En blan­co Y NE­GRO

El in­terio­ris­ta Mi­kel Iras­tor­za es el ar­tí­fi­ce de es­te pro­yec­to, un áti­co so­bre la pla­ya de Zu­rrio­la, con mu­cha luz y de bue­nas pro­por­cio­nes, en el que se eli­ge un bi­no­mio cro­má­ti­co que di­se­ña una mag­ní­fi­ca y so­fis­ti­ca­da at­mós­fe­ra

Interiores Ideas y Tendencias - - INTERIORES - Fo­tos Be­lén Imaz Es­ti­lis­mo Pe­te Ber­me­jo Tex­to Lau­ra Fort

Ha­blar de San Sebastián es ha­cer­lo, en­tre otros, de sus pla­yas de are­na blan­ca y sus aguas cris­ta­li­nas, al­go que la hi­zo muy po­pu­lar en­tre la cla­se al­ta es­pa­ño­la de la Be­lle Épo­que. Ac­tual­men­te, la ciu­dad con­ser­va mu­cho de esa be­lle­za se­ño­rial y, por su­pues­to, de su pre­cio­sas pla­yas. Tal vez por eso, los due­ños de es­ta vi­vien­da se enamo­ra­ron de ella y de su ubi­ca­ción: es­tá si­tua­da jus­to en la desem­bo­ca­du­ra del río Uru­mea, a es­ca­sos me­tros de la pla­ya de la Zu­rrio­la y de es­pal­das al edi­fi­cio del Kur­saal –di­se­ña­do por Ra­fael Moneo–. Su su­per­fi­cie ha­bi­ta­ble es otro pun­to que de­can­tó la ba­lan­za: dis­po­ne de ca­si 150 m2. Una vez ad­qui­ri­do, ya so­lo fal­ta­ba dar­le el or­den y el es­ti­lo desea­dos. Y acu­die­ron al di­se­ña­dor de in­te­rio­res Mi­kel Iras­tor­za quien or­ga­ni­zó el es­pa­cio en sa­lón co­me­dor, co­ci­na, of­fi­ce, tres ha­bi­ta­cio­nes, dos ba­ños y una gran te­rra­za orien­ta­da al Sur.

Aun­que el edi­fi­cio es de co­mien­zos del si­glo XX, al tra­tar­se de una úl­ti­ma

plan­ta, y co­mo sue­le ser ha­bi­tual en es­te ti­po de cons­truc­cio­nes, la al­tu­ra del áti­co es me­nor que la del res­to de pi­sos, “es­to nos lle­vó a pres­cin­dir de las de­co­ra­cio­nes tí­pi­cas que en­con­tra­mos en es­te ti­po de edi­fi­cios y a op­tar por abrir el pi­so a la te­rra­za. Con ello con­se­gui­mos di­se­ñar un apar­ta­men­to más ac­tual, tan­to en dis­tri­bu­ción co­mo en di­se­ño”, co­men­ta el au­tor del mis­mo, Mi­kel Iras­tor­za. Fue él quien pro­pu­so ju­gar con los co­lo­res blan­co y ne­gro, “de ahí na­ció el pro­yec­to al que di­mos ese cier­to ai­re ra­cio­na­lis­ta tan tí­pi­co de mu­chos edi­fi­cios de es­ta zo­na de San Sebastián, de­ci­di­mos po­ner ro­ble fran­cés en el sue­lo, la­car puer­tas en blan­co y, co­mo si de un jue­go grá­fi­co se tra­ta­ra, hi­ci­mos co­rrer un ti­po de ban­da ne­gra a mo­do de jam­bas y zó­ca­los por to­da la vi­vien­da”, co­men­ta el in­terio­ris­ta. In­clu­so en la te­rra­za se ha­ce pa­ten­te es­ta dua­li­dad cro­má­ti­ca (en los tol­dos), tam­bién en los pa­pe­les pin­ta­dos que de­co­ran al­gu­nos mu­ros de la ca­sa, to­dos pen­sa­dos pa­ra agu­di­zar el gra­fis­mo del blan­co y ne­gro y dar­le así un ma­yor re­co­rri­do vi­sual a la pro­pues­ta bi­co­lor, con­vi­ri­tén­do­la en el hi­lo

de­co­ra­ción.• con­duc­tor de to­da la

Plan­ta de la vi­vien­da. La zo­na de la te­rra­za secon­vier­te en un es­pa­cio a par­tir del que se ar­ti­cu­la el sa­lón, el co­me­dor y la co­ci­na pa­ra apro­ve­char el flu­jo en­tran­te de luz na­tu­ral y dar­le re­co­rri­do por to­da la ca­sa. Por ese mo­ti­vo, es­tas tres es­tan­cias se or­ga­ni­zanen lí­nea, jun­to a gran­des ven­ta­na­les.Co­me­dor en la te­rra­za.Me­sa y si­llas de Fast. Co­ji­nes de Ker­van.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.