In­ga Sem­pé se sin­ce­ra y nos ha­bla sin ta­pu­jos so­bre su ex­pe­rien­cia co­mo di­se­ña­do­ra

HA­CE LO QUE QUIE­RE Y PA­RA QUIEN QUIE­RE, CON­TRO­LAN­DO HAS­TA EL ÚL­TI­MO DE­TA­LLE DE CA­DA PRO­CE­SO. TRANS­FOR­MA LO CO­TI­DIANO EN EX­CEP­CIO­NAL CON SU MI­RA­DA LIM­PIA Y CLA­RA. Y DE­MUES­TRA, ADE­MÁS, NO TE­NER PE­LOS EN LA LEN­GUA

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Rea­li­za­ción An­drés Ru­bín de Ce­lis

Les de­be a sus pa­dres, el di­bu­jan­te Jea­nJac­ques Sem­pé, pa­dre de El pe­que­ño Ni­co­lás, y la ilus­tra­do­ra Met­te Ivers, que ha ilu­mi­na­do los li­bros de J. M. Ba­rrie, Hans Ch­ris­tian An­der­sen o Erich Käst­ner, en­tre otros mu­chos au­to­res, no so­lo el he­cho de ser di­se­ña­do­ra, sino, so­bre to­do, ser el ti­po de di­se­ña­do­ra que es: al­guien que tie­ne cla­rí­si­mo que lo su­yo es “crear ob­je­tos sim­ples, pe­ro ni ba­na­les ni mi­ni­ma­lis­tas” pa­ra “to­do ti­po de per­so­nas en­tre 15 y 85 años”. Por fin en­tre­vis­ta­mos a una de las crea­do­ras más su­ge­ren­tes e in­dó­mi­tas del pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal. Leí ha­ce tiem­po que be­lle­za y feal­dad em­pe­za­ron a in­tere­sar­le sien­do muy jo­ven de­bi­do a que era un te­ma de dis­cu­sión ha­bi­tual en su ca­sa… Sí, era un te­ma re­cu­rren­te. La feal­dad era con­si­de­ra­da un pro­ble­ma de or­den mo­ral por mis pa­dres. Y, así, un po­co por cu­rio­si­dad y otro po­co por ir a la con­tra, em­pe­cé a in­tere­sar­me so­bre to­do por ella, y por có­mo co­sas con­si­de­ra­das feas en su tiem­po aca­ba­ban con­vir­tién­do­se en be­llas cuan­do pa­sa­ban de mo­da, al­go que de­mues­tra una sim­ple vi­si­ta a cual­quier mer­ca­do de pul­gas… Yo me pa­sa­ba el día en ellos cuan­do era ado­les­cen­te. Y, ¿ha cam­bia­do su pro­pia con­cep­ción con los años, esas vi­si­tas y su ex­pe­rien­cia co­mo di­se­ña­do­ra? Mi vi­sión per­so­nal siem­pre es­tu­vo atem­pe­ra­da por el he­cho de que los gus­tos –y las per­cep­cio­nes– cam­bian con el tiem­po, es inevi­ta­ble. Siem­pre lo he te­ni­do cla­ro. Al­gu­na vez ha con­fe­sa­do que la Eclis­se, de Vi­co Ma­gis­tret­ti, de las que su su ma­dre le re­ga­ló un par de ado­les­cen­te, fue la ra­zón pa­ra con­ver­tir­se en di­se­ña­do­ra. ¿Qué le di­je­ron aque­llas lám­pa­ras? Su sis­te­ma pa­ra ate­nuar la luz me fas­ci­nó de in­me­dia­to: era de una sim­ple­za tan in­te­li­gen­te…, pe­ro, por otro la­do, al gi­rar la pan­ta­lla pa­ra os­cu­re­cer­la, cuan­do lle­va­ba un buen ra­to en­cen­di­da, es­ta­ba tan ca­lien­te que que­ma­ba, y eso me hi­zo re­fle­xio­nar so­bre los de­fec­tos de los ob­je­tos, in­clu­so de los que pa­re­cen no te­ner­los. Años des­pués, cuan­do me­jo­ra­ron su di­se­ño con la rue­da que per­mi­te gi­rar­la sin to­car la pan­ta­lla, apren­dí de ella otra im­por­tan­tí­si­ma lec­ción: a ve­ces, uno pue­de re­vi­sar su pro­pio tra­ba­jo pa­ra me­jo­rar­lo, aun­que en mu­chas oca­sio­nes no se ten­ga esa opor­tu­ni­dad. La ci­to: “Los di­se­ña­do­res de­ben an­te to­do ser pa­cien­tes y te­na­ces”. ¿Po­dría pro­fun­di­zar en las vir­tu­des que de­be te­ner to­do crea­dor pa­ra so­bre­vi­vir en su tra­ba­jo?

