mez­cla­dor de ca­ño ex­tra­íble con dos ti­pos de cho­rros. Por úl­ti­mo, en pa­ra­le­lo a es­te fren­te, se en­cuen­tran cua­tro mó­du­los co­lum­na que, ade­más de in­te­grar el mi­cro­on­das, el fri­go­rí­fi­co, el con­ge­la­dor y la ca­fe­te­ra, ofre­cen mu­cho es­pa­cio pa­ra al­ma­ce­nar ob­je­tos de me­na­je y ali­men­tos de for­ma com­pac­ta y or­ga­ni­za­da. El amue­bla­mien­to has­ta el te­cho de es­tos ar­ma­rios ayu­da a ren­ta­bi­li­zar el es­pa­cio exis­ten­te.

Otras de las no­tas dis­tin­ti­vas de la co­ci­na es, sin du­da, el pa­vi­men­to por­ce­lá­ni­co que la de­li­mi­ta, sin ol­vi­dar­se del in­tere­san­te jue­go cro­má­ti­co que se es­ta­ble­ce en­tre el blan­co, el ne­gro y el ace­ro del mo­bi­lia­rio, las en­ci­me­ras,

elec­tro­do­més­ti­cos.• los mu­ros y los

Rea­li­za­ción San­tos Texto Ma­nue­la de Pe­ña Fo­tos Da­vid Fru­tos

SUE­LO por­ce­lá­ni­co De­co City Co­lors, de Equi­pe Ce­rá­mi­cas. Las lám­pa­ras de te­cho, de la­tón, son el mo­de­lo Beat Fat, de Tom Di­xon,

en Años Luz de Serrano 230.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.