Me re­fe­ría a que, en di­se­ño, los pro­ce­sos son a me­nu­do tan lar­gos: en­tre los pri­me­ros bo­ce­tos y la pro­duc­ción fi­nal pue­den pa­sar per­fec­ta­men­te dos o tres años. Y, ade­más, de­bes tra­tar con tan­ta gen­te di­fe­ren­te –y con in­tere­ses tan dis­tin­tos a los tu­yos– an­tes de te­ner por fin el pro­duc­to aca­ba­do en la mano… Di­ría que, ade­más de pa­cien­cia y te­na­ci­dad, cu­rio­si­dad y fuer­za pa­ra lu­char por tus di­se­ños, ya sea con o con­tra la com­pa­ñía que te pro­du­ce, son esen­cia­les. Po­cos di­se­ña­do­res pre­fie­ren, co­mo us­ted, pro­yec­tar he­rra­mien­tas o uten­si­lios co­ti­dia­nos a so­fás o lám­pa­ras, por ejem­plo… ¿Cues­tión de ego? Yo odio di­se­ñar so­fás: son gran­des y pe­sa­dos, y es muy di­fí­cil idear uno que no sea abu­rri­do… Tu pre­gun­ta da con el ver­da­de­ro quid de la pro­fe­sión: mu­cha gen­te pien­sa que ‘di­se­ñar’ es so­lo con­ce­bir mue­bles y ob­je­tos gla­mu­ro­sos y espectaculares; so­fás y lám­pa­ras, co­mo di­ces. Co­mo si el pla­cer de crear una pie­za es­tu­vie­se en el he­cho de que al­guien ri­co la com­pre pa­ra ex­hi­bir­la en su gi­gan­tes­co loft. A mí so­lo me in­tere­sa la fun­cio­na­li­dad de la pie­za, na­da más. Mar­ti­llos, des­tor­ni­lla­do­res, lla­ves in­gle­sas… di­se­ñar­los me pro­vo­ca tan­to pla­cer co­mo di­fi­cul­ta­des, lo que es una ben­di­ción. A mí me en­can­ta­ría que cual­quie­ra uti­li­za­se un mar­ti­llo mío en un pe­que­ño y feo apar­ta­men­to. Ya, pe­ro cuan­do uno em­pie­za a di­se­ñar co­mo free­lan­ce tie­ne que lla­mar la aten­ción de la in­dus­tria… Ab­so­lu­ta­men­te, y el mo­bi­lia­rio es la for­ma de con­se­guir esa aten­ción. Yo pre­fie­ro tra­ba­jar en ob­je­tos que se­rán ma­ni­pu­la­dos más que en mue­bles, más bien es­tá­ti­cos y cu­ya im­por­tan­cia tie­ne mu­cho que ver con su ta­ma­ño y apa­rien­cia. Lo me­jor es que hoy pue­do ele­gir, y di­se­ño am­bas co­sas. Us­ted desafía a las ten­den­cias. ¿Es esa la úni­ca for­ma de ven­cer el pa­so del tiem­po? Nun­ca osa­ría de­cir que me re­sis­to a ellas, eso es com­ple­ta­men­te im­po­si­ble. Una siem­pre es­tá ex­pues­ta a al­gu­na, tan cer­ca­na y dis­cre­ta, que nos pa­re­ce del to­do nor­mal, na­tu­ral. Y, diez años des­pués, mi­ran­do atrás, te das cuen­ta de que te atra­pó. Pe­ro sí que es cier­to que yo tra­to de evi­tar con to­das mis fuer­zas ha­cer co­sas pa­re­ci­das a lo que veo.

A lo su­yo Ha­ce ya 18 años que, tras tra­ba­jar pa­ra Marc New­son y An­drée Put­man, In­ga Sem­pé (Pa­rís, 1968) di­ri­ge “un pe­que­ño es­tu­dio in­de­pen­dien­te”.

Muy re­co­no­ci­ble Uno de sus di­se­ños más po­pu­la­res, la se­rie de lám­pa­ras–de es­cri­to­rio y sus­pen­sión– W103pa­ra la edi­to­ra sue­ca Wäst­berg.

To­do lo con­tra­rioCon­si­de­ra abu­rri­do di­se­ñar so­fás, exac­ta­men­te lo con­tra­rio que Ru­ché, la sor­pren­den­te co­lec­ción quepro­yec­tó con Lig­ne Ro­set.

De pre­mioEn­tres sus úl­ti­mos tra­ba­jos, la me­da­lla de la úl­ti­ma edición –la 42º– del Ma­ra­tón de Pa­rís, ce­le­bra­doel pa­sa­do mes de abril.

Mi­ran­do ha­cia atrás. Beau Fi­xe, pa­ra Lig­ne Ro­set, re­vi­sión del clá­si­co si­llón ore­je­ro con ecos de los asien­tos de avio­nes y co­ches an­ti­guos.

Otra no­ve­dad. El te­ji­do trans­lú­ci­do Drops que ha fir­ma­do es­te año pa­ra la com­pa­ñía sue­ca Al­me­dahls.

En una is­la al sol. Ese po­dría ser el sub­tex­to de otra de sus lu­mi­na­rias, Île(Wäst­berg), re­don­da y mó­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.